Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Chernóbil: 35 años de una tragedia que cambió el mundo

Publicado el
Chernóbil: 35 años de una tragedia que cambió el mundo

Para algunos parece que fue ayer, para otros Chernóbil suena a algo que solo conocen por sus padres o por los libros de historia, pero sea en uno o en oteo grupo, resulta muy complicado encontrar a alguien que no sepa lo que ocurrió, hace hoy 35 años, en una central nuclear que hasta el momento era motivo de orgullo para una, ya francamente decadente en aquellos años, Unión Soviética. Solo un año antes, en 1985, se produjo el histórico encuentro entre Mijail Gorbachov y su homónimo estadounidense, Ronald Reagan,  y la otrora poderosa URSS, se preparaba para su desintegración.

Y ciertamente la tragedia de la central nuclear supuso una razón más que se sumo a la lista de los hechos que empujaron a la URSS a asumir que los tiempos de la guerra fría habían terminado, y que lo mismo ocurría con el proyecto de unión de estados que empezó a fraguarse con la revolución de febrero de 1917 y que concluyó con la fusión de las repúblicas socialistas soviéticas de Rusia, Transcaucasia, Ucrania y Bielorrusia. No digo que Chernóbil fuera el principio el fin, ni tampoco la gota que colmó el vaso, pero sí un suceso clave en este proceso.

Chernóbil: 35 años de una tragedia que cambió el mundo

Pese a que ya han pasado 35 años, todavía hay aspectos del accidente de Chernóbil que se desconocen, y dado el enorme volumen de información que fue eliminada en su tiempo, y que por razones obvias muchos de los testigos de lo ocurrido fallecieron horas, días o semanas después, lo más probable es que nunca lleguemos a saber, con el 100% de fiabilidad, qué y cómo ocurrió. Aún así, existe bastante consenso en algunos puntos clave, que permiten hacerse una buena composición de lugar de lo ocurrido aquellos fatídicos días.

Aunque el accidente del reactor 4 de Chernóbil se produjo el 26 de abril, se habían estado realizando pruebas en el mismo desde el día anterior, que fueron las que originaron los desequilibrios que, a su vez, llevaron al reactor a alcanzar muy altas temperaturas que desembocaron en una explosión (algunas teorías hablan de dos), la voladura de la tapa del reactor y el posterior incendio que se extendió rápidamente por la central nuclear, iniciando la dispersión de sustancias tóxicas.

Chernóbil: 35 años de una tragedia que cambió el mundo

Durante las primeras horas tras la explosión del reactor número 4 se tomaron no pocas decisiones cuestionables, y también se escribieron algunas páginas en el libro de los seres humanos extraordinarios. Por ejemplo, en un primer momento se arrojaron millones de litros de agua y de nitrógeno líquido sobre el agujero que había quedado sobre el reactor. ¿El efecto? Pues su rápida evaporación y dispersión hasta la estratosfera, ocasionando que grandes nubes de vapor tóxico fueran capaces de recorrer cientos y miles de kilómetros.

En el otro lado, en el de las historias memorables asociadas a Chernóbil, encontramos la historia de los liquidadores, es decir, las personas que realizaron los trabajos necesarios para apagar el incendio, así como para construir el sarcófago, el nombre con el que se denominó la construcción que se edificó sobre la instalación original para contener la radiación. Una historia que, aún con licencias propias del formato, fue bastante bien contada por la exitosa serie del mismo nombre, de HBO.

No muchas cosas han cambiado en los últimos años, como puedes comprobar si lees lo que ya te contamos en 2011, cuando se cumplieron los 20 años de la catástrofe. Quizá la mayor novedad, como hemos podido leer hoy en el diario El País, es que el gobierno de Ucrania ha solicitado a la UNESCO que la zona de exclusión reciba la calificación de Patrimonio Mundial de la Humanidad. Algo que puede atraer turismo e inversiones, aunque de momento la zona solo atraiga a un perfil de turista muy peculiar.

Chernóbil: 35 años de una tragedia que cambió el mundo

Imágenes de Prípiat, la localidad a tan solo tres kilómetros de la central nuclear de Chernóbil, en la que residían gran parte de sus trabajadores, y que tuvo que ser evacuada.

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

6 comentarios
  • Álvaro Lázaro Laín

    Por mi experiencia, -yo era un niño cuando sucedió-, no fue por Rusia, sino por los países nórdicos por los que nos enteramos. Y es que en Suecia, o Noruega, no estoy seguro exactamente, evacuaron a gente pensando que había una fuga radiactiva en alguna central cercana, y al final tuvo que salir la verdad, y es que estaba a unos cuantos cientos de km de allí. Así que tendría que ser un patrimonio de la humanidad a favor de la libertad de expresión y en contra de la censura.
    Respecto a los turistas, en fin, no me convence, teniendo en cuenta que seguro que todavía hay radiación.
    Saludos

  • Virtualbox Vbox

    Sí, hay elementos radiactivos. Por más que lo vendan, no es turismo seguro ni mucho menos.

    Y sí, la URSS se comportó una vez más como lo que era, un régimen asesino, criminal, censurador y quebrado. Las centrales en las que se detectó radiación, de las cuales tú hablas, estaban a miles de kilómetros. Mientras tanto, a los ciudadanos de Pripiat se les decía que había habido un accidente leve y que se estaba bombeando agua al núcleo. Un núcleo que no existía ni siquiera, que era una masa de corio derritiendo el hormigón que tenía debajo y amenazando con llegar a las piscinas de burbujas, creando una explosión de vapor que sería mucho más fuerte que la del reactor propiamente dicho y, encima, contaminaría irremediablemente el agua de consumo de millones de personas.

  • Álvaro Lázaro Laín

    Totalmente de acuerdo.
    Saludos

  • Leonmafioso

    El accidente de Chornobil… He visto demasiados documentales acerca de ello. Era bien sabido por la KGB de que el diseño del reactor RBMK tenía ese coeficiente de burbuja positivo. Sin embargo el Kremlin ocultó deliberadamente esta información. El haber activado el AZ-5 fue como lanzarle pólvora a un incendio. Esas puntas de grafito en las barras de control fueron decisivas para el aumento tan repentino de potencia que llegó a ser fracciones de segundo antes de la explosión de hasta diez mil veces superior a la potencia del reactor.

  • Gregorio Ros

    Por lo leído al respecto, añado el primer capitulo de la serie de HBO y varios documentales, el accidente fue una serie de decisiones erróneas, cada una empeorando la anterior. Burócratas, algunos ingenieros otros políticos, tomando decisiones de algo que no entienden. Por desgracia pasa en mas sitios, la suerte es que no es frecuente que terminen juntarse las condiciones necesarias para el desastre, toquemos madera.

  • Benito Camelas

    Siempre lo mismo, hablar del accidente de chernobil y mezclar churros con meninas… por desgracia ocurrió lo de fukusima que es un claro ejemplo de la corrupción e inoperancia del sistema capitalista o.0 a no… que ahí no se le asocia, se ve solo el error humano y no se aprovecha para lanzar el dardo político.

    A lo largo de la historia ha habido bastantes accidentes nucleares y curiosamente tenemos más en mente el de chernóbil que el de fukusima, si algo hay que sacar en claro es que la humanidad no es capaz de «controlar el átomo» por mucho que digan, un accidente en una estación de refinería o en una plataforma pertrolífera, o incluso un petrolero (recordemos el prestige), es más «controlable» y la mayor catástrofe medioambiental que el ser humano puede llegar a manejar, a pesar de que deje sus efectos, no es tan nocivo como la radiación.

    En resumen, si algo ha desmentido chernobil y fukusima a quienes siguen abogando por sus intereses económicos en cuanto a la generación de electricidad centralizada, los mismos que se dedican a desviar la atención a la gestión política para sacar el foco de la ténica y científica, son los que tratan de colar el argumento de que la nuclear es limpia por no generar CO2, cuando la realidad es que su energía se utiliza «unos pocos años» y luego acaba haciendo residuos que se tienen que acumular durante cientos de años y ser controlados ya por generaciones que ni se beneficiaron de la explotación de dichas energías.

    Recordemos que España paga por almacenar los residuos radioactivos en Francia quienes ya tienen sus «almacenes» (vertederos subterraneos radioactivos) a la espera de que hagamos nuestro vertedero, que nos lo vamos a tener que comer con patatas y no es una cosa valadí, ya que puede contaminar acuiferos subterráneos con radioactividad la cual se irá filtrando al resto del ecosistema.

    Por lo tanto hay que separar 3 cosas, la ciencia, la política y los intereses económicos, y ver que la solución o más bien la respuesta ante las catástrofes nucleares es cerrar cuanto antes estas bombas de relojería y obtar de lleno por energías renovables obtenidas por distintas fuentes, como solar, eólica, maremotriz y otras tantas, incluso las hidráulicas cuyas presas causan debastadores efectos en el hidrosistema de los cauces flubiales cortando de lleno la migración de peces y otros organismos.

    El capitalismo presiona a la política para que legislen encontra de la auto producción de energía renovable como ya se vió en España con la persecución de la gente que decidió poner paneles solares para aprobechar la energía que el sol irradia sobre nuestros tejados y que aún por encima «la clase política del corrupto capitalismo» (si es que os gusta mezclar churros con meninas) se dedicó a propagar la famosa frase de «los que instalan paneles solares son insolidarios por que no colaboran con el mantenimiento de la infraestructura eléctrica».

    Pero nada oiga, que los accidentes nucleares solo ocurre bajo determinado régimen económico, perdamos tiempo en debatir eso en lugar de pensar como si estuvieramos en 2021 y a día de hoy fuera posible la instalación de paneles solares y otras tecnologías «asequibles» y otra forma de reparto y compartición de la energía eléctrica.

    Me encantan los documentales sobre chernobil y he visto muchos desde hace más de 10 años, pero muchos incurren en el machacón mensaje de «fue culpa del sistema económico» en lugar de centrarse en la avaricia humana y mostrar como podría ser la alternativa viable en este siglo, donde ya el «malvado» comunismo no existe y ¡oh! sorpresa, hasta una nación tan avanzada tecnológicamente como Japón ha sufrido un accidente propio de la especie humana que viene del simio y como tal comete errores algunos tan inasumibles como dejar contaminada una gran zona para varios siglos.

Lo más leído