Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

El iPhone superará uno de sus mayores problemas en 2023

Publicado el
iPhone

La muesca de pantalla se ha convertido en una de las señas de identidad del iPhone, y también en uno de sus mayores problemas. Con el iPhone X, Apple estrenó un diseño totalmente nuevo y marcó, a grandes rasgos, las líneas y el camino a seguir desde dicho terminal hasta el iPhone 12, inclusive.

Sería injusto decir que Apple no ha cambiado nada desde el iPhone X hasta el iPhone 12 en términos de diseño, de hecho es verdad que se han producido cambios en el marco y en la parte trasera, pero el frontal se ha mantenido tal cual, con la misma muesca en la parte superior. Esto tiene una explicación, una razón de ser, y se llama Face ID.

Como sabrán algunos de nuestros lectores, la interfaz Face ID utiliza una serie de sensores que van situados en la parte superior, junto a la cámara frontal, y son los que hacen posible el reconocimiento 3D del que tanto ha alardeado el gigante de la manzana. Sin esos sensores, estaríamos limitados a un reconocimiento facial totalmente plano, en 2D.

Al principio, algunos fabricantes de smartphones Android llegaron a copiar el frontal del iPhone, introduciendo muescas innecesarias en sus terminales, un enfoque que, por suerte, fue dejando paso poco a poco propuestas más atractivas y limpias, como la clásica muesca en forma de gota de agua, o la isleta flotante.

iPhone

El iPhone de 2023 tendrá la interfaz Face ID integrada en la pantalla

Los frontales todo pantalla sin muescas también se han convertido en una realidad, aunque muy limitada por todas las complicaciones, y el incremento de gastos, que supone integrar la cámara en la pantalla. Detengámonos en este punto por un momento, si integrar una cámara en la pantalla es complejo, imaginad lo difícil que lo tiene Apple para integrar la cámara y todo el conjunto de sensores de Face ID.

Con eso en mente, es fácil entender por qué Apple no ha podido acabar todavía con la muesca del iPhone, y por qué tendremos que esperar, según el analista Ming-Chi Kuo, hasta 2023 para que la compañía de la manzana sea capaz, por fin, de eliminar la muesca de su producto estrella.

Es importante tener en cuenta que esta información no es oficial, aunque proviene de uno de los analistas más importantes y fiables que existen a día de hoy en todo lo que a Apple se refiere, así que merece una cierta credibilidad. Por otro lado, 2023 parece una fecha razonable, sobre todo teniendo en cuenta los avances que estamos viendo ya en la integración de la cámara, y otros componentes, en la pantalla del smartphone. Y hablando de integración, Kuo también ha dejado caer que Apple podría recuperar Touch ID en el iPhone de este año, algo que han apuntado también numerosos rumores.

Si se confirma la desaparición de la muesca en el iPhone, creo que es probable que el precio de dicho terminal se acabe viendo incrementado a consecuencia del aumento de costes que podría representar esa mejora, ese salto tanto a nivel técnico como de diseño. Es una simple estimación mía, pero viendo los antecedentes de Apple, creo que tiene mucho sentido.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído