retina display » MuyComputer
[ retina display ]
¿Por qué los nuevos MacBook Air no tienen Retina Display?

¿Por qué los nuevos MacBook Air no tienen Retina Display?

Es probable que muchos usuarios esperaran que la nueva generación de MacBook Air incluyera un panel de mucha más resolución, como esta ocurriendo con otros dispositivos de su catálogo. Sweta Dash, un analista de IHS, afirma que la razón fundamental es la autonomía."Apple casi ha duplicado la duración de la batería en los nuevos MacBook Air. Si hubieran incluido una pantalla Retina Display, esto sería imposible" comenta Dash, director de investigación y estrategia en IHS. No obstante, también asegura que Sharp ha mostrado pantallas de 11,6 pulgadas y resolución 2.560 x 1.440 píxeles que, gracias a una tecnología llamada IGZO comsumen mucho menos que los paneles actuales. Así, los planes en Cupertino pasan por actualizar toda su gama de producto a resoluciones Retina Display pero siempre y cuando los costes de producción no disparen los precios. Con la competencia de los ultrabooks, mantener el MacBook Air en torno a los 1.000 euros es clave para la estrategia de la compañía californiana.A día de hoy, mayor consumo implica la necesidad de integrar una batería más grande (recordemos el caso del iPad) y el nivel de miniaturización tecnológica presente en el actual ultraligero de Apple parece complicado de superar, al menos a corto plazo. Según Sweta Dash, Sharp podría comenzar la producción de nuevos paneles este verano, pero tendremos que esperar a la próxima actualización de la gama para ver más resolución en los MacBook Air.
0 comentarios30 shares
12/06/2013Tomás Cabacas
Apple iMac 21″ (2012)

Apple iMac 21″ (2012)

Más rápido, más delgado, mejor. El nuevo iMac se presentó ante el mundo a finales de octubre con la promesa de ser el mejor equipo de su categoría. Un All-in-One que en su lado más delgado no llega a los cinco milímetros de grosor y que en su interior alberga toda la potencia que podamos imaginar. ¿Suficiente para dar un golpe de autoridad sobre la mesa? Es lo que veremos en nuestro análisis.El equipo que nos llega al laboratorio es el modelo de 21 pulgadas (el de 27 aún no ha empezado a comercializarse en nuestro país) y viene equipado con un procesador Intel Core i7 (Ivy Bridge) a 3.1 GHz, 16 GB de RAM, gráfica NVIDIA GeForce GT 650M 512 MB (arquitectura Kepler) y unidad "Fusion Drive" compuesta por un SSD de 120 GB y un HD SATA de 999 GB. En el apartado de la conectividad, nos ofrece dos puertos Thunderbolt, cuatro puertos USB 3.0, y lector de tarjetas SD.Ficha técnica Fabricante: Apple Modelo: iMac 21" 2012 Web: www.apple.es Precio: Desde 1.579 €. Procesador: 3.1 GHz Intel Core i7. Memoria: 8 Gbytes RAM DDR3 1.600 MHz. Pantalla: 21 pulgadas 1920 x 1080 IPS. Gráfica: NVIDIA GeForce GT 650M 512 MB. Conexiones: USB 3.0, Thunderbolt, lector de tarjetas, audio, Wi-Fi N y Bluetooth. Dimensiones: 45cm x 52cm x 17cm Peso: 5,68 Kg En definitiva, casi todo lo necesario para que a priori, contemos con un equipo ganador. Lo cierto es que ya puesto sobre la mesa, sin necesidad de encenderlo, impresiona y atrae todas las miradas de la redacción. Y es que desde el primer momento tenemos la sensación de tener en nuestras manos un equipo muy especial. ¿Tan delgado? Lo primero que llama la atención del nuevo iMac es un diseño espectacular. Estábamos acostumbrados a que el iMac fuese el campo de pruebas en el que los ingenieros de Apple dan lo mejor de sí mismos pero cuando uno tiene el nuevo iMac delante enseguida se da cuenta de que está frente a algo diferente.Sobre todo lo notamos enfrentamos esta nueva generación con los equipos que Apple entregaba el años pasado. Es cuando los ponemos frente a frente, cuando descubrimos hasta qué punto el trabajo de los ingenieros de Apple ha conseguido producir un equipo tremendamente elegante, pensado por y para el diseño. Y si somos de la opinión que este aspecto no se puede mejorar, la pregunta que hemos de hacernos es la siguiente: ¿A cambio de qué? ¿Ha merecido la pena?Lo primero que tenemos que considerar es que como Apple todavía no hace magia, los componentes que antes se distribuían a lo largo de toda la pantalla tienen que estar en algún lado. En este sentido aunque es cierto que el grosor mínimo que vamos a encontrarnos en los laterales es de cinco milímetros, también lo es que a cambio tenemos un ligero "abombamiento" en el centro del monitor, que al albergar todos los componentes del equipo, recuerda vagamente a esos viejos monitores CRT que seguramente muchos seguimos manteniendo en nuestras casas.Por otro lado, para poder mantener este grosor mínimo, Apple ha tenido que realizar dos pequeñas grandes concesiones. La primera y más importante para muchos usuarios, es la eliminación de la unidad óptica. La segunda, cambiar la ubicación de el "área de conectividad" que ahora pasa a estar en la parte trasera del monitor.La más polémica de las decisiones es sin lugar a dudas la de eliminar la unidad óptica, pero en nuestra opinión es la menos importante. La inmensa mayoría de los usuarios se han acostumbrado a un mundo en el que no hay CD's o DVD's y en nuestro caso particular, somos incapaces de recordar cuando fue la última vez que la utilizamos. No obstante, si pensamos en el modelo de 27 pulgadas, sí que parece un tamaño ideal para reproducir nuestro contenido multimedia y seguramente muchos sigan teniendo decenas de películas en DVD que no van a poder ver en su equipo a menos que cuenten con una unidad externa.En cuanto a la ubicación de la conectividad USB y Thunderbolt, la decisión de Apple si bien no había otra posibilidad, no es la mejor del mundo. Cada vez que queremos conectar un periférico debemos girar el equipo (a veces completamente), lo cual no representa un triunfo para la usabilidad. A pesar de estos dos detalles, víctimas de una decisión de diseño, consideramos que el cambio es a mejor y que merece la pena. ¿Quién necesita Retina Display? Vamos a decir la verdad. En la redacción no somos grandes fans de Retina Display. Esto que para muchos amantes de Apple puede a sonar casi a herejía, es una opinión que hemos constatado que tiene un amplio consenso. Se trata de una tecnología que en nuestra opinión a día de hoy, tiene más inconvenientes que ventajas cuando se trata de adaptarla a un producto como el MacBook Pro o un teórico iMac. Sobre todo, porque tal y como pasó en su momento con ThunderBolt, el resto de la industria no está preparada. ¿Y esto qué quiere decir? Qué tal y como comentamos en el análisis del MacBook Pro de 13 pulgadas, queda un largo trecho para que la mayoría de las aplicaciones de actualicen a Retina, por no hablar de la web.Dicho lo cual, la pantalla del nuevo iMac que mantiene la misma resolución que la generación anterior (Full HD 1920x1080) luce sencillamente espectacular, como nunca habíamos visto antes en un All In One. Son varios los procesos que Apple ha llevado a cabo para que esto sea posible.En primer lugar se ha eliminado por completo la distancia que existe entre el panel LCD y el cristal que lo cubre. Esto que ya lo habíamos visto en dispositivos como el propio iPhone 5 o el Surface de Microsoft, ofrece un resultado asombroso en una pantalla de 21 pulgadas. Unido a la tecnología IPS y una nueva tecnología que Apple denomina "plasma deposition", se consigue una superficie que desde Cupertino aseguran que tiene hasta un 75% menos de reflejos que en los equipos de la generación anterior. Si bien no tenemos forma de medir la veracidad de este dato, lo cierto es que en el momento de escribir estas líneas aún no hemos sido capaces de ver ningún reflejo en la pantalla, desde ningún ángulo, bajo ninguna condición de luz.Lo consiguen además aumentando los contrastes, consiguiendo negros aún más profundos y entregando al usuario la sensación de que aunque puede que no esté utilizando una pantalla Retina Display, tiene en sus manos algo tremendamente parecido. La magia de Fusion Drive Una de las grandes novedades de los iMacs de este año es la introducción de lo que Apple ha denominado "Fusion Drive". En realidad se trata de la "clásica" combinación SSD + HD SATA en un proceso que en este caso se muestra de forma totalmente transparente para el usuario.Lo primero que hay que aclarar es que Fusion Drive no es un disco híbrido como los que han presentado Seagate o Toshiba, ni un sistema de caché sino que más que en la parte del hardware, la verdadera innovación se produce en el terreno del software. Es decir el el software el que muestra al usuario una única unidad, aunque de hecho sean dos. De hecho si vamos a "Acerca de mi Mac" y escogemos la opción "Storage" descubrimos dos unidades montadas en disk0s2 (el SSD) y en disk1s2 (el HD).Es también el sistema operativo (Mountain Lion) el que decide pues de forma inteligente qué datos guarda en la unidad SSD. Al margen del sistema operativo, Apple intenta guardar en la unidad SSD todos los archivos que utilizamos con más frecuencia, proyectos sobre los que estemos trabajando durante varios días (como puede ser un proyecto en iMovie) o bibliotecas de imágenes que agradecen la velocidad de estas unidades.Los usuarios más técnicos pierden la capacidad de decidir qué es lo que guardan en su disco duro y qué prefieren almacenar en la unidad SSD. A pesar de esto, no debería ser una preocupación para los usuarios de iMac ya que el sistema aprende rápidamente qué es lo que utilizamos con más frecuencia o cuáles son los proyectos sobre los que vamos a trabajar. El único aspecto negativo es que no tenemos la posibilidad de contar con nuestro disco duro como una partición independiente. Es decir no vamos a poder utilizarlo como una suerte de espacio en el que nuestro datos siempre estarán seguros. Para subsanarlo tenemos que recurrir por supuesto al buen hacer de Time Machine y un disco duro externo o bien, particionar el HD de nuestro Mac antes de empezar a utilizarlo.Más allá de lo anterior la gran pregunta es si se nota la velocidad de Fusion Drive en nuestro trabajo diario. La respuesta como os podéis imaginar es un gran Sí. La velocidad del SSD nos entrega tiempos de arranque de nuestro equipo de menos de diez segundos y trabajar con cualquier aplicación se convierte en una auténtica delicia. Atrás queda la época en la que nuestro equipo se "tostaba" a la hora de trabajar con grandes colecciones de fotos o a la hora de procesar trabajos especialmente exigentes.Pero más allá de Fusion Drive merece la pena reflexionar sobre un momento tecnológico, en el que el hardware ha superado ampliamente las exigencias a las que le somete el software. Es decir si tenemos en cuenta lo que monta este equipo (pero como este muchos otros) descubrimos que estamos en un momento en el que los distintos benchmarks y tests de rendimiento a los que solemos someter a los equipos en pruebas de laboratorio comienzan a perder completamente su sentido.Nos cuesta prensar un escenario en el que el usuario medio (e incluso el profesional) pueda llevar al límite a este equipo. Sí, se puede argumentar que evidentemente en determinados escenarios científicos o incluso en sectores como la animación profesional son necesarios otro tipo de equipos, pero estamos hablando de un porcentaje irrisorio cuando pensamos en el mercado del PC. Y no hablamos únicamente de este equipo, sino también de los muchos equipos basados en Windows 8 que ya han llegado o están por llegar. Estamos en un momento en el que el 95% de los usuarios no van a necesitar más potencia, más RAM o más velocidad y en este sentido los futuros análisis que hagamos van a tener que partir desde un enfoque muy diferente. Este iMac que tenemos en nuestras manos es un buen ejemplo de este nuevo paradigma. El precio de Apple Apple siempre ha sido un tanto especial a la hora de determinar qué se puede y qué no se puede hacer con sus productos. Como casi todos sabemos, la compañía de Cupertino siempre ha sido un tanto reacia a que los usuarios (o terceras empresas) puedan "trastear" con sus productos. Así, progresivamente ha ido limitando las opciones que tenían los usuarios para poder modificar o ampliar la capacidad de los equipos que vendían, lo cual le ha valido no pocas críticas que han llegado a un punto álgido tras la presentación de la nueva generación iMac.Hasta la generación anterior el usuario tenía la posibilidad de cambiar el disco duro y ampliar la memoria RAM. No es que fuesen grandísimas posibilidades, pero algo es algo. En este generación, Apple vuelve a limitar la capacidad de intervención del usuario que ya no puede realizar ningún cambio sobre las unidades de almacenamiento y tiene que limitarse a ampliar la memoria RAM. Este proceso sigue siendo muy sencillo en el modelo de 27 pulgadas, que ofrece una bahía accesible para el usuario, pero no es así en el modelo de 21 pulgadas. En este caso si queremos ampliar la RAM tendremos que pasar por la Apple Store (o un distribuidor autorizado) que por supuesto nos montará sus inexplicablemente caros módulos de memoria adicional.También resulta bastante sangrante el caso de Fusion Drive. Al ser un extra en nuestro equipo, Apple lo cobra aparte. Lo cual no nos parece mal, siempre que sea a un precio razonable. Y lo que no es razonable es que un disco SSD de 128 GB y unas líneas de código extra (de hecho cualquiera puede montar su propio Fusion Drive en otros equipos de Apple) nos pidan 250 euros cuando podemos encontrar una unidad SSD de esa capacidad en marcas de primer nivel, por menos de 100 euros.Con estos mimbres resulta más que recomendable contar con un producto como Apple Care, que extiende la garantía de nuestro iMac y nos asegura un trato preferente en caso de que tengamos cualquier problema con nuestro equipo. En el caso de nuestro iMac deberemos pagar 179 euros por un extra de garantía durante tres años lo cual tratándose del equipo del que estamos hablando en este análisis, nos parece un dinero más que bien invertido. Conclusiones El nuevo iMac de 21" de Apple es un equipo sobresaliente en casi todos sus aspectos, con muy pocas pegas que le podamos achacar. Podemos argumentar que haber eliminado la unidad óptica o el mismo concepto de Fusion Drive tienen sus inconvenientes, pero es un pequeño precio a pagar por un equipo que respira innovación por los cuatro costados.En el lado del debe, sigue pareciéndonos cuestionable la política de Apple de evitar al máximo que el usuario pueda tomar el control de su equipo, prácticamente obligando al consumidor que cualquier reparación o ampliación tenga que hacerse vía Apple Store (o un distribuidor autorizado). Por lo demás habrá que esperar si los nuevos All In One basados en Windows 8 que se esperan para los primeros meses de 2013, pueden plantarle cara a un equipo que desde luego está concebido para atraer todas las miradas. 
8 comentarios74 shares
18/12/2012Rodolfo de Juana
TeamViewer 8, disponible

TeamViewer 8, disponible

TeamViewer, uno de los proveedores de software de control remoto y presentaciones por Internet más populares del mundo, anuncia la disponibilidad de TeamViewer 8.La nueva versión de la aplicación amplía sus funciones para el servicio al cliente y proporciona un mayor rendimiento, tanto en las actividades de soporte remoto, como en las reuniones online.Entre las novedades de TeamViewer 8 destaca la nueva Management Console, una herramienta de administración basada en la nube y especialmente diseñada para las necesidades en un entorno corporativo, enfocándose en la responsabilidad y en estrictas directrices de seguridad, en las cuáles también es necesario el control central de las cuentas de usuarios TeamViewer.Esta aplicación, que incluye novedades importantes para equipos TI y la gestión de las conexiones que un equipo realiza, permite realizar transferencia de sesiones de un experto a otro, impresión remota, integración avanzada en Microsoft Outlook, transmisión de sonido en remoto y de vídeo en tiempo real, o grabación de sesiones mejorada.Además, TeamViewer 8 incluye soporte para Windows 8 -soportando comandos específicos en la Charms Bar de este sistema operativo-, soporte Retina para usuarios de equipos Mac con este tipo de pantallas, y nuevo acceso remoto 24/7 para ordenadores Linux.TeamViewer 8 ya está disponible para descarga en versiones de Windows, Mac OS X y Linux, y aunque es posible usarlo gratuitamente con fines no comerciales, la versión profesional que cuenta con todas las posibilidades -incluida la nueva Management Console- tiene un coste que parte de los 499 euros. Podéis obtener más información en la web oficial del producto, aquí.
4 comentarios52 shares
04/12/2012Javier Pastor
MacBook Pro 13 Retina Display

MacBook Pro 13 Retina Display

Hemos pasado una semana y media con el nuevo equipo de Apple, MacBook Pro de 13 pulgadas con Retina Display y nos ha dejado una buena sensación con pequeñas salvedades. Se trata de un equipo enfocado a profesionales con un tamaño de pantalla muy portátil y una resolución que a primera vista es muy superior a sus rivales e incluso el modelo MacBook Pro tradicional, 1.280 x 800 pixeles, llegando hasta 2.560 x 1.600 pixeles.Ficha técnica Fabricante: Apple Modelo: MacBook Pro 13 Retina Web: www.apple.es Precio: Desde 1.779 €. Procesador: Desde Core i5, dual-core 2,5 GHz. Memoria: 8 Gbytes RAM DDR3 1.600 MHz. Pantalla: 13 pulgadas 2.560 x 1.600 pixeles IPS. Conexiones: USB 3.0, Thunderbolt, HDMI, magsafe 2, audio, Wi-Fi N y Bluetooth. Duración batería: hasta 7 horas. Tamaño: 31,4 x 21,9 x 1,9 cm Peso: desde 1,62 Kg. El equipo no es más que la adaptación a 13 pulgadas del modelo original Pro Retina de 15 pulgadas. Es decir, desaparece la unidad óptica, recibimos dos puertos Thunderbolt y una salida HDMI nativa, es decir no se necesita adaptador alguno. Los dos puertos USB son USB 3.0. Gracias a ello el grosor del equipo disminuye. En el análisis inicial del MacBook Pro 15 Retina Display entramos en detalle en todas las novedades, lectura recomendable.Las características técnicas del equipo recibido son destacables ya que integra un procesador Core i5 a 2,5 GHz (dual-core que sube hasta 3,1 GHz con 3 Mbytes de caché), la GPU que integra en el mismo chip es la Intel HD 4000 y están acompañados de 8 Gbytes de RAM y un rápido SSD de 128 Gbytes. Es decir el modelo más básico con Retina Display, con un precio de 1.779€.Este es el punto a discutir en este portátil, ya que recordamos que si bien es ligero, no entra dentro del equivalente Mac a los ultrabook de Intel, lo que sería un MacBook Air.Nuestras primeras impresiones han sido buenas acercándonos a la pantalla lo suficiente como para ver la diferencia de resolución frente a un MacBook Pro de 13 pulgadas. Se nota sobremanera en la definición de los iconos así como en la barra de herramientas Mac. La definición de la hora e iconos de las aplicaciones que trabajan en segundo plano es evidente.MacBook Pro 15 Retina vs MacBook Pro 13 Retina La primera impresión es muy buena pero cuando empezamos a utilizar el equipo en serio la cosa cambia. Las aplicaciones nativas como iMovie, iPhoto, etc están optimizadas para ser usadas con la resolución nativa Retina. Safari también está adaptado al uso de esta resolución reescalando el texto perfectamente así como mostrando las imágenes ampliadas -aunque con cierta pixelación- y el resultado es bueno.Conexiones: SXDC, HDMI USB 3.0  y Magsafe 2, 2 Thunderbolt, USB 3.0 y auriculares. Es una gozada utilizar software como iMovie porque se puede mostrar un vídeo 1.080p en un tamaño pequeño a resolución prácticamente nativa, es decir, se ve un vídeo con resolución pixel a pixel en un tamaño de ventana, pudiendo seguir trabajando sobre él en el menú tradicional de iMovie.Si pasamos a software de terceros como otros navegador web nos damos cuenta de uno de los pequeños problemas del equipo, no están adaptados para este tipo de pantalla de alta resolución. De hecho tenemos que utilizar Chrome Beta o bien Firefox beta de la próxima versión para que el texto escale correctamente. "Internet no está preparada para Retina Display". El modo de pantalla Retina Display tiene 2.560 pixeles de ancho, por lo que las imágenes típicas que vemos en Internet, pocos Kbytes y poco más de 600 pixeles de ancho se ven ampliados mostrando una pixelación evidente.La experiencia de usuario consta de dos facetas que tienen que ir de la mano, software y hardware. Apple acaba de dar un salto impresionante en hardware de pantalla, ha adaptado sus aplicaciones y la experiencia con la manzana es muy buena. Sin embargo cuando volvemos al mundo real, y vemos Internet o aplicaciones no optimizadas para la resolución de la pantalla la pixelación es evidente. De hecho se nota una sensación como de desenfoque en imágenes a la hora de ver webs de manera aleatoria siempre y cuando no usemos Safari.El rendimiento del equipo con SSD, Core i5 y 8 Gbytes de RAM es soberbio. OS X 10.8 funciona de manera muy suave, no hemos tenido problema a la hora de realizar faena multitarea. En nuestro caso hemos creado varios montajes de vídeo, navegación web y reproducción multimedia de fondo y no hemos notado ralentización alguna.De hecho el sistema está tan pulido que tras una actualización de OS X no hemos tenido que reiniciar el equipo en cuestión de una semana que lo hemos tenido entre manos.La autonomía es uno de los puntos fuertes de este equipo ya que si bien Apple promete 7 horas de uso sin conectarlo a cargar. En nuestro caso las hemos conseguido con un uso ofimático conectado a Internet con un nivel de brillo medio.Apple optimiza este aspecto mucho más la batería que las alternativas del mercado, ya que controla la integración hardware y software de manera completa.  Conclusiones Es un equipo caro, 1.779€ el modelo básico, y la diferencia en experiencia con Retina Display o sin ella no es tan determinante frente a los MacBook Pro tradicionales. De hecho, con la misma configuración, es decir el mismo procesador, RAM y almacenamiento es 220€ más barato sin Retina Display, además de que seguimos disponiendo de unidad óptica.En época de crisis este precio sólo se vería justificado para usuarios profesionales que sean capaces de sacar partido a esa resolución con edición de vídeo o fotografía.El tamaño es compacto, son 13 pulgadas y es más delgado que el modelo sin Retina Display, y tiene un peso de 1,62 Kg. Está a mitad de camino entre MacBook Pro y MacBook Air y sin embargo a un precio más caro.En mi caso particular, usuario de MacBook Air, no cambiaría al nuevo Pro de 13 pulgadas con Retina Display. La diferencia de peso entre ese y el mío es muy notable y ya no sólo por el portátil sino por el cargador, más grande.Podríamos denominar al nuevo MacBook Pro de 13 un modelo que pretende tomar lo bueno del segmento ultrabook -MacBook Air- y le añade características profesionales como es la pantalla Retina Display o bien la conectividad múltiple Thunderbolt. Sin embargo la mezcla ha salido cara, muy cara.Es un producto con una gran calidad de materiales, una pantalla soberbia y un rendimiento que le coloca en la gama alta del sector, sin embargo, el precio hace que nos podamos plantear alternativas incluso dentro de Apple, por lo que la puntuación final que le otorga nuestro Laboratorio es de 3,5 / 5 puntos. 
1 comentario32 shares
19/11/2012Jesús Maturana
Apple iPhone 5

Apple iPhone 5

El pasado 12 de septiembre de 2012 vivimos una keynote de presentación del iPhone 5 (aunque no estuvo solo, le acompañaron iOS 6 y las nuevas generaciones del iPod nano y del iPod touch) que fue menos emocionante que de costumbre. Y no porque la sexta generación (recordemos: iPhone, iPhone 3G, iPhone 3GS, iPhone 4 y iPhone 4S le preceden) del teléfono de Apple no presente muchas novedades, el problema fue que casi todas ellas se habían adelantado en los numerosos rumores que hubo en las semanas anteriores, rumores que esta vez se cumplieron en su gran mayoría, incluyendo fotos de su nueva carcasa.Desde el pasado 28 de septiembre, el primer día que se puso a la venta en España el iPhone 5, hemos tenido la suerte de disfrutar del nuevo smartphone de Apple, y decimos "hemos tenido la suerte" porque aunque no contamos con cifras oficiales de venta en España (sí las hay mundiales, con más de cinco millones de unidades vendidas en los primeros tres días), tenemos la sensación de que algunos usuarios han esperado un poco para conseguirlo.La caja del iPhone 5 incluye lo que muestra la foto: el propio iPhone 5 (en color negro y grafito o blanco y plata, depende del modelo), los auriculares EarPods dentro de una caja de plástico, el cable conector Lightning a USB, el adaptador de corriente USB y una pequeña documentación. Nuestra "sensación" se basa en un cartel que vimos en la Apple Store del centro Gran Plaza 2 de Madrid donde anunciaban que se habían quedado por el momento sin unidades de iPhone 5 y también en la experiencia de dos compañeros de trabajo que lo encargaron el pasado 2 de octubre y han tardado casi un mes en recibirlo (eso sí, estaban avisados). Por supuesto, hablamos del iPhone 5 liberado, no unido a ningún plan de Vodafone o Movistar, por ejemplo. Igual las operadoras tenían más unidades, desconocemos el dato.Otra peculiaridad del iPhone 5 ha sido la decisión por parte de Apple de desterrar la anterior tarjeta microSIM del iPhone 4S por una más pequeña, la nanoSIM. De nuevo, todos los iPhone 5 vendidos por operadoras como Movistar, Orange o Vodafone incorporaban su nanoSIM, pero aquellos clientes que optaron por un terminal liberado y por una OMV (Operadora Móvil Virtual), como nuestro caso, no lo han tenido tan fácil.Nos explicamos. En nuestro caso somos de Simyo, aunque sabemos que al resto de OMV les pasa lo mismo, y un mes después de su presentación todavía no nos han podido enviar la tarjeta. Ya lo hemos dejado por imposible, sobre todo porque hay un "Plan B", que no es otro que recortar la anterior SIM o microSIM para convertirla en una nanoSIM. Nosotros lo hemos hecho y nos funciona perfectamente, aunque esta decisión queda bajo vuestra responsabilidad. Si os atrevéis con las tijeras, en esta página explican con todo detalle cómo hacerlo.  iPhone 5 vs iPhone 4S: ¿Tanto ha cambiado el diseño? Cada vez que Apple lanza una nueva generación del iPhone, es inevitable que lo primero que hagan los medios de comunicación y también los usuarios sea compararla con el modelo anterior. El salto del iPhone 3GS al iPhone 4 supuso un cambio de diseño si no radical, sí muy importante. Entre el iPhone 4 y el 4S poco cambió. Ahora, entre el iPhone 4S y el iPhone 5 las novedades externas han sido muchas, tantas que a continuación vamos a repasarlas de la mejor manera posible, con fotografías comentadas que enfrentan a los dos modelos.Por cierto, el iPhone 4 se sigue vendiendo en la web de Apple por 389 euros con 8 Gbytes de memoria y el iPhone 4S también, pero por 569 euros y con 16 Gbytes de capacidad de almacenamiento.A la izquierda está el iPhone 4S y a la derecha el iPhone 5. A simple vista está claro que la pantalla del iPhone 5 es mayor (4 pulgadas frente a 3,5 pulgadas).Se echa de menos el jack para auriculares en el iPhone 5. No os preocupéis, lo han cambiado de sitio, exactamente a la base, junto al nuevo conector Lightning.En esta imagen no se aprecia, pero ambas pantallas son Retina Display, aunque la del iPhone 4S es de 3,5 pulgadas con una resolución de 960 x 640 y 326 p/p, mientras que la del iPhone 5 es de 4 pulgadas con una resolución de 1.136 x 640 y 326 p/p.Otra imagen donde se ve que el tamaño del iPhone 5 es mayor: 12,38 cm de altura frente a los 11,52 cm del iPhone 4S. Eso sí, el peso del iPhone 5 es de 112 gramos (140 gramos el 4S) y su grosor también es menor: 0,76 cm frente a los 0,93 cm del iPhone 4S.En su lateral izquierdo no hay cambios.La parte trasera de los dos modelos es muy diferente: en el iPhone 5 es de aluminio anodizado (en su mayor parte, ya que en la franja superior e inferior es de cristal para que no haya problemas de recepción con sus antenas) y en el iPhone 4S es de cristal. Va sobre gustos, pero es más resistente el aluminio del iPhone 5.La cámara iSight es igual: 8 megapíxeles, enfoque automático, enfoque por toque, flash LED, sensor de iluminación posterior, lente de cinco elementos, detección facial, filtro de infrarrojos híbrido, apertura de f/24 y fotos panorámicas.Aquí observamos un gran cambio. Además de que el iPhone 5 tenga el jack de auriculares en la parte inferior, vemos el conector Lightning frente al clásico de 30 clavijas.Esta imagen es fundamental para observar el diferente grosor del iPhone 5 (0,76 cm) y del iPhone 4S (0,93 cm). Un detalle importante son los bordes redondeados del iPhone 5 y que el cristal no sobresale. Esto hace que sea más resistente frente a caídas.Más novedades: la nanoSIM del iPhone 5 frente a la microSIM del iPhone 4S. Operadoras como Vodafone, Movistar u Orange ya la proporcionan a sus clientes, pero algunas OMV como Simyo por ejemplo no la tendrán disponible hasta principios de noviembre de 2012, o al menos eso dicen.Nuevos auriculares EarPods (izquierda) del iPhone 5 frente a los clásicos auriculares de Apple del iPhone 4S.Los EarPods se acompañan de mando y micro integrado y también de una caja/funda de plástico para transportarlos o tenerlos guardados sin el clásico lío de cables de otros auriculares. La ergonomía de la cabeza que introducimos en la oreja ha cambiado mucho. Creo que va sobre gustos, nosotros no notamos mucha diferencia, pero hay otras personas que están encantados con el cambio.El nuevo conector Lightning del iPhone 5 frente al clásico de 30 clavijas del 4S. Por cierto, Apple vende un adaptador de Lightning a 30 clavijas por 29 euros. Todavía no ha llegado este adaptador a las Apple Store, pero todo indica que está al caer.Estabilización de vídeo mejorada Seguimos analizando las novedades del iPhone 5 pero haciendo especial hincapié en lo que le diferencia con el anterior modelo, el iPhone 4S. Usando un soporte creado por nosotros para la prueba, grabamos el mismo vídeo a 1080p, y al mismo tiempo, en ambos terminales.Tenemos que recordar que la grabación de vídeo del iPhone 4S y del iPhone 5 no ha sufrido muchas modificaciones: en los dos es a 1080p, a 30 f/s, con enfoque por toque y con luz LED, pero cambia en un detalle, en Apple dicen que la estabilización ha sido mejorada y que cuenta con detección facial, así como la posibilidad de sacar fotos mientras se graba.Tras comprobar las grabaciones (a la izquierda el iPhone 4S y a la derecha el iPhone 5) en pantalla FullHD hemos detectado algunas diferencias, pero antes de comentarlas queremos que veáis el vídeo sin ningún tipo de sugestión, aunque sí que os recomendamos la visualización en pantalla de alta resolución y que activéis el modo 1080p de YouTube. Observamos que ambos smartphones ofrecen una gran calidad tanto en detalle como en la captación de color, ya sea con buena como con mala iluminación. Es en este punto en el que el iPhone 5 se sitúa por encima del iPhone 4S, ya que captura colores más reales, obteniendo cierta sobresaturación en escenas poco iluminadas (la habitación amarilla y las manzanas). Es posible que esta mejoría sea fruto tanto de software como de la nueva lente de zafiro que permitiría en cierta manera un mejor paso de luz hacia el sensor.Respecto a esa estabilización mejorada que comenta Apple, nuestra primera impresión ha sido"ni fu ni fa", dado que nos ha parecido completamente ausente, pero tras un análisis minucioso de las escenas sí que parece que el software corrige ligeramente ciertas pequeñas vibraciones que el iPhone 4S muestra completas.La cámara iSight se enfrenta a una dura prueba Le ha llegado el turno a otro aspecto muy valorado en los smartphones, la calidad de su cámara de fotos. Para hacernos una mejor idea de lo que ofrece el iPhone 5 en este aspecto, lo comparamos con, cómo no, el iPhone 4S, pero también “introducimos en la ecuación” un nuevo contendiente, el Samsung Galaxy Note II.Aunque en las especificaciones técnicas (8 megapíxeles, enfoque automático, enfoque por toque, Flash LED, sensor de iluminación posterior, lente de cinco elementos, detección facial, filtro de infrarrojos híbrido, apertura de f/24 y fotos panorámicas) la cámara iSight (así la llama Apple) es igual en el iPhone 5 y el iPhone 4S, ya veréis que hay alguna diferencia.Respecto a la cámara del Galaxy Note II, es idéntica a la del Samsung Galaxy S III (8 megapíxeles y Flash LED), por lo que para nuestras pruebas era perfecta, ya que el Samsung Galaxy S III y el iPhone 5 son como Messi y Cristiano Ronaldo, pero en smartphones. Eso sí, el Galaxy Note II tiene una apertura focal distinta y la cámara está situada a una mayor altura que los terminales de Apple, de ahí el efecto óptico de una distinta posición a la hora de capturar la imagen, pero está en el mismo sitio y a la misma distancia de los objetos.Nuestro veredicto es que las tres cámaras son de gran calidad, pero notamos que el iPhone 5 capta más luz en ambientes de poca luminosidad. Lo mejor es que vosotros mismos valoréis cuál os gusta más.Foto en la que se enfoca el fondo, donde hay más claridad.Foto macro. Maceta enfocada con iluminación exterior.Sin Flash.Con Flash.Con Flash.Sin Flash.Imagen a contraluz con el sol en la escena.Foto panorámica iPhone 5.Foto panorámica Samsung Galaxy Note II.   Batería y otras novedades tecnológicas No os vayáis todavía, hay más novedades en el iPhone 5 que merece la pena comentar. Una fundamental es su chip A6, que sustituye al A5 del iPhone 4S (recordemos también que el iPhone 4 tenía un chip A4). Lo mejor del A6 es que es el doble de rápido que el A5 ejecutando apps (en el caso de la apertura de páginas web depende totalmente de la calidad de nuestra conexión 3G o WiFi) y ofrece el doble de rendimiento gráfico, un detalle importante para los juegos de última hornada.Además, en Apple presumen de haber diseñado el A6 para hacer un consumo más eficiente de la batería. A pesar de que el iPhone 5 tiene una pantalla más grande que el iPhone 4S (4 pulgadas frente a 3,5 pulgadas) y por lo tanto debería ofrecer menos autonomía porque todos sabemos que la pantalla es la principal "comedora de energía" en los smartphones, nada de eso.Según las cifras oficiales de Apple, la batería del iPhone 5 nos permitirá hasta 8 horas de conversación con 3G, 8 horas de navegación con 3G (10 horas con WiFi) y 225 horas en reposo, todas ellas similares, incluso un poco mejores, que las del iPhone 4S. Para comprobar esta similitud, descargamos el vídeo Big Buck Bunny en formato 720p H.264. Tras cargar la batería de los dos terminales al 100%, pusimos a reproducir el mismo, tanto en el iPhone 5 como en el iPhone 4S, en pantalla completa y en modo bucle cuatro veces, lo que sumó un tiempo de 39 minutos aproximadamente.Ficha técnica Fabricante: Apple Modelo: iPhone 5 Web: www.apple.es Precio: 669 euros (16 GB), 769 euros (32 GB), 869 euros (64 GB). Pantalla: Retina Display 4 pulgadas. 1.136 x 640 píxeles a 326 p/p Cámara: iSight de 8 megapíxeles. Grabación de vídeo HD (1080p). Redes inalámbricas: Wi-Fi 802.11a/b/g/n (802.11n a 2,4 y 5 GHz). Bluetooth 4.0. Duración batería: hasta 8 horas conversación 3G. Tamaño: 12,38 (alto) x 5,86 (ancho) x 0,76 (grosor) cm. Peso: 112 gramos.Sobra decir que ambos terminales ejecutaban iOS 6 y habían sido restaurados desde la misma cuenta de iTunes, aunque la primera vez no nos dimos cuenta y el Bluetooth estaba activado en el iPhone 4S. El resultado fue que, tras 39 minutos, el iPhone 5 seguía con un 90% de batería y el iPhone 4S con un 88%, es decir, una diferencia del 2%. Repetimos la prueba quitando ya el Bluetooth del iPhone 4S y esta vez el iPhone 5 volvió a consumir un 90% y el iPhone 4S un 89%, es decir, confirmamos que la batería del iPhone 5 ofrece ligeramente mejor rendimiento que la del 4S.  Conclusiones Nos hemos dejado a propósito para nuestras conclusiones dos detalles del nuevo iPhone 5. El primero de ellos es que a pesar de haber aumentado en 0,5 pulgadas el tamaño de su pantalla, todos los iconos de la interfaz de iOS 6 siguen al alcance de nuestro dedo pulgar. Además, pese a tener una pantalla Retina mayor, la primera sensación que tuvimos al sujetar en nuestra mano el iPhone 5 fue que era el smartphone más ligero que habíamos probado (no en vano pasa de los 140 gramos del 4S a 112 gramos) y muy delgado.También tenemos que hablar del nuevo conector Lightning que sustituye al tradicional de 30 clavijas. Apple dice que su diseño de ocho señales íntegramente digital es mejor, más duradero y encima al ser reversible no es posible equivocarse al conectarlo. Está claro la apuesta de Apple por Lightning porque ya lo ha integrado en las nuevas versiones del iPad y del iPod touch y del iPod nano, pero ha hecho una faena a todos aquellos que tenían periféricos que se conectaban vía 30 clavijas (por mucho que venda el conversor mencionado anteriormente).En cuanto a nuestras conclusiones "puras y duras", debemos darle el sello de "Producto Recomendado" al iPhone 5 porque si ya nos pareció que se lo merecía el iPhone 4S, qué decir de la nueva generación con todas sus novedades. El iPhone 5 es un smartphone que no defraudará a quien lo compre, pero si eres propietario de un 4S, una vez que lo actualices a iOS 6, te recomendamos seguir con él, sigue siendo un terminal plenamente vigente.
1 comentario45 shares
25/10/2012Javier Pérez Cortijo
Resoluciones de locura en el MacBook Pro Retina: ¡hasta 3840×2400!

Resoluciones de locura en el MacBook Pro Retina: ¡hasta 3840×2400!

La pantalla Retina de los nuevos MacBook Pro tiene una definición jamás vista en este tipo de equipos, pero Apple no da demasiadas opciones de configuración en este apartado, tal y como vimos en el reciente análisis.De hecho, la resolución máxima escalada que alcanza el equipo es 1.920x1.200 píxeles (modo HiDPI), mientras que la resolución en modo Retina es de 1.440x900 (HiDPI), aunque eso sí, con una definición 4 veces superior a la de los anteriores MacBook.Para lograr disfrutar realmente de resoluciones superiores tendremos que hacer uso de una utilidad externa, SwitchResX, de la que hablaban en los foros de MacRumors durante estos últimos días. Con esta aplicación -disponible en forma de trial completa durante 10 días- podremos configurar resoluciones de pantalla asombrosas en el nuevo portátil de Apple.De hecho, en nuestras pruebas utilizamos durante unos minutos dos resoluciones impresionantes: 2.880 x 1.800 píxeles (la resolución máxima nativa de estas pantallas, al menos teóricamente), y, atención, 3.840 x 2.400 (el doble de la máxima escalada, 1.920 x 1.200).En las capturas podéis apreciar la enorme cantidad de espacio de trabajo al que accedemos con dichas resoluciones. Obviamente hay que tener una vista de lince para trabajar en cualquiera de ellas, y de hecho en la resolución de 3840x2400 apenas sí se podía leer algo a no ser que reescalásemos las tipografías con utilidades adicionales.Aún así, lo que demostró esta pantalla es su capacidad de definición: la claridad de todos los elementos visuales es fantástica incluso con dichas resoluciones, aunque en la práctica trabajar con ellas muchas horas podría ser algo desaconsejable en una pantalla de 15,4 pulgadas. Como siempre, es conveniente buscar un equilibrio entre el espacio de trabajo... y nuestra vista.
0 comentarios29 shares
19/06/2012Javier Pastor
[ ]