Apple iMac 21″ (2012)

Apple iMac 21″ (2012)
18 de diciembre, 2012

Más rápido, más delgado, mejor. El nuevo iMac se presentó ante el mundo a finales de octubre con la promesa de ser el mejor equipo de su categoría. Un All-in-One que en su lado más delgado no llega a los cinco milímetros de grosor y que en su interior alberga toda la potencia que podamos imaginar. ¿Suficiente para dar un golpe de autoridad sobre la mesa? Es lo que veremos en nuestro análisis.

El equipo que nos llega al laboratorio es el modelo de 21 pulgadas (el de 27 aún no ha empezado a comercializarse en nuestro país) y viene equipado con un procesador Intel Core i7 (Ivy Bridge) a 3.1 GHz, 16 GB de RAM, gráfica NVIDIA GeForce GT 650M 512 MB (arquitectura Kepler) y unidad “Fusion Drive” compuesta por un SSD de 120 GB y un HD SATA de 999 GB. En el apartado de la conectividad, nos ofrece dos puertos Thunderbolt, cuatro puertos USB 3.0, y lector de tarjetas SD.

Ficha técnica

 

En definitiva, casi todo lo necesario para que a priori, contemos con un equipo ganador. Lo cierto es que ya puesto sobre la mesa, sin necesidad de encenderlo, impresiona y atrae todas las miradas de la redacción. Y es que desde el primer momento tenemos la sensación de tener en nuestras manos un equipo muy especial.

¿Tan delgado?

Lo primero que llama la atención del nuevo iMac es un diseño espectacular. Estábamos acostumbrados a que el iMac fuese el campo de pruebas en el que los ingenieros de Apple dan lo mejor de sí mismos pero cuando uno tiene el nuevo iMac delante enseguida se da cuenta de que está frente a algo diferente.

Sobre todo lo notamos enfrentamos esta nueva generación con los equipos que Apple entregaba el años pasado. Es cuando los ponemos frente a frente, cuando descubrimos hasta qué punto el trabajo de los ingenieros de Apple ha conseguido producir un equipo tremendamente elegante, pensado por y para el diseño. Y si somos de la opinión que este aspecto no se puede mejorar, la pregunta que hemos de hacernos es la siguiente: ¿A cambio de qué? ¿Ha merecido la pena?

Lo primero que tenemos que considerar es que como Apple todavía no hace magia, los componentes que antes se distribuían a lo largo de toda la pantalla tienen que estar en algún lado. En este sentido aunque es cierto que el grosor mínimo que vamos a encontrarnos en los laterales es de cinco milímetros, también lo es que a cambio tenemos un ligero “abombamiento” en el centro del monitor, que al albergar todos los componentes del equipo, recuerda vagamente a esos viejos monitores CRT que seguramente muchos seguimos manteniendo en nuestras casas.

Por otro lado, para poder mantener este grosor mínimo, Apple ha tenido que realizar dos pequeñas grandes concesiones. La primera y más importante para muchos usuarios, es la eliminación de la unidad óptica. La segunda, cambiar la ubicación de el “área de conectividad” que ahora pasa a estar en la parte trasera del monitor.

La más polémica de las decisiones es sin lugar a dudas la de eliminar la unidad óptica, pero en nuestra opinión es la menos importante. La inmensa mayoría de los usuarios se han acostumbrado a un mundo en el que no hay CD’s o DVD’s y en nuestro caso particular, somos incapaces de recordar cuando fue la última vez que la utilizamos. No obstante, si pensamos en el modelo de 27 pulgadas, sí que parece un tamaño ideal para reproducir nuestro contenido multimedia y seguramente muchos sigan teniendo decenas de películas en DVD que no van a poder ver en su equipo a menos que cuenten con una unidad externa.

En cuanto a la ubicación de la conectividad USB y Thunderbolt, la decisión de Apple si bien no había otra posibilidad, no es la mejor del mundo. Cada vez que queremos conectar un periférico debemos girar el equipo (a veces completamente), lo cual no representa un triunfo para la usabilidad. A pesar de estos dos detalles, víctimas de una decisión de diseño, consideramos que el cambio es a mejor y que merece la pena.

¿Quién necesita Retina Display?

Vamos a decir la verdad. En la redacción no somos grandes fans de Retina Display. Esto que para muchos amantes de Apple puede a sonar casi a herejía, es una opinión que hemos constatado que tiene un amplio consenso. Se trata de una tecnología que en nuestra opinión a día de hoy, tiene más inconvenientes que ventajas cuando se trata de adaptarla a un producto como el MacBook Pro o un teórico iMac. Sobre todo, porque tal y como pasó en su momento con ThunderBolt, el resto de la industria no está preparada. ¿Y esto qué quiere decir? Qué tal y como comentamos en el análisis del MacBook Pro de 13 pulgadas, queda un largo trecho para que la mayoría de las aplicaciones de actualicen a Retina, por no hablar de la web.

Dicho lo cual, la pantalla del nuevo iMac que mantiene la misma resolución que la generación anterior (Full HD 1920×1080) luce sencillamente espectacular, como nunca habíamos visto antes en un All In One. Son varios los procesos que Apple ha llevado a cabo para que esto sea posible.

En primer lugar se ha eliminado por completo la distancia que existe entre el panel LCD y el cristal que lo cubre. Esto que ya lo habíamos visto en dispositivos como el propio iPhone 5 o el Surface de Microsoft, ofrece un resultado asombroso en una pantalla de 21 pulgadas. Unido a la tecnología IPS y una nueva tecnología que Apple denomina “plasma deposition”, se consigue una superficie que desde Cupertino aseguran que tiene hasta un 75% menos de reflejos que en los equipos de la generación anterior. Si bien no tenemos forma de medir la veracidad de este dato, lo cierto es que en el momento de escribir estas líneas aún no hemos sido capaces de ver ningún reflejo en la pantalla, desde ningún ángulo, bajo ninguna condición de luz.

Lo consiguen además aumentando los contrastes, consiguiendo negros aún más profundos y entregando al usuario la sensación de que aunque puede que no esté utilizando una pantalla Retina Display, tiene en sus manos algo tremendamente parecido.

La magia de Fusion Drive

Una de las grandes novedades de los iMacs de este año es la introducción de lo que Apple ha denominado “Fusion Drive”. En realidad se trata de la “clásica” combinación SSD + HD SATA en un proceso que en este caso se muestra de forma totalmente transparente para el usuario.

Lo primero que hay que aclarar es que Fusion Drive no es un disco híbrido como los que han presentado Seagate o Toshiba, ni un sistema de caché sino que más que en la parte del hardware, la verdadera innovación se produce en el terreno del software. Es decir el el software el que muestra al usuario una única unidad, aunque de hecho sean dos. De hecho si vamos a “Acerca de mi Mac” y escogemos la opción “Storage” descubrimos dos unidades montadas en disk0s2 (el SSD) y en disk1s2 (el HD).

Es también el sistema operativo (Mountain Lion) el que decide pues de forma inteligente qué datos guarda en la unidad SSD. Al margen del sistema operativo, Apple intenta guardar en la unidad SSD todos los archivos que utilizamos con más frecuencia, proyectos sobre los que estemos trabajando durante varios días (como puede ser un proyecto en iMovie) o bibliotecas de imágenes que agradecen la velocidad de estas unidades.

fusion drive

Los usuarios más técnicos pierden la capacidad de decidir qué es lo que guardan en su disco duro y qué prefieren almacenar en la unidad SSD. A pesar de esto, no debería ser una preocupación para los usuarios de iMac ya que el sistema aprende rápidamente qué es lo que utilizamos con más frecuencia o cuáles son los proyectos sobre los que vamos a trabajar. El único aspecto negativo es que no tenemos la posibilidad de contar con nuestro disco duro como una partición independiente. Es decir no vamos a poder utilizarlo como una suerte de espacio en el que nuestro datos siempre estarán seguros. Para subsanarlo tenemos que recurrir por supuesto al buen hacer de Time Machine y un disco duro externo o bien, particionar el HD de nuestro Mac antes de empezar a utilizarlo.

Más allá de lo anterior la gran pregunta es si se nota la velocidad de Fusion Drive en nuestro trabajo diario. La respuesta como os podéis imaginar es un gran Sí. La velocidad del SSD nos entrega tiempos de arranque de nuestro equipo de menos de diez segundos y trabajar con cualquier aplicación se convierte en una auténtica delicia. Atrás queda la época en la que nuestro equipo se “tostaba” a la hora de trabajar con grandes colecciones de fotos o a la hora de procesar trabajos especialmente exigentes.

