Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

¡Feliz cumpleaños, videoconferencia!

Publicado el
¡Feliz cumpleaños, videoconferencia!

La videoconferencia está viviendo, en estos tristes tiempos de pandemia, el mejor periodo de toda su historia. Muchas personas que hasta hace solo unos meses jamás se habían planteado plantarse frente al ordenador o al smartphone, de repente se han convertido en usuarios habituales de servicios como Zoom, que han servido para poder salvar, de alguna manera, el aislamiento y la distancia social a la que nos hemos visto sometidos, y que en no pocos casos todavía se mantiene.

Lo curioso es que esta tecnología, que para muchas personas ha «nacido» hace dos días, en realidad está de aniversario, puesto que precisamente hoy se cumplen 50 años desde que se estableció la primera videoconferencia comercial (la tecnología ya llevaba años siendo investigada y desarrollada). El 1 de julio de 1970, el Picturephone Mod II fue empleado para una comunicación entre el alcalde de Pittsburgh Peter Flaherty y el CEO de Alcoa, John Harper en una conexión establecida por AT&T.

Para celebrar la efeméride, Carnegie Mellon ha puesto en funcionamiento dos Picturephone Mod II, uno de ellos actualizado para emplear soluciones actuales de videoconferencia, las han empleado para organizar, a modo de homenaje una videoconferencia entre los actuales alcalde de la ciudad y presidente de la compañía, tal y como hicieron sus predecesores en aquella histórica llamada.

Pero, como decía antes, los orígenes de la videoconferencia van mucho más atrás, con unos primeros sistemas de circuito cerrado con una cámara y un televisor en la década de los 20 del siglo pasado. Sí, hoy se celebran los 50 años de la primera videoconferencia, pero es que esta década se cumplirán los cien años de las primeras pruebas para desarrollar las comunicaciones de este tipo.

Y esto me parece muy interesante porque es un recordatorio de que, por rápido que evolucione la tecnología (y en estos tiempos lo hace muy deprisa), los desarrollos que van desde una idea hasta su puesta en funcionamiento y, más aún, su difusión, tienen unos plazos bastante más amplios de lo que tendemos a pensar. Ocurre con la videoconferencia, sí, pero también con otras tecnologías como las pantallas táctiles, la inteligencia artificial… incluso las redes. Elementos todos que han llegado hace entre poco y relativamente poco tiempo a nuestras vidas, pero que tienen un largo pasado.

Con respecto al Picturephone Mod II, tenía una pantalla en blanco y negro de 5,5 por 5 pulgadas, con una resolución de 250 líneas y una frecuencia de actualización de 30 fotogramas entrelazados por segundo. La cámara tenía una resolución equivalente a 0,8 megapíxeles. Lo más ingenioso era su «segunda cámara», un espejo integrado, que puedes voltear para mostrarte a ti mismo o documentos en tu escritorio o mesa. Hablamos, sin duda, de la versión primigenia de compartir el escritorio en mitad de una videoconferencia.

También es interesante hablar de su modelo de facturación: AT&T cobraba 160 dólares de la época (alrededor de 1.000 euros de la actualidad) mensuales y, eso sí, el precio incluía nada menos que 30 minutos de videoconferencia. La próxima vez que pienses que las condiciones del plan de datos de tu operador de telefonía y datos son abusivas… pues seguramente lleves razón, pero recuerda que antes lo eran incluso más.

¿Y cómo funcionó la estrategia de AT&T para ofrecer servicios de videoconferencia? Pues fue un pinchazo. La previsión de la compañía era llegar a 1975 con unos 100.000 dispositivos en funcionamiento, pero llegado el 73 tan solo se empleaban alrededor de 450. Algo que podemos considerar un fracaso, pero que en realidad fue el primer paso para que nosotros ahora, 50 años después, podamos sentirnos más cerca de nuestros seres queridos gracias a esta tecnología.

 

Con información de: Engadget

Imagen: Bonhams

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído