Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Clubhouse pisa el acelerador y Twitter sigue su estela

Publicado el
Clubhouse pisa el acelerador y Twitter sigue su estela

Estamos viviendo, en estos días un enfrentamiento de lo más interesante en el mundo tecnológico. Y no, en esta ocasión no me refiero al jugoso juicio entre Apple y Epic Games, sino a la amistosa (al menos de momento) pero indiscutible competición entre Clubhouse y Twitter, para ver quién consigue capitalizar mejor un concepto, si quien lo ha traído al primer plano, o quien cuenta con muchos elementos para explotarlo de la manera más óptima.

De Clubhouse ya llevamos hablando unos meses, y su creciente popularidad apunta a que seguiremos haciéndolo en un futuro, más aún teniendo en cuenta que sus responsables parecen haber decidido incrementar su ritmo de crecimiento. Como te contamos ayer mismo, ya es posible emplear Clubhouse, en Android, en cualquier lugar del mundo, tan solo dos semanas después de que debutara de manera limitada en unas pocas geografías.

Así, y al igual que ocurrió hace un par de semanas, las últimas horas se han programado cientos de charlas en todo tipo de clubes para dar la bienvenida a los nuevos usuarios de Android. No soy especialmente activo en Clubhouse, pero una parte importante de las charlas a las que accedí durante aquellos días se centraron en la llegada de los androides que, todo hay que decirlo, fueron recibidos por la comunidad con los brazos abiertos y muchas ganas de ayudar.

He mencionado que no soy un usuario muy activo, pese a que tengo cuenta desde principios de año, para poner el foco en otra señal de que Clubhouse está acelerando. Como ya sabrás, el acceso a esta red social es mediante invitación y, como suele ocurrir siempre en estos casos, su escasez las convierte en algo extremadamente codiciado. Clubhouse reparte invitaciones entre los miembros más activos, para que estos se las hagan llegar a sus contactos.

Y sin embargo, pese a que las invitaciones solo llegan, al menos en teoría, a los usuarios más activos, en mi caso ya he recibido seis invitaciones (en dos tandas) para compartir. Entiendo que puedan tener algo que ver con la segmentación geográfica y/o su interés por la audiencia hispanohablante, pero entiendo que si yo he recibido seis invitaciones, las cuentas con un perfil similar al mío también las habrán recibido, y que los usuarios más activos habrán recibido todavía más. Y todo esto en un plazo de unas pocas semanas.

¿Por qué? Bueno ,cuando mencionaba que llevamos meses hablando de Clubhouse, lo cierto es que lo hemos hecho tanto directamente como indirectamente, pues otros muchos servicios y redes han posado su mirada en Clubhouse y, de unas u otras maneras, han tomado elementos propios de esta red para llevarlos a sus propios servicios. Lo ha hecho Instagram, lo ha hecho Telegram y, sobre todo, lo está haciendo Twitter con su nuevo servicio Twitter Spaces.

Hoy mismo he actualizado la app de Twitter para iOS y, en la descripción de la misma, donde normalmente encontramos una enumeración de las razones por las que se ha publicado dicha actualización, he encontrado el siguiente texto: «Espacios es donde ocurren las conversaciones de audio en directo en Twitter, y ya está disponible para todos. Puedes estar de oyente en cualquier espacio o abrir uno propio».

Hace solo tres semanas, Twitter anunció que ampliaba el alcance de Spaces, permitiendo que los usuarios con más de 600 seguidores pudieran crear espacios, lo que nos indicaba un despliegue progresivo. Sin embargo, el salto de Clubhouse a Android parece haber acelerado los planes de Twitter. Y esto, a su vez, seguramente se traducirá en que Clubhouse incremente todavía más el reparto de invitaciones o, quien sabe, quizá incluso decida que ha llegado el momento de que las invitaciones ya no sean necesarias para acceder al servicio. Las próximas semanas pueden ser muy, muy interesantes.

 

Con información de Business Insider

Si me dieran una cana por cada contenido que he escrito relacionado con la tecnología... pues sí, tendría las canas que tengo. Por lo demás, música, fotografía, café, un eReader a reventar y una isla desierta. ¿Te vienes?

Lo más leído