Análisis » MuyComputer
[ Análisis ]
Win7 prestaciones y conclusiones

Win7 prestaciones y conclusiones

Hemos pasado muchas horas instalando y probando Windows 7 beta en ordenadores de distintos tipos y configuraciones. Le hemos buscado las cosquillas, le hemos seguido la corriente, hemos entrado hasta donde nos dejaba y comprobado punto por punto lo que nos ha venido contando Microsoft a lo largo de estos meses. Es la hora de hacer recuento.CompatibilidadUna de las principales preocupaciones que levanta un nuevo sistema operativo, sobre todo en el caso de Windows que habita en los discos duros de la inmensa mayoría de los ordenadores del planeta, es el de la compatibilidad. Quizás no sea un buen momento para poner a prueba un nuevo sistema operativo. Precisamente las versiones preliminares tienen como objetivo, entre otros, descubrir posibles problemas de compatibilidad. A pesar de todo quisimos poner a prueba a Windows 7 para ver cómo se portaba, a pesar de su inmadurez.La compatibilidad del hardware quizás sea el aspecto más delicado de este apartado. Los fabricantes son muchos y Windows 7 exige bastante de ellos. Utilidades como Device Stage requiere que los desarrolladores de hardware no sólo desarrollen los controladores necesarios (otra vez) para el funcionamiento de sus dispositivos con el nuevo sistema, sino también tienen que integrar las utilidades que permiten interaccionar con sus productos en un solo entorno. Esto presenta dos inconvenientes: el primero de recursos. Es posible que los grandes fabricantes quieran formar parte de la familia Device Stage e inviertan en esta solución, pero es posible que empresas menos importantes renuncien a esta posibilidad. En fin, que nos parece una iniciativa fantástica, pero que no sabemos cómo va a funcionar. En nuestras pruebas no conseguimos que Device Stage reconociera el hardware que instalamos, ni siquiera productos que supuestamente estaban soportados. Sin embargo es probable que para el lanzamiento haya una lista de dispositivos compatibles mucho más extenda que la actual. En lo que respecta a la compatibilidad del hardware de los ordenadores probados, no tuvimos excesivos problemas para poner en marcha los dispositivos más importantes. Como ya hemos comentado, la mayoría de problemas que tuvimos se solucionaron automáticamente. A pesar de ello quedaron sin detectar bastantes elementos, pero en general una compatibilidad espectacular para tratarse de una beta con casi un año de trabajo para desarrollar drivers para el lanzamiento definitivo.En lo que respecta al software no parece haber problemas aparentemente. Hemos probado distintas aplicaciones, desde Google Chrome hasta Openoffice.org pasando por Adobe Photoshop y Premiere Elements 7 (nos parecía lo adecuado) y no hemos encontrado demasiados problemas. Aplicaciones como Photoshop Elements se negaron a funcionar con Aero Snap, (no ocupaban la mitad de la pantalla verticalmente al "aplastar" la ventana contra los laterales de la pantalla) pero por lo demás el funcionamiento del programa era correcto.Habrá que esperar, también en este caso, que los desarrolladores introduzcan el código necesario para aprovechar las características de las ventanas y nueva barra de tareas de Windows 7. Chrome, por ejemplo, podía mostrar ventanas independientes en la previsualización de la barra de tareas, pero no mostraba las pestañas de forma independiente. Quizás el software que más problemas nos dio fue Internet Explorer 8. Se bloqueó varias veces y en otras ocasiones empezaba a generar pestañas de forma contínua ante un fallo de conexión. En este caso una vez más hay que considerar que se trata de una versión beta de un programa funcionando sobre un sistema operativo también beta.PrestacionesEl tema de las prestaciones también es delicado. En primer lugar hemos de aclarar que la licencia de la beta pública no permite que se publiquen resultados de test. En segundo lugar no hay que olvidar que se trata de una versión preliminar, que precisamente, como decíamos antes, se distribuye para detectar problemas en ella, que pueden ser también de rendimiento. Lo que queremos insinuar es que el apartado de prestaciones no tendría que ser importante en la presente prueba. Mucho más interesante es repasar las funciones y sus posibilidades, el rendimiento definitivo lo conoceremos en la versión final.En cualquier caso hemos instalado Windows 7 beta en máquinas utilizando arranque dual con Vista y comparado tanto con programas de pruebas de rendimiento como de forma subjetiva las prestaciones de uno y otro. Lo primero que hay que decir es que las prestaciones son similares. Windows 7 sobresale en algunos aspectos y en ciertas configuraciones. Por ejemplo el arranque del sistema, el tiempo para entrar en hibernación y suspensión y el de recuperación desde ese estado sí que han sido sensiblemente mejores en Windows 7.ConclusionesParece Vista, huele como Vista, sabe como Vista... Windows 7 no es un salto al vacío, no es una apuesta por una nueva filosofía. No hay cambios en el kernel (salvo para optimizarlo y racionalizarlo) no hay funciones revolucionarias, ni siquiera hay un cambio de filosofía. El UAC, aunque descafeinado, sigue estando ahí. El explorador de Windows sigue sin tener barra de menús, las ventanas siguen con esa transparencia tan mona... No hay un cambio radical, pero ¿es eso malo?Windows 7 planta firmemente sus cimientos sobre Vista. Por lo tanto las grietas y goteras que hubiera en el sótano siguen ahí. Pero la verdad es que los cimientos de Vista tampoco son tan malos. No hann cambiado significativamente desde NT 3.5 y llevan dando servicio al 90% de los ordenadores desde hace años. ¿Quiere decir esto que Windows 7 no es un gran lanzamiento? ¿No es un sistema operativo importante? Todo lo contrario.La revolución de Windows 7 es el punto de vista. Si el foco en Windows Vista era la seguridad a costa de lo que fuera, en esta última versión de Windows la mirada está puesta en el usuario de forma descarada. Los datos recogidos por los lamentos de los usuarios de Vista, las sugerencias en los distintos blogs y foros puestos en marcha por Microsoft y las potentes herramientas para recoger datos de miles de sistemas funcionando con Windows han dado sus frutos. Aunque el edificio y los cimientos siguen siendo fundamentalmente los mismos, la decoración y el mobiliario son distintos.El nuevo Windows es mucho más intuitivo y cómodo de usar, y no sólo por las buenas ideas y la forma intuitiva de realizar tareas relativamente complejas como configurar una red local o conectarnos por WiFi, sino por el "look and feel", las buenas sensaciones. En mi caso, por primera vez desde que me acostumbré a dónde estaban las cosas en XP, he sentido que las cosas estaban en su sitio, que sabía cuál era el siguiente paso.Volviendo a las prestaciones, no creo que tengamos que esperar cambios espectaculares. Lo importante es que todos estos detalles, todas estas nuevas funciones que hacen la vida más fácil al usuario (y por lo tanto requieren por parte del ordenador trabajo extra) son gratis. Es decir, el rendimiento no se resiente por todos los cambios introducidos. Por otro lado parece menos exigente con los requisitos hardware y eso le va a permitir entrar en el mundo de los netbook, una de las claras apuestas de Microsoft que podría incluso ofrecer una versión especial del sistema para estos ordenadores.En definitiva, la impresión general de este Windows 7 beta es espectacular. Increíblemente estable para ser una versión beta, todas las funciones anunciadas por Microsoft están ahí y funcionan bien, en ocasiones mejor que lo esperado. Pero no se trata de una revolución, no es un sistema operativo que vaya a apartar de sus adorados sistemas a los usuarios de Linux y Mac OS X, pero el usuario de Windows se encontrará como en casa. El juicio sobre los fallos detectados, tanto en Windows como en Explorer 8, y las incompatibilidades encontradas queda pendiente de la versión definitiva. Si los ingenieros logran solucionar estos problemas y ajustar aún más las prestaciones Microsoft tendrá un nuevo cliente (reincidente). Yo.Contenido del especial1. Test de Windows 7 beta 2. Instalación y primer contacto 3. Windows 7 y los usuarios 4. Multimedia, gráficos y energía 5. Prestaciones y conclusiones
3 comentarios0 shares
15/01/2009Gustavo de Porcellinis
Multimedia, graficos y energía

