Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Israel ha estado a punto de llegar a la Luna con un proyecto económico

Publicado el

Llegar a la Luna es un desafío que la humanidad cumplió hace casi cincuenta años. Es increíble pero cierto, el hombre pisó la Luna por primera vez en julio de 1969, una época en la que la tecnología se encontraba en un nivel muy inferior al actual.

Desde entonces los proyectos relacionados con nuestro satélite han ido perdiendo interés y la exploración espacial se ha ido centrando en otros frentes. Desde nuestros vecinos más cercanos, como Venus y Marte, hasta un lejano agujero negro situado en la galaxia de Virgo que quedó inmortalizado en una fotografía única, aunque es cierto que algunos países, como China, han retomado el interés por la exploración espacial asociada a la Luna.

Israel ha sido otro de los países que ha demostrado abiertamente sus deseos de llegar a la Luna, aunque lo ha intentado de una manera bastante peculiar. Normalmente los proyectos de este nivel suelen tener unos costes enormes, algo que explica por sí solo el por qué la exploración espacial es una disciplina que se suele afrontar de manera conjunta por varios países, que crean un fondo común para sacar adelante determinados objetivos, y que en general se limita a las grandes potencias económicas y tecnológicas del mundo.

Por ejemplo, el programa Apollo de Estados Unidos tendría hoy un coste aproximado de 80.000 millones de dólares, una cifra mareante que hace que los 100 millones de dólares que ha costado el proyecto de Israel parezcan toda una ganga. En efecto, el proyecto que emprendió la firma de capital privado israelí conocida como Space IL tuvo un coste total de un centenar de millones de dólares, y el resultado que ha conseguido ha sido sorprendentemente bueno.

La sonda Beresheet era la pieza central de dicho proyecto. Fue enviada al espacio el pasado 21 de febrero en un cohete Falcon 9 de SpaceX, compañía que dirige el conocido multimillonario Elon Musk, y una vez que alcanzó la órbita programada se fue desplazando hacia la Luna con un importante objetivo: aterrizar en ella. Esta sonda contaba con todo lo necesario para cumplir su objetivo, y hasta incluía una cápsula del tiempo con distintos materiales del proyecto y una cámara para tomar imágenes de la superficie, pero el alunizaje falló y se acabó estrellando.

Según fuentes israelíes todo se debió a una serie de problemas que incluyeron desde pérdidas de comunicación hasta un fallo en el sistema de frenado que acabó llevando a la sonda a colisionar con la Luna. Cuando Beresheet se encontraba a 22 kilómetros de la superficie de nuestro satélite mandó la imagen que acompañamos, todo un logro que confirma el buen trabajo de Israel con esta misión y que sirve para dar aliento a su comunidad científica de cara a emprender futuras misiones.

La misión no ha tenido el éxito esperado, pero esto no cambia el hecho de que estamos ante una dulce derrota que sirve para confirmar que la exploración espacial puede ser viable con misiones de bajo coste, siempre haciendo referencia a proyectos no tripulados, obviamente.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

2 comentarios
  • Álvaro Lázaro Laín

    Me parece una muy buena idea enviar sondas y no humanos a los objetos celestes. Sale más barato que mandar un humano a Marte y para eso están los roibots, que mandan fotografías muy chulas.

  • Todo el mundo

    Que bueno que no llegaron

Top 5 Cupones

Lo más leído