Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Age of Wonders: Planetfall, análisis en PC

Publicado el
Age of Wonders: Planetfall

Age of Wonders: Planetfall es la quinta entrega de la saga de videojuegos de estrategia por turnos desarrollada por Triumph Studios. Estará disponible desde hoy 6 de agosto con distribución por Paradox Interactive para plataformas PC-Windows, PlayStation 4 y Xbox One.

Age of Wonders es una serie muy bien valorada por los críticos y apreciada por los amantes de los juegos de estrategia. Personalmente, ha ocupado un hueco preferente en mis PCs desde que a finales del siglo pasado un estudio holandés no demasiado conocido sorprendiera gratamente con un juego original que bebía de las fuentes del gran Heroes of Might and Magic, de Master of Orion y del no menos mítico Master of Magic, uno de los grandes precursores de la estrategia por turnos junto a otros como Civilization del genio Sid Meier.

Después de haber gozado de un mundo de fantasía que apreciaría el mismo Tolkien por los aspectos de El Señor de los Anillos que pueden encontrarse en las anteriores entregas y seguramente esperando un Age of Wonders 4, la verdad es que se me torció un poco el gesto cuando me enteré que Age of Wonders: Planetfall cambiaría por completo historia y ambientación de la saga localizando la acción en un un mundo espacial de ciencia ficción.

Una vez calmados los primeros instintos y viendo las primeras etapas del desarrollo de juego, me animé muchísimo más. Sobre el papel, no tenía porqué ser negativo, sino distinto y un buen punto de partida para revivir la franquicia. Ahí decidimos que era uno de esos juegos que tendríamos que probar. Paradox nos cedió amablemente una clave de Steam previa al lanzamiento y aquí van nuestras impresiones, pero para ir situando la opinión y aunque nos queda mucho por explorar, probablemente es el mejor juego de estrategia publicado en 2019 junto al Total War: Three Kingdoms.

Requisitos de hardware para Age of Wonders: Planetfall

Los requisitos de hardware, tanto los mínimos como los recomendados, son contenidos para un ordenador personal actual. En cuanto a sistemas, solo está disponible en PCs para máquinas con Windows de 64 bits. Una pena teniendo en cuenta que otros títulos de la saga como el último, Age of Wonders III, sí cuenta con un port para Linux. Desconocemos si hay planes para llevarlo al sistema libre y/o para macOS en el futuro. Por contra, hay que destacar que Planetfall es el primer título de la saga disponible para consolas y también el primero distribuido bajo el paraguas de Paradox, toda una garantía al ser la productora uno de los grandes especialistas en juegos de estrategia.

Mínimos:

  • Procesador: Intel Core i5 (3ª Generation) o AMD FX Series (o equivalente).
  • Gráfica: DirectX 11 – NVIDIA GTX 650Ti 1GB o AMD Radeon HD 7770 (o equivalente).
  • Memoria RAM: 6 GB.
  • Almacenamiento: 20 GB de espacio libre.
  • Sonido: Chip compatible DirectX.
  • Red: Conexión de banda ancha a Internet requerida para multijugador y salvar juegos en la nube.
  • S.O: Windows 7 SP1, Windows 8.1 o Windows 10 (64 bits).

Recomendados:

  • Procesador: Intel Core i5 (7ª u 8ª Generación) o AMD Ryzen 5 (o equivalente).
  • Gráfica: DirectX 11 – NVIDIA GeForce GTX 1060 3 GB o AMD Radeon RX 570 4 GB  (o equivalente).
  • Memoria RAM: 8 GB.
  • Almacenamiento: 20 GB de espacio libre.
  • Sonido: Chip compatible DirectX.
  • Red: Conexión de banda ancha a Internet requerida para multijugador y salvar juegos en la nube.
  • S.O: Windows 7 SP1, Windows 8.1 o Windows 10 (64 bits).

Para que te hagas una idea, nosotros lo hemos jugado en dos equipos diferentes. Con resolución 2K en un sobremesa con una gráfica Radeon RX 580 y un procesador Intel Core i7 6700K, y en un portátil a Full HD con gráfica GTX 1050 y procesador Core i7 7700. Ambos emplean unidad de estado sólido PCIe, 32-16 Gbytes de memoria DDR4 y Windows 10 de 64 bits actualizado a la última versión 1903.

Con el hardware anterior no hemos tenido ningún problema para jugarlo a -casi- la máxima calidad, tanto en el mapa principal como en el modo de combate. La gráfica integrada en el procesador, Intel HD Graphics 530, también puede utilizarse en el portátil a 1080p bajando elementos visuales. No es un tipo de juego que necesite el nivel de un shooter y, además, lo hemos encontrado bastante pulido sin errores apreciables en ninguno de sus apartados.

Comenzando con Age of Wonders: Planetfall

«Emerge de la cósmica edad oscura de un imperio galáctico caído y forja un nuevo futuro para tu gente». Así comienza un juego que parte de un cataclismo que puso fin a un paraíso de un millar de planetas unidos bajo la «Unión Estelar». El jugador debe volver a sus ancestros, descubrir sus secretos y aprender de sus errores para acabar con la actual edad oscura y reconstruir el imperio galáctico.

Todo lo anterior le sonará bastante raro a los amantes de la saga, porque nada tiene que ver con los títulos anteriores basados en un mundo de fantasía muy logrado. La ambientación elegida seguramente tenga que ver con no repetirse en este reinicio de la serie con un salto en el tiempo y en el espacio hacia un universo de ciencia ficción. Perdemos la «magia» de los títulos anteriores, pero el Cosmos nunca es una mala opción y abre nuevas posibilidades.

Dejando a un lado la ambientación, El juego conserva la mecánica general de los anteriores. Es un título de estrategia por turnos donde el jugador tendrá que explorar, colonizar, buscar alianzas y finalmente derrotar a los rivales como en todo 4X mediante algunas de las condiciones de victoria previstas, por la fuerza de las armas, la diplomacia o la investigación científica.

Modos de juego: todo un «quita vidas»

Age of Wonders: Planetfall ofrece varios modos de juego, campaña para un solo jugador, escenarios o multijugador. La campaña será seguramente el punto de partida de todos los nuevos jugadores. Para empezar, ofrece cuatro planetas a elegir, incluyendo uno a modo del tutorial del juego que te recomendamos realizar. La campaña está planteada por fases y cumplimiento de objetivos (tipo Starcraft II) y es necesario completar los requeridos en los tres primeros planetas para ir desbloqueando los siguientes y el resto de facciones. Ofrece varios modos de dificultad desde un «principiante» muy sencillo de realizar a un «experto» donde la Inteligencia Artificial se pone bastante dura.

En cuanto a los escenarios, son mapas individuales ubicados en diferentes planetas que se juegan como escaramuzas y son ideales para probar distintas estrategias. El jugador compite con hasta 12 jugadores controlados por la IA y su nivel de personalización es altísimo, pudiendo configurar hasta el último detalle del mapa, jugadores o condiciones de victoria. Si eres habitual a la saga y a los juegos de estrategia por turnos, y no quieres las limitaciones temporales de la campaña, este modo permite exprimir una facción en particular.

El juego también cuenta con un modo multijugador que permite competir en línea, hotseat o asíncrono hasta 12 jugadores. No lo hemos probado (bastante hemos tenido con la campaña), pero tiene buena pinta para alargar un juego ya de por sí inabarcable si tenemos en cuenta que Triumph Studios promete «infinitas posibilidades de repetición» de la campaña ante la creación aleatoria de mapas. (Los objetivos se repiten, pero el mapeado, situación de facciones y recursos varían)

Solo completar un planeta del modo campaña ya puede llevar unas cuantas horas. Además del cumplimiento de objetivos principales hay otros múltiples secundarios a realizar en cada uno de ellos y si quieres, una vez logrados, puedes seguir jugando en los mapas hasta realizarlos completamente. Sumando los escenarios y el multijugador, el juego tiene mucha vida por delante y ofrece larga longevidad. Y súmale todo lo que vaya llegando de los «mods» de terceros permitidos para el juego que abrirán otro punto de interés. Si quieres tener vida propia huye de este juego porque lo de «solo un turno más» es de aplicación aquí.

Facciones

Para construir nuestro imperio en cualquier modo de juego, tendremos disponibles seis facciones exclusivas. Desde los humanos de «Vanguardia» a los ciborgs de «Ensamblaje», pasando por los insectos alienígenas «Kir’Ko», cada uno de ellos son muy distintos, tienen sus ventajas y debilidades y permiten centrarse en un modo de juego concreto. Cada uno cuenta con una tecnología secreta que utilizar; unidades distintas sean humanas, biológicas, robóticas o psiónicas; armamento diferente para dada una de ellas y un montón de comandantes para dirigir las tropas (más de 50 incluyendo el principal que actúa como jefe de la facción), cada uno con sus propias habilidades como veremos en la sección de combate y altamente personalizables desde el comienzo del juego.

Age of Wonders: Planetfall

Las facciones no están tan conectadas a ese pasado (en teoría común) como prometiera el desarrollador. Una vez sucumbido el imperio galáctico del que formaban parte y del que parte el juego, cada una ha ido evolucionando por su cuenta. Son muy distintas y cuesta entender lo que nos propone el guionista. Lo mismo que las complejas relaciones entre ellas; lleva tiempo y un ejercicio de meterse en una historia algo desconcertante. Bastante raro el juego en este sentido (pasa con otros) aunque la verdad es que no tiene un gran efecto en lo que verdaderamente importa, una gran jugabilidad de la que sí hace gala el nuevo AoW.

A las facciones principales jugables se unen otras facciones no jugables (PNJ), que tienen gran importancia en algunas fases del juego. Algunas nos plantean objetivos a resolver que nos ofrecen grandes beneficios o se puede comerciar con ellas para adquirir unidades o mejoras. También las podemos unir a nuestro imperio con la diplomacia o simplemente conquistarlas como con el resto de razas jugables. Cada una de ellas está más conectada que otras a nuestra propia raza y partiendo de esa relación deberemos tratarlas de una manera u otra.

El juego tiene su toque rolero en varios apartados. Las razas (al igual que los comandantes) se pueden personalizar ampliamente. Seguro que el desarrollador ha tenido que esforzarse en buscar el equilibrio de fuerzas ante la diferencia en las facciones. aunque algunas son más fáciles que otras si apostamos por el noble arte de la guerra. Lo dicho, el juego ofrece una amplitud de variaciones enorme y horas de juego incontables.

Interfaz, mapa y operaciones

La interfaz está bien resuelta. Aunque ofrece una gran cantidad de botones y puede apabullar al comienzo ante todo lo que queda por hacer, permite acceder a todos sus apartados a golpe de clic de ratón e incluye las habituales teclas vinculadas como acceso rápido. Un amplio zoom permite acercarse a un mapa general estratégico muy bien detallado, visualmente rico y colorido, que cuenta con un mini-mapa adicional. En el otro extremo del zoom, ofrece un vistazo general de situación personalizable en tres apartados principales: militar, economía y operaciones.

Age of Wonders: Planetfall

El mapa principal define el planeta en que nos encontramos y hay variedad de ellos, selváticos, desérticos o helados, entre otros. El mapa se compone de las típicas casillas hexagonales, pero está dividido en sectores a conquistar, una buena idea que acelera la velocidad del juego en la exploración y conquista. Cada uno tiene sus propios beneficios comenzando por su mismo diseño, con características geológicas que podemos usar como protección. También hay otros que sufren de distintas penalizaciones y con los que hay que tener cuidado.

Los hay de tierra y también marítimos, con su propias ventajas. Hay otros sectores con distintos recursos, como tierras fértiles que nos proporcionan alimentos (imprescindibles para conseguir población y expandirnos). También hay otros llenos de viejas ruinas que ofrecen recursos especiales, armas o avances de investigación. Hay mucha variedad y es fácil perderse. El mapa táctico mencionado accesible con el zoom ofrece una visión de las ventajas de cada uno de ellos y su propiedad por cada raza.

Age of Wonders: Planetfall

A pesar de ser un juego por turnos, Age of Wonders: Planetfall deja pocos momentos de respiro. La consecución de objetivos principales, algunos en un tiempo determinado, el buen número de misiones secundarias a realizar (muchas casi obligadas ante los premios que nos ofrecen), la gran cantidad de casillas con elementos a revisar o la misma gestión del imperio, colonos, recursos, investigación o diplomacia, obliga a trabajárselo casi en cada turno, resolviendo la debilidad de algunos juegos de este tipo donde pasamos demasiados turnos pasivamente.

Colonias

Los sectores se pueden convertir en colonias y desde ellas anexionar los que estén contiguos a uno o dos sectores de distancia. Cada colonia puede anexar un máximo de sectores dependiendo de su nivel o convertirlos en bases sin beneficios de recursos, pero sí de visibilidad en el mapa, alerta y defensa ante las demás razas.

Colonias y sectores son los que nos proporcionan la mayor parte de recursos del juego, aunque también se pueden recoger mediante exploración de sitios como ruinas repartidas a lo largo del mapa. La energía es el recurso universal del juego ya que se necesita para producir y mantener las unidades y estructuras de las colonias, mientras que la «Cosmita» es el recurso avanzado necesario para las unidades más avanzadas y modificaciones especiales.

Age of Wonders: Planetfall

La gestión de la colonia también está bien resuelta y es típica en juegos de estrategia. Se pueden producir estructuras, unidades y mejoras para los sectores anexionados. También se pueden gestionar los siempre importantes colonos y trasladarlos en cualquier momento a la producción de alimentos, energía, producción, ciencia o a la propia felicidad de la colonia.

Investigación

La investigación científica es otro de los apartados incluidos en cualquier juego de estrategia y en Age of Wonders: Planetfall contamos con dos lineas separadas, una dedicada a mejorar la sociedad y otra a la fuerza militar. La primera tiene bastantes elementos comunes para todas las facciones y cubre los aspectos económicos y las de operaciones, además de las propias (estas distintas) de la «doctrina» de cada una de ellas.

Sí hay bastantes cambios en la investigación militar según la facción con la que juguemos, derivados del armamento utilizado, del tipo de unidades que puede producir o de la tecnología secreta que domina, una distinta por cada raza.

Los árboles de investigación están divididos de 1 a 10 niveles y cada apartado ofrece información precisa de sus ventajas en un menú contextual que aparece situando el ratón encima de ellas. Simplemente asignas lo que más te interese y dependiendo de tu nivel de conocimiento en cada momento. Hay bastantes apartados por investigar, algunos bastante raros en sintonía con las facciones y el propio juego. Muy lineal, bien explicados, pero la mayoría no suponen tanto avance como prometen.

Diplomacia

La diplomacia es otro de los aspectos principales a manejar en el juego y su gestión está igual de bien resuelta que todo lo demás. Se nota aquí la mano de Paradox, todo un especialista. Un panel con los contactos conocidos te ofrece una versión general de la relación actual con cada uno de ellos (también en general con las razas del juego) y un número de puntos que marcan la opinión que tienen de tí o tú de ellos.

Puedes seleccionar el comandante con el que desees negociar (o los PNJ presentes) en cualquier momento y ofrecer las opciones habituales como los pactos de no agresión, alianzas, apertura de fronteras, conversión en vasallos, recursos o sectores, además de la declaración de guerra correspondiente. Lo mejor que se puede decir de este apartado es que la IA no suele salirse de control como pasa en otros juegos que a las primeras de cambio desde una buena relación te declaran la guerra. Aquí pueden mantenerse las relaciones durante toda una campaña lo que ayuda a conseguir la estrategia fijada.

Otros recursos y operaciones

El juego ofrece otros tipos de recursos a manejar más allá de los típicos alimentos o energía como es la «influencia», un recurso diplomático muy útil para manipular a las facciones y personajes PNJ, obligarles a que nos cedan sus sectores o contratar sus mercenarios.

Otro tipo de recursos presentes son los puntos de operaciones tácticas, estratégicas y de doctrina. Son importantes porque nos permiten lanzar las denominadas «operaciones». Se preparan en el mapa principal y abarcan un montón de aspectos del juego, mejorando nuestra facción o penalizando los rivales, desde producir una unidad en el mapa; mejorar los niveles de los recursos principales o desplegar acciones especiales en combate.

Unidades, ejércitos y combate

Los ejércitos de Age of Wonders: Planetfall pueden contener hasta seis unidades, ocupan una sola casilla y sirven para explorar, atacar ejércitos enemigos o defender las colonias. Para el combate, puedes unir otros ejércitos de apoyo siempre y cuando estén situados en casillas contiguas. Su diseño y funcionamiento es simplemente genial y uno de los apartados que más no ha gustado del juego. Los diseñadores citaron en el desarrollo a XCOM, palabras mayores porque en combate por turnos es inigualable, pero la verdad es que se acerca a ello en un apartado sobresaliente.

El combate es táctico y se desarrolla por turnos una vez situados los ejércitos. Ofrece una gran libertad de acción por el mapa, elementos de defensa y cobertura, vigilancia o partes del terreno destructible, un aspecto mucho más importantes que en anteriores juegos de la serie donde los obstáculos simplemente dificultaban el movimiento. Hay muchos tipos de unidades multiplicados por cada raza y para tierra, mar y aire.

Permiten actuar a distancia o cuerpo a cuerpo en un gran número de ataques teniendo en cuenta que tenemos humanos, biológicos, robots o híbridos, hasta dinosaurios modificados genéticamente (un Tyrannodons láser por ejemplo) a los que podemos montar como si fuera un carro de combate. No faltan especialistas como los que son capaces de curar al resto o crear barreras protectoras para aumentar la defensa.

También puedes apoyarlos desplegando en el campo de batalla algunas de las «operaciones» especiales que veíamos más arriba. Hay un poco de todo, desde artillería, ataques desde satélites y otros con efectos negativos o positivos que se preparan en el mapa general y pueden durar varios turnos, y que vienen a ser los grandes hechizos de magia que pueden desplegarse en el mundo de fantasía de anteriores títulos de la serie.

Las unidades disponibles tienen distintas funciones desde la básicas de exploración y colonización, las especialistas con habilidades de apoyo y las Élite de mayor categoría. Su rango también varía desde novato a supremo según el nivel de su creación en las colonias o a medida que adquieren experiencia en combate. Además se pueden modificar algunas de sus y con la partida más avanzada aplicarles modificaciones para adaptar tu arsenal. Podrás reforzarlos en defensa o ataque o con habilidades completamente nuevas a medida que las hayas desbloqueado mediante investigación.

En el apartado de la personalización, destacan las que podemos hacer a nuestros comandantes, las unidades más importantes del juego. Hay más de 50 aunque solo uno es el «héroe» que actúa como el jefe de la facción. En el mapa estratégico actúa como una unidad más en los ejércitos, pero en combate es el amo absoluto de la situación.

Ya desde el comienzo de la partida puedes personalizarlos asignando puntos a cada categoría. Es más, puedes personalizar cualquier aspecto cosmético. Cuando avances en el juego, se te concederán puntos de habilidad para mejorarlos. También tendrás disponible modificadores especiales o podrás elegir/cambiar sus armas principales. Un toque rolero interesante para un juego de estrategia.

Precio y disponibilidad Age of Wonders: Planetfall

Como verás en las puntuaciones, nos ha gustado. Es un buen reinicio de una serie que no ha obtenido un nivel de ventas masivo, pero sí muy buenas críticas y diversión para los que la hemos seguido. En Planetfall, perdemos la «magia» del mundo de fantasía de los anteriores, pero saltamos a un universo de ciencia ficción espacial con todas sus posibilidades. No acabamos de entender en profundidad la historia que nos proponen o más bien su complejo desarrollo, pero se compensa con la gran jugabilidad que ofrece sus modos de juego y los estilos distintos de actuación que permiten cada una de las facciones.

Los mapas están bien diseñados, son detallados y visualmente atractivos. La interfaz tiene demasiados elementos (botones), pero es fácil de entender y manejar. El diseño y ejecución del combate por turnos es sobresaliente, de lo mejor de un juego que ofrecerá muchas horas de juego y gran longevidad, contando con elementos de muchos de los mejores juegos de estrategia de los últimos años (desde Civ a XCOM, pasando por Stellaris o Endless), pero conservando la mecánica general de los AoW a pesar del salto al espacio.

El juego se entrega bastante pulido y no hemos encontrado errores.  La banda sonora y el audio acompaña a la historia y localización del juego. Las voces están en inglés, pero todo lo demás está perfectamente traducido al español, interfaz, textos y subtítulos de las animaciones.

Age of Wonders: Planetfall está disponible desde hoy 6 de agosto para PC Windows, PlayStation 4 y Xbox One en plataformas como AmazonSteam, Paradox StoreGOG o Humblebundle en varias ediciones y precios:

  • Edición digital estándar: 49 euros
  • Edición digital Deluxe: 59 euros
  • Edición digital Premium: 89 euros
  • Versión física Day One Edition. (47 euros en Amazon)
Valoración final
8.6 NOTA
NOS GUSTA
4X Grande, complejo y adictivo
Excelente modo de combate por turnos
Varias facciones distintas
Personalización de unidades y comandantes
Gran jugabilidad y longevidad
A MEJORAR
Historia compleja, difícil de seguir
Ajustes en IA
RESUMEN
Age of Wonders: Planetfall es un gran reinicio de la saga de estrategia por turnos 4X, ahora localizado en un universo de ciencia ficción espacial, con mapas detallados y visualmente atractivos. Ofrece múltiples modos de juego y facciones distintas que favorecen diversos estilos. El combate es simplemente genial.
Gráficos y sonido8.5
Jugabilidad9
Rendimiento8.5
Características/Precio8.5

Top 5 Cupones

Lo más leído