Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

¿A qué suena Venus? A otro mundo, y nunca mejor dicho

Publicado el
Venus

Hace un par de meses os contamos que la NASA está preparando su regreso a Venus, un planeta rocoso que resulta verdaderamente fascinante, no solo porque se encuentra cerca de la Tierra, sino porque, además, se encuentra rodeado de un enorme halo de misterio, y de numerosas teorías que aseguran que, en algún momento, pudo ser perfectamente habitable.

Los que nos leéis a diario ya estáis al tanto de esas teorías. No son simples invenciones de los fanáticos de la exploración espacial, sino que han consideradas por los propios expertos de las principales agencias internacionales de exploración espacial. Un Venus terraformado con un clima totalmente tropical, más cálido que la Tierra, pero habitable, pudo existir hace mucho tiempo, y probablemente se mantuvo en ese estado durante mucho tiempo.

Superficie de Venus

¿Cómo llegó entonces a convertirse en el infierno que es hoy? Hay varias teorías, pero una de las que más sentido tiene es que, debido a una catástrofe natural, como una erupción masiva de sus principales volcanes, generase un enorme efecto invernadero del que el planeta nunca pudo recuperarse. Si tenemos en cuenta lo que vimos en este artículo dedicado a descubrir diez cosas interesantes sobre Venus, está claro que tiene mucho sentido.

Gracias a la exploración espacial seguiremos descubriendo cosas interesantes sobre nuestro vecino. Hoy, gracias al trabajo de las últimas misiones espaciales que ha enviado la Agencial Espacial Europea, hemos tenido la oportunidad de escuchar datos de Venus que han sonido convertidos en sonidos. Las sondas que han realizado este trabajo, conocidas como Solar Orbiter y Bepi Colombo, utilizaron, respectivamente, el magnetómetro y el acelerómetro para conseguir datos importantes que, una vez en la Tierra, se convirtieron en sonidos.

Escuchar los sonidos de Venus es como viajar a otro mundo

Sí, está claro que los sonidos que se encuentran en los vídeos adjuntos, cortesía de la ESA (Agencia Espacial Europea) no equivalen al sonido que obtendríamos si grabásemos directamente desde la superficie de Venus, pero esto último es más fácil de decir que de hacer, sobre todo si tenemos en cuenta que la presión es enorme, y las temperaturas tan altas que pueden fundir el plomo.

El resultado final que se obtuvo tras convertir esos datos en sonidos fue simplemente impresionante, y también un poco espeluznante. No sé si os habrá ocurrido también a vosotros al reproducir los vídeos, pero en mi caso me he tenido la sensación de viajar, durante unos instantes, a otro mundo. También me he acordado, irremediablemente, de DOOM, del clásico de 1993. Me pasa con frecuencia cuando toco algún tema relacionado con el espacio, y es comprensible, al fin y al cabo dicho título nos llevó a recorrer instalaciones humanas, y demoníacas, en Marte y sus lunas, Fobos y Deimos.

Solar Orbiter y Bepi Colombo no tienen como misión principal la exploración de Venus, pero están aprovechando para realizar algunos acercamientos a dicho planeta antes de afrontar sus destinos finales, que serán, respectivamente, las regiones polares del Sol y Mercurio. En sus sobrevuelos cerca de Venus, también han capturado algunas imágenes interesantes, como por ejemplo ese destello que podemos ver en el vídeo que encontraréis justo debajo de estas líneas.

Podemos descartar por completo una misión tripulada a Venus por las particularidades de su atmósfera, y la hostilidad de su superficie. Quizá futuros avances científicos nos permitan pisar, de forma segura, ese infierno que tenemos «al lado» de la Tierra, pero tengo claro que esto no será algo que vaya a ocurrir ni siquiera a largo plazo. Es muy complicado, y todavía no hemos terminado de hacer «lo fácil», que es pisar Marte, así que nos queda mucho trabajo por delante.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

5 comentarios
  • Benito Camelas

    Increíble, pues ojalá sigamos aprendiendo sobre qué pasa en ese rincón del sistema solar, quién sabe si en 1000 años lo podremos terraformar, después del toque de realidad del dato de que en su atmósfera se puede fundir el plomo… jeje no me atrevería a decir que se podría terraformar en 200 años, aún que quién sabe, quizás con alguna burrada tipo «glaciación nuclear…» pero creo que futuras generaciones no nos lo perdonarían xD si las temperaturas de Marte ya son algo «complicadas» las de Venus… todavía nos quedan muy lejos de nuestra ciencia actual, pero oiga… una parrillada ahí… se debe hacer bien rápido xD

  • doc

    La exploración en general -espacial incluída- yo la considero la meta humana mas digna, Nos coloca en nuestra verdadera dimensión de especie joven con deseos de conocimiento. En cuanto a los viajes tripulados sería bueno que nos olvidáramos de la visiones glorificadas del cine y la televisión, es una empresa muy difícil para nuestros cuerpos evolucionados para vivir óptimamente en este planeta. En cualquier lugar que quisiéramos poblar primero deberíamos adaptar el entorno y llevarnos parte de nuestro planeta -no podemos comer algo de otro lugar sólo porque se parece a una lechuga, nuestros cuerpos deben ser capaces de asimilarlo o sea convertirlo en nuestras proteínas, etc-.
    Sería bueno educar a la gente sobre lo verdaderamente difícil que es migrar de aquí, tal vez así apreciaríamos mejor lo que tenemos y pensaríamos mas en explorarlo que en industrializarlo para terminar ganando tan poco.

  • Gregorio Ros

    Encontrar otro planeta con condiciones «optimas» es muy difícil, que ademas sea biológicamente compatible para poder respirar su átmosfera casi imposible, incluso cuando tenga la misma composición, es un virus poco mas que una gripe como el covid y nos pone firmes, no te digo millones de años de cultivo aislado. Ya cuando los europeos llegamos a América diezmamos la población con nuestras enfermedades y eso que compartíamos el mismo aire y mares. Soy de la opinión que el salto, si llegamos a darlo antes de extinguirnos, será para vivir en ciudades espaciales, relativamente fáciles de trasladar de una zona del espacio a otra y sin los problemas climáticos, de volcanes o demás catástrofes naturales propios de un planeta.

  • doc

    Vos sabes que es una idea interesante la de desprenderse del planeta y crear ambientes artificiales, pero por ahora nuestra tecnología no nos permite superar barreras biológicas básicas como crecer con otras gravedades o exposiciones a radiación. Por otro lado no es mas que lo que estuvimos haciendo hasta ahora, independizarnos de nuestro nicho biológico original por medio de la tecnología para expandirnos.

  • Gregorio Ros

    El asunto de la gravedad es lo mas fácil de solucionar con una estación circular en rotación, pero en otro planeta no puedes modificar su gravedad y, como dices en tu anterior comentario, estamos evolucionados para la de la Tierra. Lo de la radiación no sabría que decir, no se si sería posible montar una magnetosfera artificial en la estación espacial o un blindaje adecuado, se escapa de lo que aprendí de física. Lo que si imagino es que una vez acostumbrados a vivir en un entorno tan controlado, sin cambios climáticos, sin plagas como mosquitos, pulgas,… y sin enfermedades contagiosas (Sería como vivir en una burbuja), despues no se quien querría bajar a un planeta tan «hostil» como el nuestro.

Lo más leído