Multimedia, graficos y energía

Otro de los puntos en los que se ha concentrado el desarrollo del Windows 7 es el de mejorar el uso del ordenador para funciones concretas como la reproducción de contenidos multimedia y el diseñar nuevas funcionalidades que se adaptan al uso moderno de los ordenadores, como la conexión a televisores. Finalmente el ahorro de energía es otro de los puntos importantes, con un ojo puesto a la revolución de los netbook.Por lo visto hasta ahora, Windows 7 contiene muchas mejoras para que la experiencia de usuario sea más sencilla y agradable, que se tenga la sensación de tener todo a mano y que las tareas más habituales sean sencillas e intuitivas. Además de eso los desarrolladores de Windows han tomado buena nota de la evolución del uso de ordenadores y de los fabricantes de hardware.Una muestra de esta reflexión por parte de los responsables de Windows 7 son las mejoras realizadas tanto en el Media Player como el Media Center de esta nueva versión de Windows. En lo que respecta al primero se incorpora la beta de la versión 12, que ofrece una interfaz más clara y menos cargada que en la entrega anterior. Ahora se separa la reproducción de medios con la gestión de las librerías. Además mejora la reproducción a través de la red y es compatible con librerías de iTunes además de ofrecer una función muy interesante llamada Play To, que permite que podamos reproducir archivos en otros ordenadores o dispositivos compatibles con la Digital Living Network Alliance v1.5. Es decir, Windows funciona como una especie de mando a distancia a través de la red. Podemos hacer que la música de nuestro ordenador se reproduzca en otro que esté conectado, por ejemplo, a la cadena de múscia del salón. Una de las características más útiles es que el nuevo Media Player reconoce y es capaz de reproducir gran cantidad de formatos sin necesidad de descargar codecs (con poco éxito en versiones anteriores). Hicimos pruebas con MP3, audio ACC, Xvid y DivX, H.264... En la imagen podemos ver un trailer en formato H.264 y 1080p para cuya reproducción sólo tuvimos que descargarlo y hacer doble clis. El Media Center también incluido con Windows 7 es una nueva versión, con un rediseño general de iconos y entorno que se puede notar sobre todo en la imagen de "Now Playing" y las librerías de música o las de fotos. En este caso hay nuevos diseños de pases de fotografía. Ahora se incorporan todas las funciones del TV Pack. La pantalla y la tarjeta gráfica también han sufrido un repaso en Windows 7. En primer lugar se incluye DirectX 11 que ofrece, en línea con el resto de mejoras del nuevo Windows, un mejor aprovechamiento de la tarjeta gráfica. No hemos podido probarlo en juegos, ya que no disponemos de ninguno específico para esta versión ni tarjetas gráficas compatibles.Sin embargo, el manejo del entorno gráfico Aero en las tarjetas gráficas probadas ha sido siempre fluido. Incluso con varias ventanas sobre el escritorio (hemos llegado a superar las 100 de Internet Explorer con una tarjeta de 512 MBytes y 2 GBytes de RAM de sistema) la velocidad para abrir la última ventana fue la misma que para la primera. A través de la lista de ventanas del icono del Explorer de la barra de tareas, la previsualización ocultando el resto de ventanas ha sido casi instantáneo. Hemos podido seguir trabajando sin tener que sufrir el inquietante parpadeo del disco duro mostrando el funcionamiento de la memoria virtual. Por el lado del monitor, Windows 7 también ofrece avances, alguno bastante ingenioso. Si alguna vez hemos conectado nuestro ordenador a un televisor de gran tamaño y buena resolución, nos habremos dado cuenta que se hace difícil reconocer los iconos o leer las letras. Tanto unos como otros están perfectamente definidos y los veremos bien si nos acercamos, pero no a cierta distancia. Por otro lado si optamos por reducir la resolución perderemos calidad en otros elementos como imágenes o vídeos. La alternativa es mantener la alta resolución y configurar cada una de las aplicaciones para que aumente el tamaño de la fuente, lo que es muy engorroso. Windows 7 ofrece la posibilidad de aumentar el tamaño de iconos y texto hasta un 150 por ciento manteniendo sin embargo la resolución y la definición de las letras. Es decir, se mostrarán más grandes pero se aprovechará la resolución de la pantalla. Esto se hace además con unos pocos clics a través de la ventana de cambio de resolución accesible directamente al hacer clic con el botón derecho del escritorio. AntesDespués aumentado un 150%. La pantalla conserva la resolución. También se ha mejorado el control de monitores externos y auxiliares a los que podemos acceder de forma mucho más sencilla. Finalmente se ha incorporado un sistema de calibración que permite ajustar la calidad del color del monitor para que coincida con el medio que estamos visualizando. No se trata de una utilidad que pueda sustituir un programa profesional, pero resulta útil para aficionados a la fotografía o la edición.Otra de las funciones que nos ha impresionado son las utilidades de diagnóstico no sólo de problemas, sino también para mejorar las prestaciones del sistema tanto en rendimiento como en consumo de energía. En el primer caso podemos acceder a una utilidad que repasa las causas más comunes que pueden llevar a una disminución de la velocidad de funcionamiento del ordenador y corrige las que encuentre mal configuradas. La utilidad se llama Performance issues y puede accederse desde el ya mencionado Action Center a través de la opción Troubleshooting.Para los usuarios de portátiles, por otro lado, la duración de la batería puede convertirse en su principal problema. En este caso podemos utilizar dos sistemas para detectar posibles problemas que estén aumentando el consumo de energía. El primero se accede a través de la línea de comandos tecleando el comando Powercfg -energy que proporcionará un completo informe en formato html que podemos revisar para intentar solucionar por nuestra cuenta los problemas encontrados. Otra forma es una vez más acudir al apartado Troubleshooting del Action Center y pedir a Windows que explore el sistema para mejorar el consumo de energía. La primera vez que ejecutamos la utilidad con uno de los portátiles de pruebas, detectó problemas de consumo tanto del disco duro como de la terjeta inalámbrica y además bajó el brillo de la pantalla automáticamente. No tuvimos que hacer nada más. Con esto hemos terminado de dar un repaso general a las nuevas características de Windows 7. Por supuesto "bajo el capó" hay muchos más cambios, como la "reordenación" del núcleo, una gestión de memoria más eficaz y otras medidas que no pueden verse desde el escritorio, pero que contribuyen a que todo funcione. En el próximo apartado veremos si estos cambios se reflejan en un mejor rendimiento y qué conclusiones sacamos de nuestro contacto con Windows 7.Contenido del especial1. Test de Windows 7 beta 2. Instalación y primer contacto 3. Windows 7 y los usuarios 4. Multimedia, gráficos y energía 5. Prestaciones y conclusiones
0 comentarios0 shares
15/01/2009Gustavo de Porcellinis
Revoltec Webcam W1

