Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Volkswagen Tiguan Allspace, complementario

Publicado el

«Yo soy grande, son las películas las que se volvieron pequeñas» Norma Desmond (El crepúsculo de los dioses, 1950)

Es curioso pero siempre que me enfrento a una situación comprometida o tensa me da por hablar conmigo mismo. Trato de darme ánimos, de calmarme, de analizar la situación… pero lo que normalmente son simples pensamientos que pasan como sombras por la consciencia se convierten en verdaderos diálogos en los que veces se producen encendidos debates cuando el momento está realmente cargado de emoción y paradójicamente es entonces cuando necesitamos algo de racionalidad y es finalmente el lenguaje y la lógica lo que nos permite poner orden en esos instantes de locura. Los instintos y las intuiciones no valen.

Algo en nuestro organismo apela a nuestro cerebro cuando se da cuenta de que las reacciones animales no nos sacarán de ahí. Esto se suele producir, al menos en mi caso, justo antes de encontrarnos con la persona a la que queremos impresionar, si estamos frente a un reto intelectual muy grande o en situaciones de peligro inminente que no requieren una reacción inmediata sino pensar friamente. Y ahora que se que alguien me está apuntando desde una azotea, cuando he visto el rastro del puntero láser de la mirilla telescópica pasar por encima de mi cabeza es el momento de hablar conmigo. Y urge que yo y… yo nos pongamos de acuerdo en lo que hay que hacer.

Uno de los grandes objetivos de los compradores de coches cuyo destino es el uso familiar es sin duda el espacio. Eso ha mantenido durante muchos años en la cima de los modelos más vendidos a los monovolúmenes que durante mucho tiempo han sido los líderes indiscutibles para los que buscaban un vehículo capaz y práctico.

Ficha técnica del Volkswagen Tiguan Allspace

Pero estos últimos años la llegada de los SUV ha supuesto toda una revolución en el mercado del motor y han entrado por los ojos y en los planes de los compradores. Así los fabricantes han ido haciendo versiones de estos coches inspirados en los todoterreno para todo tipo de compradores adaptando sus características y ofreciendo distintas versiones para quien buscaba un vehículo más deportivo, más urbano o como en este caso más familiar.

Crecimiento

Aunque el Volkswagen Tiguan, que ya tuvimos ocasión de probar, es un SUV al que no le falta espacio interior, el fabricante alemán ha optado por contentar a aquellos que buscan más plazas y/o más maletero sin tener que desembolsar el precio de adquisición del exclusivo Touareg. Para ello, aprovechando la misma plataforma del Skoda Kodiaq, propone la versión AllSpace del Tiguan que de serie admite hasta siete plazas.

Para conseguir más espacio y plazas adicionales Volkswagen ha aumentado la longitud del coche en 21 centímetros y medio alargando el voladizo posterior pero también aumentando la distancia entre ejes, cosa que puede modificar el comportamiento del coche (ya comprobaremos este punto en el apartado de conducción).

El caso es que el aspecto exterior del Allspace es idéntico al de un Tiguan normal, solamente notaremos la notable diferencia en tamaño si ponemos uno al lado del otro. Como en el Tiguan de «talla normal» el Allspace luce un diseño más agresivo que la generación anterior con varios elementos que hacen que su línea sea más dinámica y esta impresión se mantiene a pesar del aumento de tamaño del coche.

Volkswagen Tiguan Allspace: Interior cuidado

En lo que respecta al interior hay que apuntar que en esta ocasión hemos probado una versión menos equipada del Tiguan, lo que nos ha dado la oportunidad de analizar el acabado y equipamiento así como motorización de un modelo más asequible, en este caso Advance con cambio manual y motor de gasolina TSI de 150 caballos.

Lo primero que nos encontramos tras el volante son indicadores analógicos para la velocidad y las revoluciones de desaño circular y con el tradicional parasol. Entre los dos diales una pequeña pantalla de información permite rotar entre distintos paneles con datos sore autonomía, temperatura, datos de la reproducción multimedia y otros. En definitiva un sistema funcional bien legible que puede ser una buena alternativa frente al excelente opción totalmente digital en una sola pantalla del Tiguan que probamos anteriormente.

También hay cambios en la pantalla multimedia con un diseño distinto y zonas táctiles para escoger los menús en vez de los botones. Por lo demás el funcionamiento del sistema de entretenimiento es igual de eficaz y no notamos tampoco grandes diferencias en la calidad de la navegación por GPS ni en el sistema de sonido.

Cómodos delante y atrás

La comodidad de las plazas delanteras es idéntica, con unos asientos muy cómodos y envolventes, con la misma sensación de un excelente puesto de conducción con múltiples regulaciones que no solamente se adapta a distintas estaturas sino también a distintos estilos de conducir. Los plásticos y acabados de buena calidad, con muchos huecos para guardar objetos fáciles de acceder.

