Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

SpaceX bate récords al llevar al espacio 143 satélites en un mismo lanzamiento

Publicado el
Transporter-1 de SpaceX

La misión Transporter-1 de SpaceX ha batido el récord de mayor cantidad de naves espaciales jamás desplegadas en un solo lanzamiento al colocar en órbita 143 satélites.

SpaceX es la estrella de la industria espacial privada. Impulsada tras el desmantelamiento de los transbordadores espaciales y el recorte de presupuesto de NASA, la compañía trabaja para proyectos gubernamentales como el mantenimiento de la Estación Espacial Internacional llevando equipos y astronautas, y también para iniciativas privadas, internas como la de la Internet Espacial Starlink y servicios para terceros.

Transporter-1 ha sido una misión sin precedente. Forma parte del programa SmallSat Rideshare de la compañía y tiene el objetivo de abaratar el lanzamiento de satélites de cualquier fabricante, que en condiciones normales no podrían pagarlo. SpaceX aprovecha la gran carga útil que puede lanzar su cohete Falcon 9 y de esta manera reducir los costes hasta el millón de dólares, bastante bajo para este tipo de servicios.

La carga incluía 10 satélites propios Starlink para seguir completando el proyecto de Internet desde el espacio; 48 ingenios de la firma Planet Labs; 36 de la red IoT de Swarn u 8 para la startup de comunicaciones por satélite Kepler. También incluía satélites gubernamentales de Estados Unidos.

La importancia del Transporter-1 de SpaceX

La misión ha sido una demostración de las posibilidades de estos «viajes compartidos» y la compleja coordinación involucrada en un lanzamiento que incluye el despliegue de múltiples cargas útiles en diferentes órbitas objetivo en una sucesión relativamente rápida. Al igual que con otros lanzamientos de SpaceX, la primera etapa del cohete Falcon 9 se recuperó sin novedades, Después de separarse, la primera etapa realizó una maniobra de volteo para acabar realizando un aterrizaje vertical en una barcaza no tripulada que esperaba en las aguas del Océano Atlántico.

Este lanzamiento será seguido de cerca por los investigadores en gestión del tráfico orbital, ya que definitivamente anuncia cómo podría ser el futuro de los lanzamientos espaciales privados en términos de volumen de actividad. Algunos de los satélites desplegados en esta misión no son mucho más grandes que un tablet iPad, por lo que los expertos de la industria prestarán mucha atención a cómo se implementan y se rastrean para evitar posibles conflictos.

Y es que la basura espacial se está convirtiendo en un problema cada vez mayor a medida que se lanzan más artilugios a la atmósfera. Hoy, hay casi 6.000 satélites rodeando la Tierra y, según el Foro Económico Mundial, alrededor del 60 por ciento de ellos son basura espacial. Y el problema se agravará ante la capacidad de lanzamiento mostrada en misiones como esta Transporter-1 de SpaceX.

Además del potencial impacto en el medio ambiente de la Tierra, la basura espacial viaja a una velocidad increíblemente rápida de más de 35.000 kilómetros por hora, lo que puede causar daños considerables a cualquier objeto que golpee, incluidas la Estación Espacial Internacional o las naves de exploración espacial incluyendo los que se están preparando para la vuelta a la Luna y después a Marte.

Lo más leído