Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

¿Por qué las apps de rastreo contra el COVID-19 están siendo un fiasco?

Publicado el
rastreo contra el COVID-19

Múltiples países han promovido apps de rastreo contra el COVID-19 para ayudar a prevenir la propagación del coronavirus. Globalmente su uso está siendo mínimo y en países como España su utilización hasta ahora es absolutamente insuficiente para lograr los objetivos. ¿Por qué no se usa una medida tecnológica sencilla que a través de un medio tan difundido como un smartphone puede ofrecer beneficios tangibles frente a una pandemia?

Un artículo publicado por nuestros compañeros de MCPRO puede explicar uno de los motivos principales: la falta de garantías de privacidad. Una o más de las agencias australianas de seguridad e inteligencia han estado recopilando «incidentalmente» datos relacionados con la aplicación de rastreo de contactos COVIDSafe que usan allí.

Esta recopilación incidental puede ocurrir como resultado de la ejecución de órdenes judiciales y es un término utilizado por los espías para describir los datos que no fueron seleccionados deliberadamente, sino que se recopilaron como parte de un esfuerzo de escucha más amplio. Este tipo de recopilación no es accidental, sino consecuencia del acceso de las agencias de espionaje a cables de fibra óptica que transportan una enorme cantidad de datos.

La información ha sido publicada por el inspector general del gobierno australiano para la comunidad de inteligencia que supervisa las agencias gubernamentales de espionaje y escucha. Al menos parece que ha habido transparencia en eso. El inspector cita que las agencias estaban «tomando medidas activas para asegurar el cumplimiento de la ley» y que los datos serían «eliminados tan pronto como fuera posible».

Aunque dicen «no tener evidencias» de que las agencias descifraran, accedieran o utilizaran a los datos de la aplicación COVID, la información confirma los peores temores de los críticos y complica los argumentos para los que recomendamos su uso.

Apps de rastreo contra el COVID-19

Han sido tantos los desmanes en el espionaje, recopilación y tratamiento vergonzante de los datos personales, sin autorización y sin conocimiento en la mayoría de los casos, que los usuarios están escamados y son reacios a usar este tipo de aplicaciones ni siquiera ante los beneficios que ofrece en una pandemia para ayudar contra una crisis sanitaria y económica tan enorme.

Desde el inicio de la pandemia la mayoría de estados se han apresurado a crear aplicaciones de rastreo de contactos para ayudar a prevenir la propagación del coronavirus. Pero estas apps han variado en términos de funcionalidad y privacidad. Aunque la mayoría han optado por un enfoque respetuoso con la privacidad, como la de Apple-Google tomada como base y que estaba respaldada por una parte de académicos otros países han usado técnicas claramente invasivas. En el caso de Israel, la app fue tan controvertida que los tribunales ordenaron su cierre.

En España, la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial del Gobierno puso en marcha la app Radar Covid con clientes para iOS y Android para ayudar a evitar la propagación del coronavirus.

rastreo contra el COVID-19

La app usa la tecnología Bluetooth de bajo consumo, promete seguridad, privacidad y 100% de anonimato ofreciendo tres funciones principales:

  • Avisa de manera anónima del posible contacto que has podido tener en los últimos 14 días con una persona que haya resultado infectada (y que esté registrada).
  • Comunicar de forma anónima tu diagnóstico positivo.
  • Comunicar la exposición de forma anónima a las personas con las que has estado en contacto.

La app se implementó más tarde de lo previsto, tuvo fallos técnicos en algunas comunidades autónomas, así como dificultades en la introducción de los códigos que éstas debían proporcionar a los contagiados para una vez introducida en la app poder avisar a terceros de los contactos.

Aunque la app ha recibido más de 5 millones de descargas, la comunicación de positivos entre los meses de septiembre y octubre ha sido de solo 17.000 casos. Teniendo en cuenta que en ese periodo se han registrado más de 700.000 contagios en España, debemos concluir que hasta la fecha, y lamentablemente, la app de rastreo contra el COVID-19 ha sido un fracaso.

Privacidad ¿El usuario percibe garantías?

Cien organizaciones internacionales firmaron en abril una carta abierta donde pedían a los gobiernos mundiales garantías de que las tecnologías digitales que se comenzaban a emplear para rastrear y monitorizar a personas y poblaciones para frenar el coronavirus respetaban plenamente los derechos humanos, incluyendo los digitales.