En la segunda fila de asientos empiezan los cambios con respecto al Tiguan de serie. Además de la buena distancia con el techo y a poder acoger a tres pasajeros con cierta comodidad, el aumento de la distancia entre ejes ha mejorado bastante el espacio para las piernas (que ya era bueno en el Tiguan) por lo que se puede decir que es un coche ideal para personas de cierta estatura. Además, tal y como pasa en el Tiguan, los asientos se pueden desplazar longitudinalmente para ajustar el espacio al máximo.

Volkswagen Tiguan Allspace: preparado para cargar

En el maletero encontramos el otro cambio con respecto al Tiguan de formato estándar ya que el aumento del voladizo proporciona una longitud mayor para el espacio de carga que permite además colocar dos plazas más (de serie en todos los AllSpace en España). La operación de plegar y desplegar los asientos se hace de forma muy sencilla con tiradores en los mismos por lo que resulta muy fácil adoptar las distintas configuraciones de carga.

El resultado es una capacidad de carga que va desde los 230 litros con las siete plazas desplegadas (suficientes para una compra pequeña o un par de maletas de cabina) hasta los 1.760 litros con todos los asientos traseros abatidos. Si optamos por la configuración de cinco plazas el espacio es muy bueno con 685 litros, aunque no el mayor que nos hemos encontrado en un SUV de cierto tamaño (como el Kodiaq).

Para entrar en la tercera fila de asientos es necesario accionar una palanca colocada en la parte superior del asiento más exterior de ambos lados de la segunda fila y empujar el asiento para que se desplaze longitudinalmente. Eso abre un espacio suficentemente cómodo para acceder, aunque no para personas con ciertas limitaciones de movilidad.

El caso es que los asientos no son igualmente cómodos que los de los pasajeros que viajan en la segunda fila pero sí lo suficiente como para que viajen sin problemas niños o adultos de tamaño contenido. Eso sí, hay algo menos de espacio que en el Karoq. Los que viajan en la última fila disponen además de portaobjetos y portabebidas y tienen algo de visibilidad exterior gracias al último elemento acristalado de los laterales.

El portón tiene apertura eléctrica de serie en este modelo. Como nos sucedió con el modelo de cinco plazas, nos ha gustado mucho el tapizado y los acabados del maletero que además tienen pinta de robustos a pesar de ello. Dispone de una buena iluminación a través de dos lámparas, una de ellas extraible que puede usarse como linterna.

En lo que respecta al comportamiento del coche por lo que hemos podido comprobar las excelentes cualidades del Tiguan permanecen intactas en esta versión más larga. Especialmente confortable en recorridos por autopista no desmerece tampoco en carreteras más entretenidas y afronta las curvas con aplomo, sin dar impresión de que por su altura o por su peso haya que tomar especiales precauciones.

Con respecto a la motorización diésel los 150 caballos de gasolina de este Tiguan nos han parecido suficentemente competentes, aunque sí que echamos en falta ese punto más de dinamismo, sobre todo en recuperaciones, que le da el mayor par que ofrece su compañero de Gas Oil. También es algo más gastón aunque no de forma demasiado radical. El cambio manual es muy preciso y cómodo, pero el DSG sigue siendo uno de los puntos fuertes del grupo VAG y recomendable si tenemos presupuesto suficiente.

Conclusiones

Al AllSpace es una variante del Tiguan que nos ha parecido un acierto, con este modelo Volkswagen puede poner sobre la mesa una propuesta de SUV de siete plazas sin tener que optar al carísimo Touareg o renunciar a ese tipo de carrocería. Nos han vuelto a convencer los acabados que son de muy buen nivel y la solución de las plazas adicionales es lo suficientemente cómoda y accesible como para ser algo más que una opción de emergencia.

Como todocamino de siete plazas nos ha parecido de los más lógicos y curiosamente la mayor competencia la tendrá con su primo el Skoda Karoq, que luce algo más de espacio y un punto menos de calidad en los acabados (pero no demasiado). El motor nos ha parecido suficiente para cualquier situación, aunque unos caballos más no son una elección descabellada para moverlo con más soltura. La lástima es que esto solamente se puede conseguir optando por el motor de 190 caballos diésel del tope de gama.

Valoración final
7.5 NOTA
NOS GUSTA
Buenos acabados y terminaciones
Cómodo de conducir
Distribución racional del espacio y multitud de huecos
A MEJORAR
Motor un poco lento en recuperaciones
RESUMEN
Es un ejemplo de cómo tiene que ser un buen SUV de siete plazas. Práctico y cómodo de utilizar aunque con pocas opciones de motorización. Recomendable el DSG.
Prestaciones6.5
Diseño8
Consumo6.5
Confort8
Sistema de infoentretenimiento8.5

Top 5 Cupones

Lo más leído