Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Rendimiento del Ryzen 7 2700X con Windows 10 May 2019 Update

Publicado el

La actualización Windows 10 May 2019 Update trae mejoras importantes tanto a nivel funcional como de seguridad y de rendimiento. Gracias a la corrección de un problema en la asignación y gestión de procesos y subprocesos en el programador de tareas se ha mejorado hasta un 15% el rendimiento de los procesadores Ryzen de AMD.

Ese 15% de mejora de rendimiento representa el mejor escenario posible, lo que significa que no se produce en todos los casos. En líneas generales todo parece indicar que la mejora media de rendimiento que conseguiremos con Windows 10 May 2019 Update si tenemos un procesador Ryzen será de entre un 5% y un 10%, aproximadamente. No está mal, sobre todo teniendo en cuenta que se produce de forma automática al instalar la actualización y que no representa ningún tipo de coste para nosotros.

¿Por qué se limita a los procesadores Ryzen?

Los procesadores Ryzen dieron el salto a una arquitectura totalmente nueva, caracterizada por un diseño MCM que giraba alrededor de las unidades CCX. Cada unidad CCX integra un total de cuatro núcleos, lo que significa que para dar forma a un procesador de ocho núcleos es necesario integrar dos de ellas.

Bien, ¿y cómo se integran?  En un diseño de núcleo monolítico todos los núcleos del procesador se encuentran en una misma pastilla de silicio, cosa que no ocurre en un diseño MCM, donde las unidades CCX se agrupan en diferentes encapsulados para dar forma a configuraciones multinúcleo superiores a cuatro núcleos.

Por ejemplo, un procesador Ryzen 7 2700X tiene dos unidades CCX (8 núcleos) que se comunican a través de un sistema llamado Infinity Fabric. Cuando tiene que afrontar una determinada carga de trabajo que no utiliza más de cuatro hilos lo ideal sería agruparlos en una única unidad CCX, ya que se eliminaría la latencia que se produce al tener que tirar del sistema Infinity Fabric para comunicar ambos bloques de núcleos.

Windows 10 no estaba preparado para trabajar de forma eficiente con la arquitectura MCM presente en los Ryzen 1000 y 2000, y también en los Threadripper de primera y segunda generación. El programador de tareas no era capaz de asignar de forma totalmente eficiente el reparto de procesos y subprocesos, lo que hacía que en muchas ocasiones se distribuyeran a dos bloques CCX tareas que podría haber resuelto un único bloque CCX.

Con la llegada de Windows 10 May 2019 ese problema es cosa del pasado. El programador de tareas de Windows 10 hace, por fin, un reparto verdaderamente óptimo al ser consciente de las particularidades de la arquitectura MCM, por eso la ganancia de rendimiento es exclusiva de los procesadores Ryzen y Threadripper (y todos los basados en Zen y Zen+), porque son los únicos que utilizan dicha arquitectura.

Hemos empezado diciendo que  gracias a esta actualización el rendimiento de los procesadores Ryzen en Windows 10 puede mejorar hasta en un 15%, ¿pero qué mejora media obtenemos en realidad? Cabe esperar entre un 5% y un 10%, y las pruebas que ha realizado Benchmark apuntan en esa dirección. Como podemos ver la mejora de rendimiento no es totalmente estable y varía bastante en función de cada juego y de cada escena, y lo mismo ocurre con las latencias entre fotogramas.

Si hacemos una media podemos ver que la mejora ronda, en efecto, entre el 5% y el 10%, aunque como dijimos hay escenas en las que llega a registrar caídas frente a la versión Windows 10 October 2018 Update. Son momentos muy puntuales, pero existen y parecen indicar que todavía podría quedar un cierto margen de mejora.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído