Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Nuestros lectores hablan: ¿qué componente de tu PC te ha dado más problemas?

Publicado

el

Cada uno de los componentes que forman un PC tiene asignada una tarea concreta. Su importancia puede ser mayor o menor, pero el más mínimo fallo de uno de ellos puede acabar teniendo consecuencias terroríficas.

Piensa, por ejemplo, en lo que podría ocurrir si de repente falla la placa base o la fuente de alimentación de tu equipo. Así perdí en su momento casi medio PC (un Pentium 4, la placa base y una GeForce 6600 GT), aunque este tipo de problemas no suelen ser, por suerte, demasiado frecuentes.

Entre los fallos de menor importancia, siempre atendiendo a su gravedad, podemos citar por ejemplo aquellos que afectan a las unidades ópticas o a la tarjeta de sonido, ya que aunque se produzcan podemos seguir utilizando el PC con relativa normalidad hasta que podamos reemplazarlos.

Durante las más de dos décadas que llevo en el mundo del PC he utilizado configuraciones muy dispares y en general no he tenido problemas importantes salvando el que he citado arriba. Siempre me he preocupado por mantener mis equipos en buen estado y por realizar limpiezas periódicas, así que he podido disfrutar de una buena experiencia de uso en la mayoría de los casos.

Con todo, recuerdo que la configuración que monté por componentes en 2008 me dio más de un quebradero de cabeza por culpa de un módulo de memoria RAM. Este equipo contaba con un Core 2 Duo E8200, 4 GB de RAM en dos módulos de 2 GB cada uno y una GeForce 9600 GT, todo bajo la batuta de Windows Vista, sistema operativo que posteriormente actualicé a Windows 7.

A las pocas semanas de empezar a utilizarlo empecé a sufrir pantallazos azules aleatorios y de forma esporádica. No le di mayor importancia hasta que se volvieron frecuentes, y finalmente decidí hacer algunas comprobaciones a nivel de hardware. Tras dejar el sistema con un único módulo de 2 GB me di cuenta de que era el otro módulo de 2 GB el que fallaba. Realicé una limpieza de conectores y funcionó correctamente durante algunas semanas, pero al final los pantallazos azules volvieron y nada parecía tener solución, así que decidí hacer efectiva la garantía y listo, cero problemas con el nuevo módulo de 2 GB.

Los conectores de los módulos de memoria RAM y sus pines son muy sensibles al polvo, lo sé por experiencia propia, pero en este caso era un defecto de fábrica, así que no pude hacer otra cosa que pedir un cambio. Por suerte pude aguantar sin problemas con el otro módulo de 2 GB durante los días que tuve que esperar a que me llegara la unidad de sustitución.

Ahora os toca a vosotros, ¿cuál ha sido el componente de PC que más problemas os ha dado? Nos leemos en los comentarios.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído