Discos duros » MuyComputer
[ Discos duros ]
Discos SSD ¿recomendables?

Discos SSD ¿recomendables?

El encarnizado debate sobre las ventajas e inconvenientes del almacenamiento SSD frente a los discos duros tradicionales continua. ¿Es momento de adquirir un equipo con SSD?¿Compensa el coste adicional las ventajas que ofrecen? Algunos expertos vaticinan que hasta el año 2010 no empezará a ser rentable para el usuario adquirir esta tecnología. El coste por gigabyte de SSD se situa en 3$ y en uno tradicional se situa en 0,38$.     En MuyComputer llevamos tiempo estudiando hasta que punto las soluciones SSD son una alternativa real. Hace algunas semanas Tom´s Hardware echaba por tierra muchos mitos sobre las bondades del SSD, aunque posteriormente haría una rectificación parcial. También vimos como podrían tener problemas de seguridad importantes. Hoy la mayoría de expertos coinciden en que el SSD se consolidará como un estándar de almacenamiento, pero todavía no es su momento.    Money, money, money...   Los discos SSD son una tecnología muy cara. Los discos duros tradicionales han multiplicado su capacidad hasta niveles impresionantes y son más fiables y baratos que nunca. ¿Cuanto costaría hoy un disco SSD de 1 Terabyte? Miles de dólares. La misma capacidad en uno tradicional se puede conseguir por menos de 200$.   "Creo que pasarán al menos dos años para que podamos comprar un disco SSD de 128 gigabytes de capacidad. El alto coste es un problema pero, además, los usuarios y las empresas tienen que saber porqué les puede compensar pagar más por menos capacidad de almacenamiento" afirma Joseph Unsworth, de la consultora Gartner.   Por su parte Avi Cohen , de Avian Securities, se pronunciaba al respecto de cómo ve el mercado al SSD actualmente: " Hoy día no existe ninguna razón para pagar de 600 a 800 dólares más (hasta un 80% más en algunos casos) por la tecnología de memoria de estado sólido."   Es cierto que los precios se abaratan muy rápido. Hace tan solo un año el precio del gigabyte en SSD costaba alrededor de los 17,50 $. Hoy varia de 2$ a 3,55$. No es descabellado pensar que, de continuar este ritmo, en poco tiempo los costes de ambas tecnologías se aproximen mucho más.    Contenido del especial   1. Discos SSD ¿recomendables? 2. El mercado SSD, hoy    
0 comentarios0 shares
29/08/2008Javier Pastor
WD My Book Mirror Edition

WD My Book Mirror Edition

La serie My Book de Western Digital es reconocida por crítica y usuarios como una de las mejores soluciones de almacenamiento para usuarios domésticos y pymes. Diseños atractivos, un hardware muy fiable y precios contenidos son la clave del éxito de la marca norteamericana.    El producto que analizamos ofrece todas las posibilidades de un sistema RAID a un clic de ratón y por un precio muy interesante. Es sencillo de instalar e incluye software de calidad para ayudarnos a automatizar nuestras copias de seguridad.   Un diseño cuidado y práctico  Western Digital mantiene un diseño similar al de anteriores modelos: un bloque de aristas redondeadas y acabados muy cuidados. El My Book es compacto y algo pesado. Es una solución pensada para el escritorio que, aunque no es portátil, sí que puede transportarse de forma ocasional sin muchos problemas.   La carcasa exterior del My Book es de plástico negro, brillante y resistente aunque propensa a la huellas. De todas formas no es un producto que tengamos que manipular así que no es un punto preocupante. Las conexiones, así como el botón de encendido se han situado discretamente en la parte posterior de la unidad.    El paquete incluye, además de la propia unidad, el cable de alimentación y un cable de conexión USB. Ambos tienen longitud más que suficiente para poder instalar el disco en el lugar que nos resulte más cómodo.   Uno de los cambios que saltan a la vista en esta nueva versión es la sustitución del led circular de las unidades antiguas por uno azul en forma de línea vertical. Este indicador emite destellos cuando la unidad está activa. No es una luz molesta aunque quizás sería buena idea que WD permitiera desactivarla de forma sencilla para los usuarios que no desean distracciones en su escritorio.    Todo el perfil de la unidad esta perforado, y acabado en plástico mate, diseño que ayuda a favorecer el flujo de aire entre los dos discos y mejora la refrigeración. En su base veremos una pequeña etiqueta con información sobre el producto, el número de modelo y la serie.   Nos ha gustado mucho el sistema de acceso al interior de la unidad. Sólo es necesario pulsar en la tapa superior para acceder al chasis. Si quitamos el tornillo tenemos acceso a ambos discos, que podemos sacar suavemente tirando de la anilla de plástico. Incluso están etiquetados para saber qué unidad debemos reemplazar (en caso de error, o si queremos ampliar el sistema con otros dos discos idénticos).   RAID para todos   La leyenda “Mirror Edition” que acompaña a esta versión del MyBook deja claro su objetivo. Es un sistema RAID, muy fácil de configurar y que aporta toda la tranquilidad de un sistema de respaldo a cualquier usuario.    Existen dos opciones de configuración. Por defecto la unidad viene como RAID 0, en el que usamos los dos discos como uno solo, alcanzando la capacidad de 2 TB. La otra opción es configurarlos en modo espejo (RAID 1). Los datos se duplicarán de forma automática en ambas unidades. Así, siempre tendremos nuestros archivos a salvo, incluso aunque uno de los discos tenga un fallo de hardware.      Realmente esta última es la opción más interesante, y la mejor forma de aprovechar el producto que nos presenta Western Digital. Un terabyte es una capacidad razonable para guardar nuestros datos más importantes y la seguridad que aporta el sistema RAID bien merece la pena la inversión.   La instalación del disco es sencilla. En sistemas Windows sólo es necesario conectarlo al puerto USB para que el sistema operativo lo identifique y nos solicite el disco de drivers. Viene formateado en NTFS de fábrica así que es necesario cambiar a HFS+ si tenemos un Mac. Si queremos hacerlo compatible con ambos sistemas existe software para leer NTFS en Mac.   La opción de formatear en FAT32 (compatible con ambos sistemas), si bien es perfectamente posible no creemos que sea aconsejable. Limitaciones como que los archivos tienen que ser menores de 4GB son demasiado importantes para un sistema de backup.   El software incluido con el disco es interesante, y muy útil si le dedicamos un tiempo a sacarle provecho. Aunque existen soluciones comerciales más completas (y también más caras) los programas que incluye son perfectos para el usuario doméstico.WD anywhere es un software de backup y recuperación de datos. Cuenta con funciones avanzadas como la copia de seguridad automática múltiples discos o programar la sincronización automática de nuestro disco duro (completo o las carpetas que seleccionemos) a la unidad externa.WD Drive Manager es una utilidad para administrar el sistema RAID. Muy sencilla de usar permite cambiar en un par de clics la configuración de la unidad sin problemas. Además incluye ayuda en línea explicando pros y contras de cada sistema.   También se incluye Google Desktop para indexar la unidad y realizar búsquedas más rápidamente. Aunque funciona correctamente pensamos que es mejor opción usar el motor del sistema operativo en el caso de Vista, y especialmente si usamos un Mac con Tiger o Leopard instalados.   Nuestras pruebas    Probamos el disco con la utilidad de benchmark HD- Tune. Sus resultados son similares a otras unidades con interfaz USB 2.0. Precisamente este punto supone la gran limitación del Mybook. Si bien la tasa de transferencia teórica alcanza los 60 MB/s en las pruebas apenas llega a la mitad de esa cifra (30,9 MB/s).   Hubiera sido un producto mucho más interesante con la posibilidad de conectarlo por FireWire o por eSATA ( de hecho, WD tiene una versión del producto con cuádruple interfaz).   De todas formas, y teniendo en cuenta que el producto está destinado a las copias de seguridad, esto no supone un problema demasiado grave, rebaja el precio final del producto y aporta compatibilidad con prácticamente cualquier ordenador.   El un uso intensivo el MyBook no se calienta demasiado. Su superficie perforada ayuda que la temperatura de los discos no se eleve. Tampoco hace un ruido molesto, tán solo el ronroneo habitual al acceder a archivos. Cuando no esta realizando transferencias de datos la unidad es completamente silenciosa.    Conclusiones   El My book “Mirror Edition” es una unidad de almacenamiento robusta y fiable. Ofrece a los consumidores la seguridad de un sistema RAID sin complicaciones. Capacidad sobresaliente y velocidad aceptable para almacenar todos nuestros datos con la seguridad de que siempre estarán a salvo.   Echamos de menos otras posibilidades de conexión más rápidas pero a este precio y con este nivel de calidad poco más podemos exigir. Su relación calidad precio es muy buena y supone una solución fantástica para usuarios domésticos, trabajadores por cuenta propia y pequeñas empresas.  
0 comentarios0 shares
21/08/2008Tomás Cabacas
Copias de seguridad

Copias de seguridad

Una forma de curarnos en salud ante una avería con nuestro disco duro es realizar copias de seguridad de forma frecuente. En unos sencillos pasos vamos a ver cómo se pueden realizar tanto en Windows Vista como en Windows XP.   En Windows XP tenemos a nuestra disposición ntbackup, una herramienta que nos ayuda paso a paso en este trabajo.   Paso 1. Activa ntbackup   Hacemos clic en Inicio y a continuación en Ejecutar. Escribimos ntbackup. Nos aparece una ventana como muestra la imagen. Dejamos marcada la opción de trabajar con el asistente. Finalmente haremos clic en Siguiente.   En la siguiente ventana marcamos la opción: Efectuar una copia de seguridad de archivos y configuración.    Paso 2. Opciones de copia   A continuación seleccionaremos la opción de copia más apropiada. En nuestro caso se trata de un portátil donde sólo trabaja una persona, es decir, sólo hay un usuario configurado por lo que la primera opción es acertada.   Si trabajamos con un equipo que es compartido por varias personas y además se han definido varios usuarios (algo bastante habitual) la opción 2 es la mejor, ya que estaremos haciendo una copia de seguridad a cada uno de los perfiles.            Paso 3. Ubicación de la copia  Una vez ajustada la configuración anterior pasamos a definir donde queremos que se almacen los datos de nuestra copia de seguridad y el nombre que le vamos a dar. En nuestro caso, vamos a realizar la copia sobre el disco duro de otro ordenador y le vamos a dejar el nombre Backup.   En vuestro caso elegid la opción que más os convenga. Sería interesante que se realizara en un disco duro distinto al del propio equipo. Haremos clic en Siguiente.         Finalmente revisaremos que todo sea correcto y presionamos en Finalizar. La copia comenzará a realizarse inmediatamente.            Si necesitamos en algún momento recuperar un archivo o archivos de nuestra copia de seguridad los pasos a seguir son los siguientes.   Paso 1. Activa ntbackup   Tenemos que realizar clic en inicio y en ejecutar escribimos de nuevo ntbackup. Aparece nuestro asistente de copia de seguridad. En este caso seleccionamos Restaurar archivos y configuraciones. Presionamos Siguiente.        Paso 2. Localiza el archivo de copia de seguridad   En la siguiente ventana, presionamos sobre el botón Examinar y localizamos nuestro archivo de copia de seguridad. Una vez hecho tenemos que realizar doble clic sobre él. Veremos algo similar a lo que muestra la imagen. Navegando por los distintos directorios localizaremos nuestro archivo, lo seleccionaremos y a continuación presionaremos Siguiente.   Nota: ntbackup genera un único archivo con extension .bkf que se almacena donde nosotros hayamos definido.        Paso 3. Comprobación   En este punto de la restauración tenemos que revisar que todo sea correcto. Si presionamos sobre opciones avanzadas podremos restaurar nuestro archivo o archivos en el lugar original o en una carpeta distinta, en función de nuestras necesidades.   Si hacemos clic sobre finalizar se pondrá en marcha la restauración. El proceso tardará más o menos en función de la cantidad e archivos que tengamos que recuperar.          En Windows vista se ha mejorado el modo de realizar copias de seguridad y desde el panel de control podemos acceder a la herramienta Centro de seguridad y restauración. Guiándonos por el asistente podemos realizar una copia de seguridad de forma sencilla.   Paso 1. Centro de copias de seguridad   Hacemos clic en inicio y nos dirigimos al panel de control y localizamos el centro de copias de seguridad y restauración.       Realizamos un doble clic y nos encontramos con una ventana que nos muestra la parte para realizar las copias de seguridad y por otro lado la parte para restaurarlas.        Paso 2. Ubicación de la copia   Hacemos clic en copias de seguridad de archivos. Elegimos dónde queremos guardar la copia, en un disco duro, en un CD o DVD o en un recurso de red. Una vez decidido, presionamos siguiente.            Paso 3. Selección de archivos para la copia   En esta ventana tenemos que elegir qué tipo de archivos queremos guardar en nuestra copia de seguridad. Si no lo tenemos claro, lo mejor, es seleccionar todo.        Paso 4. Frecuencia de la copia  Por último, elegimos la frecuencia de la copia y presionamos en guardar configuración e iniciar copia de seguridad. La copia de seguridad tardará en completarse el tiempo necesario en función de la cantidad de datos que tengamos.       Si en algún momento necesitamos recuperar un archivo de la copia de seguridad realizaremos lo siguiente.   Paso 1. Acceso al centro de copias de seguridad   Dentro del centro de copias de seguridad elegimos restaurar archivos. A continuación seleccionamos la opción que indica archivos de la copia de seguridad más reciente y presionamos siguiente.        Paso 2. Localiza  archivos de copia   En la siguiente ventana tenemos que elegir los archivos que queremos restaurar. Windows Vista restaura desde la copia de seguridad los archivos que necesitemos.   Si por ejemplo hemos borrado accidentalmente un archivo, podemos rescatarlo de la copia. Hacemos clic en agregar archivo, introducimos en la ventana de busqueda el nombre literal del archivo que hemos borrado y aceptamos. Veremos que nos muestra el archivo y nos ofrece la posibilidad de restaurarlo.    Paso 3. Recuperación de carpetas  En nuestro caso vamos a restaurar la carpeta escritorio porque hemos perdido todos los archivos que teníamos. Hemos hecho clic en agregar carpeta y buscaremos en el escritorio. Presionamos sobre Siguiente.   En la siguiente ventana tenemos que elegir la ruta donde vamos a copiar los archivos restaurados de la copia. En su ruta original o en otra. Una vez decidido, presionamos sobre iniciar restauracion y esperamos que termine el proceso.        Consejo: lo más cómodo y económico para realizar copias de seguridad en la actualidad es emplear un disco duro USB 2.0 de mucha capacidad y volcar sobre él todos nuestros datos.    Tabla de contenidos1. Mantenimiento de discos duros 2. Copias de seguridad 3. Si nuestro disco se avería 4. Formatea un disco duro    
0 comentarios0 shares
08/08/2008Javier Pérez Cortijo

Seagate llega a los 1,5 Tbytes

El famoso fabricante de dispositivos de almacenamiento masivo ha sido el primero en lograr producir un disco duro SATA con una capacidad de nada menos que 1.500 Gbytes, o lo que es lo mismo, 1,5 Tbytes. Estará disponible en agosto. Esta unidad hará uso de cuatro platos de 375 Gbytes cada uno, y esta nueva serie de discos Barracuda con interfaz SATA a 7200 RPM será capaz de alcanzar tasas de lectura de 120 Mbytes por segundo.   Hasta la fecha habíamos visto discos duros de 1 Tbyte de capacidad, pero Seagate ha sido la primera en lograr traspasar esa barrera con una unidad que aumenta la capacidad en nada menos que un 50%. Los nuevos Seagate Barracuda permiten almacenar hasta 1,5 terabytes de información, un salto cualitativo que Seagate califica como "el más importante de los últimos 50 años".Los nuevos Barracuda 7200.11 utilizarán platos de 375 Gbytes, y los habrá en distintas capacidades. El de 1,5 Tbytes usará cuatro de estos platos, mientras que otros modelos de 1 Tbyte, 750 Mbytes y menores capacidades variarán el número de platos y la capacidad de cada uno de ellos.   Los discos disponen de cachés de 16 y 32 Mbytes según el modelo y funcionan a una velocidad de 7.200 RPM, lo que les permite según Seagate alcanzar los 120 Mbytes por segundo de lectura gracias a la interfaz SATA a 3 Gbps.    Los discos estarán disponibles durante el mes de agosto (precios aún por definir), y junto a estos discos de 3,5 pulgadas para ordenadores de sobremesa Seagate presentó modelos para portátiles con los nombres "Momentus" 5400.6 y 7200.4 que llegan a los 500 Gbytes de capacidad en 2,5 pulgadas, y que estarán disponibles en el último trimestre del año.    
0 comentarios0 shares
11/07/2008Javier Pastor
Formatea un disco duro

Formatea un disco duro

Formatear un disco duro es un proceso que requiere unos pasos muy sencillos. Os explicamos cómo lo podemos realizar con Windows Vista y con Windows XP utilizando el administrador de equipos.   Los pasos a seguir para formatear un disco duro son los siguientes.   En el caso de Windows Vista:  Abrimos el menú de Inicio. Luego con el botón derecho sobre la opción de Equipo presionamos sobre Administrar.  Se nos abrirá en pantalla  la herramienta administración de equipos. Nos dirigiremos entonces a la opción de almacenamiento: Almacenamiento de discos duros.   Se nos mostrará en la parte central de la ventana la información relativa a nuestro disco o discos duros. Veremos la cantidad de particiones que tienen y la información relativa a cada partición. En nuestro caso, lo que veremos aquí será un disco sin ningún tipo de formato. Presionamos sobre ese disco con el botón derecho del ratón y a continuación presionaremos con el ratón sobre Formatear. Asignaremos entonces un nombre de etiqueta.   Finalmente pulsaremos en Aceptar y esperamos a que el disco sea formateado.      En el caso de Windows XP:   Abrimos el menú Inicio. Localizamos Mi PC y presionamos con el botón derecho, en el menú hacemos clic sobre Administrar.   Con la operación anterior se nos abre la herramienta Administrador de equipos. Dentro de almacenamiento localizamos el Administrador de discos. Hacemos clic.   Al igual que en Windows Vista, en la parte derecha se aprecia toda la información relativa a nuestros discos: nombre del volumen, disposición, tipo, sistema de archivos, estado, etc.   Si queremos formatear un disco, lo seleccionamos, y con el botón derecho del ratón presionamos sobre Formatear, elegimos la etiqueta, el sistema de archivos, marcamos formato rápido (si lo precisamos) y aceptamos. Una vez completado tendremos nuestro disco listo para almacenar datos sobre él.      Tabla de contenidos1. Mantenimiento de discos duros 2. Copias de seguridad 3. Si nuestro disco se avería 4. Formatea un disco duro      
1 comentario0 shares
18/06/2008MuyComputer
Si nuestro disco se avería

Si nuestro disco se avería

¿Qué podemos hacer en caso de que nuestro disco duro se averíe? Ante todo, no perder los nervios y tener la paciencia necesaria para, paso a paso, rescatar los datos importantes de nuestro disco, siempre y cuando esté a nuestro alcance.   Si se produce una avería en nuestro disco duro, bien por el propio uso, por un corte de corriente  y no tenemos una copia de seguridad, no todo está perdido. Hay que distinguir dos situaciones posibles:   1. El disco duro no es reconocido por la BIOS   Probablemente estemos ante una avería física de la mecánica de los cabezales o de la electrónica o cualquier otra causa que impide que el sistema pueda acceder a él. La BIOS entonces no lo reconocerá al arrancar el ordenador y seguramente pedirá que insertemos un disco de sistema.   En este caso, poco podemos hacer y lo más sensato es no manipular el disco, recurrir a una empresa especializada en recuperación de datos y solicitarles un presupuesto.   Hay que tener cuidado porque los presupuestos de este tipo de servicios son elevados. Obviamente sólo convendrá repararlo si los datos son más valiosos que el presupuesto.   Algunas empresas que ofrecen servicios de recuperación de datos son:   - Recoverylabs - Serman - Ondata - Rsedata      2. El disco duro es reconocido por la BIOS   Si el disco duro es reconocido por la BIOS del equipo pero el sistema operativo no reconoce el formato del disco o tenemos sectores averiados podemos emplear herramientas como chkdsk o scandisk para intentar salvar la situación. Estas utilidades pueden ponerse en marcha desde Inicio, Ejecutar y escribiendo bien chkdsk bien scandisk. También podemos emplear herramientas software de recuperación de datos si procede.   Herramientas gratuitas de recuperación de datos  1. - PC Inspector File Recovery   PC Inspector File Recovery 4.x es un programa recuperador de archivos para rescatar datos perdidos que soporta los sistemas de la FAT 12/16/32 y NTFS. La versión actual 4.x reemplaza a la versión anterior, la 3.x que ya tiene 6 años de antigüedad.   PC Inspector File Recovery 4.x es un producto freeware, es decir, este software es completamente gratuito.2. - Glary Undelete   Herramienta compatible con los sistemas de ficheros FAT, NTFS, NTFS + EFI. Permite la recuperación de archivos comprimidos, fragmentados y archivos cifrados en NTFS. Recupera archivos de dispositivos extraíbles. Permite trabajar con filtros por nombre de archivo, fecha de archivo, tamaño, estado de recuperación. Emplea una interfaz de usuario simple y amigable.   Herramientas de pago   1.- GetDataBack   GetDataBack es un programa desarrollado para la recuperación de datos en sistemas del tipo FAT (tabla de asignación de ficheros) y NT. El programa le ayuda a recuperar datos cuando la tabla de partición, el registro de arranque, la FAT/MFT (tabla del fichero maestro) o el directorio principal se hayan perdido o estén corruptos; cuando un virus haya invadido el disco duro o éste haya sido formateado o dañado con fdisk, así como en caso de corte de corriente.   GetDataBack también puede restaurar los datos cuando el sistema operativo no reconozca el disco o cuando se haya perdido, no sólo el directorio principal, sino toda la información del directorio. Precio: 90 euros.     2.- File Scavenger   File Scavenger versión 3 es un programa para recuperar archivos y datos eliminados en sistemas Windows XP, Windows Vista, Windows Server 2003, Windows 2000, Windows NT y Windows ME/98/95. File Scavenger puede recuperar los archivos eliminados accidentalmente (incluso archivos eliminados de la Papelera de reciclaje, en una ventana DOS, de una unidad de red, de Windows Explorer con la tecla mayúsculas presionada), siempre que la recuperación de datos se intente antes de sobrescribirlos de forma permanente con datos nuevos.   File Scavenger es compatible con discos básicos y dinámicos, compresión NTFS, secuencias alternativas de datos, archivos dispersos, nombres de archivos Unicode, etc. Salvo en casos graves, es posible recuperar el archivo y la ruta de la carpeta que lleva al archivo. Se ofrece en versiones en inglés, alemán, japonés y francés. Precio: 33 euros.   3.- Smart NTFS Recovery Herramienta de recuperación de datos para sistemas operativos Windows compatibles con los sistemas de archivos NTFS. El programa restaura con facilidad los datos de los discos duros, cámaras digitales o cualquier tipo de medios de almacenamiento: discos extraíbles, memoria flash USB, tarjetas de memoria Memory Stick, tarjetas PC card, tarjetas multimedia.   Smart NTFS Recovery puede recuperar cualquier archivo eliminado, incluyendo archivos de MS Office, fotos, archivos mp3 y zip, ¡aun cuando la tabla de partición está perdida!   Disponible en castellano. Precio: 39,95 euros.    Al utilizar estos programas hay que advertir que ninguno puede garantizar la recuperación completa o siquiera parcial de los datos. En ocasiones el daño es tal que esto no es posible.   Funcionamiento en general de las aplicaciones de recuperación de datos   1. En primer lugar reconocen todos los discos duros de nuestro equipo y a continuación realizan un exhaustivo análisis del disco duro que le indiquemos. Estas herramientas tienen la capacidad de reconocer discos duros a pesar de que el sistema operativo no los detecte.   2. En un segundo paso, una vez completado el análisis del punto anterior, nos muestran toda la información que han localizado y nos ofrecen la posibilidad de recuperar los archivos que necesitemos o los datos del disco duro al completo.   3. En tercer lugar, una vez seleccionado lo que necesitamos, tendremos que elegir dónde lo vamos a copiar dentro de una carpeta a la que tendremos acceso desde nuestro explorador de archivos y carpetas del sistema operativo.   4. Una vez completado el proceso debemos comprobar que nuestros archivos no estén corruptos.   Si tenemos éxito, podemos guardar los datos en otro disco y volver a formatear el disco duro y para ponerlo a trabajar de nuevo. Sin embargo hay que estar atentos pues si ha fallado una vez es posible que falle de nuevo.   Tabla de contenidos1. Mantenimiento de discos duros 2. Copias de seguridad 3. Si nuestro disco se avería 4. Formatea un disco duro          
0 comentarios0 shares
18/06/2008MuyComputer
Copias de seguridad

Copias de seguridad

Una forma de curarnos en salud ante una avería con nuestro disco duro es realizar copias de seguridad de forma frecuente. En unos sencillos pasos vamos a ver cómo se pueden realizar tanto en Windows Vista como en Windows XP.   En Windows XP tenemos a nuestra disposición ntbackup, una herramienta que nos ayuda paso a paso en este trabajo.   Paso 1. Activa ntbackup   Hacemos clic en Inicio y a continuación en Ejecutar. Escribimos ntbackup. Nos aparece una ventana como muestra la imagen. Dejamos marcada la opción de trabajar con el asistente. Finalmente haremos clic en Siguiente.   En la siguiente ventana marcamos la opción: Efectuar una copia de seguridad de archivos y configuración.    Paso 2. Opciones de copia   A continuación seleccionaremos la opción de copia más apropiada. En nuestro caso se trata de un portátil donde sólo trabaja una persona, es decir, sólo hay un usuario configurado por lo que la primera opción es acertada.   Si trabajamos con un equipo que es compartido por varias personas y además se han definido varios usuarios (algo bastante habitual) la opción 2 es la mejor, ya que estaremos haciendo una copia de seguridad a cada uno de los perfiles.            Paso 3. Ubicación de la copia  Una vez ajustada la configuración anterior pasamos a definir donde queremos que se almacen los datos de nuestra copia de seguridad y el nombre que le vamos a dar. En nuestro caso, vamos a realizar la copia sobre el disco duro de otro ordenador y le vamos a dejar el nombre Backup.   En vuestro caso elegid la opción que más os convenga. Sería interesante que se realizara en un disco duro distinto al del propio equipo. Haremos clic en Siguiente.         Finalmente revisaremos que todo sea correcto y presionamos en Finalizar. La copia comenzará a realizarse inmediatamente.            Si necesitamos en algún momento recuperar un archivo o archivos de nuestra copia de seguridad los pasos a seguir son los siguientes.   Paso 1. Activa ntbackup   Tenemos que realizar clic en inicio y en ejecutar escribimos de nuevo ntbackup. Aparece nuestro asistente de copia de seguridad. En este caso seleccionamos Restaurar archivos y configuraciones. Presionamos Siguiente.        Paso 2. Localiza el archivo de copia de seguridad   En la siguiente ventana, presionamos sobre el botón Examinar y localizamos nuestro archivo de copia de seguridad. Una vez hecho tenemos que realizar doble clic sobre él. Veremos algo similar a lo que muestra la imagen. Navegando por los distintos directorios localizaremos nuestro archivo, lo seleccionaremos y a continuación presionaremos Siguiente.   Nota: ntbackup genera un único archivo con extension .bkf que se almacena donde nosotros hayamos definido.        Paso 3. Comprobación   En este punto de la restauración tenemos que revisar que todo sea correcto. Si presionamos sobre opciones avanzadas podremos restaurar nuestro archivo o archivos en el lugar original o en una carpeta distinta, en función de nuestras necesidades.   Si hacemos clic sobre finalizar se pondrá en marcha la restauración. El proceso tardará más o menos en función de la cantidad e archivos que tengamos que recuperar.          En Windows vista se ha mejorado el modo de realizar copias de seguridad y desde el panel de control podemos acceder a la herramienta Centro de seguridad y restauración. Guiándonos por el asistente podemos realizar una copia de seguridad de forma sencilla.   Paso 1. Centro de copias de seguridad   Hacemos clic en inicio y nos dirigimos al panel de control y localizamos el centro de copias de seguridad y restauración.       Realizamos un doble clic y nos encontramos con una ventana que nos muestra la parte para realizar las copias de seguridad y por otro lado la parte para restaurarlas.        Paso 2. Ubicación de la copia   Hacemos clic en copias de seguridad de archivos. Elegimos dónde queremos guardar la copia, en un disco duro, en un CD o DVD o en un recurso de red. Una vez decidido, presionamos siguiente.            Paso 3. Selección de archivos para la copia   En esta ventana tenemos que elegir qué tipo de archivos queremos guardar en nuestra copia de seguridad. Si no lo tenemos claro, lo mejor, es seleccionar todo.        Paso 4. Frecuencia de la copia  Por último, elegimos la frecuencia de la copia y presionamos en guardar configuración e iniciar copia de seguridad. La copia de seguridad tardará en completarse el tiempo necesario en función de la cantidad de datos que tengamos.       Si en algún momento necesitamos recuperar un archivo de la copia de seguridad realizaremos lo siguiente.   Paso 1. Acceso al centro de copias de seguridad   Dentro del centro de copias de seguridad elegimos restaurar archivos. A continuación seleccionamos la opción que indica archivos de la copia de seguridad más reciente y presionamos siguiente.        Paso 2. Localiza  archivos de copia   En la siguiente ventana tenemos que elegir los archivos que queremos restaurar. Windows Vista restaura desde la copia de seguridad los archivos que necesitemos.   Si por ejemplo hemos borrado accidentalmente un archivo, podemos rescatarlo de la copia. Hacemos clic en agregar archivo, introducimos en la ventana de busqueda el nombre literal del archivo que hemos borrado y aceptamos. Veremos que nos muestra el archivo y nos ofrece la posibilidad de restaurarlo.    Paso 3. Recuperación de carpetas  En nuestro caso vamos a restaurar la carpeta escritorio porque hemos perdido todos los archivos que teníamos. Hemos hecho clic en agregar carpeta y buscaremos en el escritorio. Presionamos sobre Siguiente.   En la siguiente ventana tenemos que elegir la ruta donde vamos a copiar los archivos restaurados de la copia. En su ruta original o en otra. Una vez decidido, presionamos sobre iniciar restauracion y esperamos que termine el proceso.        Consejo: lo más cómodo y económico para realizar copias de seguridad en la actualidad es emplear un disco duro USB 2.0 de mucha capacidad y volcar sobre él todos nuestros datos.    Tabla de contenidos1. Mantenimiento de discos duros 2. Copias de seguridad 3. Si nuestro disco se avería 4. Formatea un disco duro    
0 comentarios0 shares
18/06/2008MuyComputer
SSD: tecnología sobrevalorada

SSD: tecnología sobrevalorada

A pesar del gran protagonismo que la tecnología de Discos de Estado Sólido está teniendo en los medios, las prestaciones de estas unidades no son aún relevantes, sobre todo si nos atenemos a su altísimo precio. Su rendimiento frente a discos duros tradicionales es mayor, pero las ventajas de las que presumen los fabricantes están siendo exageradas. Al menos, hasta la fecha, como demuestran una serie de análisis.¿Es SSD sólo la tecnología de moda? Eso parece, a juzgar por los resultados reales que su implantación está provocando. Lo cierto es que todo en SSD parece prometedor: la ausencia de partes mecánicas y la utilización de memoria Flash no volátil promete rendimientos y tasas de transferencia asombrosos, además de un impacto teórico en el consumo energético. Sin embargo, hasta la fecha está claro que estas unidades no han demostrado nada.O más bien sí: que su precio es excepcionalmente alto y totalmente desproporcionado.La tecnología SSD (Solid State Drive) es más antigua de lo que podríamos imaginar: ya en 1978 la empresa StorageTek desarrolló la primera unidad de estas características, pero no ha sido hasta hace un par de años que los grandes fabricantes comenzaron a apostar seriamente por ella. Era lógico, la capacidad de estas unidades era muy baja en comparación con la que ofrecían los discos duros tradicionales, y sus costes de fabricación eran prohibitivos.Sin embargo, la situación cambió: la industria y los medios pronto calificaron a esta tecnología como la sucesora tradicional de los discos duros convencionales, pero lo cierto es que hasta la fecha su relación precio/prestaciones no parece hacer nada recomendables la adquisición de estas unidades.La introducción de unidades SSD ha sido relevanta únicamente en el mercado de los ordenadores portátiles, y sólo en dos segmentos estratégicos: los portátiles de gama alta y ese nuevo e impactante mercado de portátiles ultraligeros de bajo coste que se inició con el fantástico ASUS Eee PC 701 y al que le han seguido un puñado de alternativas. Mientras que en portátiles de gama alta los fabricantes han incluido las unidades con más capacidad y mejores prestaciones de las que disponían, en el caso de los ultraportátiles de bajo coste la idea no era esa, sino la de usar discos SSD de baja capacidad (el primer Eee llegaba con discos de 2 y 4 Gbytes) que justificaran las prestaciones y, sobre todo, el precio final del ultraportátil.Sin embargo, tanto en uno como en otro caso los rendimientos prometidos por los fabricantes han estado por debajo de las expectativas. El ejemplo más claro lo tenemos en el MacBook Air, el ultraportátil de Apple que se presentó hace unos meses y que llegaba en dos versiones: la barata, con un disco duro convencional y la cara, con una unidad SSD y un procesador algo más rápido. Todos los análisis realizados por los laboratorios técnicos que han tenido la oportunidad de comparar ambos modelos coinciden en sus conclusiones:1. La mejora en tasas de transferencia es muy variable: mientras que algunas unidades demuestran mejoras notables, en otras las prestaciones son incluso inferiores a discos duros convencionales.2. Los tiempos de acceso tampoco son significativamente mejores.3. Los tiempos de arranque y recuperación de sesión tras la suspensión o hibernación sí son sensiblemente mejores.4. La eficiencia energética es poco destacable y de media hace que la autonomía de los portátiles aumente en un 15%.Esas conclusiones no están lanzadas a la ligera: las avalan un buen puñado de análisis que hemos encontrado en Internet de medios que han realizado pruebas exhaustivas de uso de estas unidades en entornos reales y que además han comparado portátiles que se diferenciaban únicamente en la presencia de una unidad SSD o un disco duro convencional. Lo podéis comprobar en la segunda parte de este especial, en la que hablamos en detalle de dichos análisis.   
1 comentario0 shares
27/05/2008Javier Pastor
El rendimiento de SSD, dudoso

El rendimiento de SSD, dudoso

Diversos análisis de medios técnicos han revelado que el rendimiento de los Discos de Estado Sólido basados en memorias Flash no volátiles no es tan excepcional como muchos pensaban. De hecho, sus ventajas son discutibles. Las comparaciones con unidades tradicionales demuestran que de momento el precio de estas unidades no compensa.Por ejemplo, el eminente Walt Mossberg, de AllThingsD, explica en su comparación del MacBook Air con y sin SSD que "la unidad SSD apenas marcó una diferencia, aunque para ser justos, Apple no presume de mejoras en la autonomía de la batería en el modelo con SSD. El MacBook con SSD sólo me ofreció 5 minutos más de batería. Apple afirma que esto se debe a que el modelo con disco duro usa una unidad de bajo consumo".En XbitLabs realizaron un extenso análisis de estas unidades, y aunque señalaron que en ciertas áreas las prestaciones de las unidades SSD son superiores, no hubo ventajas en temas como la mejora de la autonomía de los portátiles.Fuente: X-bit LabsEn JKOnTheRun ya avisaban de lo que podríamos esperar en cuanto a la mejora de la autonomía de los portátiles. En las pruebas que realizaron a finales de 2006 comprobaron que en el Samsung Q1 (uno de los primeros dispositivos en integrar este tipo de almacenamiento) la autonomía aumentó en un 15%.Mucho más interesante es el impresionante análisis de esta tecnología que también realizaron en Tom's Hardware Guide. Han sido probablemente el único medio que ha hablado muy bien de dichas unidades, y en su análisis de una unidad de SanDisk pudieron comprobar que los tiempos de lectura eran sobresalientes y que el consumo de la unidad (a pesar de usar un interfaz SATA, un hándicap en este apartado) era realmente destacable.Fuente: Tom's Hardware GuideLos usuarios de los foros de Notebook Review también pudieron comprobar las ventajas de esta tecnología, y en temas como la autonomía pasaron de 4 horas y 3 minutos a 4 horas y 50 minutos en las pruebas que realizaron, aunque las mejoras en lecturas y escrituras variaban según la situación, y no había tanta diferencia con los discos duros tradicionales.Entre las comparativas que más abundan en Internet sobre este tema destacan las que relacionan el MacBook Air con disco duro convencional y con SSD, tal y como ya comentábamos respecto al análisis de Walt Mossberg, que se vio confirmado con las pruebas de sitios web muy reputados, como AnandTech, donde volvieron a confirmar que la mejora en la autonomía de este ultraportátil era discutible, sobre todo teniendo en cuenta el precio del modelo SSD.Fuente: AnandTechComputerWorld ha sido otro de los medios que ha tratado de comparar este tecnología con las propuestas tradicionales de disco duro, y sus resultados han sido claramente desfavorables a las unidades SSD, que apenas sí han mostrado su potencial en un par de pruebas, mientras que en las demás de confirmaba que hoy por hoy los discos duros tradicionales aún tienen la sartén por el mango.Fuente: ComputerWorldTodos estos datos parecen confirmar nuestras impresiones: dado el coste actual de estas soluciones, comprar un portátil con disco SSD compensa muy poco a nivel económico respecto a los beneficios que vamos a obtener. Obviamente, la presencia de unidades de baja capacidad en ultraportátiles de bajo coste es mucho más interesante, ya que en esos casos el precio final de los dispositivos es realmente reducido, por lo que las ventajas que ofrece la tecnología SSD (aún discutibles en muchos apartados, como hemos podido ver) pueden explotarse más fácilmente.Eso nos lleva a recomendar por el momento prescindir de tales ofertas y esperar la evolución de la tecnología y del mercado. Puede que 2008 no sea el año de SSD, pero los lanzamientos de empresas como Samsung o SanDisk nos llevan a pensar que en 2009 habrá que retomar seriamente esta cuestión, y será entonces cuando puede que las unidades SSD sí marquen la diferencia.
0 comentarios0 shares
27/05/2008Javier Pastor
Time Capsule, NAS y base WiFi

Time Capsule, NAS y base WiFi

La unidad Time Capsule que hemos tenido la oportunidad de probar ha sido la de 500 Gbytes (Serial ATA a 7.200 revoluciones por minuto) de capacidad. Lo primero de todo es comentar que Time Capsule no es un simple disco duro (ya os adelantamos que existe una versión de 1 Terabyte) para realizar copias de seguridad de todos los ordenadores conectados a la red, también es una estación base WiFi 802.11n que nos permitirá crear una red inalámbrica de alta velocidad y compartir nuestra conexión a Internet de banda ancha.Time Capsule ha sido diseñado para entenderse a la perfección con Time Machine, que como sabréis es una característica de Mac OS X incluida en la versión Leopard que permite hacer copias de seguridad de manera automática de cualquier contenido de tu disco duro; lo único que pide es que conectes una unidad externa al Mac y armarte con un poco de paciencia la primera vez que hagas el backup de todo tu disco duro, ya que en las siguientes copias sólo se ocupará de las novedades, por lo que todo irá mucho más rápido.EspecificacionesLas dimensiones de Time Capsule son francamente reducidas (36,3 mm alto x 197 mm ancho x 197 mm fondo, y un peso de 1,587 gramos) y su diseño es similar al Mac mini (pero más plano, en concreto 14 mm menos de altura). En su parte superior sólo se ve el logo plateado de la manzana, mientras que en el frontal el único elemento discordante del blanco inmaculado es un pequeño led luminoso que indica el estado de la unidad: apagado si Time Capsule no está enchufado a la corriente; naranja fijo si está completando su secuencia de arranque; naranja intermitente si no puede establecer conexión a la red o con Internet; verde fijo si funciona correctamente; naranja y verde intermitente si hay un problema de arranque, y azul fijo para indicar que está preparado para permitir el acceso a la red a un cliente inalámbrico. En su parte trasera encontramos los conectores de alimentación a red eléctrica, un puerto USB, un puerto WAN y tres puertos Ethernet.Frontal Time CapsuleParte trasera Time CapsuleEn materia de seguridad, este dispositivo protege su acceso mediante contraseña WPA/WPA2 y WEP (cifrado a 40 o 128 bits) y cuenta con filtrado de direcciones MAC y con un cortafuegos NAT. Los protocolos inalámbricos soportados son 802.11 a/b/g y, como hemos mencionado antes, el borrador de la norma 802.11n.InstalaciónAntes de enchufar Time Capsule es necesario configurar la utilidad Airport, pero para estar seguro de que es la versión correcta nada mejor que echar mano del CD que acompaña a la unidad. Sólo tendremos que seguir los pasos indicados para llegar a buen puerto en pocos segundos.Se puede utilizar Time Capsule para crear una red inalámbrica o usar alguna ya existente. Configurando Time Machine podremos conseguir que todos los Mac con Leopard que tengamos en nuestra red puedan hacer uso de esta función. Además, otros Mac con un sistema operativo anterior o incluso máquinas Windows también podrán utilizar Time Capsule como disco duro externo conectándose mediante WiFi. Incluso es posible conectar una impresora USB directamente a la unidad (recordemos que cuenta con esta interfaz en su parte trasera) para que todos los ordenadores de la red hagan uso de ella.Nuestras pruebasElegimos un MacBook con procesador Intel Core 2 Duo a 2,4 GHz y 2 Gbytes de DDR2 SDRAM con la versión 10.5.2 de Mac OS X para comenzar a trabajar con Time Capsule. En nuestra primera prueba con Time Machine tardamos en copiar 3,6 Gbytes 1 hora y 36 minutos (ya os hemos dicho que la primera vez que ejecuta esta función de Leopard el proceso se hace muy largo). Creemos que lo mejor para hacer una copia completa de un disco duro de unos 80 Gigabytes es dejar a la máquina trabajando durante toda la noche.Como disco duro externo echamos manos de un iMac con Intel Core 2 Duo a 2,4 GHz y 3 Gigabytes de DDR2 con la versión 10.4.11 de Mac OS X (que no es Leopard). Para transferir 103,5 Mbytes (en una carpeta con varios archivos) estuvo 2 minutos y 53 segundos.Precio y disponibilidadTime Capsule está disponible a través del Apple Store y en distribuidores autorizados de Apple a un precio recomendado de 289 euros con disco duro de 500 Gbytes y 489 euros el modelo de 1 Tbyte.
1 comentario1 shares
09/05/2008Javier Pérez Cortijo