Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

Intel Whiskey Lake: estas son las mejoras que trae

Publicado

el

Whiskey Lake es el nombre que recibe la sucesora de Coffee Lake. Los que nos leéis habitualmente sabéis que siempre hemos definido a esta nueva arquitectura como una evolución menor, y que sus cambios más importantes estarían presentes a nivel de seguridad y a nivel de conteo de núcleos.

Las explicaciones que ha dado Intel nos han dado la razón, el gigante del chip ha introducido correcciones de seguridad que aportan protección a nivel de hardware frente a algunas de las vulnerabilidades que afectan a los procesadores Core (Coffee Lake y anteriores), y ha elevado hasta ocho el número de núcleos de sus procesadores de alto rendimiento para consumo general.

Sin embargo, la compañía también ha querido dejar claro que el proceso de fabricación no ha cambiado, y que por tanto Whiskey Lake se encuadra dentro del mismo proceso de 14 nm++ que hemos visto en los procesadores Coffee Lake.

Amber Lake: un caso aparte

En la imagen adjunta podemos ver que Intel ha corregido a nivel de silicio Meltdown en sus variantes 3 y 5 en los procesadores basados en la arquitectura Whiskey Lake. El resto de vulnerabilidades se mantienen y requieren de parches a nivel de sistema operativo y de BIOS, con la correspondiente pérdida de rendimiento que suponen.

Cascade Lake, arquitectura que sucederá a Skylake-X (Intel Extreme para consumo) y Skylake-SP (Xeon), también presenta una corrección a nivel de silicio contra Spectre en su segunda variante, aunque requiere el respaldo de un parche a nivel de sistema operativo para funcionar correctamente, lo que podría acabar afectando también a su rendimiento, ya que esta vulnerabilidad es la más problemática cuando hablamos de mitigación por software.

En el caso de Amber Lake tenemos una mala noticia, y es que Intel no ha incorporado ninguna solución a nivel de hardware contra las vulnerabilidades Meltdown y Spectre. Según podemos leer en la fuente se debe a que estos procesadores utilizan el proceso de fabricación de 14 nm+ y están configurados para funcionar con un TDP de 5 vatios. Esto los coloca al mismo nivel que Kaby Lake Refresh, y ha impedido a Intel la introducción de correcciones a nivel de silicio.

Nuevos procesadores, mismas vulnerabilidades

Intel ha corregido dos vulnerabilidades de forma total a través de hardware en Whiskey Lake y Cascade Lake, pero Amber Lake sigue siendo un «coladero» y las vulnerabilidades más graves siguen sin tener una solución a nivel de silicio ocho meses después.

¿Es lícito que Intel mantenga esta situación y que siga vendiendo procesadores con vulnerabilidades de casa? Creo que no hace falta dar una respuesta, es un problema grave que sigue sin tener una solución satisfactoria. Los de Santa Clara deberían centrarse en hacer todo lo necesario para lanzar una nueva generación de CPUs que realmente resuelva todos los agujeros de seguridad de sus procesadores, y no pequeñas revisiones que al final no benefician al consumidor.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído