Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Del Big Data al Personal Data

Publicado el

Del Big Data al Personal Data 29

Ganar en calidad de vida. Este el objetivo de la nueva generación de aplicaciones Big Data que toman a la persona como centro de operaciones. Y no podía ser de otra forma, ya que si tenemos en cuenta la cantidad de información que generamos a diario y en todos los dispositivos que utilizamos para ello, resulta sencillo comprender cómo hoy en día, la información explica cada vez más quiénes somos.

Pongamos por ejemplo el caso de Google Now. Gracias a que damos permiso a Google para que lea los datos de nuestra agenda o los mails que hemos recibido, podemos conocer en tiempo real si nuestro vuelo ha sido retrasado, o que esa película que estamos interesados en ver, la acaban de estrenar en un cine cerca de nuestro trabajo. Y esto es sólo la punta del iceberg.

Porque tal y como apuntan en Technology Review mientras hasta ahora el Big Data ha sido utilizado en el pasado principalmente como instrumento para tomar decisiones de negocio, estamos en un momento en el que el Big Data va a re-enfocarse hacia los individuos para de alguna forma, ayudarnos a mejorar nuestras vidas. ¿Qué podemos esperar a corto y medio plazo?

Según Andreas Weigend, director del Social Data Lab de la Universidad de Standford, el desarrollo exponencial del Big Data va a ser capaz de generar modelos predictivos que nos informen por ejemplo, sobre cuál es el trabajo que más nos conviene aceptar o incluso alertarnos de que hay una alta posibilidad de que cojamos una gripe, avisándonos varios días antes.

Por supuesto, los responsables del auge del Big Data seremos nosotros mismos, como individuos y como sociedad. Cada vez habrá más información personal en todo tipo de dispositivos y no sólo ya en portátiles, smarphones o tablets, sino en relojes, frigoríficos, televisores o sistemas de refrigeración. Lo que comúnmente ha venido denominándose como el Internet de las cosas.

Según un estudio de IDC, la cantidad de información que se produce a nivel mundial se duplica cada dos años. Por lo tanto, no habrá que esperar demasiado para que el Big Data pase de lo universal a lo individual, permitiéndonos no sólo estar más conectados que nunca, sino poder aprovechar todas sus ventajas en ámbitos como la medicina, la economía, el comercio electrónico o en aspectos de nuestra vida más práctica, como el poder escoger el destino de vacaciones ideal, casi sin esfuerzo.

A día de hoy, existe un grupo de usuarios “early adopters” que ya están sacando el máximo rendimiento a este movimiento. Son los conocidos como quantified-self movement users”, un grupo de usuarios entusiastas de las nuevas tecnologías, que necesitan no sólo estar conectados, sino medirlo todo. Son personas que a lo mejor empezaron instalándose una app en su smartphone que medía cuántos kilómetros corrían cada día, que siguieron equipándose de podómetros y que más tarde utilizaron su smartphone para medir sus hábitos alimentarios, comprándose incluso básculas inteligentes. ¿Les suena familiar?

Según Stephen Wolfram, creador del popular motor de cálculo Wolfram Alpha, estamos en un momento en las global analytics (estadísticas globales) van a acabar perdiendo peso frente a las personal analytics (estadísticas personales). ¿Qué quiere decir esto? Que en un futuro cercano, tan importante va a ser el conocimiento que tengamos del mundo que nos rodea, como el conocimiento que tengamos de nosotros mismos. Y que tras muchos años preocupándose por lo primero, la tecnología ya está realmente preparada para preocuparse por lo segundo.

 

Lo más leído