Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Un Windows 10X para competir con los Chromebook… ¿copiando a Chrome OS?

Publicado el
Windows 10X

Son más que detalles: las convenciones del escritorio tradicional de PC han evolucionado más bien poco a lo largo de las últimas décadas. Todos los sistemas han incorporado novedades llamativas, muchas de las cuales han terminado en nada. Pero las ha habido que han ‘sentado cátedra’ y, por supuesto, todos copian de todos. Y por todos quiero decir todos: Windows, macOS, GNU/Linux, Chrome OS… Y Windows 10X, aun cuando todavía está en desarrollo.

Veamos como ejemplo los escritorios virtuales (no confundir con la virtualización de escritorios): se inventaron hace más de 30 años, pero apenas se popularizaron más allá de reductos e implementaciones defectuosas como la que llegó a ofrecer el clásico Amiga. En el escritorio -los diferentes entornos de escritorio, se entiende- Linux, sin embargo, son una funcionalidad típica desde principios de siglo. Apple los añadió algo más tarde a macOS y en Windows no estuvieron presentes de manera nativa hasta el lanzamiento de Windows 10.

Otras convenciones del escritorio son más longevas y comunes, como el panel con su reloj, la bandeja de sistema con los indicadores del hardware y las aplicaciones en segundo plano y el gestor de tareas, donde se sitúan las aplicaciones abiertas o ancladas, ahora ‘iconizadas’. Esto último también lo popularizó Apple, por cierto, y a día de hoy es la norma.

Lo que me lleva a escribir estas líneas, no obstante, surge de las capturas de Windows 10X que se revelaron hace un par de días, y es que si le cambias el tema de iconos lo que parece que uno está viendo no es Windows, sino Chrome OS. El mismo sistema con el que Microsoft espera competir contra el fenómeno Chromebook, que poco a poco ha ido comiéndole terreno en segmentos tan diversos como el de la educación o el profesional.

Windows 10X

Windows 10X

Ese es, básicamente, el esquema de escritorio que usa Chrome OS desde hace bastantes versiones ya, con el típico panel inferior de extremo a extremo y con el gestor de tareas situado en el mismo centro. ¿Por que hace Microsoft algo así? Porque es más eficiente, claro. Es más eficiente tener concentrado todo lo posible en un punto concreto, que por comodidad suele ser el centro de la pantalla, que estar con el ratón de arriba para abajo todo el rato.

Ahora bien, la captura de marras se ve rara, porque a diferencia de Chrome OS, que en el centro del panel sitúa el gestor de tareas, al extremo izquierdo el menú de aplicaciones y a la derecha la bandeja de sistema y el reloj, en el caso de Windows 10X el extremo izquierdo queda vacío. No tiene sentido práctico ninguno. Pero tampoco lo tiene del todo el diseño de Chrome OS.

Chrome OS

Chrome OS

Lo cual me da que pensar en las vueltas que le están dando tanto Microsoft como Google al tema, intentando que no se note el acercamiento a lo que Apple introdujo hace tanto tiempo y que funciona tan bien: su dock. Al fin y al cabo, si de lo que se trata es de facilitar el uso de los elementos del panel, ¿no sería lo suyo hacerlo bien y centrarlo todo, de manera que no queden esquinas vacías, que no haya que desplazarse hasta los extremos para acceder a tal o cual función?

Para los puntillosos: el dock de Mac solo contiene aplicaciones, es cierto, ya que la bandeja de sistema y otros elementos están en el panel superior. Un cambio en el paradigma clásico justificado por el menú global propio del escritorio. Sin embargo, ni Windows ni Chrome OS tienen menú global, por lo que aunarlo todo en un mismo panel es lo más sensato. Como lo ha hecho siempre Windows, pero al estilo de Mac.

Sobra decir que todavía se tiene que confirmar que lo visto sobre Windows 10X llegará tal y como está al gran público, pues es muy posible que no sea así y que haya más cambios en marcha. De hecho, podríamos encontrarnos con diferentes disposiciones según el dispositivo, a tenor de los objetivos de Microsoft no con Windows 10X, sino con Windows Core OS, que es donde está lo mollar. Habrá que verlo -y probarlo- para juzgar.

Enfocado en las nuevas tecnologías empresariales y de usuario final. Especializado en Linux y software de código abierto. Dirijo MuyLinux y escribo en MC, MCPRO y MuySeguridad, entre otros.

4 comentarios
  • Oclord

    Yo creo que si fuese programador no trabajaría en Microsoft, porque debe frustrante ver esa amalgama de código de distintas eras plasmado en conceptos y interfaces distintas y no poder meterle mano, o meterle mano malamente para añadir mas incoherencias al sistema.

    Pienso que a Windows le hace falta una reescritura desde hace mucho, se habla de que no puede soltar lastre por compatibilidad pero yo creo que si puede, pueden crear un sistema modular y quien necesite esos módulos por compatibilidad se los descargue. Si Windows 10X ayuda a esto, es mas que bienvenido, incoherencias incluidas.

  • -.-

    Yo creo que sí lo harías, si tomamos en cuenta que esos males están casi en todas partes, la mayoría de las veces sin tener las razones de Microsoft sino por simple dejadez o necedad, Y sin contar las ventajas y referencias que trae el trabajar para Microsoft.

    Para decir algo genérico y clásico, a donde vayas con casi toda seguridad hay que mantener la base de datos tal cuál, así haya sido una salvajada que no tiene perdón de sus padres.
    Tener que hacer «una modernización» del diseño del software pero manteniendo las interfaces suele ser otro clásico, así tengan una usabilidad salida de la pesadilla de un mono en los años 90s.

    Pero dejando esas «herencias obligadas» aparte y volviendo al caso de Microsoft, en lo personal pienso que trabajar en cualquier trasnacional puntera debe ser una carga enorme. Esos grandes sueldos no deben ser gratis. El ritmo de trabajo y la competitividad deben ser brutales.

  • Oclord

    Hubo una noticia hace tiempo que hablaba de que en Microsoft los diseñadores de interfaces tenían conflictos con los ingenieros porque sus diseños luego no se plasmaban como ellos querían o directamente se acababan descartando, creo que cambiar cosas en Windows teniendo en cuenta que casi todo el mundo lo usa es complicado porque los usuarios siempre se quejan de los cambios y porque no solo tienen que tener contentos a usuarios particulares, si no también a empresas y gobiernos, siempre he entendido eso, pero la realidad es que Windows 10 tal y como está actualmente es como un puente hecho por partes con materiales distintos, y el resultado final es…cuanto menos llamativo.

    Como dije antes, si Windows 10X viene para conseguir dividir Windows en piezas que se puedan añadir y quitar y eso le permite tener una interfaz cohesionada y soltar lastre, pues bienvenido sea.

  • Entiendo lo que dices…pero Microsoft es una empresa de clase empresarial que debe ofrecer soporte aún para apps de 32 bits en ambientes tan heterogéneos que cambiar código solo porque al programador se le hace feo y viejo, es algo imposible de realizar…por ahora.

    Windows 10X busca cambiar eso, en primer lugar porque será un sistema diseñado sobre un kernel «limpio» y centrado en 64 bits, y segundo porque no tendrá soporte para Win32. No solo eso, el diseño WinUI 3 y su Fluent Desing serán lo principal para el sistema, y al final cuando todo eso este listo, llegarán los contenedores para que las viejas apps de Win32 sigan funcionando sin contaminar el SO y no sean un punto que evite la mejora rápida del código principal del SO.

Lo más leído