Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Corsair RM850, análisis: potencia y fiabilidad a buen precio

Publicado el

Dentro del sector de las fuentes de alimentación Corsair se erige como uno de los fabricantes más importantes. No es casualidad,  la firma estadounidense ha sabido labrarse una reputación cuidado al máximo la calidad de sus productos y manteniendo un excelente valor calidad-precio, dos claves que, como veremos, se repiten en la Corsair RM850, una fuente de alimentación de gama media que brilla con luz propia.

Ya sabéis que la elección de la fuente de alimentación es fundamental no solo para garantizar el correcto funcionamiento y la estabilidad del equipo, también influye en las posibilidades de expansión que tendremos a corto, medio y largo plazo, así que debemos tener muy en cuenta nuestros objetivos a futuro antes de tomar una decisión.

Por ejemplo, imagina que vas a montar un PC con un procesador Ryzen 9 3900X, 16 GB de DDR4 Corsair Dominator Platinum RGB, una placa base X570 de gama media, un SSD PCIE NVME Gen 4, un SSD SATA III como unidad secundaria y una tarjeta gráfica RTX 2080 Super. Pues bien, para ese equipo lo mínimo sería una fuente de 600 vatios de calidad que tenga, al menos, 35A en el carril de 12V, ya que tenemos un consumo medio en carga de 524 vatios.

Sin embargo, si compramos una fuente de alimentación tan ajustada no tendremos un buen margen de ampliación, y cambiar dicho componente es una de las tareas más tediosas que existen, ya que tenemos que desmontar todo el cableado, deshacer la organización que teníamos hecha, guardar la fuente y los cables que ya no vamos a utilizar y proceder a montar nuestra nueva fuente de alimentación.

Con esto en mente lo mejor es, sin duda, optar por una fuente que supere un poco nuestras necesidades a día de hoy, ya que así podremos alargar su vida útil y ahorrarnos esos procesos de montaje y desmontaje. En el ejemplo anterior una fuente de alimentación de 750 vatios, como la Corsair RM 750 80 Plus Gold, habría sido una excelente opción.

Mi objetivo con esta introducción es simple, quiero que veáis que las fuentes de alimentación de alta potencia, como la Corsair AX1000 80 Plus Titanium, tienen sentido tanto en caso de que realmente la necesitemos a día de hoy como en el caso de que queramos hacer una inversión a medio o largo plazo, y la Corsair RM850 que vamos a analizar en este artículo es otro buen exponente.

Antes de empezar quiero dar las gracias a Corsair España por enviarnos una unidad de la Corsair RM850 y por dejarnos trabajar sin prisas y total libertad. Ahora sí, poneos cómodos que empezamos.

Corsair RM850: Primer vistazo

La Corsair RM850 se presenta como una fuente de alimentación totalmente modular con certificación 80 Plus Gold y formato ATX. Tiene una potencia total de 850 vatios, lo que significa que está posiciona en el nivel superior de  la gama media y que está preparada para alimentar sin problemas configuraciones gaming de alto rendimiento.

Su alta potencia, unida a su elevada eficiencia y a su enorme amperaje (70,8A en el carril de 12V) se traducen en una gran versatilidad y en una larga vida útil. Como dijimos en la introducción una fuente como la Corsair RM850 puede montarse para alimentar un sistema que solo requiera 600 o 650 vatios, ya que cubrirá las necesidades del equipo de forma óptima y nos dejará un margen considerable para futuras ampliaciones.

La certificación 80 Plus Gold (Oro) significa que es una fuente de alimentación cuya eficiencia está por encima de la media. A continuación os dejamos un desglose con la relación de eficiencia que representa esta certificación en cada uno de sus diferentes niveles:

  • 80 PLUS: 80% de eficiencia con una carga del 20%.
  • 80 PLUS Bronce: 81% de eficiencia con una carga del 20%.
  • 80 PLUS Plata: 85% de eficiencia con una carga del 20%.
  • 80 PLUS Oro: 87% de eficiencia con una carga del 20%.
  • 80 PLUS Platino: 90% de eficiencia con una carga del 20%.
  • 80 PLUS Titanio: 92% de eficiencia con una carga del 20%.

A nivel externo la calidad de construcción de la Corsair RM850 resulta evidente. Su solidez se deja notar desde el momento en el que la sacamos de la caja, y su diseño modular nos permite conseguir una gestión del cableado perfecta.

Esta fuente cuenta, además, con varios sistemas de protección integrados que aseguran un correcto funcionamiento incluso en condiciones extremas:

  • OCP (protección contra sobrecorriente): esta función bloqueará la fuente de alimentación si algún riel se sobrecarga más allá de un nivel seguro.
  • OVP (rotección contra sobretensión): de nuevo estamos ante una función que bloquea la fuente de alimentación, pero solo cuando los voltajes exceden las especificaciones.
  • UVP (protección bajo voltaje): si los voltajes caen por debajo de las especificaciones mínimas se producirá el bloqueo de la fuente para evitar daños.
  • SCP: (protección contra cortocircuitos): en caso de cortocircuito de bloqueará la fuente de alimentación para ponerla a salvo.
  • OTP (protección contra exceso de temperatura): previene daños por exceso de calor, desactivando y bloqueando la fuente.
  • OPP (protección contra sobrecarga): en caso de que la potencia de salida total de la fuente de alimentación supere un nivel seguro la fuente de alimentación se bloqueará.

Pasamos ahora a repasar las especificaciones clave de esta fuente para tener una visión general más clara de lo que ofrece:

  • Sus 850 vatios y sus 70,8A en el carril de 12V garantizan potencia e intensidad suficiente para mover configuraciones gaming tope de gama sin problemas.
  • Certificación 80 Plus Gold: ofrece una elevada eficiencia, lo que se traduce en un consumo inferior, unas temperaturas de trabajo más controladas y un menor ruido.
  • Sistema de refrigeración pasivo-activo con un ventilador con cojinete de rifle de 140 mm que trae un perfil de rendimiento perfectamente equilibrado para reducir el máximo el ruido. No se activa hasta que la carga de trabajo de la fuente supera el 40% (Zero RPM Fan Mode).
  • Condensadores taiwaneses Elite de alta calidad con clasificación de 105° C.
  • Es compatible con Microsoft Modern Standby, lo que permite tiempos de arranque más rápidos y una mayor eficiencia con cargas bajas de trabajo.
  • Diseño totalmente modular para conseguir montajes limpios y ordenados, eliminando el cableado innecesario.
  • Soporta configuraciones SLI y CrossFire (varias GPUs en un mismo sistema) sin problema.
  • Tiene un tamaño compacto: su carcasa de 160 mm de largo asegura un ajuste fácil en casi todas las cajas para PC actuales.
  • Medidas: 150 x 86 x 160 mm.
  • La Corsair RM850 tiene una garantía de diez años.

Bien, podemos definir a la Corsair RM850 como una fuente de calidad que presenta una elevada potencia, sin tener que renunciar por ello a una alta eficiencia ni a un precio equilibrado. Está preparada para trabajar sin problemas con configuraciones muy potentes, pero antes de entra a contaros nuestra experiencia vamos a echar un vistazo al cableado y a su interior, ya que nos permitirá conocerla «un poco mejor».

Empezamos con los cables. La Corsair RM850 viene equipada con un completo conjunto de cables modulares que nos permite montar casi cualquier tipo de configuración, de una manera sencilla y además muy limpia, ya que la gestión del cableado es perfecta. Obviamente esto depende también del chasis que vayamos a utilizar en el montaje, pero actualmente todos los modelos de gama media están preparados  para ofrecer una buena experiencia en este sentido.

Estos son todos los cables incluidos:

  • Cable de alimentación compatible con el estándar C21.
  • Seis conectores PCIE divididos en tres cables de dos conectores cada uno, configurados en 6+2 pines con una longitud de 75 cm +/- 10 cm.
  • Un cable ATX de 24 pines + 4 pines con una longitud de 61 cm +/- 10 cm.
  • Dos cables de 4+4 pines EPS/ATX12V con una longitud de 65 cm +/- 10 cm.
  • Tres cables SATA con cuatro conectores cada uno (12 en total) y una longitud de 80 cm +/- 10 cm.
  • Un cable con cuatro conectores mólex para periféricos con una longitud de 75 cm +/- 10 cm.

Pasamos ahora a ver el interior de la Corsair RM850. En la imagen adjunta podéis ver la distribución de componentes (se aprecia el sistema de disipación pasiva en componentes clave que complementa al ventilador para refrigeración activa).

La calidad del ensamblaje está fuera de toda duda, y los componentes utilizados confirman que estamos ante una fuente de primer nivel que además se ve respaldada por diez años de garantía. Sin más preámbulos vamos a repasar todos y cada uno de esos componentes para terminar de completar este primer vistazo a la Corsair RM850.

  1. Filtro EMC/EMI que cumple con los requisitos reglamentarios.
  2. Puente de diodos para la correcta rectificación del voltaje entrante.
  3. Inductor PFC para corregir el factor de potencia de la alimentación.
  4.  Mosfets PFC, diodos PFC y mosfets LLC.
  5. Tarjeta de control LLC.
  6. Placa DD de 5V/3,3V conectada a la línea principal de 12V.
  7. Placa de control que supervisa los raíles y aplica las medidas de protección que hemos nombrado anteriormente.
  8. Transformador principal LLC.
  9. Condensadores electroliticos de aluminio (Elite).
  10. Condensador resonante LLC.
  11. Controlador del transformador LLC para rectificación síncrona.
  12. Mosfets SR y sensor de temperatura.
  13. Inductor resonante LLC.
  14. Transformador 5Vsb.
  15. Condensador de salida de 12V.
  16. Placa de conectores asociada al cableado modular.
  17. MOV.
  18. Tarjeta de control PFC.

Corsair RM850: potente, fiable y silenciosa

Las especificaciones y la calidad de construcción de esta fuente ha disparado nuestras expectativas. He tenido la oportunidad de utilizarla en una configuración de gama alta formada por los componentes que encontraréis justo a continuación de este párrafo, y los resultados han sido sobresalientes.

  • Procesador Ryzen 7 1800X con ocho núcleos y dieciséis hilos a 4 GHz.
  • 32 GB (4 x 8 GB) de RAM Corsair Dominator Platinum RGB DDR4 a 3.200 MHz (CL16).
  • Placa base GIGABYTE AORUS GA-AX370-GAMING 5 con BIOS F40.
  • Sistema de refrigeración Corsair Hydro Series H100i RGB Platinum.
  • Tarjeta gráfica Radeon VII con 16 GB de HBM2 a 1,8 GHz (frecuencia dinámica).
  • SSD Samsung Evo 850 de 500 GB (sistema operativo).
  • SSD PCIE NVMe Corsair Force Series MP510 de 960 GB, donde se ha instalado el juego.
  • SSHD Seagate de 2 TB con 8 GB de memoria NAND Flash como caché.
  • Windows 10 Pro de 64 bits.
  • Fuente de alimentación Corsair RM850 con certificación 80 Plus Oro.
  • Tres ventiladores adicionales con iluminación LED RGB.

La fuente ofrece un funcionamiento totalmente silencioso hasta que tiene que empezar entregar más de un 40% de su potencia, lo que significa que el ventilador no entró en funcionamiento en ningún momento mientras me encontraba realizando mi trabajo habitual, ya que la carga de trabajo del equipo era mínima y la GPU estaba en reposo casi todo el tiempo.

Esto, unido al Corsair Hydro Series H100i RGB Platinum, se tradujo en un silencio casi total, algo que, sin duda, se agradece, ya que permite crear un entorno de trabajo totalmente silencioso.

Sin embargo, la fuente Corsair RM850 es un modelo que da lo mejor de sí en equipos de alto rendimiento pensados para jugar o para sacar adelante tareas profesionales muy exigentes, así que no dudé en aprovechar el análisis que hice de la Radeon VII para ponerla a prueba. El consumo medio del equipo que hemos utilizado ronda los 670 vatios en carga, pero dicha tarjeta gráfica tiene picos de hasta 334 vatios, así que podemos superar los 700 vatios en ocasiones concretas, por lo que es recomendable contar como mínimo con una fuente de 800 vatios si queremos tener margen suficiente para futuras ampliaciones.

Con esto en mente vemos que la Corsair RM850 es una opción ideal para una configuración de este tipo, y efectivamente, dio la talla en todo momento. La estabilidad del sistema fue plena, ofreció la potencia y la intensidad necesaria para que el sistema pudiera funcionar a pleno rendimiento y no mostró el menor síntoma de agotamiento.

La experiencia fue perfecta, pero vamos a ver algunos de sus valores más importantes para tener una visión más precisa de lo que ofrece en términos de eficiencia, potencia, nivel de ruido y estabilidad de voltajes.

Como podemos ver los resultados son muy positivos. La eficiencia se mantiene en lo más alto de los niveles propios de la certificación 80 Plus Oro, tenemos potencia y amperaje suficiente para montar casi cualquier configuración de gama alta sin tener que renunciar a un buen margen de ampliación y las variaciones de los voltajes rayan a un nivel muy bueno, sobre todo teniendo en cuenta el precio y la gama en la que se encuadra esta fuente de alimentación.

Las temperaturas no se quedan atrás, ya que en modo pasivo nunca supera los 40 grados, y una vez que el ventilador entra en acción (al superar los 340 vatios de consumo) ronda entre los 45 y los 48 grados.

Notas finales

La Corsair RM850 es una fuente de alimentación que, como dijimos, no encaja directamente en la gama alta, pero ofrece una calidad, un rendimiento y unas características propias de dicha gama, todo con un precio muy contenido.

Esto la convierte en una solución muy recomendable por su valor calidad-precio, y en una buena opción si queremos dar forma a un PC potente y bien equilibrado, asegurando no solo una estabilidad plena, sino también un buen margen de ampliación.

Producto Recomendado MC

Ya lo hemos dicho en muchas ocasiones, la fuente es una pieza clave en cualquier PC, y montar un modelo equivocado nos puede costar caro. La Corsair RM850 presenta una alta eficiencia, un bajo nivel sonoro, unos voltajes estables y tiene potencia suficiente para mover sin problemas cualquier tarjeta gráfica tope de gama actual. Si queremos hacer un SLI o un CrossFire (dos tarjetas gráficas) tampoco tenemos que preocuparnos, ya que esta fuente viene con seis conectores PCIE de 6+2 pines.

En resumen, la Corsair RM850 es otro ejemplo del buen hacer de la compañía estadounidense en el sector de las fuentes de alimentación, y un valor seguro.

Valoración final
9.4 NOTA
NOS GUSTA
Alta calidad de construcción
Diseño totalmente modular
Eficiente, potente y estable
Diez años de garantía
Cero ruido con cargas moderadas
A MEJORAR
Un pelín ruidosa a plena carga
RESUMEN
La Corsair RM850 es una fuente de alimentación modular potente, eficiente y bien construida que presenta uno de los mejores valores calidad-precio de su segmento. Recomendable, sin duda.
Rendimiento9.5
Calidad de construcción9.5
Instalación y gestión del cableado9.5
Calidad/Precio9

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

2 comentarios
  • Eric Ciurana

    Hace 4 años y 2 días que tengo esta fuente, creo que todavía no se ha encendido nunca el ventilador (A ver, un 6700k, una 970 y un h110i tampoco consumen tanto), ni tan solo jugando durante horas a 34ºC de temperatura ambiente con la humedad de Barcelona.
    De mis mejores compras.

  • Isidro Ros

    Gracias por tu aporte Eric, un saludo!

Top 5 Cupones

Lo más leído