El Supervisor Europeo de Protección de Datos (SEPD), Wojciech Wiewiorowski, instó a la UE a establecer salvaguardas (como limitar el acceso a los datos y eliminarlos cuando terminase la crisis) ante una medida puesta en marcha por las grandes operadoras europeas para compartir con la Comisión Europea datos de ubicación de teléfonos móviles. Si bien la medida no violaba las normas de privacidad quedaba fuera del alcance de las leyes de protección de datos.

El caso australiano (el único conocido, pero nos tememos que llegarán otros) confirma que las alertas estaban justificadas. «Las iniciativas de los Estados para contener el virus no deben ser excusa para encubrir el inicio de una nueva era marcada por una expansión masiva de los sistemas de vigilancia digital invasiva», citaban en la carta organizaciones como AI Now, Algorithm Watch, World Wide Web Foundation y grupos de derechos humanos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch.

rastreo contra el COVID-19

Las organizaciones pidieron que las medidas fueran legales, necesarias y proporcionadas; de duración limitada solo durante el tiempo necesario para abordar la pandemia; solo para responder a la crisis de salud; con supervisión pública completa; con mecanismos de rendición de cuentas y salvaguardias y en general con protección total de los datos personales.

¿Se están cumpliendo estas garantías? Tú opinas. Desde aquí seguimos recomendando encarecidamente el uso del Radar Covid en España como ayuda para frenar la pandemia, pero es difícil contestar las reservas de una parte de la ciudadanía. Se impone una fuerte actividad educativa para convencer de los beneficios de este tipo de aplicaciones y garantizar con total garantía la seguridad y privacidad. Hace un par de días, se registraron 537 muertes por COVID en España batiendo el récord de la segunda ola. Y seguiremos sumando a una lista cada vez más trágica. Estas apps pueden ahorrar una buena parte de casos.

5 comentarios
  • Gustavo Sobrales

    Hasta donde sé, esas app funcionaban en base al bluetooth (BT) de los teléfonos.
    No se si la mayoría de la gente lo hace, pero mi móvil tiene el BT apagado siempre, a menos que lo necesite en un momento puntual, mayormente mientras conduzco en mi auto.
    No es algo que vaya a cambiar, ni siquiera por esa app.

  • Benito Camelas

    Yo al principio era reticente por la «falta de transparencia» pero lo cierto es que la aplicación es de código abierto y la puedes auditar o contratar a alguien para que la audite, su código está en github:

    https://github.com/RadarCOVID

    Un ejemplo de cómo se deben hacer las aplicaciones con dinero público en cuanto a transparencia, vamos que si tuviera algo «raro» ya habría más de uno reportándolo ya que el código está ahí y no solo las aplicaciones de móvil sino también las del lado servidor.

    En mi opinión lo que puede estar fallando es por no contar con la «picaresca española» de tengo la app para ver si alguien me pudo infectar, pero ni de coña voy a pasar el código que me da el médico junto a la PCR positiva o eso, o algo del proceso es complejo o no funciona para comunicarlo por ahí.

    Sin duda es mejor activar el código en la app cuando nos lo den, que ir llamando a toda la gente que vimos 2 semanas atrás del positivo…

    Igual le hacía falta una «actualización» y que directamente si un pcr da positivo se suba «automáticamente» al servidor, que total todo es anónimo y eso pondría en aviso a la gente cuyo móvil estuvo unos 15 minutos en contacto con otro móvil por bluetooth y su propietario dio positivo en la prueba.

    También está lo que apuntabais en el artículo, se comenzó mal la implementación, una cosa fueron las primeras semanas de prueba en alguna localización pero luego se tendría que haber coordinado bien para que saliese en todo el estado a la vez y así hacer una campaña masiva para su uso, también que podían mencionar el repositorio del código que github no creo que vaya a petar por 200.000 visitas a un mismo tiempo durante el impacto publicitario xD

    En cuanto al consumo del bluetooth es «mínimo», si tal el problema puede estar en que la gente no entiende que en android tienes que activar la función de localización para que el bluetooth funcione mejor (no sé bien por qué es, algo de activar determinadas funciones del driver de bluetooth) y obviamente eso mosquea a la gente, a pesar de que la aplicación explica bien por qué piden tener la localización activada junto al bluetooth.