Revoltec Webcam W1

Los productos de la gama Collector´s Edition de Revoltec se caracterizan por unos diseños muy en la línea de Apple. La Revoltec Webcam W1 se presenta como un dispositivo versátil y económico, perfecto para realizar videoconferencias. Es totalmente orientable y, gracias a un sistema de pinza, se puede sujetar a cualquier tipo de pantalla sin problemas.   En los primeros momentos con la Revoltec Webcam W1 nos llama la atención la calidad de construcción y la solidez del dispositivo, poco habitual en esta gama de precios. Los acabados son notables y no hay partes suceptibles de romperse o deteriorarse con el uso. Se ha optado por usar plásticos de alta calidad en color blanco (existe otro modelo idéntico en negro) y desde el principio da la sensación de ser un producto hecho para durar.    Ajustar el  anillo de enfoque nos permite mejorar la nitidez.   Merece la pena destacar el sistema imantado que une a la cámara con su base por su originalidad y eficacia. Permite orientar la cámara de forma sencilla en cualquier posición (tiene la resistencia justa para que no se mueva), incluso separarla de su base para situarla en cualquier sitio. Es una solución ideal para la parte más delicada de una webcam.   En la parte superior veremos un único botón que sirve para hacer fotografías a una resolución óptica de 1.280 x 1.024 píxeles (2.560 x 2.048 en el caso que nos interpolemos por software). También dispone de un anillo de enfoque que deberemos ajustar una vez decidamos la posición de la cámara.La Revoltec Webcam W1 captura vídeo a 640 x 480 píxeles (resolución óptica), suficiente para la mayoría de usuarios. Tiene un micrófono integrado aunque obtendremos mejores resultados con uno externo o el incluído en la mayoría de ordenadores portátiles.    La instalación es muy sencilla, Revoltec incluye drivers para Windows XP, 2000 y Vista, además de un software muy sencillo que nos permitirá grabar videos, tomar fotos y aplicar efectos divertidos a nuestras grabaciones. Divertido pero con una funcionalidad limitada. Curiosamente, a pesar de ser un producto que busca atraer a los usuarios de Mac, no incluye los drivers necesarios para esta plataforma (de todas formas hemos comprobado que  funciona usando unos genéricos para Mac OS X).   Hemos probado el dispositivo con las aplicaciones de videoconferencia más habituales Windows Live Messenger, Skype o Yahoo! Messenger sin problema alguno. Es recomendable ajustar bien el anillo de enfoque con el fin de obtener la máxima calidad de imagen. Como suele ocurrir con estos accesorios, será necesario que la estancia este razonablemente bien iluminada si queremos obtener una buena calidad de imagen.   En definitiva un producto sencillo, fácil de usar e instalar y con buena relación calidad precio (19,90 euros) recomendado para usuarios de ordenadores de sobremesa o portátiles sin webcam integrada que además de funcionalidad busquen un producto con un diseño cuidado. Lo distribuye en nuestro país Sistemas Ibertrónica.  
0 comentarios0 shares
15/01/2009Tomás Cabacas
Windows 7 y los usuarios

Windows 7 y los usuarios

Como ya hemos podido ver durante la instalación, el nuevo sistema operativo de Microsoft tiene como uno de sus objetivos el ser más cómodo y fácil de usar. Esto lo hemos podido ver en numerosos detalles, como el tratamiento de problemas y errores o la configuración de una red local doméstica para compartir archivos y recursos.Al instalar y utilizar Windows 7 hay un aspecto que pasa prácticamente desapercibido pero que al final y casi sin darnos cuenta hace que el uso sea más cómodo y permite que trabajemos con mayor rapidez: la discreción. Acostumbrados al contínuo goteo de mensajes de Vista e incluso de Windows XP, Windows 7 ha limitado las ventanas de advertencia y de error al mínimo. Y lo cierto es que es muy agradable.No se trata de un cambio en el núcleo, ni una mejor gestión de la memoria, ni el aprovechamiento al máximo de la tarjeta gráfica. Simplemente se ha aplicado el sentido común para hacernos la vida más cómoda, y se agradece.El nuevo UACUno de los engorros más famosos y denostados de Windows Vista ha sido el famoso User Access Control, un sistema que controla cualquier tipo de acceso a los archivos de sistema de Windows tanto por parte de aplicaciones como de usuarios. Toda acción de este tipo hace aparecer un mensaje del sistema, la pantalla se oscurece y Windows espera confirmación para seguir adelante. En realidad la medida está destinada a atajar los múltiples tipos de ataques que existen contra el sistema operativo más difundido del mundo cortando el posible problema de raíz. El problema es que haciéndolo Microsoft ha sacrificado la comodidad y en muchos casos la paciencia de los usuarios.En Windows 7 el UAC sigue presente, continua siendo para los desarrolladores del sistema la forma más eficaz de controlar posibles problemas de seguridad y de integridad del ordenador. SIn embargo en este caso tenemos la posibilidad de definir el nivel de control del UAC, podemos hacer que el Windows sea menos "pesado" preguntando constantemente sobre los cambios en el sistema. Disponemos de cuatro niveles distintos para el UAC de Windows 7.El primer nivel, el de menor grado de seguridad, y el resultado es que nos libra de todas las notificaciones del UAC. Es la configuración que hemos utilizado durante la instalación de los programas de prueba. Al hacerlo redujimos drásticamente el número de clics necesarios para instalar las aplicaciones y pudimos dejar al ordenador desatendido. Por defecto Windows establece un nivel de notificaciones UAC que sólo intervienen cuando los programas intentan realizar cambios en el sistema pero no cuando modificamos la configuración del sistema. El nivel de mayor seguridad pide confirmación de cualquier modificación de programas y configuraciones. El nivel que hara que los usuarios de Vista se sientan en casa... Pero Windows 7 no se conforma con la discreción del UAC, sino que también se ocupa de los mensajes de error. El sistema clasifica dichos avisos y si son críticos muestra una ventana de advertencia. En dicha ventana se recogerán todos los avisos importantes, por lo que no tendremos varias ventanas con mensaje preocupantes en pantalla sino simplemente una sola ventana que nos advierte que hay un determinado número de situaciones sin atender. En nuestro caso se mostró un mensaje que nos advertía sobre el problema con la conexión WiFi y en el mismo aviso se recogían otras advertencias relacionadas con la seguridad, como la no instalación del antivirus y del firewall.SI hacemos clic sobre Open Action Center accederemos al centro de control de acciones de Windows 7. La idea es que en esta ventana aparezcan todos los mensajes y tareas de Windows relacionados con el mantenimiento del sistema, problemas y tareas de seguridad y finalmente avisos sobre problemas (como el nuestro sobre la tarjeta WiFi) y acceso a posibles soluciones a los mismos. Podremos ver la lista de mensajes ordenados por importancia. En nivel rojo veremos los avisos críticos y en naranja los menos importantes.Para atender las situaciones de las que advierten los mensajes, simplemente haremos clic sobre el botón con la propuesta de solución y seguiremos las instrucciones. También podemos acceder a otras funciones si los problemas que tenemos no los ha detectado el sistema, como la solución de problemas generales y restablecer el sistema si el inconveniente es grave. El Action Center también permite que configuremos el comportamientos de los avisos, para conseguir una mayor discreción por parte del sistema operativo, tanto e caso de circunstancias de seguridad o de mantenimiento. Los mensajes de error no pueden ser modificados.Tratamiento de erroresLa opción de tratamiento de errores o Troubleshooting a la que podemos acudir desde el Action Center también es muy interesante. Podemos acceder a multitud de procesos predefinidos que nos permitirán solucionar los problemas más comunes, desde configurar la conexión a Internet o mostrar los efectos Aero, hasta solucionar problemas de prestaciones, tanto del Explorer como del sistema. Si hacemos clic en Check for performance Issues Windows 7 realizará una serie de comprobaciones y ajustes para aumentar la velocidad de funcionamiento. El sistema mostrará un informe con todas las comprobaciones y cambios realizados. Una función realmente interesante es a la que se accede al seleccionar Get Help from someone you trust que permite acudir a un experto o amigo para que pueda ayudarnos.El programa enviará una invitación a la persona que creemos que nos puede ayudar. Cuando ésta reciba la invitación tendrá la posibilidad de acceder a un escritorio remoto que controlará nuestro sistema. De esta forma podrá solucionar el problema a distancia abriendo programas, escogiendo opciones y en definitiva tomando el control total del ordenador.Para que el que vaya a ayudarnos tenga toda la información, podemos utilizar un programa realmente interesante llamado Problem Steps Recording. Se trata de una utilidad que podemos ejecutar y grabar todas las acciones que realizamos hasta provocar el error. Todos los pasos, movimientos de ratón, capturas de pantalla e información adicional se almacenan en un fichero que puede abrirse mediante el Internet Explorer. De esta forma el servicio técnico o el experto que hemos consultado tendrá toda la información en su mano. Se puede acceder a este programa tecleando PSR en el menú de inicio.Redes y HomegroupEl acceso a redes locales y la creación de grupos domésticos para compartir recursos es otro de los caballos de batalla de Windows 7. Lo primero que notamos si instalamos el sistema en un ordenador con tarjeta WiFi (y se instalan los controladores correctamente) es el icono de las conexiones inalámbricas en la zona de notificaciones de la barra de tareas (por cierto mucho más discreta y ordenada que en generaciones anteriores).Si queremos conectarnos a una red simplemente hacemos clic en el icono y elegimos la red a la que nos queremos conectar. Así de sencillo y rápido. El sistema nos pedirá que elijamos un tipo de red (doméstica, pública, o de trabajo) y Windows se ocupará del resto. Si al conectarnos a una red elegimos la opción de red doméstica, Windows 7 nos ofrecerá la opción de crear un Homegroup. Se trata de una red local doméstica en la que se facilita el compartir recursos como ficheros multimedia, documentos e impresoras. La sensación de sencillez es casi irreal, simplemente se seleccionan los contenidos que queremos compartir, el sistema nos proporciona una contraseña que usaremos en otros ordenadores y ya está. Un puñado de clics, nada más y tendremos creado un Homegroup. Si alguno ha tenido la experiencia de configurar una red local en versiones anteriores de Windows y ha intentado que funcione a la primera luchando contra el firewall de Windows, protocolos de red, permisos variados y otro buen puñado de problemas que aparecen como por arte de magia seguro que entiende esa sensación de irrealidad. No digamos aquellos que tuvieron que hacerlo con Windows 3.11 para trabajo e incluso en sistemas anteriores... El que otros equipos se unan al Homegroup es igualmente sencillo, con la única diferencia que el sistema pedirá la password en vez de proporcionarla. Una vez creado, podemos alterar algunas de las características del Homegroup, como el modificar el tipo de recursos que vamos a compartir, cambiar la contraseña y otros parámetros. Hay inconvenientes y uno muy importante: que esta utilidad no es compatible con otros sistemas operativos. Es decir, si creamos un Homegroup no podremos entrar en él con un ordenador que no tenga instalado Windows 7. Aunque ciertamente la facilidad de uso de este sistema encandila, la incompatibilidad puede echar para atrás a más de uno que no quiera actualizar todo el parque informático de su hogar a Windows 7. También hay que decir que es una de las reivindicaciones más escuchadas en el blog de desarrollo de Windows 7, por lo que podría ser que Microsoft escuchara el clamor popular y desarrollara el software necesario para que otras versiones de Windows y, por qué no, sistemas populares como Linux y Mac OS X pudieran entrar en el mundo Homegroup. Librerías Las librerías son otro de los conceptos acertados en Windows 7 que contribuye a una mejor experiencia de usuario. Este sistema permite crear carpetas distintas a las físicas y agrupar en una sola librería distintas carpetas que pueden estar en diversos discos duros locales o en otros lugares de la red. Esto permite tener centralizados los archivos de música, documentos y otros ficheros sin necesidad de mover las carpetas de un lado a otro. El funcionamiento es intuitivo, cuando abrimos una carpeta en el explorador de Windows aparecerá en la parte superior la opción Include in library para hacer que esa carpeta pase a formar parte de la librería que ecojamos. También podemos crear librerías nuevas. Para explorar más aspectos de la facilidad de uso de Windows 7 nuestra recomendación es... hacer clic con el botón derecho del ratón como locos. Ya hemos hablado de las jumplist, que nos permitirán, por ejemplo, acceder de forma rápida a un disco o a una librería si lo hacemos sobre el icono del Windows Explorer de la barra de tareas, si hacemos click con el botón derecho sobre una zona vacía del escritorio podremos acceder a funciones que antes requerían una larga navegación por los menús, como cambiar la resolución de la pantalla. Recomendamos una exploración de Windows 7 a base de clics del botón derecho, reserva sorpresas agradables. En el siguiente apartado veremos más impresiones de uso de Windows 7 beta y las conclusiones finales de nuestro test especial. Contenido del especial1. Test de Windows 7 beta 2. Instalación y primer contacto 3. Windows 7 y los usuarios 4. Multimedia, gráficos y energía 5. Prestaciones y conclusiones
0 comentarios0 shares
14/01/2009Gustavo de Porcellinis
Test de Windows 7 beta

Test de Windows 7 beta

Ya lo tenemos en el laboratorio, la beta de Windows 7, la primera versión oficial disponible para la prensa. Vamos a describir paso a paso desde la instalación y primeras impresiones hasta el análisis de todas las novedades. Para hacerlo hemos acudido a diversos equipos, entre ellos el espectacular HP TouchSmart IQ800 de 25 pulgadas de pantalla con capacidades multitáctiles que parece estar hecho a medida para Windows 7.   La espera ha sido larga, pero ya tenemos en el laboratorio la versión beta de Windows 7. Nos guste o no nos guste, este sistema operativo lleva veinticinco años marcando el ritmo del mundo de los ordenadores personales, protagonizando la evolución tanto del hardware como el software. Veinticinco años después de su primera versión, el 90 por ciento de los ordenadores personales de todo el mundo y un buen número de servidores funcionan con el sistema operativo de Microsoft. El último llegado, el Windows 7, no aterriza sin embargo en el mejor momento si tenemos en cuenta la imagen de este sistema operativo.    En parte por leyenda negra y en parte por méritos propios, el Windows Vista, la versión de Windows más segura según sus desarrolladores, ha terminado por cansar a sus usuarios. Altos requisitos de hardware, excesivo celo en la seguridad y otros factores han deteriorado la imagen del sistema, hasta tal punto que incluso han surgido movimientos para la supervivencia de su antecesor, el Windows XP. Windows 7 llega con la vocación de mejorar en todo a su antecesor y con dos compromisos firmes: el que pueda funcionar correctamente en los netbook, los ordenadores de moda, y que todo lo que funciona en Vista va a funcionar en Windows 7.    Mucho se ha podido leer en la Red y en la prensa especializada sobre Windows 7, desde el PDC del pasado año Internet se ha poblado de versiones no autorizadas, milestones de distinta numeración y más recientemente versiones beta distribuidas por redes P2P antes de su lanzamiento oficial. Los escépticos que lo han visto en marcha se han apresurado a asegurar que es un Vista con algún retoque, que tiene un rendimiento pobre o que su aspecto es imitación de alguna distribución de Linux o incluso de Mac OS X. Los fans por su parte han puesto sobre la mesa pruebas en las que se demostraba una velocidad de arranque mayor y una mejor gestión de los recursos como la batería. En MuyComputer hemos decidido esperar a que estuviera a disposición la primera versión oficial para decir nuestra opinión, y poco a poco os la iremos contando en este artículo especial.       En los próximos capítulos intentaremos abarcar todas las funcionalidades nuevas del sistema con un ojo puesto a la mejora que supone frente a XP y a Vista. Hay que advertir que por las condiciones de la licencia no se pueden publicar resultados de pruebas estándar, pero alguna pista daremos. También es necesario tener en cuenta que se trata de una versión beta, que aún está en fase de desarrollo, detalle que tendremos en cuenta en esta prueba. Hemos tenido la ocasión de instalar el sistema en distintos ordenadores para probar distintas configuraciones y tipos de PC. Sin más os invitamos a descubrir con nosotros el nuevo Windows 7.   Contenido del especial   1. Test de Windows 7 beta 2. Instalación y primer contacto 3. Windows 7 y los usuarios 4. Multimedia, gráficos y energía 5. Prestaciones y conclusiones  
0 comentarios0 shares
12/01/2009Gustavo de Porcellinis
Win 7: instalación y contacto

