Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

¿Puede sobrevivir Firefox en un mundo monopolizado por Google?

Publicado el
Firefox

La decisión de Microsoft de utilizar el proyecto de código abierto Chromium para su nuevo navegador Edge, ha dejado al Firefox de Mozilla como el único navegador web importante con motor propio si exceptuamos a Safari que lleva una senda aparte marcada por Apple y prácticamente cerrada a su uso en Macs. En un segmento dominado totalmente por Google conviene preguntarse si Firefox podrá seguir siendo competitivo.

El cambio de estrategia de Microsoft renunciando a su propio motor de renderizado parausar el de su rival Google lleva implícito el reconocimiento de la derrota. O al revés, es una gran victoria para Google que mejora aún más una situación de privilegio que alcanzó (por méritos propios) cuando arrasó a los Internet Explorer, pero en un camino que ya había comenzado a abonar Mozilla con Firefox.

Está claro que Microsoft debía realizar algún movimiento teniendo en cuenta la vital importancia de los navegadores web. La cuota de mercado de los navegadores de Microsoft está en caída libre desde hace muchos trimestres y en 2017, cerró con la cuota más baja desde la caída de Netscape hace casi 20 años. En 2018 la caída se ha acrecentado y no se atisbaba ningún síntoma de recuperación en la situación actual.

El uso de Chromium beneficiará a los usuarios de Edge. Para empezar es un proyecto de código abierto muy establecido que impulsa a navegadores como Chrome, Vivaldi, Opera y otros. Ofrece gran rendimiento en el procesamiento de páginas, cuenta con un número enorme de extensiones, actualizaciones frecuentes y la mejora de código comunitaria especialmente la de su principal mantenedor, Google.

Los beneficios alcanzan a los desarrolladores y también a los clientes empresariales de Microsoft, que podrán contar con un navegador compatible con los estándares que funciona con todas sus aplicaciones modernas basadas en la web.

¿Puede sobrevivir Firefox a este movimiento?

Complicado. La Fundación Mozilla ha sido la única en señalar lo que a su juicio son inconvenientes, en una muestra de que ven un futuro complicado para Firefox. «El Edge Chromium de Microsoft es terrible para la Web»aseguró hace unos días el CEO de Mozilla, Chris Beard, en una publicación en el blog oficial.

«La decisión de Microsoft le da a Google más capacidad para decidir por sí solo en la Web… Desde una perspectiva de empoderamiento social, cívico e individual, ceder el control de la infraestructura fundamental en línea a una sola empresa es terrible». 

A Mozilla le preocupa que cuando Chromium tenga una cuota de mercado muy mayoritaria los desarrolladores web y las empresas no se preocuparán si sus servicios y sitios web funcionan con otra cosa que no sea Chromium. Es decir, con el que se quedará fuera que es Firefox. «Eso fue lo que sucedió cuando Microsoft tuvo el monopolio de navegadores a principios del 2000 antes de que se lanzara Firefox. Y podría volver a suceder”, asegura el ejecutivo de Mozilla.

¿El problema de Firefox es Edge Chromium?

Son argumentos poderosos, no cabe duda, pero la realidad de las cifras de cuota de mercado indican que los problemas de Firefoz van más allá de que Microsoft utilice el motor que usa Chrome. En los últimos meses Firefox ha sido incapaz de cruzar la barrera de cuota de mercado del 10%, más de seis veces menos que Chrome. Solo en 2018 ha perdido 50 millones de usuarios activos mensuales, según datos oficiales. La tendencia es claramente bajista y con el Edge Chromium en el mercado realmente no sabemos qué pasará.

Para complicar la posición de Firefox, hay que recordar que los ingresos de Mozilla dependen totalmente de Google. En concreto, en 2017, Google pagó el 90% de los 562 millones de dólares de Mozilla Corporation por incluir su motor de búsqueda en Firefox. La posición de Firefox ya era muy complicada sin Edge Premium y su futuro incierto.

No, el problema de Firefox no es la decisión de Microsoft, sino la posición dominante de Google en Internet (y en la cuenta de resultados de Mozilla). No hay que recordar que una mayor caída de cuota de mercado de Firefox sería un auténtico desastre porque es el único de los grandes navegadores de código abierto (ni Chrome ni Edge lo son por mucho que usen Chromium) y el único de ellos que apuesta por la privacidad en sus fundamentos. El mercado necesita alternativas. Edge Chromium lo será a Chrome. Veremos la posición de Firefox en ese momento.

Lo más leído