Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

¿Se deben liberar las patentes de las vacunas contra la COVID-19? Joe Biden dice sí

Publicado el
¿Se deben liberar las patentes de las vacunas contra la COVID-19? Joe Biden dice sí 27

Estados Unidos apoyará la liberación temporal de las patentes de las vacunas contra la COVID-19. La decisión es histórica y un cambio de rumbo completo desde la negativa de la administración de Trump a una propuesta en tal sentido que el pasado otoño presentaron 100 países encabezados por India y Sudáfrica.

«Esta es una crisis de salud mundial y las circunstancias extraordinarias de la pandemia de la covid-19 exigen medidas extraordinarias«, ha declarado Katherine Tai, la responsable de comercio de la Administración de Biden, al anunciar su apoyo a una iniciativa que se volverá a presentar en junio en la Organización Mundial del Comercio.

«La Administración cree firmemente en las protecciones de la propiedad intelectual, pero con el objetivo de terminar con esta pandemia apoya la exención de esas protecciones», aclara Tai al anunciar que Estados Unidos participará activamente en unas negociaciones que ya se están produciendo y que tiene todos los visos de prosperar a comienzos de junio en la reunión del consejo del organismo.

Patentes de las vacunas contra la COVID-19

Seamos claros. Las vacunas son hoy por hoy el único método efectivo para frenar la pandemia y salir de una crisis sanitaria y económica global terrible. Si los programas de vacunación en el ‘primer mundo’ están alcanzando un ritmo de crucero y para final de verano estará vacunada el 70% de su población, el resto del planeta dista mucho de esas cifras y la situación de países como India es absolutamente desesperada.

El virus no entiende de fronteras como hemos visto y seguirá llegando en variantes aún más peligrosas si no lo frenamos. La liberalización temporal de las patentes de las vacunas contra la COVID-19 tiene el objetivo de aumentar la producción en terceros países que no tienen capacidad para ello por sí mismos y a donde no llega la distribución de las farmacéuticas. Hasta ahora, el número de vacunas entregadas en el ‘otro mundo’ ha sido mínimo.

Los grandes laboratorios no están de acuerdo como era de esperar, bajo el argumento de que la liberación de las patentes «pondrá en riego la innovación» y desalentaría la investigación de nuevos medicamentos. Y contra nuevas pandemias que algunos científicos alertan que van a llegar. También citan que la medida no resolverá el estrangulamiento de la cadena de suministro y que no todos los países tienen capacidad para replicar la tecnología que usan.

Sea como fuere todo apunta que la propuesta de la liberación temporal de estas patentes prosperará. Realmente sería vergonzante que la Unión Europea y el resto de países ricos que se negaron rotundamente a aprobarla el pasado otoño no lo hagan ahora una vez que Estados Unidos ha cambiado de estrategia. El director de la Organización Mundial de la Salud ha dado la bienvenida al anuncio de Biden y ha señalado que estamos en «un momento crucial en la lucha contra la covid».

vacunas contra la COVID-19

Joe Biden sigue sorprendiendo al mundo

Su postura sobre las vacunas se puede entender como moral, como diplomática, como estratégica, pero también es económica. Si se quiere recuperar el comercio mundial y volver a la ‘normalidad’ no se puede dejar atrás a gigantes como India. Ni a ningún país. Ciertamente, los primeros 100 días de Joe Biden al frente de la nación más poderosa del planeta están siendo productivos, con la aprobación de amplios paquetes legislativos para revertir las políticas de Trump.

La más importante es la inversión multimillonaria como parte de la agenda «Build Back Better» (Reconstruir Mejor) para impulsar la actividad económica tras la pandemia. El montante total de tres billones de dólares no tienen parangón con nada de lo que se esté haciendo en el planeta para adelantar la ‘normalidad’ post-COVID y una parte de la inversión se financiará con subida de impuestos a las grandes empresas y las rentas más altas. Casi nada…

El cambio de opinión contra el cambio climático incluyendo la vuelta al Acuerdo de París o la creación de la nueva Agencia federal de salud ARPA-H para «acabar con el cáncer» son otras de las medidas novedosas. La aprobación de la liberación de las patentes de las vacunas contra la COVID-19 es otra muestra del cambio de rumbo de una administración que está sorprendiendo al mundo. Y dejando fuera de juego a otras administraciones (europeas principalmente) supuestamente más ‘progresistas’.

Coordino el contenido editorial de MC. Colaboro en medios profesionales de TPNET: MCPRO, MuySeguridad, MuyCanal y Movilidad Profesional.

4 comentarios
  • kinetix

    esos «3 billones» son de verdad? o son solo mas papeles impresos?

  • Gregorio Ros

    Fuerte empieza Biden, veremos cuanto dura. En cuanto a la liberación de las patentes, muy de acuerdo, pero yo ampliaría mas el rango de acción, la mayoría de los costos de investigación son pagados por fondos públicos por lo tanto los resultados tendrían que ser públicos. A nivel sanitario los precios tendrían que estar regulados dentro de unos margenes justos, tanto para la empresa como para el consumidor, por lo dicho, no resulta para nada ético que se negocie con la salud de las personas. Otra cosa mas y no menos importante, cualquier logro médico tendría que llevar incluida la obligación de comercializarlo, imagino que hay soluciones en el cajón para no empañar un logro anterior que resulte mas rentable.

    En cuanto a las vacunas, se me ponen los pelos de punta que estén tocando el ADN, había unos límites puestos para ello y están aprovechando el covid para saltarselos, rezo para que no cometan errores.
    Salu2.

  • todo el dinero fiduciario es papel impreso por definición. Tratan luego de recogerlo usando los impuestos.

  • Aquí es dónde uno se pregunta si la existencia de las patentes es necesaria en primer lugar

Lo más leído