Web Analytics
Conecta con nosotros

Guías

Resolución y tarjetas gráficas de portátil, te ayudamos a acertar

Publicado el

Elegir un portátil puede llegar a ser toda una odisea, sobre todo por las extrañas combinaciones que utilizan algunos fabricantes en materia de componentes, dando forma a equipos descompensados que acaban por no cumplir las expectativas que generan.

Si tenemos en mente comprar un PC para jugar la cosa se complica todavía más, ya que deberemos prestar especial atención a dos elementos clave, las tarjetas gráficas y resoluciones de pantalla que utilizan cada uno de los modelos entre los que queremos decidirnos.

De su equilibrio depende la experiencia que vamos a tener a la hora de jugar, pero dado que las soluciones gráficas para portátil no son iguales a sus equivalentes de sobremesa tomar una decisión acertada se complica, y mucho.

Por ello hemos considerado interesante hacer esta guía, en la que os ayudaremos a tener claro qué combinaciones de tarjetas gráficas de portátil y qué resoluciones son las más acertadas para jugar, todo estructurado en forma guía para que os ayude no sólo a elegir sino a acertar con la compra de vuestro nuevo equipo.

Dado que AMD tiene una presencia baja en el sector portátil indicaremos los equivalentes de interés en cada gama, si existen y se comercializan, para que tengáis una visión más amplia.

Resoluciones 720p y 768p

Son muy habituales en equipos de gama baja y son muy recomendables para aquellos que busquen portátiles asequibles pero capaces de ofrecer una experiencia razonablemente buena en juegos.

Podemos recomendar dos grandes grupos:

Nivel básico:

  • GeForce GT 940M: con estas soluciones tenemos potencia suficiente como para mover la mayoría de los juegos más conocidos y actuales sin problemas en calidades medias, salvo algunas excepciones contadas, en las que tendremos que jugar con todo en bajo. En este sentido todo depende de la optimización, ya que por ejemplo en GTA V con dicha GPU conseguimos medias de 50 FPS en medio y en The Wither 3 a 720p con todo en bajo no mantenemos 30 FPS. El modelo más parecido que comercializa AMD es la R9 M265X, aunque se coloca un peldaño por encima de aquella.

Nivel recomendado:

  • GeForce GTX 850M y GTX 860M: en este grupo entran también las GTX 950M y GTX 960M, que son iguales a las anteriores salvando pequeños aumentos de frecuencia de trabajo. Con estas GPUs es posible incluso jugar en 1080p a muchos juegos un un nivel de calidad alto, aunque en otros más exigentes es necesario reducir hasta un nivel medio para mantener una buena tasa de FPS. Sin embargo en 720p y 768p consiguen resultados fantásticos, tanto que por ejemplo pueden mover juegos como GTA V en una mezcla de ajustes entre alto y muy alto y mantener 60 FPS.  Lo más parecido por el lado AMD es una Radeon R9 M280X.

1 (5)

Resoluciones 1080p

Por lo general encontramos esta resolución en equipos de gama media y también en algunos de gama alta. Para poder disfrutar de esta mayor resolución necesitamos GPUs mucho más potentes, y para ello no basta con que tengan mucha memoria gráfica.

Una GT 940M de 4 GB de DDR3 no ofrecerá un buen rendimiento a estas resoluciones, ni siquiera a pesar de tener esa enorme cantidad de memoria de vídeo. Sin embargo, una GTX 965M con 2 GB de GDDR5 sí nos dará una experiencia satisfactoria.

Con este ejemplo queremos que tengáis claro que la memoria gráfica no es lo más importante a la hora de elegir una tarjeta gráfica potente. Hecha esta aclaración entramos en materia, de nuevo dividiendo en dos grupos.

Nivel básico:

  • GeForce GTX 965M: una solución muy potente y equilibrada. Tiene potencia suficiente para mover casi cualquier juego en calidad alta o ultra, dependiendo de las exigencias de cada juego en concreto. No se le atragantan tampoco los juegos actuales, ya que por ejemplo en The Division ronda los 35 FPS de media con los ajustes en alto, mientras que en The Witcher 3 también supera los 30 FPS con los ajustes en alto. Lo más parecido que tiene AMD es la R9 M290X, pero es menos potente.

Nivel recomendado:

  • GeForce GTX 980M: hasta la llegada de la versión portátil de la GTX 980 era la solución más potente que ofrecía NVIDIA como GPU única. Con ella podemos subir los ajustes a ultra en prácticamente todos los juegos actuales. En The Division consigue medias de 40 FPS, mientras que en The Witcher 3 ronda los 30 FPS. AMD no tiene nada parecido, aunque lo más cercano es la R9 M295X.

1 (3)

Resoluciones 2K

Para conseguir un portátil capaz de mover juegos con fluidez en esta resolución debemos recurrir a soluciones gráficas tope de gama, ya que de lo contrario tendremos que sacrificar calidad hasta un punto nada recomendable.

De nuevo distinguimos dos grupos:

Nivel básico:

  • GeForce GTX 980M: con esta tarjeta podremos disfrutar de la mayoría de los juegos en dicha resolución ajustes altos sin renunciar a una fluidez absoluta, e incluso en algunos menos exigentes podremos subir a ultra. En resumen, tendremos que jugar con los ajustes en función del juego, pero es el mínimo recomendable para una buena experiencia.

Nivel recomendado:

  • GeForce GTX 980: es una versión adaptada a portátil de la GTX 980 de escritorio, y por tanto es mucho más potente que la variante M. Con ella tendremos una experiencia muy buena incluso con calidades máximas, aunque si queremos los 60 FPS fijos en juegos tan exigentes como The Witcher 3 tendremos que reducir un poco el nivel de calidad.

1 (4)

Resoluciones 4K

Si queremos jugar en estas resoluciones con un portátil no nos queda otra que recurrir a configuraciones multiGPU, salvo que estemos dispuestos a no jugar nunca con el nivel de calidad al máximo, salvo contadas excepciones.

Estas son las dos mejores opciones que tenemos:

Nivel básico:

  • GeForce GTX 980: repite en esta resolución, ya que es suficiente para ofrecer una experiencia buena en calidades altas o medias, según el juego y sus exigencias. En algunos juegos concretos podemos jugar incluso en ultra y con tasas de FPS muy altas, pero no es la normal general.

Nivel recomendado:

  • SLI de GeForce GTX 980: lo más potente que podemos encontrar en general dentro del sector portátil. Con esta combinación conseguimos un extra de potencia que asegura una mayor fluidez incluso en calidades altas, y nos permite acercarnos a los 60 FPS incluso en los juegos más exigentes. Así, y a modo de ejemplo, puede mover The Witcher 3 en alto (postprocesamiento incluido) y conseguir medias de 50 FPS.

Enlaces de interés: Guías MuyComputer.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído