Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Microsoft dice haber reducido el tamaño de las actualizaciones de Windows 11 en un 40%

Publicado el
Actualizaciones de Windows 11

Seguimos hablando de las actualizaciones de Windows 11, sí, pero no te estreses porque esta es buena… al menos sobre el papel, a tenor de que Microsoft dice haber reducido el tamaño de las actualizaciones de Windows 11 en un 40% nada menos.

Pero pongámonos en antecedentes primero: no hay sistema más horroroso para actualizar que Windows y las actualizaciones de Windows 11 no tenían por qué ser una excepción, habida cuenta de que esto es así casi desde que Windows existe. ¿Cuál es el problema de las actualizaciones de Windows? Principalmente, lo mucho que tardan en descargarse y aplicarse.

Desde el lanzamiento de Windows 10, sin embargo, todo ha ido a peor, y es que a la terrible lentitud de las actualizaciones de Windows se le suma una cantidad de errores que roza lo delirante, tratándose de uno de los productos más importantes de todo un gigante tecnológico como es Microsoft.

Pero decíamos que esta es buena y allá vamos: Microsoft prometió actualizaciones de Windows 11 más ligeras y cuidadas y parece que lo está cumpliendo. ¿Cómo? Reduciendo considerablemente el tamaño de las mismas, pero aplicando un sistema más específico para poder revertir cambios de manera eficaz de resultar necesario.

Según explica Microsoft en un extenso artículo de carácter puramente técnico, el motivo de fondo para este cambio es facilitar las actualizaciones de Windows a usuarios con conexiones a Internet deficientes, los cuales se contarían en más de 20 millones solo en Estados Unidos. La forma de hacerlo, por supuesto, ha sido mediante actualizaciones ‘delta’.

A diferencias de las actualizaciones ‘normales’, en las que se descargaría el paquete de software al completo, reemplazando así al presente en el sistema, las actualizaciones delta permiten descargar solo aquellas partes del paquete que han sido modificadas, reduciendo por lo tanto el tamaño de la descarga. Este método es ampliamente utilizado en sistemas Linux, incluyendo Android.

Pero, ¿como revertir un proceso de actualización que ha generado un problema conservando las ventejas del método delta? Es decir: implementas las actualizaciones delta, pero cuando algo falla y el usuario revierte la instalación, lo que hace el sistema es descargar el paquete de software al completo, pues el cambio de delta ya ha sido aplicado.

La opción más extendida suele ser el recorrer el camino a la inversa, eliminando simplemente los cambios específicos previamente aplicados. Pero esta no es una solución viable para Microsoft debido a que «si bien algunos parches y cambios que agregan datos a un archivo no son destructivos, las transformaciones y parches pueden eliminar los datos necesarios para un «delta inverso» [recomponer el paquete a su estado previo]. Por esta razón, un delta bidireccional necesitaría almacenar el contenido agregado y aplicar el contenido eliminado durante el reenvío».

En resumen, es un método poco eficiente; pero se le podía dar una vuelta de tuerca a la idea y es lo que ha hecho Microsoft. Otro enfoque es posible: «Actualización inversa de generación de datos» es como lo han llamado y la explicación es compleja, muy técnica, pero se podría resumir en que se marcan los puntos de entrada y salida de los cambios en el código con un proceso de mapeo que recuerda los cambios y los revierte de ser necesario.

Así es como se están distribuyendo las actualizaciones de Windows 11, al menos la primera que se ha lanzado por el momento, y Microsoft está realmente contenta con los resultados, que destacar por aportar una reducción el 40% en el tamaño de las actualizaciones de Windows. No solo eso: la compañía ya ha rellenado la solicitud de patente para no compartir con nadie la idea.

Enfocado en las nuevas tecnologías empresariales y de usuario final. Especializado en Linux y software de código abierto. Dirijo MuyLinux y escribo en MC, MCPRO y MuySeguridad, entre otros.

2 comentarios
  • doc

    Bien, eso es pensar en el usuario. Pero el problema mayor es con las incompatibilidades de las actualizaciones y no se resuelve eliminándolas sino testeándolas mejor. De acuerdo a mi experiencia y la que he podido recabar de mi entorno las máquinas Windows mas estables son las que sólo hacen cambios en seguridad (LTSC / LTSB) en tiempos largos y sin software extra.
    Parecería ser que muchas empresas pequeñas operan con versiones PRO -para ahorrarse algo- y bueno hay aparecen las quejas. Los usuarios finales no corporativos se van a tener que conformar con que Microsoft encuentre una salida para las actualizaciones aunque yo le pediría menos, mas pensadas y testeadas.

  • iso9660

    Técnicamente es eso, que la descarga de las actualizaciones tarda menos, peeeeero ahora para deshacer las actualizaciones será más complejo, tardará más yyyyyyy será más propenso a errores. Esto dará para escribir una nueva novela.

Lo más leído