Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

El Apple Watch utiliza los altavoces para expulsar el agua acumulada, y el resultado es hipnótico

Publicado el
Apple Watch

Los gadgets de vestir, también conocidos como wearables en inglés, han adquirido una enorme popularidad con el paso de los años y el Apple Watch es, sin duda, uno de los dispositivos más importantes del sector. No lo decimos sin razón, el reloj inteligente de Apple triunfó donde otros gigantes fracasaron, y se mantiene, a pesar de su enfoque continuista, como uno de los grandes «objetos de deseo» del sector.

Con cada nueva generación el gigante de Cupertino ha introducido mejoras diversas en el Apple Watch. Una de las más importantes fue la resistencia al agua, algo fundamental para un dispositivo de este tipo, ya que está pensado para ofrecer una buena experiencia de uso con la realización de diferentes actividades deportivas, incluyendo, como no, la natación.

Estoy convencido de que muchos de nuestros lectores ya sabrán que para conseguir esa resistencia al agua se realiza una especie de sellado completo del interior del dispositivo. Así se evita que el agua pueda entrar y que se produzcan daños, un enfoque los grandes de la industria han seguido tanto en el sector móvil como en el de los dispositivos de vestir.

Sin embargo, para incorporar determinadas características es imprescindible realizar pequeñas aperturas en los dispositivos, una realidad que añade una capa de complejidad al diseño de los gadgets de vestir, sobre todo cuando queremos mantener una resistencia total a inmersiones en agua.

Apple Watch: un diseño inteligente

En el caso del Apple Watch, nos encontramos con unas aperturas en los laterales que son necesarias por la presencia de los altavoces, y sí, el agua puede entrar por ahí. Por suerte Apple ha utilizado un diseño que aísla por completo el interior, a pesar de esta particularidad, ¿pero qué ocurre con el agua que queda acumulada en esa zona?

Una pregunta muy interesante, sin duda. En el vídeo que acompañamos al final del artículo podemos encontrar la respuesta, y de una manera bastante espectacular gracias a la magia de la cámara lenta. Cuando el Apple Watch detecta que se ha acumulado agua en el lateral nos pide que activemos un mecanismo que utiliza la vibración para expulsar el líquido del interior.

Es un proceso relativamente sencillo, pero perfectamente coordinado. Si os fijáis en el vídeo podemos ver que, tras la primera expulsión del agua, se produce una escena cíclica en la que el agua no termina de salir por la vibración continuada. En ese momento el sistema se detiene unos segundos para dejar que el agua fluya un poco y, posteriormente, vuelve a iniciar la vibración para terminar de expulsarla. No es una función nueva, pero desde luego nunca la habíamos visto lucir tan bien a cámara lenta. Hipnótico, ¿no os parece? Me recuerda a la función que incorporaban algunos portátiles que permitía activar, a través del software, un giro de los ventiladores que expulsaba el polvo del interior.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído