Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

ARPA-H, la agencia de salud de Biden para «acabar con el cáncer»

Publicado el
ARPA-H

ARPA-H es el nombre de la nueva Agencia federal de salud que ha propuesto Joe Biden, que con un presupuesto de 6.500 millones de dólares tiene el ambicioso objetivo de «acabar con el cáncer».

Los primeros 100 días de Joe Biden al frente de la nación más poderosa del planeta se han caracterizado por amplios paquetes legislativos que persiguen revertir las políticas de Trump. Y ciertamente, está consiguiendo hacer olvidar al ex-presidente.

Parte de la ecuación es una inversión multimillonaria como parte de la agenda «Build Back Better» (Reconstruir Mejor) para impulsar la actividad económica tras la pandemia. El montante total de tres billones de dólares no tienen parangón con nada de lo que se esté haciendo en el planeta para adelantar la ‘normalidad’ post-COVID y hacen palidecer los fondos aprobados por la Unión Europea como Plan de recuperación (652.000 millones de euros).

Una parte de la inversión se financiará con subida de impuestos a las grandes empresas y las rentas más altas. Una opción bendecida por Wall Street (y la gran mayoría de la población) que merecería una editorial, pero no te vamos a aburrir con ello en un medio como éste. Solo comentar que los neoliberales de medio mundo les costará dormir si Biden cumple esta propuesta «social-comunista» en el país capitalista por excelencia.

La inversión en todo tipo de infraestructuras, modernización y reparaciones; la reducción de la desigualdad económica y la lucha contra la pobreza; la reducción de las emisiones de carbono para combatir el cambio climático o la educación, con gratuidad de la preescolar y las matrículas de las universidades comunitarias, se llevarán una buena parte.

ARPA-H, como la DARPA, pero de salud

También la sanidad. Después de impulsar las vacunaciones contra el COVID a un ritmo frenético Biden prepara el país por si este tipo de pandemias se repite, como alertan algunos científicos. En un discurso en el Congreso, Biden describió los ambiciosos objetivos de su administración, actualizó los esfuerzos de la vacunación y destacó otro plan más pequeño, que no es menos ambicioso: «Acabar con el cáncer como lo conocemos».

«No puedo pensar en una inversión más digna… No conozco nada que sea más bipartidista…. Está en nuestro poder hacerlo», describió. La misión será responsabilidad de una nueva agencia de salud denominada ARPA-H, que con una inversión de 6.500 millones de dólares (parte de un presupuesto de 51.000 millones de dólares que tiene asignado el Instituto Nacional de Salud, se enfocaría en la lucha contra el cáncer, la diabetes y la enfermedad de Alzheimer. Eso para empezar, porque también buscaría lo que llaman otra «innovación transformacional» que podría rehacer la investigación en salud.

ARPA-H

Como buen amante de la tecnología seguro que te suena este nombre de ARPA-H. Sí, suena a la DARPA, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa que más allá de guerras también ha contribuido con una serie de tecnologías ahora omnipresentes, incluida una predecesora del GPS y la más famosa ARPANET, la red informática que fuera el embrión de una Internet que ha cambiado para siempre la forma de comunicación y la propia historia de la Humanidad.

A diferencia de los equipos de investigación más conservadores, DARPA persigue agresivamente importantes avances científicos de una manera que comparte más con Silicon Valley que con otras agencias gubernamentales. Biden cree que el uso del modelo DARPA en la investigación de salud de vanguardia evitaría que EE. UU. se quede atrás en biotecnología.

«China y otros países se están acercando rápidamente», dijo Biden durante el discurso. «Tenemos que desarrollar y dominar los productos y tecnologías del futuro» y señaló cuatro que pueden estar en la mente de todos: baterías avanzadas, biotecnología, chips de computadora y energía limpia.

Y salud. Sistemas sanitarios potentes muy necesarios como hemos descubierto en un año terrible de pandemia.

Coordino el contenido editorial de MC. Colaboro en medios profesionales de TPNET: MCPRO, MuySeguridad, MuyCanal y Movilidad Profesional.

3 comentarios
  • doc

    Y eso está bueno, pero mientras tanto podrían invertir un poco mas en medicina preventiva, porque en ese largo largo plazo en el que encuentran alguna/s solución/es hay que seguir cuidando. Y extender el beneficio sanitario a toda la población, porque si algo demostró el COVID es que puede entrar través de unos pocos viajeros pero se difunde con demasiada rapidez en una población desinformada y desprotegida. En el caso del cáncer también es necesario seguir con el estudio y mejora de los tratamientos.

  • Gregorio Ros

    Hace años fui a un médico, por otras cuestiones de salud, entre sus pacientes tiene muchos con cáncer, una vez, charlando mientras esperábamos unas pruebas, me comentaba sobre la primera norma que ponía a sus pacientes con cáncer era pasar a comer solo cosas ecológicas y nada de comida ya preparada. Decía que la posibilidad de que algún pesticida o aditivo fuese el origen que lo causaba era muy alta y me hacía la analogía de ir a apagar un fuego, lo primero es dejar de añadirle leña, luego apagarlo era mucho mas fácil.

  • doc

    Y tiene mucha razón. En mi zona el aumento de casos de cáncer y el aumento del uso de glifosato en soja guarda una relación bien documentada. En los últimos años creció mucho el numero de casos en los pueblos de zonas agrícolas. Casi que te conviene más ser carnívoro que vegetariano porque las verduras provienen de zonas colindantes con los cultivos de soja. El efecto de los plaguicidas a largo plazo es tal que en toda la región he visto desaparecer especies -principalmente insectos, pero también aves- que eran casi plaga cuando era chico. Ustedes tienen suerte de tener regulaciones duras para estas cosas, creéme que esto es territorio salvaje.

Lo más leído