Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Vivaldi 2.0 llega con sincronización y mejoras en la gestión de las pestañas

Publicado el
Vivaldi 2.0 llega con sincronización y mejoras en la gestión de las pestañas

Vivaldi es un navegador basado en Chromium que pretende resucitar al menos buena parte de las viejas esencias de Opera cuando utilizaba el motor Presto. Lejos de ser un producto orientado a las masas, su público objetivo son los usuarios avanzados o power users.

Ayer fue anunciado por todo lo alto Vivaldi 2.0, la última versión mayor de este navegador que viene con importantes novedades para competir de verdad con los grandes y vendiéndose a sí mismo como una alternativa respetuosa con la privacidad del usuario (ya que según sus responsables no recolecta datos).

De Vivaldi 2.0 se pueden destacar estos cambios:

  • Sincronización entre distintas computadoras: La sincronización mediante la nube es una característica cada vez más demandada. A pesar de las susceptibilidades que despierta entre los defensores más acérrimos de la privacidad, la realidad es que facilitar mucho la vida a esos usuarios que utilizan diversos ordenadores y necesitan tener los mismos datos disponibles en todos.
  • Paneles: Los cuales son tableros de tareas multifuncionales y ampliables que se pueden abrir en la barra latera.
  • Se ha mejorado la gestión de las pestañas incluyendo características adicionales como una mejor búsqueda a través de ellas, además de poder apilarlas e incluso cambiarles el nombre.
  • El historial ofrece ahora un seguimiento de uso, incluyendo la generación de estadísticas y una característica de historial visual.

A pesar de que Vivaldi es un proyecto ambicioso, la realidad es que a día de hoy está sostenido por una empresa que cuenta con tan solo 42 empleados. Dos años después de anunciarse la creación del navegador sigue sin ser sostenible y sus ingresos proceden sobre todo de acuerdos de asociación, aunque su fundador y CEO, Jon von Tetzchner, es optimista con respecto a su futuro, en el que espera ofrecer un servicio de email y una versión para móviles.

El hecho de que Vivaldi es un producto orientado al usuario se ve en características como su historial avanzado y el hecho de que esté asociado con DuckDuckGo y Qwant, dos buscadores enfocados en la protección de la privacidad. Además, Jon von Tetzchner ha comentado que “no estamos tomando inversiones externas. No estamos construyendo algo para vender o para Oferta Pública de Venta.”

¿Es la historia en torno a Vivaldi demasiado romántica? Más allá de eso, es posiblemente una de las propuestas más interesantes dentro del mercado de los navegadores web, ya que mientras competidores como Firefox y sobre todo Chrome fomentan la simplicidad, el producto que nos ocupa apuesta por una aplicación llena de posibilidades de forma predeterminada, aunque juega en su contra el hecho de ser software privativo.

Los que estén interesados en probar Vivaldi 2 y sus importantes cambios pueden descargarlo desde el sitio web oficial de la aplicación para Windows, Linux y Mac, así que puede ser una buena alternativa para todas aquellas personas hartas de ciertas prácticas de Google en materia de privacidad.

Fuente: VentureBeat

Lo más leído