Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

Nuestros lectores opinan: Intel y las vulnerabilidades Spectre y Meltdown

Publicado el

Intel ha sido la más afectada por las vulnerabilidades Spectre y Meltdown en sus diferentes variantes, y también ha sido la que más errores ha cometido desde que se hizo pública su existencia a principios de este año.

Spectre y Meltdown son fallos de seguridad que se encuentran presentes a nivel de silicio en todos los procesadores basados en la arquitectura Core de Intel, lo que nos deja una lista muy amplia que ya tuvimos ocasión de repasar en este artículo.

Desde que se confirmaron esas vulnerabilidades Intel ha ido desarrollando actualizaciones que han sido liberadas con la ayuda de los principales fabricantes y vendedores de placas base. Los de Santa Clara también han contado con el apoyo de empresas como Microsoft, que ha liberado actualizaciones para sus principales sistemas operativos. En conjunto las actualizaciones a nivel de BIOS y de sistema operativo logran proteger contra Spectre y Meltdown, pero representan una pérdida de rendimiento que llega a ser muy marcada en los procesadores Core serie 4000 (Haswell) e inferiores.

Nuevas generaciones, mismas vulnerabilidades

No hay duda de que Intel tiene un problema, y grave. El descubrimiento de nuevas vulnerabilidades y de nuevas versiones de las ya conocidas no cesa y ha dejado al gigante de Santa Clara en una situación que para otra empresa que no tuviera su nivel habría sido imposible de superar.

Desde la compañía ya avisaron de que están trabajando en el desarrollo de nuevas arquitecturas que resuelvan vía hardware las vulnerabilidades que afectan a sus procesadores, una promesa que todavía no se ha cumplido. Mientras esperamos el mercado sigue inundado de procesadores que traen vulnerabilidades graves de casa, y que nada más ser parcheados pierden una parte de su rendimiento, una situación que ha generado una gran polémica y que ha llevado a muchos usuarios a mirar hacia AMD, ya que los procesadores de la firma de Sunnyvale son vulnerables a Spectre en sus variantes 1 y 2, pero no se ven afectados por otras vulnerabilidades como Meltdown.

Con el anuncio de las nuevas arquitecturas Whiskey Lake, Cascade Lake y Amber Lake en Intel han confirmado algunas mejoras que ya tuvimos ocasión de ver en este artículo, pero por desgracia no es lo que esperábamos. Las correcciones de seguridad a nivel de hardware (silicio) son mínimas, y la más grave en términos de rendimiento (Spectre 2) sigue necesitando un parche.

¿Veremos una solución total a medio plazo?

Es la pregunta que todo el mundo se hace: cuánto tardará Intel en lanzar una generación de procesadores que realmente esté inmunizada contra todas las variantes de Spectre y Meltdown, y la respuesta nos lleva directamente al proceso de 10 nm.

Como vimos en este artículo los procesadores basados en la arquitectura Cannon Lake y fabricados en proceso de 10 nm comparten una base común con los procesadores Coffee Lake, lo que significa que tienen un rendimiento bruto similar y que están afectados por las mismas vulnerabilidades.

Será por tanto Ice Lake, un “tock” sobre Cannon Lake, la generación que debería marcar el final de Spectre y Meltdown en sus diferentes variantes a nivel de silicio, es decir, sin necesitar de ningún tipo de parche que pueda llegar a comprometer el rendimiento. Dicha generación llegará a mediados de 2020.

La conclusión que podemos sacar de todo esto es que vamos a estar al menos un par de años con procesadores vulnerables en el mercado y tirando de parches y actualizaciones de BIOS para resolverlas, una realidad criticable que desde luego no hace ningún bien al usuario. ¿Qué os parece la actitud y la estrategia que está siguiendo Intel? ¿Qué soluciones creéis que debería adoptar? Los comentarios son vuestros.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

A Fondo

Nuestros lectores hablan: ¿cuál fue tu primer ordenador personal?

Publicado el

El ordenador personal ha cambiado el mundo. Aunque el término empezó a utilizarse a mediados de los años 60 los primeros equipos comerciales a precios “razonables” no empezaron a llegar al mercado hasta la década de los ochenta, y su popularización a gran escala no se produjo realmente hasta los años noventa.

Si lanzamos una pequeña mirada histórica muchos coinciden en que el primer ordenador personal, conocido hoy por las siglas PC (personal computer), fue el Programma 101, un equipo que integraba funciones de calculadora e impresión que corrió a cargo de la mítica Olivetti. Su precio fue de 3.200 dólares, una cifra que ajustada a la inflación de 2011 equivaldría a 23.000 dólares.

