Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

¿Se puede «tapar» el Sol para enfriar la Tierra?

Publicado

el

Tapar el Sol

El Sol es la estrella del sistema planetario donde nos ha tocado vivir. Sustenta las formas de vida de la Tierra, determina su clima y es imprescindible para la supervivencia de plantas, animales y humanos. También es la principal fuente de energía de nuestro planeta y así seguirá hasta que agote su combustible y se convierta en una gigante roja. Pero, ¿podemos «oscurecer» el Sol artificialmente pare enfriar el planeta? ¿Debemos hacerlo?

El cambio climático sigue avanzando y según la ONU es el «mayor problema global del planeta». Así lo indican todos los indicadores climáticos a escala mundial e informes demoledores con sus efectos en los océanos, gases de efecto invernadero, criosfera, crecidas y sequías, incendios, ciclones… Realmente no necesitamos informes técnicos. Los 43 grados a la sombra de estos días en España (en primavera) y una sequía que afecta ya al 75% del territorio es suficiente evidencia.

Las concentraciones de gases de efecto invernadero, el incremento de las temperaturas terrestres y oceánicas, el aumento del nivel del mar, el derretimiento del hielo, el retroceso de los glaciares y los fenómenos meteorológicos extremos son ya el pan nuestro de cada día y repercuten en el desarrollo socioeconómico, las migraciones y los desplazamientos, la seguridad alimentaria, y los ecosistemas terrestres y marinos. No hemos hecho casi nada para frenarlo y según los expertos estamos «al borde del abismo».

Tapar el Sol

¿»Tapar» el Sol para enfriar la Tierra?

Y ahí estamos cuando ha vuelto al foco de las noticias científicas un proyecto de investigación de los científicos de la Universidad de Harvard que ha recibido una importante financiación de Bill Gates. Se llama «Experimento de Perturbación Estratosférica Controlada» o por sus siglas SCoPEx y pretende llevar a cabo experimentos para avanzar en la comprensión de la geoingeniería solar, desarrollando normas, mecanismos y prácticas que puedan servir de modelo para futuros proyectos en este campo.

Su principal objetivo es desarrollar una tecnología de oscurecimiento del Sol que reflejara la luz solar fuera de la atmósfera de la Tierra, consiguiendo un efecto de enfriamiento global. Aunque se han manejado varias soluciones químicas (sulfatos, azufre…)  la seleccionada finalmente es una pulverización de polvo de carbonato de calcio (CaCO 3) en la atmósfera. Además, este compuesto (no tóxico) podría reponer la capa de ozono al reaccionar con las moléculas que lo destruyen, según las investigaciones preliminares.

Retrasado por varios motivos, SCoPEx dará un primer paso este mes de junio cuando se lance un globo a 20 km de altura con el equipo científico desde el Centro Espacial Esrange que la agencia sueca tiene en la ciudad de Kiruna.

Dudas científicas

La introducción deliberada de este compuesto podría contrarrestar décadas de emisiones de gases de efecto invernadero, pero también conlleva riesgos. De hecho, la investigación sobre la eficacia de la geoingeniería solar ha estado estancada décadas por la controversia existente entre los mismos científicos. Los opositores creen que dicha ciencia conlleva riesgos impredecibles, incluidos cambios extremos en los patrones climáticos no muy diferentes a las tendencias de calentamiento que ya estamos sufriendo.

También los ambientalistas están en contra, ya que temen (no sin razón) que un cambio en la estrategia de mitigación sea tratado como una luz verde para continuar emitiendo gases de efecto invernadero con pocos o ningún cambio en los patrones actuales de consumo y producción.

¿Se puede "tapar" el Sol para enfriar la Tierra? 36

Tendremos que esperar a los resultados de SCoPEx. En principio, el primer vuelo serviría de prueba para maniobrar el globo, examinar las comunicaciones y los sistemas operativos. En una segunda etapa se liberaría una pequeña cantidad de polvo de CaCO 3 a la atmósfera. Se desconoce la cantidad exacta que sería necesaria para enfriar de forma efectiva el planeta y sabiendo los riesgos sería precisa una colaboración internacional que hoy no se percibe.

No estamos en contra de ninguna investigación científica que ayude a la mejora del planeta, pero más que soltar químicos a la atmósfera sería más efectivo y rápido una conciencia global para cambiar las actividades humanas y nuestro sistema económico y de vida, directamente responsables de una buena parte del incremento de los niveles de dióxido de carbono y otros gases que generan el efecto invernadero. No somos optimistas por la clase política que tenemos y los multimillonarios intereses que la sustentan. Ya lo hemos hablado: O cambiamos o el planeta nos cambiará por la fuerza.

Lo más leído