Web Analytics
Conecta con nosotros

Análisis

Corsair One a100, análisis: potencia sin medida

Publicado el
Corsair One a100, análisis: potencia sin medida 30

Lo pequeño tiene un encanto único, ya lo decía el Arcipreste de Hita en el Libro del Buen Amor, y el Corsair One a100 es un claro ejemplo de ello. Es posible ser grande siendo pequeño, y también se puede brillar con luz propia a través de la sobriedad, de la elegancia y de la discreción.

El Corsair One a100 se presenta como uno de los ordenadores más potentes de su categoría, y también es uno de los más compactos. Este equipo utiliza un chasis diseñado específicamente por Corsair con un formato de apenas doce litros. Para que os hagáis una idea de lo que esto significa basta con mirar la imagen comparativa que adjuntamos justo debajo de estas líneas, una consola utiliza un formato de seis litros, y un PC de tipo torre tradicional alcanza los 35 litros.

A pesar de su pequeño tamaño, Corsair ha sido capaz de integrar dentro del One a100 los componentes más potentes que existen en el mercado de consumo general, y ha dado forma a un equipo de ensueño que es capaz de afrontar sin problemas cualquier desafío. ¿Necesitas trabajar? No hay problema, el Corsair One a100 cuenta con un Ryzen 9 3950X que suma 16 núcleos y 32 hilos. ¿Quieres jugar? Pues adelante, su RTX 2080 Ti te permitirán disfrutar de un rendimiento excelente incluso en 4K, y podrás acceder a tecnologías de última generación, como el trazado de rayos, el reescalado inteligente DLSS 2.0 y a todas las funciones de DirectX 12 Ultimate.

Corsair One a100

Para que la refrigeración no sea un problema Corsair ha repetido el enfoque que vimos en el Corsair One i160, un equipo que tuvimos la oportunidad de analizar en su momento, y que nos sorprendió por su excelente rendimiento y su reducido tamaño. El Corsair One a100 se sitúa un peldaño por encima de aquel, ya que su configuración de hardware es claramente superior, aunque en términos de diseño y de calidad de construcción juegan en la misma liga.

Gracias a Corsair España he tenido la oportunidad de probar el Corsair One a100 durante más de una semana, y debo decir que la experiencia ha sido un auténtico lujo, aunque no quiero adelantaros nada, todo a su debido tiempo. Dicho esto os invito a poneros cómodos, que hay mucho que leer. ¿Preparados? ¡Pues allá vamos!

Corsair One a100: primer vistazo

Corsair One a100

El Corsair One a100 llama mucho la atención por su diseño y su reducido tamaño. Es muy pequeño y compacto, y además pesa muy poco comparado con un PC clásico de tipo torre. Por ello, resulta increíble pensar que Corsair haya sido capaz de montar en un espacio tan reducido una configuración propia de un PC tope de gama, y sin que se produzcan problemas de temperatura.

La calidad de construcción que presenta es muy buena, gracias a la combinación de aluminio y acero en el chasis, mientras que la terminación en color negro le da un toque elegante y realza las dos franjas de iluminación LED RGB totalmente personalizables a través de iCUE, la conocida herramienta gratuita de Corsair.

No hay duda de que el Corsair One a100 es, por méritos propios, toda una demostración de maestría por parte de Corsair. El propio chasis juega un papel clave en el sistema de refrigeración, y la distribución de componentes se ha cuidado al milímetro para que cada uno ocupe un espacio concreto y perfectamente definido. No es casualidad que la CPU y la GPU estén en caras opuestas, son los dos componentes que más calor generan, y por ello se han posicionado lo más lejos posible.

En este sentido, también hay otra cosa que debemos tener muy en cuenta, y es que la colocación del procesador y de la tarjeta gráfica en los laterales permite que sean los primeros componentes en recibir el «impacto» del aire fresco que entra del exterior. Como podemos ver en la imagen adjunta, el aire entra por los agujeros que tiene el chasis del Corsair One a100 en los laterales, y en la parte superior se encuentra ubicado un ventilador Corsair ML (levitación magnética) de 140 mm que se ocupa de extraer el aire caliente.

Tanto la CPU como la GPU se apoyan en dos sistemas de refrigeración líquida de Corsair de tipo AIO, con un radiador de 120 x 170 mm en la primera y un radiador de 120 x 240 mm en la segunda. En la imagen adjunta podemos ver, al detalle, la relación de componentes que integra el Corsair One a100 y su posición exacta. Esta configuración se completa con un radiador y un ventilador instalados en la tarjeta gráfica, imprescindibles para controlar el calor que generan el VRM y la memoria GDDR6.

Corsair One a100

La memoria RAM y la unidad SSD utilizan sistemas de refrigeración pasiva que cumplen su cometido a la perfección, mientras que la fuente de alimentación viene con un ventilador integrado que actúa en función de la carga que deba afrontar dicho componente, lo que ayuda a reducir el ruido del sistema. Cuenta, además, con la tecnología Zero RPM, lo que significa que el ventilador no se activa hasta que el equipo no requiere de una potencia considerable.

El resultado es, como veremos más adelante, realmente bueno. El Corsair One a100 ofrece un rendimiento excelente y funciona sin problemas incluso con cargas de trabajo extremas. Esto es muy importante, ya que significa, en resumen, que el sistema de refrigeración que ha utilizado Corsair es capaz de mantener la estabilidad del equipo incluso tras varias horas de uso con una carga de trabajo capaz de llevar el equipo al límite.

No quiero terminar sin hacer una mención espacial a la forma en la que podemos acceder al interior del equipo. A pesar de su pequeño tamaño, el Corsair One a100 nos permite retirar el ventilador superior y abrir dos puertas de acceso, una en cada lateral. Esto facilita en gran medida la realización de mantenimientos tan básicos como la limpieza y el cambio de la pasta térmica. La idea es la misma que vimos en el Corsair One i160, y francamente me parece todo  un acierto.

Corsair One a100

Antes de entrar a contaros nuestra experiencia y a ver el rendimiento que es capaz de ofrecer el Corsair One a100 vamos a repasar sus especificaciones completas, ya que nos darán una visión más completa de todo lo que ofrece.

  • Procesador AMD Ryzen 9 3950X con 16 núcleos y 32 hilos a 3,5 GHz-4,7 GHz, modo normal y turbo.
  • 32 GB de memoria RAM Corsair Vengeance LPX DDR4 a 3.200 MHz (4 x 8 GB).
  • Almacenamiento principal: SSD NVME PCIE Gen4 Corsair MP600 de 1 TB.
  • Almacenamiento secundario: HDD de 2,5″ y 2 TB de capacidad a 5.400 RPM.
  • Placa base ASUS ROG Strix X570-I Gaming (mini ITX).
  • Fuente de alimentación Corsair SF600 de 600 vatios con certificación 80 Plus Oro.
  • Tarjeta gráfica GeForce RTX 2080 Ti con 11 GB de GDDR6.
  • Refrigeración líquida en CPU y GPU.
  • Sonido integrado ASUS SupremeFX S1220A.
  • WiFi 6 AX 200 y Bluetooth 5.0.
  • Iluminación LED RGB compatible con iCUE.
  • Conexiones traseras: cuatro conectores USB Type A 3.2 Gen1, tres conectores USB 3.2 Type A Gen2, un conector USB 3.2 Type-C Gen2, un puerto Ethernet, tres conectores jack de 3,5 mm, dos conectores de antena 2T2R (extensores incluidos), un conector DisplayPort 1.4 y un HDMI 2.0.
  • Conexiones frontales: conector HDMI 2.0, jack de 3,5 mm para auriculares y micrófono y dos puertos USB Type-A 3.1.
  • Windows 10 como sistema operativo.

Corsair One a100: nuestra experiencia

Corsair One a100

Las especificaciones del Corsair One a100 son impresionantes, de eso no hay duda. Estamos ante un equipo tope de gama que integra el procesador de consumo general más potente que existe, el Ryzen 9 3950X. Este viene acompañado de la tarjeta gráfica más potente de NVIDIA, la RTX 2080 Ti, y está apoyado por 32 GB de memoria DDR4 y por un SSD PCIE NVME de última generación capaz de ofrecer un rendimiento enorme, como vamos a ver más adelante.

Sin embargo, lo más impresionante del Corsair One a100 no son sus especificaciones, lo es el hecho de que Corsair ha sido capaz de integrarlas en un chasis de 12 litros. Esto lo convierte en un equipo que es un poco más grande que una consola convencional, y que encaja sin problemas en casi cualquier rincón, por muy reducido que sea el espacio que tengamos. Su diseño y su calidad de acabados le dan, además, un toque de distinción a nuestro escritorio.

La instalación y configuración del Corsair One a100 es muy sencilla. Como hemos dicho, el hecho de que tenga un tamaño tan reducido juega un papel muy positivo. En las imágenes adjuntas podéis ver el tamaño del Corsair One a100 comparado con mi PC actual, que está montado en un chasis Corsair iCUE 465X RGB. Hay una diferencia enorme, ¿verdad? Pues mi equipo es menos potente, ya que monta un procesador Ryzen 7 1800X y una RTX 2080 Super.

Una vez que conectamos todos los cables estamos listos para encender el Corsair One a100. Nada más hacerlo iniciamos el proceso de configuración de Windows 10 y listo, estamos listos para empezar a disfrutarlo. Contamos con la herramienta de diagnóstico de Corsair, muy útil para comprobar el estado del sistema, y también tenemos el software iCUE, que nos permitirá controlar la iluminación del Corsair One a100 y de todos los periféricos que utilicemos.

Corsair One a100, análisis: potencia sin medida 51

Además de configurar la iluminación también podemos visualizar las temperaturas y el modo de trabajo del ventilador. Otra opción interesante que nos ofrece el software iCUE es la creación de avisos en caso de que las temperaturas de trabajo lleguen a niveles muy elevados. La interfaz de iCUE es muy intuitiva y muy fácil de utilizar. La integración de todos los elementos en iCUE es simplemente perfecta, y el impacto de dicha herramienta en el rendimiento del equipo es mínimo (entre un 1% y un 3%).

Haciendo un uso básico del Corsair One a100, navegación web, multimedia y ofimática, vemos que el equipo vuela, gracias a su excelente configuración a nivel de hardware y al SSD, pero además es muy silencioso. Esto tiene una explicación, y es que al someter a los componentes a una carga de trabajo reducida el ruido de los ventiladores es casi nulo. Las temperaturas de trabajo en ese escenario también son muy buenas, de hecho el Ryzen 5 3950X se mantenía entre los 50 y los 60 grados.

Nuestra primera impresión ha sido muy buena, pero no vamos a utilizar un PC tope de gama como el Corsair One a100 solo para navegar por Internet y ver series en Netflix. Para comprar el rendimiento que es capaz de ofrecer hemos utilizado diferentes pruebas que estresan sus tres componentes principales: el procesador, el SSD y la tarjeta gráfica, y como vais a ver a continuación los resultados han sido excelentes.

Rendimiento CPU-Z

Corsair One a100, análisis: potencia sin medida 53

Tenemos un resultado fantástico. Como podemos apreciar el Ryzen 9 3950X ofrece un rendimiento sobresaliente en multihilo y queda solo un poco por detrás en monohilo, debido a que funciona a unas frecuencias de trabajo ligeramente inferiores comparado con el Core i9 9900KF. No hay duda, AMD ha alcanzado a Intel en términos de IPC.

Rendimiento CPU: Cinebench R20

Corsair One a100, análisis: potencia sin medida 55

Esta prueba confirma los buenos resultados que vimos en CPU-Z, el Ryzen 9 3950X es una auténtica bestia. Gracias a sus 16 núcleos y 32 hilos, y a su alto IPC, nos permitirá jugar y trabajar incluso con aplicaciones que requieran de un alto grado de paralelizado.

Tarjeta gráfica: RTX 2080 Ti

Corsair One a100, análisis: potencia sin medida 57

En la captura de pantalla podemos ver las especificaciones completas de la RTX 2080 Ti que monta el Corsair One a100. Su temperatura en reposo es realmente buena, ya que se mantiene por debajo de los 40 grados, y cuando la sometemos a una carga de trabajo intensivo y sostenido los valores no se disparan.

Corsair One a100, análisis: potencia sin medida 59

Trabajando a plena carga de forma sostenida durante 30 minutos con FurMark la temperatura de la GPU se estabiliza en los 65 grados, un resultado excelente que confirma el buen trabajo que ha hecho Corsair con el sistema de refrigeración que monta la RTX 2080 Ti instalada en el Corsair One a100.

Corsair One a100, análisis: potencia sin medida 61

Rendimiento en 3DMark Time Spy

Corsair One a100, análisis: potencia sin medida 63

El Corsair One a100 supera sin problemas esta prueba y logra un resultado que a priori parece muy elevado, ¿pero qué quieren decir esos 13.781 puntos? Pues muy sencillo, fijaros en la imagen inferior, el Corsair One a100 rinde más que el 96% de todos los equipos presentes en la base de datos de 3DMark, supera de largo a un PC de gama alta para gaming de 2020 y solo pierde ante un sistema configurado con dos RTX 2080 Ti, casi nada para un pequeñín de 12 litros, ¿verdad?

Corsair One a100, análisis: potencia sin medida 65

Rendimiento SSD

Corsair One a100, análisis: potencia sin medida 67

La unidad SSD que monta el Corsair One a100 es una Corsair MP600 de alto rendimiento basada en el estándar PCIE Gen4. Como podemos ver roza los 5.000 MB/s en velocidad de lectura secuencial y los 4.300 MB/s en escritura secuencial, cifras que superan de largo los valores de 3.500 MB/s y 3.000 MB/s que logran las unidades SSD PCIE Gen3 de gama alta.

Por lo que respecta a las temperaturas de trabajo vemos que el disipador pasivo que integra la placa base ASUS ROG Strix X570-I Gaming cumple con su trabajo a la perfección, ya que mantiene el SSD en unos niveles bastante razonables.

Rendimiento HDD

Corsair One a100, análisis: potencia sin medida 69

Saltamos ahora a ver el rendimiento de la unidad de almacenamiento secundario, un HDD Seagate de 2 TB con una velocidad de 5.400 RPM. Los resultados entran dentro de lo que cabía esperar, y confirman que esta unidad está pensada para almacenar fotos, contenidos multimedia y demás elementos que vayamos a necesitar de forma ocasional.

Rendimiento en juegos

Las pruebas sintéticas que hemos visto hasta ahora nos dejan una conclusión muy clara, el Corsair One a100 ofrece un rendimiento excelente en todos los frentes. La unidad HDD parece desentonar un poco, pero debemos tener en cuenta que ejerce un papel secundario y que tiene como objetivo servir de apoyo al SSD, que será la unidad principal en la que deberemos instalar juegos y programas exigentes.

Pasamos ahora a ver el rendimiento que es capaz de ofrecer el Corsair One a100 en juegos de última generación. Dado que la RTX 2080 Ti es una tarjeta gráfica tope de gama, y que está pensada para mover con fluidez juegos en 4K y calidad máxima, hemos utilizado dicha resolución en una selección con algunos de los mejores juegos que podemos encontrar actualmente.

Corsair One a100, análisis: potencia sin medida 71

Los resultados hablan por sí solos, incluso con calidades máximas disfrutaremos de una fluidez total jugando en 4K con el Corsair One a100.

Temperaturas

Cerramos nuestra ronda de pruebas repasando las temperaturas de trabajo que han alcanzado tanto el procesador como la tarjeta gráfica. Es importante tener en cuenta que, cuando nos referimos al procesador, debemos diferenciar dos valores, la temperatura media con juegos y la temperatura máxima a plena carga.