A finales de los años setenta se produjo el lanzamiento del Apple II, un ordenador personal que marcó un punto de inflexión en el sector. Fue el primer ordenador del gigante de Cupertino que se produjo en masa, contaba con un procesador MOS 6502 de 8 bits, venía con un teclado QWERTY y podía mover sin problemas VisiCalc, la primera hoja de cálculo diseñada para ordenadores personales.

La introducción de dicha herramienta tuvo un impacto enorme, ya que amplió las posibilidades del Apple II y le ayudó a disparar sus ventas entre finales de los 70 y principios de los 80.

En 1981 llegó el IBM Personal Computer, un equipo que sentó las bases del concepto de ordenador personal que ha llegado hasta nuestros días. Ese diseño original también marcó el nacimiento del concepto “PC clone”, “ordenador personal clónico”, que se utilizaba para referirse a equipos de otros fabricantes (o montados por piezas) que seguían el estándar fijado por IBM tanto a nivel de software (MS-DOS) como de hardware (CPU x86).

Ya en la década de los noventa se produjo una auténtica explosión. Los precios de los ordenadores personales bajaron de forma notable, lo que permitió que éstos llegaran a un abanico más amplio de consumidores. La estandarización de la arquitectura x86 y de los sistemas operativos con interfaz gráfica (Windows 3 y Windows 95 son los mejores ejemplos), unida al auge de los PCs montados por piezas, permitió un enorme crecimiento del sector y terminó de fijar los pilares básicos que han definido a la industria del ordenador personal hasta nuestros días.

Pentium y Windows: dominando los 90

Mis primeros contactos con el mundo de la tecnología se produjeron en los años ochenta, y a través de consolas sobre todo. Sin embargo, pude interactuar con equipos tan populares como el Spectrum ZX y algunos PCs con configuraciones diversas (Intel 386 principalmente) gracias a varios amigos.

El primer ordenador personal que tuve fue un clónico construido por piezas que contaba con un Pentium a 133 MHz, 16 MB de RAM, disco duro de 1,2 GB y una tarjeta gráfica SVGA Trident de 1 MB, todo bajo la batuta de Windows 95. Con él pude disfrutar de una gran cantidad de juegos, aunque me pilló en una etapa en la que las aceleradoras 3D empezaban a ganar importancia y tuve que ampliarlo para poder seguir sacándole partido.

Mantuve el procesador, pero doblé la RAM a 32 MB y poco después le monté un S3 Virge 3D con 4 MB de memoria. No estaba al nivel de una Voodoo de 3DFX, pero recuerdo que me costó muy poco dinero y me permitió jugar a los dos primeros Resident Evil y a Final Fantasy VII sin problemas. El segundo tironeaba bastante en los combates, especialmente al usar invocaciones, pero al ser un juego por turnos pude aceptarlo.

Ha llovido mucho desde entonces. Hoy tengo un Ryzen 7 1800X, 32 GB de RAM, un SSD de 500 GB junto a un SSHD de 2 TB y una GTX 980 TI con 6 GB bajo Windows 10, pero recuerdo aquél PC con mucho cariño y no olvido los buenos momentos que pasé con él. Ahora os toca a vosotros, los comentarios son vuestros.

Imágenes: Wikipedia.

Continuar leyendo

A Fondo

Amazon impresiona con una decena de nuevos Echo con Alexa

Publicado el
nuevos Echo

Amazon ha celebrado por sorpresa un evento donde ha presentado una avalancha de nuevos Echo con el objetivo de liderar la categoría de dispositivos controlados por la voz.

Hay de todo. Modelos renovados sobre el catálogo que ya conocíamos y otros nuevos Echo para cubrir diferentes segmentos de mercado. También ha mejorado un componente común en todos ellos, el asistente Alexa, considerado el más avanzado del mercado. Vamos con ellos.

Echo Show

Uno de los modelos estrella se actualiza con una pantalla significativamente más grande, 10 pulgadas de diagonal y “alta resolución”. Los altavoces estéreo también han sido mejorados y se ha añadido una matriz de 8 micrófonos.

Amazon dice haber mejorado la interfaz de usuario y añadido soporte para navegadores Silk de Amazon y Firefox. También será compatible con el Smart Home Hub de Amazon. El precio se mantiene sobre el original. 229 dólares para disponibilidad en octubre.

Echo Plus

Mejorado en diseño, potencia de graves y claridad de sonido, el altavoz inteligente de Amazon incorpora un sensor de temperatura como novedad que no solo sirve para conocerla, sino para activar dispositivos domóticos a partir del resultado, encender un ventilador o el aire acondicionado.

Estará disponible a nivel internacional el próximo mes por 149 dólares y una bombilla inteligente Philips Hue gratis si se hace la reserva anticipada.

