Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

¿Por qué la velocidad de mi Wi-Fi es lenta si tengo una conexión rápida?

Publicado el
Wi-Fi

Si tienes una conexión a Internet rápida, pero tu Wi-Fi va lento, es probable que pienses que tienes un problema, ¿pero sabías que en realidad puede que todo esté perfectamente, y que esa lentitud sea normal? Pues así es, y en este artículo quiero explicaros por qué.

Para entender qué es lo que puede estar ocurriendo debemos tener claro que una conexión Wi-Fi no funciona de la misma manera que una conexión cableada. La primera presenta una serie de limitaciones que, obviamente, no tiene la segunda, y estas giran en torno a tres grandes puntos:

  • La distancia recorrida.
  • Los obstáculos.
  • El estándar utilizado.

Imagina, por ejemplo, que tienes contratada una conexión a Internet que funciona a 1 Gbps. Recibes dicha velocidad sin problemas a través de una conexión cableada al PC que tienes conectado vía Gigabit Ethernet, pero sin embargo, notas que al conectarte con tu smartphone vía Wi-Fi no solo no llegas a esa velocidad, sino que en algunas ocasiones la conexión va muy lenta.

Wi-Fi

¿Qué está ocurriendo con mi Wi-Fi, por qué va lento?

Ese ejemplo nos sirve para explicar de forma clara y directa el núcleo «duro» de este artículo. Como anticipamos, una conexión Wi-Fi depende de tres grandes puntos que ya hemos visto. La distancia es uno de ellos, y tiene un impacto importante en la velocidad tanto de subida como de bajada. Cuando más lejos estemos del router, más lenta será esa velocidad, porque la señal del Wi-Fi tendrá que recorrer una distancia mayor y perderá mucha intensidad.

En resumen, al utilizar una conexión Wi-Fi, cuanto más lejos nos encontremos del router más se reducirá la velocidad. Lo mismo aplica a los obstáculos, cuantos más obstáculos tenga que superar dicha conexión, menor será la velocidad. Por eso hemos dicho que una conexión Wi-Fi lenta no tiene por qué indicar que algo va mal, puede ser, de hecho, totalmente normal en ciertas situaciones.

Para descubrir si tienes, o no, un problema con tu conexión Wi-Fi, o si todo se debe a la distancia y a los obstáculos, puedes hacer una prueba muy simple: acércate al router y comprueba si la velocidad mejora. En caso de que así sea, misterio resuelto. Recuerda que, en estos casos, puedes mejorar el rendimiento siguiendo los consejos que te dimos en su momento en esta guía.

También debes tener en cuenta que el estándar utilizado también puede afectar a la velocidad de tu conexión. Cuando te conectas a través de Wi-Fi 4, la velocidad máxima es menor a la que obtendrías con el estándar Wi-Fi 5, pero el primero tiene un mayor alcance, así que puede que en largas distancias logres un resultado mucho más equilibrado. Tenlo en cuenta, sobre todo si tu router no elige de forma automática la mejor banda disponible en función de la distancia.

No quiero terminar sin recordaros que, en estos casos, cabe la posibilidad de que tengáis un intruso en vuestra red. Es algo más frecuente de lo que pueda parecer, y muy molesto, aunque por suerte también es muy fácil de resolver. Para comprobarlo, solo tienes que entrar en el menú de configuración de tu router y mirar la lista de dispositivos conectados. Si ves alguno que no te cuadra, ya sabes, tienes un intruso. Para librarte de él, basta con que cambies la contraseña de tu red Wi-Fi a una más segura.

Contenido ofrecido por AVM FRIZ!

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído