Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Linksys Velop, análisis

Publicado el

En los últimos meses hemos visto como la tecnología de redes WiFi mesh (o malladas, como se suele traducir) ha irrumpido en el mercado de consumo como la solución óptima para llevar Internet a todos los rincones de la casa de forma inteligente. Hemos querido comprobar hasta qué punto lo consiguen y analizamos a fondo uno de los productos más interesantes del segmento, el Linksys Velop.

Velop es el sistema modular de redes WiFi de Linksys. Nuestro modelo de pruebas es el Linksys Velop Dual-Band de 3 nodos, un kit que incluye todo lo necesario para desplegar una red inalámbrica mesh y dotar de buena calidad de señal a toda la casa.

Antes de continuar, demos un repaso a las características técnicas más relevantes:

  • Procesador de cuatro núcleos a 716 MHz
  • 256 MV Flash NAND + 256 MB DDR3
  • Bandas 2,4 GHz + 5 GHz
  • Velocidad AC1300 (867 + 400 Mbps)
  • 78 mm x 78 mm x 141 mm por nodo
  • Modos de funcionamiento: router, puente o repetidor
  • Bluetooth 4.0/LE
  • 2 x Gigabit Ethernet con detección automática WAN/LAN
  • 3 años de garantía y soporte

En la caja encontraremos los tres módulos (idénticos, no hay nodo maestro), un cable Ethernet para conectar al router que tengamos ya instalado y cables de alimentación. La instalación básica es muy sencilla; basta conectar uno de los nodos a la red y desde la aplicación disponible para iOS o Android seguir los pasos para crear una nueva red WiFi. El proceso está diseñado para que cualquier perfil de usuario tenga listo en sistema en menos de 10 minutos.

Este proceso tan guiado y simplificado tiene una parte negativa: los usuarios de perfil más avanzado echarán de menos una interfaz web donde personalizar la configuración a medida de sus necesidades. En cualquier caso, Velop no esconde sus intenciones y desde el primer momento deja claro que es un producto diseñado para funcionar de forma automática y transparente para el usuario, diseñado para aquellos que buscan un buen rendimiento pero no complicarse con configuraciones.

Las ventajas de mesh o por qué no se trata de otro repetidor

En el mercado existen varias soluciones para mejorar la conectividad del hogar, desde instalar un router más potente a optar por repetidores WiFi, extensores PLC o simplemente cablear. El resultado depende de muchos factores, desde la calidad el hardware que instalemos a la distribución de nuestro hogar, materiales o la banda que usemos.

Sin embargo, cada vez tenemos más dispositivos conectados y exigiendo ancho de banda forma simultánea, lo que puede provocar que aunque tengamos buena cobertura la experiencia deje mucho que desear. Una red mesh o mallada está compuesta por un router y nodos (en el caso de Velop, todos pueden actuar como router) que se comunican entre ellos para crear una red inalámbrica única, que de cara al usuario funciona con el mismo SSID y contraseña.

A diferencia de lo que ocurre con otros sistemas, los nodos no necesitan comunicarse con el router para extender la red y pueden trabajar entre ellos. La red calcula de modo inteligente (normalmente en función del uso) el estado de cada nodo y gestiona de forma inteligente el ancho de banda. En la práctica esto supone que puedes jugar online sin cortes mientras en otra habitación trabajan con el PC y ven una serie de Netflix en el salón.

El espectro de redes WiFi en grandes ciudades suele estar muy congestionado, así que Velop incorpora una solución que adopta siempre en mejor canal disponible y la banda idónea para los molestos lag y cortes que puede tener una conexión inalámbrica.

En nuestras pruebas, instalando en dispositivo en un piso de 130 metros cuadrados ubicado en Madrid capital los resultados han sido fantásticos. Sobre una conexión de fibra de 300 Mb proporcionada por Movistar, Velop desplegó una WiFi que cubría todos los rincones de la estancia.

A unos 5-10 metros del router el ancho de banda supera normalmente los 250 Mb/s y en la habitación más alejada (unos 25 metros lineales) no baja de 200 Mb/s, superando notablemente los resultados del extensor WiFi que teníamos instalado. Medimos los resultados con IxChariot.

Como siempre que probamos dispositivos de este tipo, es necesario advertir que los resultados finales dependen mucho de donde los instalemos. No es lo mismo un piso que una casa, un muro de hormigón mallado puede provocar problemas y llevar WiFi de un piso bajo a un sótano es realmente complicado sin tirar de cable. Por ello, nuestra recomendación es adquirir siempre estas soluciones en un sitio donde no pongan problemas para devolverlos si no estamos satisfechos. Obviamente Velop no hace milagros, pero en igualdad de condiciones funciona entre dos y tres veces mejor que un repetidor WiFi o un PLC estándar.

En términos de estabilidad y fiabilidad la solución que propone Linksys es fantástica; no requiere de configuración alguna y es fácil comprobar cómo el sistema distribuye el ancho de banda de forma óptima y transparente.

En cualquier caso, conviene no llevarnos a engaño; aunque hablamos de tecnología de última generación, los nodos se comunican vía WiFi así que es necesaria una mínima cobertura entre uno y otro para obtener buenos resultados. Si no es el caso, una opción puede ser conectar uno de los nodos a un cable Ethernet para que actúe como repetidor.

Conclusiones

La tecnología WiFi mesh ha llegado para quedarse. Por el momento, la diferencia de precio respecto a otras soluciones es notable (así como la diferencia de rendimiento), pero constituye una solución ideal para aquellos usuarios que buscan una conectividad de calidad sin complicaciones.

Este producto va orientado a usuarios que no están satisfechos con el rendimiento inalámbrico de su router y no consiguen mejorarlo con soluciones como los repetidores o los PLC. Linksys Velop ofrece un rendimiento magnífico, pero es importante tener en cuenta que en función del área a cubrir notaremos más o menos diferencias.

El Linksys Velop Dual-Band de 3 nodos ya está disponible en los distribuidores oficiales por un precio aproximado de 299 euros. El pack de tres está recomendado para estancias de hasta cuatro habitaciones, si tenemos un piso más pequeño podemos optar por los modelos A2200 o A2400 que están por debajo de 200 euros.

Valoración final
8.5 NOTA
NOS GUSTA
Excelente rendimiento
Instalación sencilla
Tecnología WiFi mesh
A MEJORAR
Precio necesariamente elevado
Escasas opciones de personalización
RESUMEN
Una solución potente, fiable y sencilla para mejorar la conectividad inalámbrica de tu hogar. Excelente rendimiente a cambio de un precio más elevado que otras soluciones no basadas en mesh.
Diseño y construcción9
Rendimiento9
Instalación y software9
Calidad/Precio7

Me encargo de traer innovación y nuevo negocio al grupo TPNET. Además colaboro en varios de nuestros sitios como MC y MCPRO.

Top 5 Cupones

Análisis

QNAP TS-328, análisis

Publicado el

A medida que las necesidades de almacenamiento aumentan, usuarios y empresas se preguntan cuál es la mejor opción para no solo garantizar las seguridad de nuestros datos, sino acceder a ellos de forma sencilla e integrarlos dentro de nuestro ecosistema digital.

En los últimos años hemos visto una espectacular progresión de los NAS, que han pasado de sistema áridos muy orientados a entorno corporativo a soluciones igualmente potentes, pero al alcance de cualquier perfil de usuario. En esta gama de usuario avanzado se mueve el protagonista de nuestro análisis, el QNAP TS-328 que llevamos probando unas semanas.

Lo primero que llama la atención de esta solución es el número impar de bahías. Normalmente los NAS suelen saltar de las dos bahías (lo mínimo para poder aprovechar las virtudes del RAID) a cuatro, ocho o más. QNAP muestra con este TS-328 un producto perfecto para montar un RAID 5 utilizando tres discos idénticos.

Diseñado para durar

Al igual que ocurre con una fuente de alimentación, un router o cualquier aparato electrónico destinado a funcionar 24/7/365 la calidad de construcción y la fiabilidad son variables fundamentales a la hora de valorar un NAS.

En este sentido QNAP se mantiene fiel a lo visto en iteraciones anteriores (sobresalientes, por otra parte) y apuesta por un amplio chasis en color blanco. La placa está alojada en la zona inferior, mientras que la parte superior se reserva para una sistema de tres bahías refrigerado por un ventilador de 90 mm.

Con unas dimensiones de 142 x 150 x 206 mm. el QNAP TS-328 cabe en cualquier sitio. En el frontal encontramos los clásicos LED de estado, el botón de encendido y un puerto USB 3.1 ideal para “volcar” contenidos de manera directa utilizando un pendrive o un disco duro externo.

En la trasera, además del ventilador, veremos dos puertos USB 2.0/3.0, doble toma Ethernet Gigabit, toma de alimentación y dos jacks, uno para el audio interno y otro para mantenimiento y chequeo que rara vez se utilizarán. Antes de continuar, demos un repaso a las especificaciones técnicas más importantes:

  • Procesador ARM Cortex-A53 (64-bit), 1.4 GHz
  • 2 Gbytes de RAM DDR4 (no ampliable)
  • 4 Gbytes de memoria eMMC
  • 3 bahías para disco duro/SSD de 3,5″ o 2,5″. Hasta 6 Gb/s
  • 2 x puerto LAN Gigabit RJ45
  • 2 x USB 3.0 (1 x delantero); 1 x USB 2.0 (trasero)
  • 142 x 150 x 260.1 mm. 1,4 kilos
  • Sonido 16.5 dBA
  • Consumo 7.24W en espera, 18.35W en funcionamiento

Hardware de primera

Uno de los aspectos que distinguen a un NAS de calidad es su dotación de hardware. Por su filosofía, este tipo de dispositivos no necesitan componentes de útlima hornada pero si una configuración equilibrada y, por encima de todo, una combinación de procesador y RAM que haga que todo funcione con fluidez.

QNAP ha optado por un solvente Realtek RTD1296, con arquitectura ARM v8 A53 de 64 bits, junto a 2 gigabytes de memoria RAM solados a la placa. Esta combinación hace posible que el sistema operativo QTS funcione a la perfección de forma estable y fluida incluso en escenarios de multitarea.

La clave es el software

Aunque es fácil simplificar diciendo que un NAS es poco más que un disco duro conectado en red o que es sencillo emular su comportamiento con un viejo PC y el software adecuado en la práctica las cosas no son tan sencillas.

El mayor valor añadido de QNAP es un sistema operativo espectacular, especialmente diseñado para este hardware y pensado para cualquier perfil de usuario. El que no se quiera complicar la vida tiene las aplicaciones que necesita preinstaladas pero, al mismo tiempo, se ofrecen todas las opciones de configuración para que unas manos expertas puedan personalizar el equipo al detalle.

Hemos hablado mucho de QTS en análisis anteriores y tenéis muchísima información sobre sus bondades en la web, así que vamos a centrarnos en tres de los aspectos que más nos han gustado:

  • La nueva versión de FileStation es más rápida y permite de forma eficaz gestionar todos nuestros contenidos multimedia, audios, vídeo y fotos. Lo mejor es que se integra a la perfección con cualquier PC, tablet o smartphone sin engorrosos procesos de configuración.
  • Las instantáneas (muchas veces reservadas a soluciones de gama alta) también son muy útiles para el usuario doméstico. El NAS puede registrar el estado del sistema y sus metadatos, para poder restaurarlo en caso de necesidad sin necesidad de disparar las necesidades de almacenamiento.
  • El TS-328 permite la decodificación y transcodificación a tiempo real de vídeo hasta 4K. Así podemos crear versiones optimizadas para reproducir en la TV o nuestro smartphone sin saltos y sin necesidad de copiar decenas de gigas de un sitio a otro. No solo funciona bien sino que está integrado con el sistema de archivos (clic derecho, tanscodificar).

La magia del RAID

Una de las razones para comprar un NAS de este tipo es mantener nuestros datos más valiosos seguros y a buen recaudo, sin necesidad de depender de nubes. Cualquiera con unos años en esto de la informática sabe que los discos duros, por muy buenos que sean, pueden darnos un susto así que eso de acumular unidades externas no suele ser buena idea.

Este QNAP TS-328 está especialmente diseñado para desplegar un RAID 5 (si queréis saber más sobre qué es el RAID y qué tipo de configuraciones podéis leer este artículo), una solución que combina capacidad de almacenamiento, rendimiento y, obviamente, seguridad ante un fallo de hardware.

Una configuración como esta requiere un mínimo de tres discos idénticos. La información se divide en bloques que se distribuyen entre las tres unidades, de tal forma que se pueden hacer operaciones de lectura y escritura simultáneas y sin necesidad de “esperar” a que una unidad termine. El resultado es una muy buena tasa de transferencia.

La integridad de los datos se garantiza gracias a los bloques de paridad, una especie de mapa de las divisiones que se han ido realizando para que si uno de los discos falla, sea posible recuperar la información.

Obviamente, con este sistema la capacidad total del sistema no es la suma de cada disco. Así, con tres discos duros de 4 Tbytes cada uno obtendríamos una capacidad de almacenamiento máxima de 8 Tbytes y la garantía de que si uno tiene problemas, nuestra información está a salvo. Bastaría con sustituirlo por uno de idéntica capacidad.

Si las copias de seguridad no van a ser una prioridad, el sistema de tres bahías permite configuraciones más centradas en el rendimiento, como dos discos duros de gran capacidad en RAID 0 y un SSD para caché (no es necesario un modelo de última generación). Perdemos seguridad a cambio de un rendimiento mucho mejor.

En nuestro escenario de pruebas, con un RAID 5, alcanzamos sin problemas velocidades de transferencia de entre 70 y 90 MB/s. A destacar, la estabilidad del NAS incluso en situaciones de máximo estrés y grandes transferencias de datos de forma simultánea.

Conclusiones

El QNAP TS-328 es un dispositivo ideal para el hogar o la pequeña empresa que quiere aprovechar todas las ventajas de un RAID 5 a un coste contenido. Sobre una base hardware excelente y fruto de la especialización, QNAP despliega un sistema operativo muy pulido que permite sacar el máximo partido a todas las posibilidades del NAS a cualquier perfil de usuario.

Hemos encontrado el NAS por menos de 280 euros en Amazon, un precio realmente ajustado si tenemos en cuenta lo que ofrece y que está pensado para que podamos aprovecharlo durante años como centro de nuestro ecosistema digital.

En el lado de las mejoras esperamos un salto en la calidad de construcción en futuras iteraciones del producto. Aunque por algún lado hay que recortar para mantener el precio bajo control, sería estupendo ver mejoras en las bandejas para los discos o en la calidad de los plásticos de la carcasa. Nada grave en todo caso para un producto sobresaliente que recomendamos desde el laboratorio de MC.

Valoración final
9 NOTA
NOS GUSTA
El sistema operativo es una maravilla
El soporte para RAID 5
Su ecosistema de aplicaciones
Potencia suficiente para trabajar con vídeo hasta 4K
A MEJORAR
La calidad de las bandejas es mejorable
RESUMEN
Un producto excelente que combina un gran hardware con un sistema operativo orientado a hacer la vida más fácil al usuario y sacar el máximo partido del dispositivo. Muy interesante la opción 3 bahías para un RAID 5.
Diseño y calidad de construcción8
Rendimiento9
Software10
Calidad / Precio9

Continuar leyendo

Análisis

Subaru Forester 2018, ojos

Publicado el

“She’s got Bette Davis eyes” Kim Carnes, Bette Davis Eyes (1981)

Me encontraste en un vertedero, un antro oscuro y pegajoso en el que nadie me escuchaba cantar y las miradas nunca llegaban a la altura de los ojos, menos la tuya. Era un viernes por la noche y te quedaste hasta que el dueño te apartó para limpiar con la fregona por debajo de tu taburete cuando todos los demás se habían ido y entonces no me viste pero te escuché preguntar por mi. Él se rió con esa risa cómplice medio ahogada que yo odiaba mientras te guiñaba el ojo y extendía la mano para exigir su recompensa. Luego entre las mugrientas cortinas que tapaban el escenario vi cómo indicaba el escobero que usaba como camerino y volvía a guiñarte el ojo y a reírse como una morsa.

Tardé en reaccionar pero al ver que te dirigías a la puerta que te habían indicado me apresuré a volver al cuartucho que usaba para cambiarme y me tropecé en el pasillo. Maldije mi mala suerte con murmullos y mientras me masajeaba el tobillo dolorido noté cómo aparecías detrás de mi y me cogías en brazos levantándome como si nada. Nuevamente me miraste a los ojos y me dijiste “¿se ha hecho daño?” mientras rodeaba tu cuello para sujetarme. “No se” es lo único que acerté a decir y te reíste. Yo también me reí, pero entonces reconocí esa risa y te miré fijamente a los ojos. “¿Papá?”.

Ya tuvimos ocasión de probar el Subaru Forester, un todoterreno “de verdad” en un mundo de SUVs más o menos urbanitas y remilgados. En esta ocasión hemos querido echar otro vistazo al vehículo japonés ya que el fabricante ha introducido modificaciones importantes, sobre todo en el aspecto de la seguridad activa y pasiva que nos han parecido muy interesantes. Un paquete de actualizaciones que sin duda entregan más armas al Forester para competir con los crossover del momento a los que les caracteriza el amplio catálogo de opcionales y sistemas de ayuda a la conducción.

Ficha técnica

En aquel artículo mencionamos que aunque tenga menos fama que otros modelos de casas con más presencia, el Forester es un todoterreno que lleva nada menos que 21 años en el mercado y que es toda una referencia para los entendidos y aficionados empeñados en alejarse del asfalto para sus excursiones. Estas incorporaciones está claro que buscan modernizar el equipamiento para proporcionar una actualización que por el contrario no vamos a notar ni en el aspecto mecánico ni tampoco en el estético ya que se trata de un coche totalmente idéntico al que probamos hace dos años.

Más horas

Eso sí, nos ha permitido transcurrir más horas al volante del Forester y sacar algunas impresiones adicionales sobre su funcionamiento y practicidad. Como hemos adelantado exteriormente el nuevo Forester no supone ningún cambio, sigue teniendo un aspecto moderno y atractivo en el que destaca el diseño de sus grupos ópticos pero a la vez sólido y con un punto de sobriedad muy acorde con su espíritu de todoterreno. A ello contribuye naturalmente su generosa altura sobre el suelo de 22 centímetros que le permite desenvolverse bien fuera de las carreteras y las calles.

En el interior del coche tampoco hay cambios, es amplio y bien distribuido y aprovecha muy bien el aumento de espacio que ha recibido con respecto a la anterior generación del 2014. Como vimos en la prueba anterior Subaru ha optado por una doble pantalla, una que muestra imágenes del sistema de información y entretenimiento y una pantalla superior que complementa esta información con datos del vehículo como el rendimiento de la tracción total, autonomía, hora y temperatura ambiente o datos de consumo. A su izquierda los datos de la climatización en una pequeña pantalla y una más tras el volante que proporciona más datos de viaje e información del coche.

Esta distribución en distintas pantallas puede parecer engorrosa pero ya con esta segunda prueba podemos afirmar que es muy útil, sobre todo teniendo en cuenta las nuevas funcionalidades que veremos más adelante que precisan de una visualización correcta. Con estas cuatro pantallas, por ejemplo, tenemos a la vista mucha más información de forma simultánea sin necesidad de accionar ningún menú o seleccionar opciones. Esto va en contra de la unificación de información que vemos en muchos coches modernos en los que a veces el visualizar un dato sencillo como por ejemplo la autonomía o la temperatura ambiente requiere el acceso a un menú. Un punto que hace reflexionar y que Subaru resuelve muy bien.

Nuevos ojos

En lo que respecta a las novedades la principal es la adopción del nuevo sistema Eyesight, un conjunto se sistemas de seguridad para prevenir problemas durante la conducción. Los “ojos” del sistema son dos cámaras estroboscópicas con amplio rango visual colocadas en ambos retrovisores que permiten al sistema captar imágenes prácticamente en todo el perímetro que rodea el coche. El análisis de esas imágenes permiten al Forester equipado con este sistema activar ocho sistemas de asistencia para el conductor con los que se obtiene un control constante del tráfico y obstáculos que rodean al coche.

El Forester equipado con este sistema, de serie en los modelos de gasolina, dispone así de un control de crucero adaptativo avanzado que incluye el control del acelerador. Durante nuestras pruebas nos agradó mucho la sofisticación del sistema, que mantiene la distancia con los coches que nos preceden en carretera. Además si estamos en un atasco o dentro del tráfico de ciudad con el sistema activado el propio coche no avisará si el coche que nos precede ha arrancado. No pondrá el coche en marcha pero sí nos permitirá reaccionar si el tráfico se mueve y nos hemos distraído durante un momento.

Asistentes

El sistema también dispone de un asistente para la permanencia de carril y aviso de salida del carril con vibración. En lo que respecta a la seguridad en jornadas de tráfico ajetreado el coche ha incorporado también un asistente a la frenada con aviso de pre colisión. También dispone de un sistema de aviso si perdemos adherencia, cosa que es difícil que se produzca gracias al excelente rendimiento de la tracción total permanente que equipa el coche. Para el control de estos nuevos sistemas Subaru ha realizado un ligero rediseño en los mandos situados a la derecha del volante, donde encontraremos los controles para la activación y desactivación de los mismos.

Además de la incorporación de Eyesight, el Forester en sus acabados Executive y Executive Plus incorpora también un sistema de detección de vehículos que se aproximan por la parte trasera mediante radar que emite un sonido y luces en los retrovisores si vamos a maniobrar y el vehículo se aproxima por un ángulo muerto os si vamos a dar marcha atrás y se aproxima un vehículo que igualmente no podemos ver. También dispone de una cámara adicional en el retrovisor derecho para ofrecer una imagen adicional de ese lateral en el caso en el que estemos realizando una maniobra.

En cuanto al motor este Forester equipa el propulsor de gasolina de 150 caballos con la tradicional configuración de cilindros en boxer que es todo un clásico en la marca japonesa. Nos ha parecido algo más refinado que el diésel pero algo corto de potencia para el peso que tiene que mover. Además al tener un par bastante más bajo superar obstáculos hace que el coche se revolucione más, aunque no hemos percibido que encuentre grandes dificultades fuera del asfalto gracias al buen comportamiento de la tracción integral y del cambio automático.

Conclusiones

El resultado de la incorporación de los nuevos sistemas en este Forester es un coche más seguro, sobre todo si afrontamos largos viajes en carretera. Es decir, la actualización es para el lado rutero de este modelo ya que los cambios no afectan a las ya muy buenas capacidades de todoterreno de este modelo mientras que los sistemas de ayuda son muy valiosos tanto a nivel de seguridad como para maniobrar en entornos urbanos. Es por lo tanto un buen complemento para convertir al Forester en un coche más versátil sin tocar sus aspectos mecánicos ni su diseño.

El reencuentro con el Forester nos ha reafirmado en nuestra impresión de que se trata de un SUV muy sólido con soluciones novedosas que pueden marcar la diferencia en casos muy concretos, como es el punto de las múltiples pantallas que proporcionan información simulaneamente. El funcionamiento agradable de su oferta única de motorizaciones con motores boxer quizás algo corta en caballaje y su excelente sistema de tracción total redondean un buen coche que no busca ni mucho menos deslumbrar pero que sí hace los deberes con unas mejoras muy eficaces.

Valoración final
7.5 NOTA
NOS GUSTA
Grandes capacidades todoterreno
Excelente sistemas de ayuda a la conducción
A MEJORAR
Motor algo justo de potencia
Poco sofisticado en carretera
RESUMEN
Se ha convertido en uno de los clásicos para excursiones fuera de la asfalto y la actualización de sus sistemas de ayuda a la conducción lo hacen mejor en carretera
Prestaciones7
Diseño7.5
Consumo7.5
Confort7.5
Sistema de infoentretenimiento8

Continuar leyendo

Análisis

Kia Stinger, picadura

Publicado el

“¿Y qué podía hacer? ¿Acusarlo de hacer trampas mejor que yo?” Doyle Lonnegan (El golpe, 1973)

No somos rivales, no tenemos ninguna oportunidad. En la primera parte hemos sido vapuleados, superados en todas las líneas, nos han pasado por encima físicamente, en el aspecto técnico, en la estrategia… y han sido más inteligentes y más rápidos. Pero no solamente eso, han demostrado que se saben superiores, que nos han superado y hasta han sido elegantes. Se lo han podido permitir porque no hay nadie más caballeroso que aquél que se sabe superior, que puede utilizar sin miedo una sonrisa de condescendencia y tender una mano a su rival caido. Y así estamos nosotros: caídos, en la lona, totalmente fuera de combate.

Conozco esas miradas, conozco cada una de esas miradas y se lo que me queréis decir. Estáis esperando a que os anime, a que os lance un discurso inspirador que os encienda, que alumbre en vuestro interior una fuerza y un talento que lo siento, no existe. No disponéis de ese combustible, nunca estuvo ahí y probablemente, no nos engañemos, nunca estará. ¿Y qué hacemos ahora? Ahí estáis vosotros, mirándome mientras os abro los ojos a la realidad pero no es la vuestra ¿verdad? No pongáis esa cara de estúpidos. Se que estamos ganando seis a cero. Lo que quiero es que ahora salgáis a jugar sabiendo cómo se sienten ellos. Y por favor, la condescendencia dejadla en el vestuario ¿ok?

Hay marcas de automóviles con las que no va la frase “zapatero a tus zapatos”, y para marcas como Kia esto es especialmente cierto. Kia, acompañada por Hyundai en el viaje de la batalla del mercado de la automoción, tiene la virtud de meterse en todos los charcos, como el de los vehículos eléctricos e híbridos en el que se ha metido con fuerza junto con su compañera de aventuras con la que comparte nacionalidad.

Ficha técnica

El caso del Stinger es distinto, se trata de un proyecto que data del 2011 con la presentación en el salón del automóvil de Frankfurt del Kia GT concept, una declaración de intenciones con un diseño deportivo que parecia diseñado solamente para llamar la atención. Pero el Stinger se estaba cociendo a fuego lento y finalmente el modelo fué presentado en 2017 como la apuesta de la marca coreana para ofrecer un verdadero Gran Turismo.

Son palabras mayores, el diseño y producción de un GT es algo que llevan desarrollando durante muchos años italianos, ingleses, alemanes… motores diseñados para responder y divertir, chásis pensados para llevarlos al límite, carrocerías que enamoran… Una lista de tareas que parecen al alcance solamente de los veteranos por lo que la aventura de Kia es por un lado loable y por el otro muy arriesgada.

Competencia

Para conseguir competir con fabricantes con tanto pedigrí Kia contrató nada menos que a un ex vicepresidente de ingeniería de factoría BMW M y puso a los lápices del tablero de dibujo para diseñar la carrocería a su diseñador jefe  Gregory Guillaume y a Peter Schreyer, uno de los padres de las líneas del Audi TT. De las declaraciones de Gulliaume sobre el desarrollo de la carrocería del coche una sorprendente: las líneas curvas del diseño del Stinger se las había inspirado el diseño de la botella de Coca Cola.

Pues hemos tenido en nuestras manos el Stinger, una mirada desafiante al mundo de los gran turismo y os podemos decir que no parece una botella de refresco. El diseño es curioso, huye desde nuestro punto de vista de las líneas más europeas y se acerca algo más a las carrocerías de los deportivos americanos como el Camaro o el Mustang, incluso con un ligero toque retro. Algo sorpendente si se tiene en cuenta la paternidad franco-alemana de sus líneas.

Pero dejando atrás las bebidas y los muscle cars, el diseño del Stinger tiene un atractivo indiscutible. El trabajo en la parte delantera es especialmente notable con unas ópticas led afiladas y agresivas y una gran toma de aire bajo el radiador en la que incluso se han incorporado aletas para dirigir la ventilación rematada por un imponente spoiler. Le flanquean otras dos tomas de aire laterales que subrayan un aspecto deportivo muy conseguido.

Más aire

Pero no se han acabado las tomas de aire: Kia ha colocado otras dos en el capó y un par más entre las ruedas delanteras y las puertas. Aunque pueda parecer algo excesivo la verdad es que no recarga demasiado y contribuye a acentuar la línea deportiva estilo coupé del Stinger. El capó, alargado como mandan los cánones de la deportividad, tiene dos pliegues que lo recorren para subrayar el dinamismo de esta parte delantera que como apuntamos está muy conseguida.

La línea del diseño lateral del coche tiene la caída clásica hacia la parte trasera del que se espera de cualquier deportivo, coronada por un discreto pero visible spoiler trasero que envuelve los grupos ópticos traseros, algo más convencionales que los delanteros. Como sucede en estos casos en los que se quiere ofrecer cinco plazas y una línea deportiva se ve ya desde fuera que el descenso de la carrocería hacia la parte de atrás va a presentar problemas de habitabilidad.

El interior del Stinger tiene elementos del buen hacer que últimamente está demostrando Kia en los acabados de sus modelos más prestigiosos superando incluso las buenas impresiones que nos transmitió el Kia Optima con una buena mezcla de materiales en las que no se escatima el cuero y los plásticos blandos de buen tacto.

Conductor

El puesto de conducción está muy conseguido, la posición es baja y la postura frente al volante la ideal. La visibilidad de los indicadores de velocidad y revoluciones, redondos y con un indudable estilo “racing”, es excelente también y con el complemento de una pantalla digital en color entre ellos con la información habitual de consumos y autonomía complementada con otra mejos común como la temperatura del aceite, aceleración lateral o la posibilidad de poner en marcha un cronómetro.

Un detalle que desentona un poco es el aspecto del volante. Aunque el tacto es correcto y del manejo no se le puede poner ningún pero, la verdad es que el diseño es demasiado “normal”. Es cierto que la forma está achatada en la parte inferior pero el centro del volante por ejemplo es quizás demasiado anodino. El túnel central permite apoyar el brazo cómodamente y separa bastante al conductor del acompañante.

En la parte trasera este mismo túnel supone un problema para el ocupante de la plaza central pues tendrá que separar las piernas para poder viajar. Además dados los sacrificios aerodinámicos que hemos comentado el acceso a las plazas traseras es más complicado que a las delanteras (en las que tenemos espacio de sobra). Es decir, hay espacio para cinco ocupantes pero con alguna dificultad para subir a la parte trasera y sacrificios para el que viaja en medio.

Interiores y diseño

En cualquier caso es algo que suelen tener en común los turismos con aspiraciones a coupé: se preserva la comodidad de los ocupantes de la parte anterior y la calidad de conducción pero los pasajeros suelen tener que adaptarse a un espacio más reducido que el de un turismo convencional de un tamaño parecido. En el caso del Stinger el tamaño es como el del Optima pero la habitabilidad como decimos es bien diferente, pero también la filosofía del coche evidentemente.

El maletero es uno de los puntos en los que el Stinger no sobresale especialmente en lo que respecta al volumen de carga. Los 406 litros esta vez se quedan por detrás del cubicaje de otros modelos de inspiración deportiva como el Alfa Romeo Giulia. Eso sí, el acabado interior es impecable con una tapicería muy cuidada y luces led además de ganchos metálicos y un doble fondo donde se encuentra la rueda de repuesto. La apertura del mismo es motorizada.

En lo que respecta al sistema de entretenimiento e información KIA ha proporcionado al Stinger una pantalla colocada en la parte superior del salpicadero, la ideal para minimizar distracciones al volante. El manejo es correcto y la calidad de la pantalla muy buena. En estos apartados KIA también ha demostrado estar al día no solamente con este modelo sino con casi toda su gama.

Al volante

Y como no puede ser de otra forma, la asignatura final del Stinger es la de ponernos al volante. La versión que hemos elegido para la prueba es la diésel de 200 caballos y tracción total y hay que decir que hay disponibles dos versiones de gasolina sobre el papel mucho más divertidas como el dos litros de 255 caballos y sobre todo el 3,3 litros turbo de 370.

Las sensaciones con el motor más burgués de la gama no son malas, las reacciones son rápidas y no nos deja tirados en recuperaciones desde la parte baja del cuentarrevoluciones. Aquí la verdad es que el cambio automático de ocho relaciones hace muy bien su trabajo y en modo deportivo sacan todo el jugo a un motor al que se le nota más acostumbrado a viajar tranquilo por autopista.

Lo que no nos han gustado son las vibraciones y el ruido a altas revoluciones poco “racing” para un coche de estas características. Otras marcas con más experiencia ajustan incluso el sonido del tubo de escape para transmitir más deportividad. Seguramente tengamos que poner las manos sobre los modelos más deportivos del Stinger para dar una opinión definitiva sobre este punto.

Buen comportamiento

Lo que nos ha encantado del Stinger es su comportamiento en curva y la nobleza del chásis, los amortiguadores y la dirección. Un recorrido virado no asusta al KIA e invita a entrar en curva a un ritmo alto. Sin cabeceos y siempre el morro donde lo queremos tengamos o no manos preparadas para reconducir la situación, una buena mezcla entre nobleza y respuestas sinceras y sensaciones fuertes en terrenos curvados.

La tracción total nos ha parecido muy discreta, interviniendo lo justo para no perder el control de la trazada pero sin quitar diversión lo más mínimo (esto siempre en la modalidad Sport). En definitiva y si dejamos a un lado a un propulsor un pelín aburrido, las sensaciones del Stinger están prácticamente a la altura de los zapateros de turismos deportivos con más experiencia del mercado.

Conclusiones

Si KIA lo que pretendía era poner sobre el asfalto un coche que transmita sensaciones, con el Stinger ha acertado de lleno. Sensaciones si nos acercamos al coche desde fuera, con una línea agresiva y muchos detalles que subrayan su carácter deportivo sin retorcer su capacidad de que viajen cómodas cuatro personas (cinco con sacrificios). Sensaciones al sentarnos en un puesto de conducción ideal para comerse el asfalto.

Sensaciones en carretera con un coche que transmite sensaciones deportivas gracias al excelente trabajo en el chásis y los amortiguadores. Sensaciones algo menos divertidas de un motor algo burgués pero muy ayudado por un excelente cambio automático capaz de exprimir caballos donde no los hay. Para entendernos, si alguien dudaba de que KIA podría fabricar un turismo deportivo que no dude más: pueden. Lo hemos probado.

Valoración final
7.5 NOTA
NOS GUSTA
Diseño deportivo
Buen comportamiento en curva
A MEJORAR
Motor algo aburrido
Agún detalle de interior poco racing
RESUMEN
Un coche con espíritu y comportamiento deportivos con algún sacrificio en habitabilidad trasera y motor diésel algo soso.
Prestaciones7.5
Diseño8
Consumo7
Confort7
Sistema de infoentretenimiento8

 

 

Continuar leyendo

Lo más leído