Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

Los lectores opinan ¿Es el momento para un escritorio Linux de Microsoft?

Publicado el
Escritorio Linux de Microsoft

Los tiempos están cambiando y Microsoft se ha mostrado más que dispuesto a dar la bienvenida al software de código abierto en general y en particular a Linux desde la llegada a la dirección ejecutiva de Satya Nadella. Atrás quedó la supuesta “traición” de Novell/SUSE al llegar a acuerdos con Microsoft la década pasada o el renombradísimo “Linux es un cáncer” proclamado por el anterior CEO, Steve Ballmer.

Microsoft tiene hoy a Linux como parte importante de su negocio y la estrategia podría concluir con su propia distribución Linux para escritorios informáticos. ¿Una locura? Hace unos años sí, pero ahora… Un artículo de ZDNet abre la puerta a un «Lindows» o a un «MS-Linux» en el futuro, lo que nos da pie a preguntarte directamente por ello después de recordarte la situación del mercado.

4 años de «amor» a Linux y Open Source

Los «guiños» de Microsoft a Linux y al Open Source han sido cuantiosos en los últimos años comenzando por recomendar Ubuntu como el «mejor Linux para la nube en su plataforma Azure». Poco después ofreció Red Hat Enteprise Linux como opción preferente en lo que fue un acuerdo entre archienemigos que hubiera sido inimaginable unos años atrás. Todo ello forma parte del objetivo de Nadella de ofrecer la oferta en nube más completa del mercado con Azure, extendida por la implementación de modelos que van desde infraestructura pública, nubes híbridas y SaaS.

Y recordemos que en el mes de abril Microsoft ya presentó la primera distribución Linux de su historia, Azure Stack OS, un sistema operativo personalizado basado en Linux. Podemos añadir el .NET Core 1.0 para Linux, el PowerShell Open Source para Linux y todo lo que ha llegado del subsistema Linux para Windows (WSL), incluyendo la imagen de Ubuntu optimizada para el hipervisor de Microsoft (“Hyper-V Quick Create”).

Hay muchos más ejemplos, especialmente la unión de Microsoft a la Linux Foundation y -más gorda aún- a la Open Source Initiative como patrocinador oficial. Hace apenas un par de meses Microsoft anunció su unión a la Open Invention Network (OIN), un grupo dedicado a proteger proyectos de código abierto como Linux a través de un programa de patentes defensivas que permite el uso de licencias cruzadas entre sus miembros sin pago de royalties.

Por no hablar del Edge Chromium, que aunque no es Linux, se trata de otro proyecto de código abierto que Microsoft adopta para una de sus grandes aplicaciones. La compra de GitHub por Microsoft, tomando el control de una de las mayores “forjas” mundiales que sirve como servicio de control de versiones, desarrollo e intercambio de software, es otro caso que deja a las claras la estrategia de Microsoft.

¿Es el momento para un escritorio Linux de Microsoft?

El desastroso lanzamiento de la última actualización de Windows 10 puede ser un punto a considerar para apostar por Linux. Al igual que saber que por cuarto mes consecutivo Microsoft ha tenido que parchear el sistema de vulnerabilidades 0-Day, mientras que el kernel de Linux (si bien no exento de vulnerabilidades) es por defecto mucho más sólido y domina prácticamente todos los segmentos de la computación mundial (desde supercomputadoras a smartphones) menos el escritorio informático donde no acaba de superar la barrera del 2% de cuota de mercado.

Por otro lado, Microsoft sigue invirtiendo centenares de millones de dólares en Windows al tiempo que el sistema operativo le reporta cada vez menos ingresos, en una cuenta de resultados dominada por Azure y software profesional como Office.

En cuanto al asunto importante de las aplicaciones, Microsoft podría, sin demasiados problemas, hacer posible que continúen ejecutándose en Linux sin grandes cambios. Los desarrolladores de WSL de Microsoft han estado trabajando en la asignación de llamadas de APIs de Linux a Windows y viceversa desde hace años y desarrolladores externos como Crossover y Wine han demostrado durante décadas que pueden traducir las llamadas del sistema de Windows a las respectivas de Linux. Y eso que no tienen acceso a los componentes internos de Windows como sí lo tienen los ingenieros de Microsoft. 

Mucho del trabajo necesario para que las aplicaciones de Windows (clave para una distro Linux de Microsoft) se ejecutasen sin modificaciones en Linux ya se ha realizado y además, como vemos con el funcionamiento en nube de la suite Office 365, el sistema operativo de escritorio subyacente está perdiendo su importancia para la ejecución de aplicaciones.

Con todo ello en mente, te toca opinar. ¿Es el momento para un escritorio Linux de Microsoft como culminación a su acercamiento al código abierto? «Lindows» o «MS-Linux» ¿Cómo sería? ¿Qué implicaciones tendría en la computación mundial?

Lo más leído