Consiguen recrear la lluvia de diamantes de Neptuno

Consiguen recrear la lluvia de diamantes de Neptuno
21 de agosto, 2017

Nuestro sistema solar está lleno de sorpresas que hemos podido conocer gracias a la exploración espacial, aunque algunas todavía no están comprobadas y son teorías “aceptadas” pero no definitivas. Una de las más curiosas asegura que en Neptuno llueven diamantes, un fenómeno que un grupo de expertos ha conseguido reproducir en laboratorio.

Científicos del SLAC Laboratory de la Universidad de Stanford han logrado recrear las condiciones de Neptuno para que se produzca esa lluvia de diamantes, utilizando un sistema combinado de rayos láser de alta potencia.

¿Cómo ha sido posible?

Fue lo primero que me pregunté yo también al empezar a leer el artículo. El equipo utilizó un material plástico conocido como poliestireno para simular una atmósfera rica en metano, una de las grandes claves de Neptuno. Tanto el plástico como el metano contienen átomos de hidrógeno y de carbono.

Tenemos dado el primer paso, ahora toca recrear las condiciones de alta presión que “exprimen” las moléculas de hidrógeno y carbono y las convierten en diamantes.

Para esto se utilizó el instrumental llamado “Materia en Condiciones Extremas (MEC)”, que está situado dentro del “Linac Coherent Light Source (LCLS)” y puede combinar los pulsos de rayos X emitidos por el LCLS con rayos láser ópticos de alta potencia.

Esto permitió simular la enorme presión que presente en gigantes como Neptuno, y su aplicación sobre dicho material plástico se tradujo en la formación de diamantes con un tamaño de unos pocos átomos.

Los expertos afirman que en Neptuno esas lluvias de diamantes producen cuerpos de gran tamaño y que por tanto no se puede hacer una comparación directa con su experimento.

Sin embargo su valor está fuera de toda duda ya que les ha permitido entender mejor el proceso de formación de aquellos y ha abierto además una nueva vía de estudio que puede extenderse a otros planetas.

Más información: New Atlas.

  • Share This