La primera representa la temperatura a la que trabajará el Ryzen 9 3950X presente en el Corsair One a100, ya que ningún juego actual es capaz de utilizar sus 16 núcleos y 32 hilos. Sin embargo, he querido compartir con vosotros ambos valores para que tengáis una visión real del «peor escenario posible.»

Tenemos medias de 74 grados cuando la CPU trabaja con juegos, es decir, con una carga intensiva pero no máxima. Cuando estresamos la CPU (100% de uso) durante 45 minutos las temperaturas alcanzan los 92 grados, y quedan totalmente estabilizadas en esa franja. Conforme va subiendo la temperatura se van reduciendo ligeramente las frecuencias de trabajo del modo turbo. Como vemos en la imagen, al superar la barrera de los 90 grados tenemos un valor de 3.927 MHz.

La GPU, por contra, registra unos valores medios de 65 grados trabajando a plena carga, un resultado muy bueno, como hemos dicho anteriormente.

Notas finales: la grandeza no tiene nada que ver con el tamaño

Y el Corsair One a100 es todo un ejemplo de ello. A pesar de su pequeño tamaño estamos ante un equipo que monta la configuración más potente, a nivel de CPU, GPU y SSD, que podemos encontrar actualmente en el mercado de consumo general, y esta ha sido integrada a la perfección por los expertos de Corsair para que funcione sin ningún tipo de problema.

Ni siquiera tras un uso intensivo y continuado he notado el más mínimo indicio de problemas de estabilidad, y el ruido que genera el equipo trabajando a plena carga es más que aceptable. Es cierto que las temperaturas que alcanza el Ryzen 9 3950X cuando se lleva al extremo son elevadas, pero se mantienen siempre por debajo de los 95 grados que marca AMD como límite, y en entornos reales, donde la carga de trabajo es mucho menos intensiva, nunca ha superado los 78 grados.

Corsair One a100, análisis: potencia sin medida 73

En términos de rendimiento el Corsair One a100 ha cumplido de sobra con mis expectativas. Es capaz de mover cualquier juego actual en 4K sin despeinarse, y tiene tanto potencial que puede, incluso, trabajar con aplicaciones profesionales muy exigentes. Esto le confiere un gran valor, ya que es un equipo perfecto para unificar trabajo y ocio.

Si hablamos del valor precio-prestaciones mi conclusión también es buena. Es cierto que el Corsair One a100 tiene un precio elevado, 4.619,90 euros, pero a cambio ofrece un rendimiento fantástico en cualquier situación, y tiene un diseño y un formato único. Por si alguien tiene dudas sobre este tema os invito a que penséis, por un momento, cuánto costaría montar un PC como el Corsair One a100. Solo el procesador, la tarjeta gráfica, la memoria RAM y el SSD sumarían casi 2.800 euros. Ahora sumad el coste del resto de componentes, los elementos personalizados, el diseño, la ingeniería, las pruebas…

No hay duda, el Corsair One a100 tiene un precio alto, y sí, creo que se podría haber ajustado un poco más, pero aún así tengo claro que está justificado por el coste de sus componentes, por su alto rendimiento, su calidad de construcción y su diseño. Si quieres hacerte con lo más potente del mercado y buscas un formato y un diseño único no lo dudes, el Corsair One a100 es una excelente opción.

Valoración final
9.3 NOTA
NOS GUSTA
Rendimiento
Diseño y calidad de construcción
Buenas temperaturas
SSD PCIE Gen4 de 1 TB
Silencioso
A MEJORAR
El precio se podría haber afinado un poco mejor
RESUMEN
El Corsair One a100 tiene toda la potencia de un PC tope de gama en un chasis de solo 12 litros. Potente, con una calidad de construcción de primer nivel, un diseño atractivo y un conjunto de prestaciones tan bueno que con él podremos afrontar sin problemas cualquier desafío. Tiene un precio alto, pero vale lo que cuesta.
Diseño y acabados9.5
Características10
Rendimiento10
Posibilidades de ampliación8.5
Calidad/Precio8.5

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído