Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Así se grabó Star Wars: VFX y la magia tras las cámaras

Publicado el
Star Wars Ascens Skywallker VFX

Si bien la última trilogía de Star Wars ha estado siendo el foco de muchas críticas y detractores del nuevo rumbo tomado tras la compra de Disney, cabe destacar que el nivel técnico de las películas ha sido sin duda el mejor visto hasta el momento.

Y es que hemos tenido la oportunidad no sólo de ver nuevas criaturas, naves y efectos especiales de blasters y espadas láser, sino de contar con la presencia de la difunta Carrie Fisher (en su papel como la general Leia Organa) en dos de sus entregas. ¿Pero cómo ha sido esto posible?

De igual manera que con la serie Star Wars: The Mandalorian, ahora ha sido la compañía Industrial Light & Magic, responsable de los efectos especiales virtuales (o VFX) la que ha decidido compartir un pequeño en el que muestran algunos de los trucos y procesos digitales que han hecho posible Star Wars: El ascenso de Skywalker.

Y es que pese al enorme despliegue de algunas imágenes, sin duda resulta particularmente sorprendente ver cuánto de las escenas de Carrie Fisher fueron creadas enteramente de manera digital.

Su rostro provenía de imágenes no utilizadas de la anterior entrega Star Wars: El despertar de la Fuerza, pero todo su cuerpo, cabello y vestimentas, así como los efectos de luces y sombras, fueron creados artificialmente para darles esta nueva apariencia.

Un método bastante más complejo que el usado en la escena donde se ven a Luke y Leia entrenar de jóvenes, donde sí que se optó por utilizar unos actores suplentes y la superposición digital de los rostros de las películas originales.

Destaca también la novedosa presencia de animales reales en la película, sobre todo recordando las anécdotas de Ewan McGregor (Obi-Wan) durante las grabaciones de Star Wars: La venganza de los Sith, donde el actor tuvo que interpretar los rebotes del galope mientras estaba sentado en una caja verde estática.

Pero quizás resulta todavía más sorprendente el hecho de que en realidad se tratase de unos caballos «disfrazados» con máscaras y adornos de pelo reales, en lugar de realizar un cambio completo a través de los efectos visuales.

Aunque sí que hemos oído hablar de la gran dificultad y alto coste de la animación del pelo realista, que nos dejó con la excesivamente corta despedida de Fantasma durante la última temporada de Juego de Tronos. Y es que según justificaban sus productores, los 10 segundos de animación del lobo habrían costado casi tanto como la animación completa de los dragones en varios episodios.

Un detalle que no hace más que aportar un mayor valor añadido a esta película de Star Wars, dada la compleja dificultad y realismo alcanzado con la reencarnación de Leia.

Por último, aunque quizás más esperable, también resulta curioso ver cómo se han llevado a cabo algunas de las escenas y luchas entre Rey y Kylo, donde la única referencia real estaba compuesta por el propio suelo.

Sin duda los avances en este tipo de tecnologías nos demuestran el enorme potencial que existe de cara la creación de nuevas e innovadoras películas, series e incluso videojuegos, que pronto podrían tomar un camino conjunto para crear la experiencia interactiva realista definitiva.

Gran fan de la industria del videojuego, también me considero bastante techie, por lo que trato siempre de estar al día sobre toda la información tecnológica.

Lo más leído