Rusia presiona a Telegram, pero el límite lo sigue marcando la política de datos del servicio

Rusia presiona a Telegram, pero el límite lo sigue marcando la política de datos del servicio
29 de junio, 2017

Tras unos días de tensiones el popular servicio de mensajería instantánea ha accedido registrarse formalmente en Rusia, tal y como pedían las autoridades reguladoras del país. Pero “no cumpliremos con leyes incompatibles con la política de confidencialidad de Telegram o con la protección de la privacidad de los usuarios“, apunta el CEO Pavel Durov.

Este nuevo choque entre la administración y Telegram viene derivado del supuesto uso de la aplicación en un atentado terrorista sucedido la pasada semana en suelo ruso, informan en Reuters. Una nueva acusación particular que, sin embargo, ataca al mismo fundamento general de siempre, el cifrado de los datos.

Así, en Telegram acceden al registro, pero no a compartir información personal. “No tenemos ningún problema con estas formalidades, pero no se compartirá un solo byte de datos privados con ningún gobierno“, matiza Pavel Durov vía Twitter; “solo proporcionaremos la información pública para el registro“, agrega, en referencia a la información pública de la propia compañía.

Por otro lado, Telegram no tiene ningún servidor en Rusia, como se ha indicado en algún medio, sino que mantiene una red de servidores mundial cuyo clúster en Europa radica en Ámsterdam.

En resumen, nada fuera de lo ordinario: los gobiernos quieren acceso a todo, incluso a costa de minar la seguridad con la que el software se protege en Internet, mientras que las compañías se defienden como pueden. Hasta Microsoft está en esa batalla y de momento, parece, va ganando.

  • Share This