Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Fiat 500L, a escala

Publicado el

«Fernado Galindo, un admirador, un amigo, un esclavo, un siervo», Fernando Galindo (Atraco a las tres, 1962)

Vivía en un apartamento pequeño, minúsculo decía su amiga Ana, pero no podría estar más en el centro. Las mañanas de sábado podía asomarse a la ventana y ver cómo se despertaba el barrio debajo de ella, con las piernas colgando de entre las barandillas que protegían la minúscula terraza, que no era terraza según Ana, con su café con leche caliente en la taza con la foto de Audrey Hepburn. Balanceando sus pies descalzos veía cómo se retiraban los borrachos derrotados por el viernes (esos que no la habían dejado dormir con sus canciones desafinadas) y amanecían los dueños de las cafeterías y panaderías que hacía rato que inundaban las calles con el olor a pan y bollos listos para el mostrador.

Pero Itziar refugiada del frío mañanero de aquel marzo luminoso dentro de su jersey gigante suspiraba entre los vapores del café mientras el sol empezaba a calentarle las rodillas. Mirando hacia atrás recorrió con la vista el pequeño (minúsculo) apartamento, sus paredes con recuerdos de sus viajes, libros mezclados con ropa encima de cada superficie horizontal y una cama sin hacer que se convertía en sofá para recibir a los amigos, máximo ocho, o visitas familiares, máximo cuatro. Pero este abril tenía que despedirse de todo aquello y es que sus nuevos proyectos con Juan no iban a caber ahí dentro.

La historia del ilustre 500 es larga y exitosa, gracias en parte al revival que propició Fiat en 2007 y le proporcionó un considerable éxito comercial gracias a haber sabido mantener la esencia del 500 original en su aspecto pero ofreciendo un coche moderno y práctico. Y el gran éxito del 500 convenció a Fiat que merecía la pena intentar repetir la fórmula con versiones más grandes: un monovolumen (el 500L) y una especie de SUV que vendría algo después (el 500X).

Ficha técnica

En este caso hemos tenido la ocasión de probar el 500L con acabado Mirror basado en la anterior serie Pop Star que aporta ciertos elementos que analizaremos más adelante. Se trata de una nueva versión de la gama 500L que se lanzó originalmente en 2012 y que ha recibido un buen número de actualizaciones de todo tipo y en el caso de este acabado mejoras estéticas y en la conectividad y sistema de entretenimoento del coche.

Un familiar familiar

El aspecto del 500L es el de un monovolumen de tamaño medio con un diseño que pretende evocar las formas de su hermano pequeño y en cierto modo lo consigue, sobre todo en su parte frontal en la que la forma de los faros y el característico «bigote» que flanquea el logo de Fiat en el capó así como los faros antiniebla colocados en el spoiler delantero son suficientes para dar ese aire de familia.

En lo que es el diseño de la línea del coche las líneas son más toscas que en el 500, sobre todo en la parte trasera que cierra con un portón casi vertical para aprovechar al máximo el espacio. Este modelo viene en dos colores, el azil Venezia para la carrocería y gris para el techo y los retrovisores lo que le da un aspecto urbano y desenfadado. Dispone de molduras de color metálico en los laterales y en los parachoques así como rodeando los faros traseros.

La toma de aire delantera bajo el paragolpes en color negro le da un aspecto agresivo que combina bastante bien estilizando un poco la parte delantera y queda subrayado por un discreto faldón en la parte de abajo. Dispone de otra toma de aire más pequeña entre el paragolpes y logotipo de Fiat decorada con un segundo «bigote» también en acabado metálico que completa el diseño de la parte anterior.

Nos han gustado las amplias zonas acristaladas que prometen buena visibilidad y mucha luz en el habitáculo así como el gran tamaño de las puertas que favorecen el acceso al interior. Interesantes también para la «vida en ciudad» los parachoques anchos que nos protegerán de posibles golpes y contactos urbanos. El gran tamaño de lso grupos ópticos tanto delanteros como traseros también nos aseguran que no vamos a pasar desapercibidos por la noche y que vamos a tener buena visibilidad en nuestras excursiones nocturnas.

Entrando en el 500L

Toca aventurarnos por el interior de este 500L y los dos primeros adjetivos que acuden a nuestra mente son sencillo y amplio. Entrar es realmente cómodo gracias a una altura mayor que la de un turismo normal y las amplias puertas que hemos mencionado anteriormente. Las plazas delanteras disponen de asientos cómodos que envuelven bastante bien y nos proporcionan una postura vertical que favorece una buena visibilidad al combinarlo con un parabrisas muy amplio.

Los acabados son algo espartanos, con plásticos duros en todas partes que por otro lado están bien ensamblados y tienen un buen tacto. Por todo el salpicadero se extiende una zona metálica en el color de la carrocería que le da un acabado estético desenfadado e interesante. En general todas las piezas dan sensación de solidez más que de lujo y parecen pensados para soportar un uso no especialmente cuidadoso, algo muy útil para los destinatarios de este tipo de coches.

En la parte de los indicadores encontramos un cuentarrevoluciones y un cuentakilómetros de forma circular clásicos y una pantalla de información entre ambos que además de la temperatura del agua y el nivel de combustible nos proporcionará datos de viaje como autonomía, consumo y otros. En la parte del infotaiment este modelo luce una pantalla de 7 pulgadas de buena visibilidad con el sistema u-connect de Fiat que permite Android Auto y Apple Car play.

Aunque algunos de los menús pueden resultar algo confusos pues hay en ocasiones mucha información y opciones en pantalla, pero por lo demás la pantalla grande y los controles que rodean la misma hacen que la experiencia de uso sea buena. El navegador, desarrollado por TomTom, dispone de información de tráfico, radares e incluso lugares de interés. Los mapas además son actualizables gratuitamente durante tres años. El coche es compatible con la App Mopar Connect que permite realizar ciertas acciones a distancia con nuestro smartphone, como localizar el coche o abrir y cerrar puertas.

Más espacio atrás

La parte posterior del coche también es amplia y hay espacio de sobra para tres adultos tanto en altura, espacio para las piernas como también en anchura. De hecho es una pena que no estén previstos asientos individuales para las tres plazas, de hecho incluso el reposacabezas central de la parte de atrás es opcional, porque la anchura en esa parte del coche lo hace de los más cómodos de su categoría para llevar tres pasajeros. Eso sí, el asiento de la plaza central tiene un acolchado igual que las otras dos plazas y es muy cómodo.

Los asientos pueden desplazarse individualmente (en dos bloques) de forma longitudinal lo que permite aumentar el volumen del maletero o el espacio disponible para las piernas, aunque en realidad el espacio disponible es suficiente incluso con los asientos sin desplazar. Los pasajeros de la parte de atrás tienen a su disposición conexión de corriente pero no boqueta de aireación.

Tanto en la parte delantera como en la trasera hay muchos huecos para guardar objetos de distintos tamaños aunque algunos, como el que se encuentra delante de la palanca de cambios, tienen una forma poco regular y no son de fácil acceso. En cualquier caso más que suficiente para todos esos objetos que llevamos con nosotros al subir al coche y no sabemos dónde colocar provisionalmente.

Sitio para todo

El maletero es grande y versátil y de fácil acceso pues el hueco se encuentra en una posición baja con respecto a otros vehículos parecidos. El volumen del maletero parte de los 455 litros con los asientos adelantados y hasta 1.480 litros con estos abatidos contra los delanteros, operación que deja una superficie prácticamente plana. Además también se puede abatir hacia adelante el asiento del copiloto para permitir el transporte de objetos muy largos.

Motor pequeño pero honesto

En lo que respecta a las prestaciones del coche hay que decir que este 500L no es un modelo pensado para emocionar, su motor de 1.3 litros de Gasoil rinde unos honestos 95 caballos a los que no se puede pedir demasiado. De hecho las cifras oficiales dan una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora de 14,8 segundos. En esta versión se equipa un cambio automático de 5 relaciones evidentemente pensado más para circular por ciudad que para aventuras en carretera.

En nuestras pruebas no hemos notado una falta de potencia para un uso normal del coche. Gracias a sus 200 Nm de par podemos contar con la potencia necesaria para arrancar y mantener velocidades legales sin problemas. Los adelantamientos y recuperaciones son otra historia y tendremos que utilizar la opción de cambio manual, que también podremos accionar gracias a las levas en el volante. Un accesorio sorprendente para un coche de estas características pero muy útil para apurar cómodamente las modestas prestaciones del motor.

Aunque como hemos dicho la filosofía del coche no es darnos alegrías en carreteras, no hemos notado demasiadas imprecisiones a la hora de enganchar curvas a cierta velocidad. Aunque la dirección es algo perezosa y poco comunicativa, pensada para la ciudad, no tendremos que hacer demasiadas correcciones si entramos en curva algo sobrados de velocidad. El coche por lo demás no es demasiado ruidoso a pesar de que la insonorización no es demasiado sofisticada.

Lo que sí merece la pena reseñar es la parsimonia del 500L en consumos para ser un coche de este tamaño. En ciudad si no intentamos sacar deportividad de donde no hay demasiada podemos mantener unos consumos por debajo de los seis litros y en carretera incluso por debajo de los cinco. Unas cifras muy buenas de las que son responsables el pequeño y racional motor Multijet todo un clásico de Fiat y el cambio automático, algo frustrante si queremos correr pero ahorrador.

Conclusiones

El 500L es una excelente mezcla entre coche urbano con personalidad que luce sin complejos el aire de familia de la gama de los 500 junto con su espíritu de vehículo eminentemente práctico con espacio de sobra para cinco personas y maletero de sobra para compras, muebles, excursiones, viajes… Se han modernizado muchas cosas, desde el sistema de infotainment que incluso permite el control de ciertas funciones del coche desde el teléfono móvil hasta el propio diseño del coche que ha recibido retoques estéticos interesantes tanto en el expterior como en el interior.

Se trata de uno de los monovolúmenes más asequibles que por otro lado no renuncia a algo de estilo y aunque no tiene una motorización que haga suspirar sí que nos permitirá viajar sin demasiados problemas aunque tendremos que tener en cuenta sus limitaciones. En conjunto se trata de un coche que a medida que han ido pasado los años se ha ido refinando y mejorando en sus aspectos prácticos, con una relación calidad precio muy interesante y que como vehículo práctico es de los más recomendables que hemos podido probar.

Valoración Final
7 NOTA
NOS GUSTA
Gran habitabilidad tanto en la parte delantera como trasera
Consumo reducido
Buen maletero
A MEJORAR
Motor poco brillante
Algunos acabados algo justos
RESUMEN
Otro miembro de la familia 500 muy práctico y con mucho espacio de carga y para transportar a cinco personas
Prestaciones5.5
Diseño7
Consumo9
Confort7
Sistema de infoentretenimiento6.5

 

Lo más leído