Win 7: instalación y contacto

Para la prueba del nuevo Windows 7 en su versión beta vamos a seguir en primer lugar los pasos de una primera instalación para transmitiros impresiones, aciertos y problemas en el proceso. En esta primera parte del análisis del nuevo sistema también os contaremos las primeras impresiones de los primeros minutos de Windows 7 en el ordenador.   Para la llegada de Windows 7 al laboratorio de MuyComputer teníamos preparada una recepción especial, reservada a los visitantes ilustres. Un lugar privilegiado en la mesa más despejada del laboratorio (cosa harto difícil) esperaba el primer equipo escogido para la experiencia. No podía ser otro que el HP TouchSmart IQ800, un ordenador de sobremesa todo diseño y todo pantalla multitáctil de 25 pulgadas que según todos era el equipo ideal para probar en todo su esplendor las posibilidades del nuevo sistema. Quedarán para más adelante la instalación en configuraciones más modestas para poner a prueba la pretendida economía en requisitos hardware que promete el ordenador. También veremos en portátiles si es cierto que este Windows gasta menos batería.    La instalación   Antes de la instalación tuvimos que preparar una partición para que el sistema pudiera convivir con el Windows Vista del ordenador de HP. Solución ideal para poder comparar el funcionamiento de uno y otro sistema sobre el mismo hardware. Gracias a que las nuevas herramientas de administración de discos de Vista lo permiten, no tuvimos problemas en reducir la partición del sistema original y "hacer un hueco" a Windows 7. Luego pusimos en marcha el DVD de la instalación. Para conservar la versión antigua de Windows elegimos la instalación Custom, que permite seleccionar una partición en la que instalar el sistema.    La primera impresión es que se ha simplificado muchísimo la instalación. El programa es mucho menos "preguntón" que en anteriores versiones, toda una declaración de intenciones para el nuevo sistema. En cinco pasos la instalación ha finalizado. Un detalle útil es que en la parte inferior de las ventanas de instalación se muestra el progreso de la misma, para que podamos ver siempre cuánto hemos avanzado. Según Microsoft si la instalación encontrara un problema de hardware como la ausencia de un driver, no se dentendría sino que haría una pausa hasta que se cargaran los nuevos controladores y ésta se reanudaría a continuación. No fue nuestro caso con el TouchSmart, por lo que el proceso siguió adelante como la seda.      Primer arranque y primeros problemas   Finalmente pudimos ver el escritorio de WIndows 7 por primera vez (con un fondo de pantalla que nos apresuramos a cambiar) tras unos 30 segundos de espera aproximadamente. El primer problema que encontramos fue que importante. Windows no reconoció el controlador WiFi y no pudimos conectarnos a Internet. Los gadgets preinstalados de lector de noticias y la información del tiempo eran testigos desoladores de que estábamos aislados. No solo eso, sino que una excursión al nuevo y atractivo gestor de dispositivos y comprobamos que varios de ellos lucían un preocupante icono con exclamación. Pulsamos con el botón derecho sobre ellos e intentamos solucionar el problema seleccionando la opción Troubleshoot. Sin conexión a Internet Windows 7 pudo hacer poca cosa, intentó reinstalar los controladores de los que disponía sin éxito.    El problema era evidente, había intentado utilizar controladores genéricos. Es lógico pensar que en el paquete de una versión beta no se incluya una librería extensa de controladores. Por lo tanto extendimos un cable ethernet hasta el router a la vieja usanza y volvimos a intentar la opción Troubleshoot con el componente Network Controller que tenía todas las papeletas de ser nuestra pobre WiFi ignorada por Windows. Esta vez, y como habíamos previsto, Windows 7 nos mostró una ventana con información de dónde descargar los controladores correspondientes, un enlace a la página del fabricante y datos sobre el controlador que teníamos que buscar.  Pudimos ver otra de las funciones  de la nueva barra de tareas en acción. Cuando localizamos y pusimos en marcha la descarga del controlador, sobre el icono de Internet Explorer se mostraba la barra de progreso de la descarga que se estaba realizando. Eso sí, no pudimos ver la previsualización de ventanas de Explorer sino una triste lista de nombres de las instancias del navegador. Algo fallaba en el controlador de vídeo, como veremos más adelante. Una vez descargado el controlador e instalado, la red inalámbrica comenzó a funcionar perfectamente. Nos pareció un buen ejemplo de la nueva filosofía de Windows 7, el proceso fue totalmente intuitivo y siempre había un paso lógico que dar a continuación.    Más problemas tuvimos con el controlador de vídeo, con el que el gestor de dispositivos no podía hacerse. El problema es que desde el elegante gestor de dispositivos de Windows 7 aparentemente no podíamos acceder a la información completa del dispositivo o controlador. Así que acudimos al buscador para ver si seguía ahí escondido nuestro viejo amigo el Device manager (el administrador de dispositivos) de toda la vida y comprobar a mano de qué dispositivos se trataba y por qué no eran detectados.       El truco consiste en ir al dispositivo no detectado, hacer clic con el botón derecho, propiedades, ir a la pestaña Details y acudir a los Hardware Ids para localizar el código del dispositivo y fabricante. Luego sólo hay que ir a Google y localizar el controlador. Una tarea laboriosa pero ya hemos dicho que es normal que esta versión beta no disponga de una base de datos de controladores extensa. Para la terjeta gráfica sin embargo tuvimos que utilizar una tercera vía. Al no conseguir instalar los controladores a través de la información del Device Manager buscamos directamente en la página de NVIDIA información sobre controladores de Windows 7. Ahí encontramos un documento en el que se recomendada utilizar Windows Update.   NVIDIA ha proporcionado a Microsoft a través de dicho servicio todos los controladores necesarios. Una vez instalado el controlador de vídeo correspondiente pudimos disfrutar de Aero en todo su esplendor con sus nuevas funciones de sacudida y disposición de ventanas disponibles también a través de la pantalla táctil como veremos más adelante. Un detalle, el UAC no dio demasiados problemas pero apareció para advertirnos siempre que intentábamos instalar el controlador. El driver de la pantalla multitáctil de nuestro HP TouchSmart IQ800 no dio ningún problema por otro lado aunque tuvimos que descargar el controlador del fabricante del panel.    En resumen las tareas de instalación arrojaron como resultado una notable compatibilidad con el hardware aunque aparentementa hayamos relatado lo contrario. Hay que tener en cuenta que se trata de un ordenador recién presentado y que sólo dio problemas con un puñado de controladores que tuvimos que actualizar. La resolución de problemas a ese respecto fue bastante intuitiva en casi todos los casos y en definitiva en pocos minutos estaba todo funcionando correctamente.   La barra de tareas más esperada   La nueva barra de tareas de Windows se ha convertido casi en un símbolo de los cambios de este nuevo sistema. Los iconos de la misma son grandes y vistosos (pueden reducirse con el menú de propiedades) y tienen dos funciones. Por un lado indican los programas que tenemos abiertos, y por el otro podemos dejar fijos en ella los iconos de los programa que más utilicemos para tener un acceso más fácil a ellos. Si el icono muestra un programa en ejecución el color del fondo del mismo cambiará, "cobrará vida". Al pasar el cursor sobre un icono con programas en memoria, mostrará las instancias programa en ejecución. En el caso del Internet Explorer muestra no solo las ventanas por separado sino también las pestañas.   Desde la barra de previsualización de las ventanas podemos cerrarlas haciendo clic en el icono correspondiente. También podemos aislarlas y que se muestren en el escritorio haciendo desaparecer a las demás con solo pasar el cursor sobre la previsualización. Si hacemos clic sobre una de ellas obviamente la abriremos. Si utilizamos el botón derecho del ratón, podremos acceder a la Jumplist (también accesibles desde el menú inicio). En éstas podremos acceder directamente a los archivos más utilizados y a las funciones principales del programa en cuestión. Las Jumplist tienen distinta configuración dependiendo del programa a la que pertenezcan.    Un sistema multitáctil   El iPhone ha creado escuela y Windows 7se ha convertido en alumno aventajado. Una vez instalado el controlador de la pantalla multitáctil pudimos jugar con las funciones del sistema operativo preparadas para ello. Con el entorno Aero funcionando perfectamente nos dispusimos a probar todas sus posibilidades abandonando el ratón en una esquina y toqueteando la pantalla. Primero las funciones "monotouch", es decir, con un solo dedo.   Aero ofrece la posibilidad de gestionar las ventanas de una forma novedosa. Arrastrando la tentana y "aplastándola" contra el lado derecho o izquierdo hace que la ventana ocupe y se quede anclada a la mitad derecha o izquierda de la pantalla. Si "sacudimos" la ventana, las otras ventanas del escritorio se "caerán" y se minimizarán. Si "aplastamos" la ventana contra la parte superior ésta se maximizará.    También pudimos ver cómo funcionaba la función de mostrar el escritorio. Ya vimos que al pasar el cursor del ratón sobre una ventana previsualizada en la barra de tareas el resto de las ventanas se ocultarán, pero sin cambiar el foco, es decir, sin cambiar de ventana activa. También podemos hacer que se oculten todas las ventanas para "echar un vistazo" al escritorio (Aero Peek) llevando el cursor del ratón (en este caso, el dedo) al extremo derecho de la barra de tareas, sin hacer clic.Windows 7 hace que todos los programas instalados (por lo menos los que pudimos probar, incluyendo los ya disponibles como Paint o Explorer hasta Firefox y Openoffice.org) funcionen con el entorno multitáctil. Por lo que pudimos aumentar y reducir el tamaño del contenido de la ventana (hacer o deshacer zoom) separando o juntando dos dedos puestos sobre dicha ventana o rotar en el caso de que la aplicación lo permita las imágenes moviendo los dedos en círculo. La respuesta fue inmediata y realmente disfrutamos de las posibilidades del nuevo sistema en este sentido (estuvimos horas jugando con esto).   Otra función que experimentamos con el Multitouch inspirada en el iPod y otros sistemas parecidos fue la inercia al hacer scroll de pantalla. Es decir, si pulsamos en una ventana que contiene un documento que ocupa un espacio mayor que esa ventana podemos hacer scroll en todas direcciones solamente deplsazando el dedo sobre la pantalla. Si desplazamos el dedo rápidamente y lo levantamos, el scroll seguirá hasta que pulsemos nuevamente en la pantalla o hasta que llegue al límite del documento. Esto provoca un efecto de inercia muy interesante y bastante útil para listados largos, como en la lista de contenidos del nuevo Media Center (también incluido en la instalación de Windows 7).       El resumen de las primeras impresiones del entorno gráfico es francamente positivo. La combinación de las nuevas posibilidades del entorno Aero con la nueva barra de tareas son interesantes, y mucho más intuitivas de lo que pueda parecer. En ese sentido sí es cierto que en Microsoft se han acercado un poco a los sistemas Mac, ya que el usuario poco experimentado no tendrá problemas en entender cómo funciona el control de estas funciones a los pocos minutos de uso. Mucho más en una pantalla táctil.   Como usuarios experimentados de Windows tampoco nos sentimos fuera de lugar. Incluso alguno se mostraba decepcionado de que su manejo fuera tan similar a Vista. Ahí estaba el controlador de dispositivos y el manejo de los programas y de las ventanas es el mismo. Sólo se han añadido nuevas posibilidades que al ser intuitivas sinceramente no molestan. A falta de hacer un estudio estadístico riguroso, la media de personas que se acercaron a la pantalla del IQ800 no tuvieron problemas y encontraron el entorno agradable.    Contenido del especial   1. Test de Windows 7 beta 2. Instalación y primer contacto 3. Windows 7 y los usuarios 4. Multimedia, gráficos y energía 5. Prestaciones y conclusiones    
5 comentarios0 shares
12/01/2009Gustavo de Porcellinis
160 capturas de Windows 7

160 capturas de Windows 7

La página especializada Softpedia ha publicado un "tour" gráfico por la última versión pre-beta de Windows 7, la 6956, en el que podemos ver muchas de las propuestas gráficas de los desarrolladores de Microsoft para el nuevo sistema. Dentro de las imágenes que podemos ver encontramos capturas con el efecto Aero activado y desactivado y funciones avanzadas como la librería o el sistema de creación de redes locales HomeGroup.   Tal y como informan los compañeros de MuyWindows, la página web especializada Softpedia ha publicado un interesante artículo en el que muestran nada menos que 160 imágenes de la última versión pre-beta de Windows 7. Según lo que comentan los autores del artículo, las capturas fuern realizadas gracias a una máquina virtual y en todo momento las prestaciones fueron satisfactorias y Windows no dio ningún problema. Se quejan de cierta falta de identidad gráfica que lo destaque de Vista, sobre todo con Aero desactivado, aunque en esta versión están activadas todas las funciones que se han podido ver en anteriores presentaciones, como la nueva barra de tareas y otras funciones avanzadas.    De la galería que se muestra las conclusiones que se pueden sacar es que la versión está bastante madura y quedan pocos flecos por pulir para el lanzamiento de la versión beta que se prevé para principios de 2009. Se han liberado todas las funciones ocultas hasta ahora y por lo que se puede ver todas parecen funcionar sin problemas. Uno de los detalles que se han podido observar es la nueva pantalla de arranque del sistema.   Esta es la lista de capturas de imagen de Softpedia.    
0 comentarios0 shares
15/12/2008Gustavo de Porcellinis

Firefox 3: a comerse el mundo

La versión final de Firefox 3 "Gran Paradiso" ya está con nosotros, y lo hace acompañada de pequeñas y grandes mejoras tanto a nivel interno (con una gestión de memoria mucho más eficiente) como externo. Nuestro veredicto: formidable. De hecho, tras haber podido analizar su funcionamiento en gran número de versiones previas, Firefox 3 ya es casi un viejo conocido cuyas mejoras en la interfaz son muy importantes.   Mucho ha llovido desde que la organización Mozilla Foundation presentara su famoso Firefox 2.0 "Bon Echo": aquel 24 de octubre de 2006 tuvimos la oportunidad de acceder a algunas características realmente importantes que luego se fueron contagiandoa  otros desarrollos similares. Por ejemplo, la restauración de las sesiones de usuario, que nos permitían recuperar todas las pestañas que teníamos abiertas tras el cierre voluntario o involuntario (por un cuelgue del SO normalmente). El gestor de motores de búsquedas y el soporte de feeds RSS lo colocaron entonces como un excelente navegador, que sin embargo se veía afectado por algunos problemas, siendo el más polémico y debatido el de la gestión de memoria.Ese apartado ha centrado muchos esfuerzos por parte de Mozilla Foundation, cuyo equipo de desarrolladores ha logrado que Firefox 3 se comporte mucho mejor en este apartado. Sin embargo, esta ha sido sólo una porción de la realidad que nos presenta Firefox 3, y que con mejoras en virtualmente todos los apartados se sitúa como un navegador que sigue respondiendo las peticiones de los usuarios. Así lo demuestran los cambios realizados en la barra de direcciones, la gestión de complementos o la propia gestión de favoritos.   Para este análisis nos hemos basado en un excepcional documento de Deb Richardson, una programadora del equipo de Mozilla Foundation encargada de esta versión. Ese desglose de las características y novedades de Firefox 3 sirve como guión para este análisis, al que aportamos nuestros propios puntos de vista.   Gecko se hace mayor   Una de las principales novedades internas de Firefox 3.0 es la presencia del nuevo motor de renderizado de Mozilla Foundation, Gecko 1.9, que entre otras cosas hace uso de la librería de gráficos Cairo para todos los elementos visuales que se "dibujan" durante las sesiones con el navegador. Los usuarios de Linux ya conocemos Cairo por su implicación en varios proyectos relacionados con las interfaces visuales en este sistema operativo, pero su aplicación a Gecko para el renderizado de páginas web es toda una novedad, y muy importante.   Junto a esa importante inclusión de Cairo, en Gecko 1.9 existe un mejor soporte de estándares web, y de hecho la utilización de este motor permitió a Firefox 3 pasar los tests Acid 2 que evalúan el soporte de tecnologías y lenguajes utilizados en Internet. La puntuación en el test Acid 3 aún no es perfecta (71/100 cuando hicimos las últimas pruebas), pero es muy probable que se logre superar dicha prueba durante alguna de las versiones de la rama de Firefox 3.    Sin embargo, existe una pequeña desventaja de la inclusión de Cairo como librería gráfica en Firefox 3.0: es tan novedoso que los sistemas operativos "obsoletos" de Microsoft no podrán funcionar con Firefox 3. Cairo no es compatible con Windows 95, 98, Me o Windows NT, por lo que si usáis alguno de estos SSOO, no podréis utilizar Firefox 3.0 normalmente. Lo mismo ocurre con los usuarios de Mac OS X: sólo aquellos con Mac OS X 10.4 o superiores podrán hacer uso de este navegador, tal y como se especifica en los requisitos de sistema que Mozilla publicó ya hace tiempo.   Un navegador "sostenible"   Ahora está muy de moda tratar de desarrollar e implantar tecnologías de forma que sean respetuosas con el medio ambiente y que beneficien el futuro de los recursos en las que se basan. Y algo así le ha sucedido a Firefox 3, que ha corregido en gran medida su excesivo apetito por la memoria de nuestro ordenador y que gracias a una nueva función de gestión de memoria llamada jemalloc consigue reducir el consumo de memoria de forma notable.    Todo el fundamento de este gestor y de sus resultados en Firefox 3 está explicado de forma detallada en un post de uno de los desarrolladores de este navegador, que en su blog llamado Paulov describe como la fragmentación de la memoria era uno de los problemas por los cuales las anteriores versiones eran demasiado "glotonas" con ese recurso. El nuevo jemalloc reduce esa fragmentación, y junto con esta mejora se añaden otras que afectan a las referencias entre objetos ("ciclos"), los periodos de expiración de las cachés o la forma en la que se almacenaban los datos de formatos gráficos. Todos esos cambios han permitido que Firefox 3.0 llegue a utilizar hasta un 60% menos de memoria que su predecesor según los tests de este desarrollador, una cifra impresionante que hará que las críticas en este apartado desaparezcan por fin.    Los buenos resultados de Paulov fueron luego confirmados por un estudio de John Resig, que en su blog analizó el comportamiento de la gestión de memoria de varios navegadores, y que comprobó que Firefox 3.0 era en todos los apartados de sus pruebas el que mejor se comportaba con diferencia.   Un sinfín de novedades   La evolución de muchas de las características de este navegador ha sido sorprendente: cuando uno cree que la usabilidad es excelente, llegan los desarrolladores de Firefox a demostrarnos que en realidad todo era muy mejorable. En Firefox 3.0 existen cambios notables en algunas de las utilidades más importantes, todos ellos destinados a hacer que nuestro trabajo con este navegador sea más rápido y más eficiente. He aquí las novedades más destacables:   1. Gestor de complementos: el nuevo centro de control de complementos en Firefox (extensiones, temas y plugins) nos lo pone todo mucho más fácil: al seleccionar dicha opción nos encontraremos con una ventana que es similar a la de la versión anterior pero que aporta un nuevo menú: el que permite instalar complementos directamente. La integración de este gestor con el sitio web de complementos de firefox (AMO) es perfecta, de tal forma que es posible realizar búsquedas de complementos e instalarlos directamente desde esa misma ventana, y no desde una página web separada. Tras instalar una nueva extensión o cualquier otro complemento se nos dará la opción de reiniciar Firefox 3 en ese momento para que se activen los cambios, y precisamente las nuevas extensiones y complementos aparecerán destacados con un fondo amarillo, de forma muy similar a como los programas recién instalados también pueden mostrarse con fondo especial en el menú de inicio de Windows XP y Windows Vista.    2. Marcadores: otro apartado con cambios muy importantes es el que afecta a los marcadores. La primera novedad la encontramos en la barra de direcciones, donde habitualmente encontrábamos el icono RSS si es que la página web era susceptible de ser "sindicada" mediante este estándar. Sin embargo, ahora encontramos otro pequeño elemento, una estrella que nos permitirá guardar esta página en una carpeta especial de Marcadores no ordenados.   Esta funcionalidad nos da la oportunidad de ir salvaguardando los marcadores de una forma mucho más rápida, y luego organizarlos accediendo a la opción Marcadores/Organizar marcadores. Si lo hacemos accederemos al llamado Catálogo, una representación de todos nuestros marcadores organizados en las carpetas que tuviéramos definidas, pero además contaremos con esa carpeta tan especial llamada Marcadores no ordenados en la cual se encuentran todas las páginas que hemos ido marcando con esa estrella. En ese momento podremos mover esos marcadores a carpetas específicas, dejarlos ahí o incluso borrarlos, lo que hace la gestión de marcadores muy cómoda.  Si en lugar de pulsar una vez sobre la estrella pulsamos dos veces con el ratón nos encontraremos con una ventana de marcadores en la cual sí que podemos modificar el nombre del marcador, la carpeta de marcadores en la que queremos introducirlo (con posibilidad para crear nuevas carpetas) y, atención, el campo Etiquetas. Este campo nos permite introducir los famosos tags a cualquier marcador que nos guardemos en Firefox, y será de mucha utilidad a la hora de trabajar con un gran número de marcadores. Por ejemplo, podremos crear Carpetas inteligentes abriendo el organizador de marcadores e introduciendo cualquier tag que hayamos utilizado para identificar a ciertos sitios web en el campo de búsqueda de esta ventana. Los resultados de dicha búsqueda podrán ser almacenados como una nueva carpeta, una forma muy interesante de trabajar y organizar los marcadores.   3. Gestor de descargas: nunca me ha convencido demasiado el gestor de descargas de Firefox, pero es evidente que sus desarrolladores se han esforzado para mejorar muchas de sus prestaciones. Lo más importante es la posibilidad de pausar y continuar las descargas que tenemos pendientes, una prestación importantísima para evitar sustos si la sesión acaba de forma inesperada y que también es muy útil si simplemente queremos apagar el ordenador para continuar con nuestro trabajo y con las descargas pendientes en otro momento.    En la ventana de descargas aparece ahora información más clara, que incluye el nombre del archivo en una tipografía de mayor tamaño que el resto de datos, además de su tamaño y de la web de la que procede la descarga, datos que nos permitirán rescatar una descarga que no teníamos muy bien situada. El buscador de descargas que está integrado en el gestor también es una ayuda importante, y ahora podremos por ejemplo acceder a la dirección de descarga del fichero en cuestión.    Otro cambio muy interesante es la información que Firefox 3.0 aporta de las descargas en todo momento: en la parte inferior de la ventana nos encontraremos con un mensaje que nos indicará en cada momento cuántas descargas hay activas, y el tiempo estimado para que terminen todas ellas, algo que evita que tengamos que tener abierta permanentemente la ventana de descargas y que da acceso rápido a estos datos.   4. Historial: el nuevo gestor del histórico de sitios y páginas web que vamos visitando ha evolucionado y de hecho se ha interado en la barra inteligente de direcciones, de la que hablaremos más adelante. Pero lo cierto es que el historial no sólo nos recuerda qué hemos visitado, sino que además muestra esos pequeños favicons que se muestran a la izquierda de la dirección y a la izquierda de los títulos de las pestañas con los logos de las páginas web que visitamos.    Otro apartado interesante del historial es su inclusión en el Catálogo de Firefox 3, o lo que es lo mismo, en el gestor de marcadores. En la parte superior de la barra lateral izquierda encontraremos un acceso directo al historial, desde el cual luego podremos incluir etiquetas a esos sitios visitados, para por ejemplo incluirlos como marcadores permanentes y no como meros enlaces registrados en el historial. A partir de ahí podremos realizar búsquedas por esas etiquetas o por términos clave (incluidos, por ejemplo, los nombres de dominio, que también se registran en el historial) . El máximo número de días que podemos guardar en el historial ha pasado ahora de 9 a 90 días, nada mal.   5. Protección ante malware y ante el phishing: los sitios web con malware son aquellos que mediante nuestra visita tratan de instalar en nuestros ordenadores cualquier tipo de software no deseado (incluido virus, troyanos y un largo etcétera de código de tipo malicioso). Firefox 3 dispone de un registro de sitios malware (al que nosotros mismos podemos contribuir), y cuando detecta que visitamos uno de estos sitios nos avisa de que se trata de una página peligrosa. Eso sí, si queremos ignorar las advertencias podemos seguir haciéndolo.    Lo mismo ocurre con la protección ante el phishing. Esta técnica trata de engañar a los usuarios a través de correos electrónicos y páginas web de servicios de todo tipo.  Eso sí, las páginas normalmente tienen mucha relación con transacciones económicas, como bancos, portales de subastas (eBay), o servicios de pago electrónico (PayPal).  Firefox 2 ya nos protegía de este tipo de contenidos, pero ahora el aviso es mucho más patente, con un aviso muy similar al de los sitios con malware, y se presenta cuando entramos a una página que las bases de datos de Firefox tienen registradas como origen de ataques de phishing.   6. Gestor de contraseñas: una de las mejoras más interesantes del nuevo gestor es la que nos evita la presencia de ventanas tipo pop-up para preguntarnos si queremos que Firefox recuerde esa contraseña. En lugar de aquella ventana, en Firefox 3 nos aparece una barra integrada en la parte superior (similar a la que nos avisaba de que se bloqueaba una ventana de publicidad) desde la cual podremos acceder a las opciones tradicionales: recordar la contraseña, no recordarla nunca, o no recordarla en ese momento.      Además de eso cuando accedemos al gestor de contraseñas en sí nos encontramos con la opción de buscar y filtrar esas contraseñas, de modo que sea fácil encontrar la deseada más rápidamente.    Esta opción no estaba disponible en Firefox 2, y con una larga lista de contraseñas era más complicado encontrar rápidamente aquella que estábamos buscando.   7. Identificación de sitios web: cualquiera que utilice Firefox 3 se dará cuenta de que a la izquierda de la URL aparece el favicon tradicional (y si no lo tiene, un favicon estándar) pero además de eso este favicon aparece inmerso en una pequeña zona sobre la que podemos hacer click. De hecho, el color de esa pequeña zona que rodea al favicon será de tres colores distintos: gris, azul o verde, que indican los distintos grados de identificación y certificación que proporcionan.    Si pinchamos en esa zona nos encontraremos con una pequeña ventana que nos mostrará si el sitio web proporciona información propia de identificación, y si por ejemplo las transacciones que realicemos en el sitio web visitado están cifradas. Si se nos muestra un botón gris significará que la comunicación no está cifrada, y por lo tanto es una buena forma de comprobar en un momento que dicho sitio no es fiable a la hora de realizar transacciones económicas.    Los sitios con un icono de color azul están verificados y de hecho disponen de certificados propios que utilizan para que la conexión, que además está cifrada, sea lo más segura posible entre ambos extremos. la diferencia entre el icono azul y el verde es que en el azul hay un pequeño riesgo, ya que aunque la conexión esté cifrada y dispongamos de un certificado que garantiza que el sitio hace uso de transferencias seguras, lo que no podemos saber es quién es el propietario real de ese dominio que estamos visitando. En el caso de los iconos verdes, el sitios web está utilizando uno de los nuevos Extended Validation Certificate (EV), que imponen un proceso de identificación más riguroso que debe dejar fuera de toda duda la autenticidad y seguridad del servicio.       Además de eso existe un color amarillo, que indica que hay algún tipo de problema con el certificado de identidad que se está utilizando. En esos casos puede que el certificado haya caducado o que se trate de certificados de identidad autofirmados, que no tienen porqué tener nada malo en sí mismos, pero que aunque puedan tener información real, Firefox nos avisa de que dichos certificados no han sido validados. Como indica esta extensa explicación de este apartado de Firefox, muchos sitios usan este tipo de certificados con el propósito de poder establecer conexiones seguraas a un servidor, sin que haya nada malo en dichas transferencias. Por esta razón Firefox 3 permite añadir excepciones en sitios que nosotros sabemos (o creemos saber) que no tienen peligro alguno. Por último tenemos el icono en colores rojos, que es el mismo que aparece en el sistema de protección ante malware y phishing, y que también nos protege de sitios que podrían ser el origen de ataques a nuestra máquina.   8. Barra de direcciones inteligente: la barra en la que introducimos las direcciones es ahora mucho más interesante, ya que permite recordar direcciones URL de todo tipo con la introducción de términos que estaban en el título o formaban parte de la URL. Si no nos acordábamos de toda la URL pero sabemos alguna palabra del título de la página o parte de la dirección, podremos comenzar a introducirlos en esta barra de direcciones, lo que hará que se muestren los resultados de la búsqueda que se contrasta con el historial de navegación.    Como hemos comentado en el punto 4, el nuevo Historial está integrado con esta barra inteligenete, y su potencia queda de manifiesto en este tipo de prestaciones. En los resultados se muestran además tanto las etiquetas como la estrella marcada que indica que tenemos ese enlace como un marcador más si es el caso. Simplemente fantástico.   9. Temas: una de las promesas del equipo de desarrolladores de Mozilla Foundation era la de que Firefox 3 se adaptaría perfectamente a los estilos visuales de los sistemas operativos con los que sería compatible. Esto significa que su aspecto variaría según lo utilizásemos en Windows XP, Windows Vista, Mac OS X o Linux (tanto GNOME como KDE).    Y así ha sido, tal y como demuestra este excelente documento en el que el autor explica cómo todos los botones ventanas y tipos de mensaje se ajustan a cada interfaz visual, haciendo que Firefox 3 se integre a la perfección con el sistema operativo con el que estamos trabajando.   10. Otras mejoras: como indicamos, el documento original en el que nos hemos basado contiene un buen número de características adicionales que podremos encontrar en Firefox 3 y que son también destacables, como sucede con los controles parentales (que trabajan conjuntamente con Windows Vista), los gestores de protocolos que se encargan de asociar cada tipo de documento o archivo con su aplicación, y las mejoras en apartados como el aspecto de las pestañas, la gestión de plugins o los nuevos sistemas de renderizado de fuentes.    Os recomendamos echarle un buen vistazo al documento de Deb Richardson para analizar más en profundidad todas estas mejoras, quizá menos patentes en las sesiones de navegación pero que también representan una evolución muy positiva de un navegador cada vez más completo.   Conclusiones   Este repaso a algunas de las mejoras más importantes de Firefox 3 deja bien claro que el esfuerzo de sus desarrolladores ha valido la pena: el nuevo navegador de Mozilla Foundation es un producto al que es difícil encontrarle debilidades. Todo o casi todo en Firefox 3 representa una evolución a mejor sobre Firefox 2, y la única pega que encontramos (y sólo será temporal) se centra en las extensiones, que dependen de desarrolladores externos que aún no han tenido el tiempo o las ganas de adaptar sus pequeñas utilidades para que funcionen en Firefox 3. Si tu extensión preferida te funcionaba en Firefox 2 pero no lo hace en Firefox 3 no te apures: hay formas de conseguir que funcionen (aunque puede haber conflictos y "efectos secundarios" en ciertos casos), y en el peor de los casos tan solo tendremos que esperar a que los desarrolladores hagan que sus extensiones funcionen, algo que se espera que hagan muy pronto dado el prometedor futuro de este navegador.       Sirva pues este análisis como una toma de contacto más técnica con Firefox 3, a la que pronto le acompañará un artículo práctico de uso en el que además compararemos su rendimiento con el de otros navegadores de última hornada. ¡Estad atentos!   
0 comentarios0 shares
17/06/2008Javier Pastor