    Luego está que siempre tienes la notificación de la aplicación ahí molestando, no hay forma de quitarla xD si la aplicación funciona correctamente lo normal es que no me de el coñazo y se quede ejecutándose de fondo sin molestarme.

    Pero vamos el día que de positivo en uno de esos tests que solo vemos por televisión… quedaré con la conciencia tranquila al poner el código en la aplicación y así ya he avisado a las personas con las que he estado en contacto durante las dos últimas semanas.

    Ahora el resto de apps del mundo sobre el covid, ni idea, yo no meto la mano en el fuego por ninguna, que por lo visto en corea han vuelto a tener otra ola de contagios y eso que se supone que es la «vanguardia» en cuanto a usar las aplicaciones estas contra el virus.

    A la app española le falta que se suba el código a sus servidores una vez se genere, ya que realmente no identifica a nadie y se van renovando los códigos de usuario cada día de forma aleatoria si no me equivoco, de todos modos ahora que caigo, te tiene que acordar de decirle al personal sanitario el código de tu aplicación cosa que no puedes saber y por eso requiere la app de que subas tú el cógido.

    Es difícil decir cual es la causa de su aparente fiasco, pero en mi opinión por ahí van los tiros…

  • Virtualbox Vbox

    Yo llevo tiempo probando la de aquí de España. Lo primero es que no la usa nadie, mirando en la configuración de Google los ID intercambiados solo salen ID inútiles. Hoy, por ejemplo, ha hecho a las 11:03 y a las 19:05, en ambas horas estaba solito estudiando en mi cuarto, así que a ver qué leche son, pero contactos con otros móviles con la app no .

    Y por otro lado, la gente no va a descargar apps por gusto, ni va a enterarse de que existen si no leen webs como esta.

    Por último, eso de tener que tener ubicación y bluetooth activados… no convence.

  • Víctor Martín

    mmm… no termino de estar de acuerdo.
    No ha triunfado desde mi punto de vista, no por la falta de privacidad, por 2 principales cosas:
    La primera es que poner como excusa la falta de privacidad mientras usamos ios y android… que datos puede tener google a traves de esa app que no tenga ya? si ya lo sabe todo de nosotros… a la gente no le importa su privacidad tanto como deberia. O a caso conoceis a alguien que haya dejado de usar facebook despues de que filtrara millones de datos de usuarios?
    Lo segundo, poneis de ejemplo una app basada en un protocolo que ya de por si no defiende la privacidad, pero hay otras que si lo hacen, por lo tanto tampoco creo que la excusa de la privacidad haya sido un punto a tener mucho en cuenta aquí… como bien decis, solo hace falta basar la app en las appis de google y apple, y para una cosa que hacen que es transparente… creo que es la unica vez que podemos decir que google y apple se toman en serio la privacidad con algo.

    Desde mi punto de vista, no ha triunfado por desconocimiento absoluto de la gente, a la gente le hablas de lo de las apps rastreadoras y es como si le hablas de su primo de estambul, algunos ni saben que existe, otros si lo saben, pero sin tener ni idea… saben que está ahi pero ya esta…

    Esto vendiendolo a bombo y platillo desde el principio y hubiera cuajado más, igual que las mascarillas, antes de que fueran obligatorias ya muchisima gente la llevaba, yo diria aqui el 99% de la gente llevaba mascarilla muchos meses antes de que la pusieran obligatoria, y es porque todos los dias en los telediarios a todas horas hablando de los beneficios de usar mascarilla y blablabla, pues si hubieran hecho lo mismo con la app del gobierno hubiese tenido una cuota aceptable de gente usandola…

  • Oclord

    La aplicación funcionaría si las CCAA la hubiesen implantado correctamente, pero no ha sido el caso, en Madrid a muchos médicos cuando les hablas de la app y les pides que le te faciliten el código para introducirlo en ella te miran/responden como si les estuvieses hablando en clave, de nada sirve la app si no se habla de ella en medios y se les indica a los médicos que deben recomendar a sus pacientes que introduzcan su positivo en la app.

    Otra cosa es que en Android obliga a tener el Bluetooth y la localización activas, algo que no todo el mundo hace, por lo que al final su uso ha acabado siendo marginal, pudiendo haber sido una herramienta muy útil para una buena parte de la población.

Lo más leído