Web Analytics
Conecta con nosotros

Guías

Consejos para comprar una tarjeta gráfica de segunda mano

Publicado el
Tarjetas Graficas

Con la subida de precios que ha producido el minado de criptodivisas hoy por hoy comprar una tarjeta gráfica de segunda mano se ha convertido en una excelente opción, sobre todo para aquellos usuarios que no pueden esperar a que se produzca la llegada de la próxima generación de NVIDIA y AMD.

Hacemos este apunte porque lo más probable es que los precios empiecen a estabilizarse entre finales de este año principios del próximo gracias a la llegada de las GeForce GTX 2000 y de las Radeon RX Vega de segunda generación, pero también debemos tener en cuenta que esos nuevos lanzamientos pueden acabar en una “oleada” de tarjetas gráficas usadas en el mercado de segunda mano.

Esto tiene sentido, sobre todo si la mejora de rendimiento en minado de esas generaciones acaba siendo lo bastante grande como para motivar a los mineros a renovar sus equipos, pero debemos tener en cuenta que para elegir una tarjeta gráfica de segunda mano y acertar no podemos limitarnos al precio.

Si nos limitamos a elegir la tarjeta gráfica de segunda mano más barata corremos el riesgo de que esté en mal estado o de que directamente no cumpla con nuestras expectativas, así que en este artículo os vamos a dar una serie de consejos fundamentales para que tengáis claro qué debéis tener en cuenta antes de comprar una tarjeta gráfica de segunda mano.

Esperamos que el artículo os sea útil y os invitamos a dejar vuestra opinión y cualquier duda en los comentarios.

1-Sé consciente de las limitaciones de tu equipo

Es lo primero que debes tener en cuenta. Si cuentas con un equipo muy antiguo y compras una tarjeta gráfica de segunda mano muy potente en el mejor de los casos tendrás un cuello de botella que te impedirá aprovecharla correctamente.

Decimos en el mejor de los casos porque también podrías tener otros problemas más graves como por ejemplo:

  • Que no tengas espacio en la torre para la montar la tarjeta.
  • Que tu fuente de alimentación no sea capaz de mantenerla.
  • Que tu torre sea demasiado pequeña o esté demasiado mal ventilada y que se produzcan problemas de temperatura.

Valora primero los componentes que tienes y luego empieza a pensar qué modelo se ajusta mejor a tu presupuesto, ese es el primer paso. Estas dos guías te serán de ayuda:

2-Piensa a qué resolución vas a jugar

Dicha resolución debe ser la nativa de tu monitor, ya que es el nivel óptimo en lo que a calidad de imagen se refiere. Si juegas por debajo de dicha resolución perderás nitidez de forma drástica, así que debes priorizarlo por encima de cualquier otro ajuste.

En este artículo ya hicimos una selección de tarjetas gráficas de segunda mano para jugar en diferentes resoluciones que puede serviros como referencia, así que os recomendamos echarle un vistazo.

Para completar este punto os dejamos a modo de referencia genérica un guión que también os servirá como punto de partida para elegir:

  • Resoluciones 720p: Tarjetas gráficas tipo GTX 750 / Radeon HD 7790 son el mínimo recomendable.
  • Resoluciones 1080p: Tarjetas gráficas tipo Radeon R9 270-GTX 670 son el mínimo recomendable.
  • Resoluciones 1440p: Tarjetas gráficas tipo GTX 970-Radeon RX 480 son el mínimo recomendable.
  • Resoluciones 2160p: Tarjetas gráficas tipo GTX 980 TI-Radeon R9 Fury X son el mínimo recomendable

En esta otra guía también encontraréis información útil.

3-Pide información y si puedes prueba

Es un punto fundamental como vamos a ver a continuación. A la hora de comprar una tarjeta gráfica de segunda mano a un particular debemos preguntar qué uso le ha dado y si es posible confirmar la fecha de compra de la misma, ya que tendremos una base que nos permitirá tener claro el “castigo” que ha recibido.

Debemos evitar a toda costa tarjetas que han sido utilizadas para minar criptodivisas, ya que habrán estado trabajando en régimen de 24 horas al día los 7 días de la semana y puede que con niveles de overclock elevados. Esto normalmente acaba acortando su vida útil y representa un riesgo de fallo prematuro. Con todo si encontramos un modelo a muy buen precio y podemos probarlo a fondo antes de comprarlo no sería una mala opción.

En general os recomendamos buscar vendedores de vuestra zona que os permitan ver y probar la tarjeta gráfica de segunda mano que vais a comprar. A continuación os dejamos los pasos más importantes que debéis seguir para valorar el estado de dicho componente:

  • Pasad una prueba de rendimiento sintético que la lleve al límite, como Futuremark por ejemplo. Al mismo tiempo controlad la temperatura de la tarjeta para ver que se mantiene dentro de unos límites razonables. Esto os permitirá ver que funciona sin problemas y que sus valores térmicos son normales. Si se produce algún bloqueo o error durante la prueba o las temperaturas de trabajo son muy altas (más de 80 grados) podría estar en mal estado.
  • Haced un análisis visual de la tarjeta y no, no me refiero a mirar si tiene polvo, sino a revisar el PCB en busca de manchas o de marchas que puedan indicar cualquier tipo de anomalía. No hace falta ser un experto para darse cuenta de que una decoloración o una marca negra son malos síntomas.
  • Si la tarjeta tiene más de cuatro años de uso preguntad si se le ha cambiado la pasta térmica. Si no es así puede que los valores anormales de temperatura se deban a ello y que en realidad la tarjeta funcione perfectamente con una simple limpieza y aplicación de pasta térmica nueva.

4-Compara precios, valora el modelo y no temas negociar

Sabemos que el mercado de las tarjetas gráficas está inflado, pero esto aplica a las generaciones más recientes porque son eficientes minando criptodivisas.

Esto quiere decir que las GTX 960-Radeon R9 380X e inferiores no son soluciones muy buscadas y que sus precios deben ser razonables. Obviamente habrá vendedores que quieran inflarlos, pero no temáis negociar ya que no tienen salida a precios altos.

Comparar precios puede ayudaros y mostrar al vendedor que realmente habéis encontrado una oferta mejor que la suya podría ayudaros a reducir aún más el precio, así que tomaos vuestro tiempo y buscad varias opciones que os interesen.

Recordad que los modelos basados en el diseño de referencia de cada tarjeta gráfica suelen ser más económicos, cuentan con disipadores más modestos (tienen temperaturas más elevadas) y no traen overclock de casa.

En cuanto al pago y lo hemos indicado, priorizad el trato en mano para reducir al mínimo el riesgo de ser timados, y si hay envío recurrid a PayPal o al pago contrareembolso.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído