Total



9

  • Calidad de construcción
  • Diseño y acabados
  • Rendimiento y estabilidad
  • Overclock
  • Calidad-precio

El gigante taiwanés ha ampliado recientemente su catálogo de placas base para dar soporte a los nuevos procesadores Intel Core de octava generación. Entre todas las novedades que ha presentado una de las que más ha llamado nuestra atención ha sido la placa base GIGABYTE Z370 ULTRA GAMING, un modelo que se encuadra dentro de su línea AORUS (gaming) y que destaca por su relación entre calidad, precio y prestaciones.

Gracias a GIGABYTE hemos podido probar esa placa durante varias semanas y hoy por fin hemos terminado de escribir nuestro análisis. Lo hemos estructurado siguiendo el esquema habitual porque sabemos que os resulta más fácil de consultar, aunque si tenéis alguna duda podéis dejarla como siempre en los comentarios.

Sin más preámbulos empezamos. Esperamos que os guste y sobre todo que os sea útil.

GIGABYTE Z370 ULTRA GAMING; primer vistazo

Estamos ante una placa base que por precio, calidad de construcción y prestaciones posiciona dentro de lo que podemos considerar como gama alta económica. Esto significa que la GIGABYTE Z370 ULTRA GAMING busca ofrecer una buena relación precio-prestaciones, y ya os podemos adelantar que lo consigue sin problemas.

Una simple vistazo nos basta para constatar que GIGABYTE ha hecho un buen trabajo con esta placa base; tenemos un completo sistema de refrigeración pasiva en las zonas vitales de la placa (chipset y VRM) que se encarga de mantener las temperaturas bajo control incluso cuando hacemos overclock al procesador, algo fundamental ya que este modelo está preparado para sacar partido a las CPUs Core 8000 serie K de Intel.

El diseño del PCB y de la placa en general es atractivo y se combina con un sistema de iluminación LED RGB totalmente personalizable que le otorga un toque de color en zonas concretas, incluido el lateral derecho superior, los zócalos para memoria RAM y los puertos PCI.

Tras esta breve presentación vamos a repasar sus características más importantes:

  • Chipset Z370 de Intel, soporta overclock y procesadores Core serie 8000.
  • Construcción UltraDurable de alta calidad; las ranuras PCIE y los slots de memoria RAM están reforzados y protegidas con el sistema “Dual Armor”.
  • Condensadores sólidos Durable Black para asegurar una larga vida útil y sistemas de protección a nivel de hardware y software. Incluye BIOS dual.
  • Tres ranuras PCIE; una x16, una x8 y otra x4. Soporte para tres tarjetas gráficas Radeon de AMD en modo CrossFire o dos tarjetas gráficas NVIDIA en modo SLI.
  • Cuatro ranuras para montar módulos de memoria DDR4 (doble canal), con un máximo de 64 GB y velocidades de hasta 4.000 MHz.
  • Sistema de sonido Realtek ALC1220 7.1 de alta calidad con condensadores sólidos Nichicon y amplificador para mejorar la experiencia de uso con auriculares.
  • Solución de red Intel GbE LAN compatible con el software cFosSpeed.
  • Soporte de SSDs de alto rendimiento bajo interfaz PCI-E NVMe.
  • Soporte de unidades Intel Optane.
  • Protección contra subidas de tensión y contra la formación de azufre.
  • Sistema de alimentación de 7 fases de última generación.
  • Sistema de iluminación LED RGB totalmente personalizable.
  • Luces LED que actúan como dianóstico rápido en caso de errores o de problemas de temperatura.
  • Completo ecosistema de software dedicado y oficial de GIGABYTE para sacar el máximo partido a la placa.
  • Factor de forma ATX.

Equipo de pruebas y overclock

La GIGABYTE Z370 ULTRA GAMING es una placa base que como anticipamos ha sido diseñada con el overclock en mente. Por ello hemos centrado nuestras pruebas en ver qué valores máximos podemos conseguir en memoria y CPU y qué experiencia de uso ofrece, sobre todo en el proceso de configuración.

Antes de entrar en detalles vamos a ver la configuración del equipo que hemos utilizado en nuestras pruebas:

  • Procesador Core i7 8700K de seis núcleos y ocho hilos a 3,7 GHz (modo normal)-4,7 GHz (modo turbo).
  • 16 GB de RAM G.Skill Trident Z RGB DDR4 3200 PC4-25600 en doble canal con latencias CL16.
  • Placa base GIGABYTE Z370 ULTRA GAMING con BIOS F6 (hace poco llegó la BIOS F7).
  • Sistema de disipación Corsair Hydro Series H45.
  • Tarjeta gráfica GTX 1080 Founders Edition con 8 GB de GDDR5X a frecuencias de referencia (1.607-1.733 MHz).
  • SSD Samsung Evo 850 de 500 GB.
  • Windows 10 Pro de 64 bits.
  • Todos los controladores actualizados a la última versión disponible.

Con esta configuración hemos podido utilizar sin problema los perfiles de overclock que incluye la placa. El Core i7 8700K sube directamente a 5 GHz y la RAM se mantiene a 3,2 GHz sin tener que tocar latencias. El proceso de configuración es muy sencillo, ya que basta con entrar en la BIOS y seleccionar los perfiles correspondientes.

Haciendo una configuración manual hemos podido llegar hasta los 5,2 GHz en la CPU, pero las temperaturas se acababan desmadrando (más de 80 grados) y entraba en juego el “thermal throttling”, así que el limite que recomendamos son los 5 GHz. A esa frecuencia con el equipo que hemos descrito alcanzamos medias máximas de 75 grados, un nivel que podemos considerar como el máximo que podemos asumir si queremos mantener esa frecuencia durante largos periodos de uso.

Es importante destacar que durante las pruebas la estabilidad de la GIGABYTE Z370 ULTRA GAMING fue total. El overclock a 5 GHz en la CPU se consigue en un simple clic y funciona a la perfección. No hemos identificado tampoco problemas de temperatura en la zona del VRM ni en ninguna de las secciones de la placa.

Conclusiones

La GIGABYTE Z370 ULTRA GAMING cumple su objetivo, es una placa base de gama alta que brilla por algo más que por su iluminación LED RGB.

Su calidad de construcción es notable, dispone de todo tipo de conexiones y de ranuras de expansión, soporta altos niveles de overclock sin problemas y además tiene una interfaz bien ejecutada que permite que incluso un usuario sin conocimientos de overclock pueda aprovechar un procesador Core 8000 serie K en segundos. Sin lugar a dudas, un punto de partida fantástico con el que empezar un PC destinado a uso avanzado y gaming.

Su precio actualmente es de 165 euros, una cifra muy ajustada teniendo en cuenta todo lo que ofrece.

Nos ha gustado

  • Excelente calidad de construcción.
  • Estabilidad total y buenas temperaturas.
  • Preparada para overclock, incluso aunque no tengamos conocimientos avanzados.
  • Buena relación calidad-precio.
  • Sistema de iluminación LED RGB personalizable.

No nos ha gustado

  • La interfaz de la BIOS es fácil de utilizar, pero hay margen de mejora.
  • No integra los M.2 Thermal Guard para refrigerar unidades SSD M.2.

  • Share This
    • perillons

      GIGABYTE Z370 ULTRA GAMING

    • Isidro Ros

      Editado, gracias.

      Saludos.

    • Jose Pastrana

      Que desmadre es este, jajajaja. “las temperaturas se acababan desmadrando”.