Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

32M «biohackeará» a empleados voluntarios con el implante de un chip

Publicado el
implante de un chip

32M (Three Square Market) ha iniciado un programa piloto de empleados voluntarios interesados en ser biohackeados.

El implante de un chip RFID en la mano permitirá hacer de todo en la empresa, desde abrir las puertas de acceso, usar las fotocopiadoras, la autenticación en ordenadores, el desbloqueo de móviles, intercambio de tarjetas de visita o compras en las oficinas centrales de 32M en Wisconsin.

El chip también almacenará información médica/salud y otros datos personales y profesionales del empleado. Los riesgos para la privacidad son evidentes porque el chip incluye GPS y -en teoría- puede registrar cualquier movimiento 24/7. También de seguridad, porque ya hemos visto hackeos que habrá que solventar.

El CEO de 32M promete que no se realizará ningún tipo de seguimiento y enmarca el programa en el uso de tecnologías avanzadas que están más cerca del uso masivo que lo que podemos pensar. Algunos empleados son reacios al implante de un chip con estos propósitos, pero otros están entusiasmados con la prueba que será posible en colaboración con la firma sueca especializada BioHax Internacional.

El chip usa tecnología de campo cercano NFC para comunicarse con otros dispositivos y funciona de forma similar a como hacemos con un smartphone o tarjeta en un terminal de punto de venta, pero sin llevar nada de esto encima. Interesante siempre que salvaguarden los aspectos de la seguridad y la privacidad.

Implante de chips, el futuro está aquí

Three Square Market es una compañía especializada en soluciones para kioscos y máquinas expendedoras y hacia ahí enfoca el programa, pero el implante de chips tiene un campo de aplicación mucho más amplio, especialmente en medicina. Ya hemos visto como los ciegos «ven» y los sordos «oyen» gracias a estas tecnologías, como el caso de un hombre invidente que recuperó la visión gracias a unos ojos biónicos conectados a gafas inteligentes. Los médicos emplearon un ensayo clínico utilizando un sistema llamado Second Sight que ha logrado que el paciente tenga la capacidad de ver y distinguir formas humanas e incluso su propio reflejo en una ventana.

El pasado verano conocimos como ingenieros del MIT desarrollaron un chip que recreaba las conexiones entre nervios y músculos, intentando dar respuesta a enfermedades como la ELA para la que no existe curación ni tratamiento probado.

En 2015, conocimos un nuevo chip que simula perfectamente el latido cardíaco. Desarrollado por el Biointerfaces Institute y el Michigan Center for Integrative Research Critical Care este chip utiliza un complejo sistema de canales activados por la propia gravedad, condensadores e interruptores que pueden hacer que el líquido fluya a través de él con una variedad de ritmos y pulsaciones casi infinita.

También destacadas las investigaciones de chips implantados para el tratamiento del cáncer. En un futuro, estos nanochips actuarán en procesos de quimioterapias de ciencia ficción, siendo capaces de combatir células malignas salvaguardando el resto, sin producir daños colaterales.

Muy interesante, si no se nos va de madre… ¿Terminaremos siendo máquinas aún manteniendo la base biológica?

Coordino el contenido editorial de MC. Colaboro en medios profesionales de TPNET: MCPRO, MuySeguridad, MuyCanal y Movilidad Profesional.

Lo más leído