Pero más allá de Fusion Drive merece la pena reflexionar sobre un momento tecnológico, en el que el hardware ha superado ampliamente las exigencias a las que le somete el software. Es decir si tenemos en cuenta lo que monta este equipo (pero como este muchos otros) descubrimos que estamos en un momento en el que los distintos benchmarks y tests de rendimiento a los que solemos someter a los equipos en pruebas de laboratorio comienzan a perder completamente su sentido.

Fusion Drive

Nos cuesta prensar un escenario en el que el usuario medio (e incluso el profesional) pueda llevar al límite a este equipo. Sí, se puede argumentar que evidentemente en determinados escenarios científicos o incluso en sectores como la animación profesional son necesarios otro tipo de equipos, pero estamos hablando de un porcentaje irrisorio cuando pensamos en el mercado del PC. Y no hablamos únicamente de este equipo, sino también de los muchos equipos basados en Windows 8 que ya han llegado o están por llegar. Estamos en un momento en el que el 95% de los usuarios no van a necesitar más potencia, más RAM o más velocidad y en este sentido los futuros análisis que hagamos van a tener que partir desde un enfoque muy diferente. Este iMac que tenemos en nuestras manos es un buen ejemplo de este nuevo paradigma.

El precio de Apple

Apple siempre ha sido un tanto especial a la hora de determinar qué se puede y qué no se puede hacer con sus productos. Como casi todos sabemos, la compañía de Cupertino siempre ha sido un tanto reacia a que los usuarios (o terceras empresas) puedan “trastear” con sus productos. Así, progresivamente ha ido limitando las opciones que tenían los usuarios para poder modificar o ampliar la capacidad de los equipos que vendían, lo cual le ha valido no pocas críticas que han llegado a un punto álgido tras la presentación de la nueva generación iMac.

Hasta la generación anterior el usuario tenía la posibilidad de cambiar el disco duro y ampliar la memoria RAM. No es que fuesen grandísimas posibilidades, pero algo es algo. En este generación, Apple vuelve a limitar la capacidad de intervención del usuario que ya no puede realizar ningún cambio sobre las unidades de almacenamiento y tiene que limitarse a ampliar la memoria RAM. Este proceso sigue siendo muy sencillo en el modelo de 27 pulgadas, que ofrece una bahía accesible para el usuario, pero no es así en el modelo de 21 pulgadas. En este caso si queremos ampliar la RAM tendremos que pasar por la Apple Store (o un distribuidor autorizado) que por supuesto nos montará sus inexplicablemente caros módulos de memoria adicional.

También resulta bastante sangrante el caso de Fusion Drive. Al ser un extra en nuestro equipo, Apple lo cobra aparte. Lo cual no nos parece mal, siempre que sea a un precio razonable. Y lo que no es razonable es que un disco SSD de 128 GB y unas líneas de código extra (de hecho cualquiera puede montar su propio Fusion Drive en otros equipos de Apple) nos pidan 250 euros cuando podemos encontrar una unidad SSD de esa capacidad en marcas de primer nivel, por menos de 100 euros.

Con estos mimbres resulta más que recomendable contar con un producto como Apple Care, que extiende la garantía de nuestro iMac y nos asegura un trato preferente en caso de que tengamos cualquier problema con nuestro equipo. En el caso de nuestro iMac deberemos pagar 179 euros por un extra de garantía durante tres años lo cual tratándose del equipo del que estamos hablando en este análisis, nos parece un dinero más que bien invertido.

Conclusiones

El nuevo iMac de 21″ de Apple es un equipo sobresaliente en casi todos sus aspectos, con muy pocas pegas que le podamos achacar. Podemos argumentar que haber eliminado la unidad óptica o el mismo concepto de Fusion Drive tienen sus inconvenientes, pero es un pequeño precio a pagar por un equipo que respira innovación por los cuatro costados.

En el lado del debe, sigue pareciéndonos cuestionable la política de Apple de evitar al máximo que el usuario pueda tomar el control de su equipo, prácticamente obligando al consumidor que cualquier reparación o ampliación tenga que hacerse vía Apple Store (o un distribuidor autorizado). Por lo demás habrá que esperar si los nuevos All In One basados en Windows 8 que se esperan para los primeros meses de 2013, pueden plantarle cara a un equipo que desde luego está concebido para atraer todas las miradas.

 

  • Share This