Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Nuestros lectores hablan: Xbox Series S, ¿es un acierto o un error?

Publicado el
Xbox Series S

La presentación de Xbox Series S no ha dejado indiferente a nadie. Llevábamos varios meses hablando de una versión «barata» de Xbox Series X, así que podemos decir que el anuncio de Xbox Series S no nos ha cogido por sorpresa, pero debo reconocer que sus especificaciones son un tanto peculiares, sobre todo por la cantidad de memoria unificada que ha integrado Microsoft.

Algunos desarrolladores no han tardado en poner el grito en el cielo, y han dicho que Xbox Series S no solo es un error, sino que también es un problema. La clave de todo esto está en todo el trabajo extra que supone para ellos tener que desarrollar juegos adaptados a dicha consola, y no tanto por las limitaciones que esta plantea a nivel de CPU y de GPU, sino especialmente por su menor cantidad de memoria disponible.

Xbox Series X tiene 16 GB de memoria GDDR6 unificada, de los cuales 13,5 GB quedan libres para los desarrolladores. En el caso de Xbox Series S, tenemos una consola equipada con 10 GB de memoria GDDR6 con un menor ancho de banda, de los cuales solo quedarían libres entre 7,5 GB y 8 GB para los desarrolladores. Con esos datos podemos ver claramente dónde está el problema al que apuntan los desarrolladores.

Cuando se crea un juego multiplataforma, este tiene que partir de las limitaciones de la consola menos potente, y en este caso lo que temen algunos desarrolladores es que Xbox Series S pueda acabar limitando el potencial real de la nueva generación, que generé un «efecto ancla» similar, aunque menos grave, que el que veremos por parte de PS4 y Xbox One durante la transición a la nueva generación.

Los argumentos que esgrimen los desarrolladores son bastante sólidos, pero imagino que Microsoft ya habrá pensado en ello, y que ofrecerá las herramientas necesarias para que esos problemas desaparezcan, o que se reduzcan, al menos, a su mínima expresión. Con todo habrá que ver cómo evoluciona la situación una vez que las consolas de nueva generación se hayan asentado.

Xbox Series S

Xbox Series S ofrece un valor interesante, pero arriesgado

Por 299 euros la configuración que monta a nivel de hardware es insuperable, pero tengo bastantes dudas sobre cómo aguantará el paso del tiempo. Su CPU Zen 2 de ocho núcleos y dieciséis hilos, y su SSD PCIE de 512 GB, garantizarán un buen nivel de rendimiento durante varios años, pero creo que no ocurrirá lo mismo con su GPU, y que los desarrolladores tienen razón con el tema de la memoria, que podría quedarse corta antes de lo deseable.

  • SoC fabricado en proceso de 7 nm.
  • CPU Zen 2 con 8 núcleos y 16 hilos a 3,6 GHz (3,4 GHz con 16 hilos activos).
  • GPU Radeon RDNA2 a 1,56 GHz con 1.280 shaders, 80 unidades de texturizado y 32 unidades de rasterizado.
  • 10 GB de memoria GDDR6 unificada (8 GB a 224 GB/s y 2 GB a 56 GB/s).
  • SSD de 512 GB PCIE Gen4.
  • Compatible con juegos de nueva generación, y con títulos de Xbox One, Xbox 360 y Xbox.
  • Sin unidad óptica.
  • Soporte de trazado de rayos acelerado por hardware.

En cualquier caso, no quiero anticiparme y prefiero esperar a ver cómo evoluciona esta consola durante los próximos tres años, un periodo que será clave para valorar, con conocimiento de causa, si realmente ha sido capaz de envejecer bien, o si por el contrario sus limitaciones le han acabado pasado factura. Ya os digo que, ahora mismo, me inclino por la segunda opción.

Ya tenéis clara mi opinión, ahora os toca a vosotros. ¿Creéis que Xbox Series S es un acierto o un error? Nos leemos en los comentarios.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído