Apple iPad Pro, análisis

Apple iPad Pro, análisis
11 de diciembre, 2015
Total



8
  • Formato y diseño
  • Pantalla
  • Rendimiento
  • Batería
  • Ecosistema (apps y accesorios)

Cuando Apple lanzó el primer iPad allá por el año 2010, esta tableta con pantalla de 9,7 pulgadas inició una revolución en la manera en que todos nos relacionábamos con nuestros ordenadores personales.

Tuvieron que pasar dos años largos para que el primer iPad mini con pantalla de 7,9 pulgadas ampliara las opciones de elección de los usuarios, una decisión muy acertada porque las cifras de ventas han demostrado que hay mercado para ambos formatos.

Ahora llega el “tercero en discordia”, el iPad Pro, una tableta con pantalla de 12,9 pulgadas, casi tan grande como mi MacBook Pro de 13 pulgadas con el que trabajo a diario, pero con la diferencia de ser táctil, pesar unos 800 gramos menos, garantizar una autonomía de cerca de diez horas y tener un formato que la hace más manejable que cualquier portátil, por ligero que éste sea.

iPadPro_02

iPadPro_03

iPadPro_04

iPadPro_05

El iPad Pro visto desde diferentes perspectivas. La imagen de arriba, donde se ve el Apple Pencil antes de pulsar sobre el icono de una app, no debe confundirnos. Apple no ha creado su Pencil para movernos por el iPad Pro, para eso están nuestros dedos y los diferentes gestos que empleamos. El Apple Pencil es una herramienta de dibujo que admite todo tipo de trazos y permite aplicar infinidad de efectos. 

Portátil vs iPad Pro

¿Quiero decir con el párrafo anterior que el iPad Pro puede sustituir a mi MacBook Pro de 13 pulgadas? Aunque me hubiera gustado, no es así, si bien nunca ha estado más cerca un iPad de “jubilar” a los MacBook, tal como Microsoft ha logrado con la Surface Pro 4 con otros portátiles Windows solo con el [¿pequeño?] detalle de optar por Windows 10 Pro como sistema operativo.

La gente de Microsoft, que nunca ha tenido al hardware como principal fuente de ingresos, aunque tampoco lo ha dejado de lado, no ha mostrado reparo en diseñar a Surface como un sustituto de los portátiles, y por eso ha tomado el camino directo apostando por Windows 10, procesadores (Intel) y otros componentes que perfectamente encontramos en portátiles de cualquiera de los fabricantes que todos tenemos en mente.

Ficha técnica

Por su parte, Apple siempre llevó al iPad por la senda de los procesadores ARM, con el A9X y el coprocesador de movimiento M9 del iPad Pro como máximo exponente, y principalmente por el camino marcado por iOS desde que se presentó con el primer iPhone.

No seré yo quien critique a iOS y mucho menos al ecosistema de apps nacido alrededor de este sistema operativo. Las diferentes actualizaciones que ha tenido y todas las apps que podemos encontrar en la App Store demuestran su buena salud, pero es que además es una parte fundamental del éxito de dispositivos como iPhone, iPod touch o iPad.

Sin embargo, en el caso del iPad Pro, iOS no es Windows 10 Pro, ni tampoco OS X El Capitan (o una versión especial de OS X). La pantalla, la velocidad de proceso, el almacenamiento, el teclado opcional… del iPad Pro están a la altura de otros portátiles, pero el sistema operativo, conceptualmente hablando, no pretende ser igual que su “hermano mayor”.

iPad Pro, ¿el primer paso para convergencia?

Desde el mismo día que Tim Cook presentó al iPad Pro, el máximo responsable de Apple quiso dejar claro que no habrá fusión entre iPad y MacBook y que la estrategia seguida por Microsoft con Surface no le parece acertada, por lo menos para los intereses de Apple.

Tim Cook afirma que los clientes de Apple no están buscando la convergencia entre MacBook y iPad, y que la diferencia entre los procesadores x86 de Intel y los de la “serie A” de los diferentes iPad es mucho menor de lo que nunca ha sido. Tim Cook se reafirma en su intención de hacer la mejor tableta del mundo y el mejor MacBook del mundo, algo que la fusión de ambos evitaría.

Es decir, si nos atenemos a la versión oficial de Apple respecto a la convergencia de OS X y iOS (o MacBook y iPad), no pueden decir más claro que nunca se producirá. Sin embargo, sí hay muchos analistas que consideran que los de Cupertino pueden aplicarse el dicho de “donde dije digo, digo Diego” y sorprendernos con una versión de OS X preparada para procesadores ARM. Tanto iOS como OS X comparten la misma base (Darwin), lo que facilitaría mucho las cosas.

De todas formas, todo esto son especulaciones. La realidad es que los portátiles MacBook con OS X van por un camino y los iPad, por mucho que ahora haya un nuevo modelo con apellido “Pro”, van por otro.

Apple iPad Pro, análisis

Si quitamos la capucha (tapón magnético) del Apple Pencil encontramos el conector Lightning. Al conectarlo al iPad Pro, quedará “unido” a ese iPad Pro de manera que no funcionará en ese iPad Pro otro lápiz diferente hasta que no volvamos a hacer el mismo proceso. Además, podremos cargar el Pencil para obtener hasta 12 horas de autonomía o, si sólo tenemos tiempo para una carga rápida de 15 segundos, trabajar hasta media hora.

Apple Pencil y Smart Keyboard

El día que Apple nos entregó la unidad de prueba del iPad Pro tuvimos la ocasión de probar el nuevo Smart Keyboard pero en su versión ANSI con distribución de teclas para inglés de EE UU. Por el momento, ésta es la única versión que está disponible, aunque nos consta que en cuestión de 4-5 semanas tendremos un Smart Keyboard con la distribución habitual de teclas de cualquier teclado que se vende en España.

A diferencia del teclado opcional que Microsoft vende con su Surface Pro 4, que sí cuenta con trackpad para mover el puntero del ratón por Windows 10 Pro, Apple se olvida de él porque la intención de los de Cupertino no es que el iPad Pro sea un producto como Surface Pro 4 que puede sustituir a un portátil.

El iPad Pro tiene una pantalla de grandísima calidad y enorme resolución (2.732 x 2.048 a 264 p/p) por la que nos movemos con gestos táctiles. El propio Jony Ive, máximo responsable de diseño de Apple, confirmaba en una reciente entrevista que “el control táctil es y seguirá siendo un punto fundamental en nuestro sistema operativo y el Pencil no reemplazará al dedo“, y aquí añadimos nosotros que el puntero del ratón tampoco.

Dicho esto, no hemos mencionado que el Smart Keyboard tiene un precio de 179 euros, aunque existe una funda con teclado retroiluminado de Logitech que está siendo muy bien recibida por los compradores del iPad Pro que cuesta 149,95 euros. En ambos casos, un precio considerable para un complemento que creo importantísimo en un dispositivo que en su versión de 32 GB sólo WiFi cuesta 899 euros y que si se opta por el máximo de gama con 128 GB y versión WiFi+Cellular se vende por 1.229 euros.

En el caso de Logitech, no digo nada porque esta empresa no pone el precio del iPad Pro, pero en el Smart Keyboard de Apple, igual un precio inferior para sus clientes habría sido lo apropiado.

Cambiando de tercio, una de las grandes novedades del iPad Pro es el Apple Pencil, un “objeto revolucionario con aspecto de lápiz“, como dice la publicidad de Apple, que tiene mucha más tecnología dentro de lo que su aspecto podría hacernos pensar. Y si tienes dudas de esto que digo, no te pierdas el vídeo en el que Jony Ive explica todo lo que hay detrás del Pencil (aquí lo puedes ver, tiene subtítulos en castellano).

El caso es que el Pencil, que se vende de manera separada por 109 euros, marca la diferencia en el nuevo iPad Pro. La pantalla del iPad Pro renoce perfectamente cuando apoyamos la mano sobre ella al usar el Pencil o si estamos haciendo algún gesto de los habituales con nuestros dedos.

Aplicaciones como Paper, Procreate 3, Adobe Comp CC, Adobe Photoshop Fix, Adobe Photoshop Mix, Adobe Photoshop Sketch, AutoCad 360, Canva, Zen Brush 2 o iMovie ya aprovechan las capacidades ofrecidas por el Pencil, que es capaz de, gracias al sensor de su punta, reconocer la presión que estamos ejerciendo. Además, de nuevo otros sensores en la punta calculan el ángulo y la inclinación de la mano para dibujar sombras tal como lo haríamos con un lápiz o carboncillo.

Cualquier profesional, estudiante o apasionado que tenga en la imagen, el dibujo o la creatividad expresada con trazos una de sus prioridades va a disfrutar del iPad Pro y va a sacarle verdadero provecho. Si lo tuyo no es el dibujo, creemos que invertir 109 euros en un lápiz que te permita apuntar ideas en la app Notas no merece la pena.

iPadPro_06

iPadPro_07

iPadPro_08

iPadPro_09

iPadPro_10

No podíamos dejar de comparar a dos competidores que están en boca de todos: Apple iPad Pro y Microsoft Surface Pro 4. Como se puede apreciar, hay ligeras diferencias de tamaño de pantalla (12,9 pulgadas el modelo de Apple y 12,3 pulgadas el de Microsoft) y grosor (6,9 mm del iPad Pro y 8,45 mm para Surface Pro 4).

Conclusiones

El iPad Pro es un iPad superlativo en múltiples aspectos. Su procesador A9X tiene una CPU 2,5 veces más rápida que el chip A7 y su potencia gráfica es cinco veces mayor que la del A7. Además, se acompaña de una cámara trasera de 8 Mpx con la misma calidad que la del iPad Air 2 (aquí podéis leer el análisis que publicamos en su día), graba vídeo en 1080p HD, dispone de estabilización de vídeo, cuenta con Touch ID (el sensor de identidad por huella dactilar integrado en el botón de inicio) y trabaja con redes WiFi 802.11a/b/g/n/ac y doble banda, así como con 4G LTE en el modelo WiFi+Cellular. Y respecto a su autonomía, alcanza hasta 10 horas si no abusamos de la reproducción de vídeo.

El “pero” que le encontramos es que tienes que tener muy claro que eres el usuario adecuado para un equipo como el iPad Pro. Su elevado precio (complementos como el Smart Keyboard o el Pencil, aparte) no es algo banal. Si como hemos dicho es difícil que sustituya tu portátil habitual, no descartes un iPad Air  o un iPad mini si lo que buscas es un tableta fácil de manejar y transportar.

Eso sí, un dispositivo como el Pencil y el tamaño de pantalla del iPad Pro, unido a algunas aplicaciones como las que he citado, son suficientes para que cierto tipo de usuario adquiera el iPad Pro.

iPadPro_13

iPadPro_14

iPadPro_15

La familia iPad al completo: iPad Pro, iPad Air 2 e iPad mini.

  • Share This