Echo Auto

Como su nombre indica, es un asistente de voz para coches. Amazon ya ofrece la tecnología de Alexa a algunos fabricantes y ahora ofrece un dispositivo dedicado para poner el asistente en cualquier auto. Cuenta con una matriz de ocho micrófonos diseñada específicamente para manejar el ruido en el automóvil. 

Echo Auto aprovecha la conectividad de datos del smartphone y se conecta a través de Bluetooth. De momento estará disponible por invitación.

Echo Dot

Amazon también ha actualizado el Echo más popular, el altavoz inteligente de pequeño tamaño con nuevo exterior y una matriz de cuatro micrófonos. Dice la firma que su potencia de sonido ha aumentado en un 70 por ciento. Costará 49 dólares.

Echo Link Amp y Echo Link

Es un amplificador de 60 vatios que permite llevar la funcionalidad de Amazon Echo / Alexa a un sistema estéreo doméstico actual. Curiosamente, no tiene un micrófono. La idea es que controle la reproducción de audio utilizando otros dispositivos Echo, mientras que el Echo Amp conectará sus altavoces a Internet para que Alexa pueda controlar la reproducción de audio en sus altavoces.

Puedes usar una aplicación Echo, Echo Dot, un smartphone o simplemente cualquier otro dispositivo compatible con Alexa y micrófono para controles de voz. Estará disponible en 2019 por 299 dólares.

El Echo Link tiene un concepto similar, pero no es realmente un amplificador, sino que se conecta a uno existente o altavoces con alimentación. Al igual que el Amp, no dispone de micrófono integrado. Estará disponible a finales de 2018 con un precio de 199 dólares.

Echo Sub

Un altavoz inalámbrico en toda regla que se puede emparejar con uno o dos dispositivos Echo para ofrecer una base de sonido más potente con soporte de audio de 1.1 o 2.1 canales. Tiene un tamaño de 6 pulgadas y ofrece una potencia de 100 vatios. Su precio es de 130 dólares.

Amazon Echo Input

Entre los más económicos de los nuevos Echo tenemos este pequeño dongle que puede conectar altavoces existentes para convertirlos en altavoces habilitados para Alexa. Tiene entradas de línea incorporadas, un micrófono de campo lejano y conectividad Bluetooth.

Permite conectar otros altavoces y comenzar a hablar con Alexa para transmitir música, obtener respuestas a preguntas, controlar otros gadgets conectados a tu hogar inteligente o hacer casi cualquier otra cosa que harías con un altavoz Echo real. Es la respuesta al Chromecast Audio de Google y tiene un precio similar de 35 dólares.

AmazonBasics Microwave

El gigante del comercio electrónico también ha presentado otros dispositivos para su línea de automatización inteligente en el hogar. Uno de ellos es un microondas que incluirá una docena de preajustes de voz para cocción rápida mediante comandos de voz con Alexa.

Amazon también ha agregado un botón Ask Alexa incorporado para instruir directamente  al asistente a cocinar para ti. Estará disponible a finales de 2018 por 59 dólares.

Echo Wall Clock

Un reloj de pared inteligente que se conectará con dispositivos Echo mediante Bluetooth. Amazon dice que el reloj ayudará a los clientes a mantener una pestaña con recordatorios, alarmas e incluso el tiempo meteorológico. Costará 29 dólares y estará disponible a finales de año.

No creas que Amazon se ha parado aquí y ha presentado otros dispositivos como una cámara de seguridad para el hogar, su primer DVR Fire o un enchufe inteligente Smart plug de 24 dólares:

Alexa, la clave del asunto

Han pasado cuatro años desde el lanzamiento de la tecnología de control por voz que a modo de asistente controla los dispositivos inteligentes de Amazon. Primero fueron los Echo, pero después se ha extendido a otros de la firma y también de terceros, incluyendo su entrada en PCs.

Con la presentación de los nuevos Echo, Amazon ha anunciado una serie de actualizaciones para Alexa que deberían convertirla en más agradable y conversacional y en definitiva, hacer su uso algo más natural. Alexa cuenta con 50,000 habilidades disponibles y se esperan otras.

También se está volviendo más concienzuda. En las próximas semanas, por ejemplo, Alexa podrá reconocer no solo lo que dices, sino cómo lo dices. Si susurras un comando, por ejemplo, Alexa susurrará sus respuestas y, si pides música, la reproducirá a un volumen menor. Es solo una muestra de lo que está por llegar junto a la avalancha de nuevos Echo que confirman a Amazon como el gran rival a batir.

Nuevos Echo | Lista completa modelos y precios

Continuar leyendo

A Fondo

Intel vuelve a los 22 nm, se dispara el precio de los Core 8000

Publicado el

Ya os habíamos comentado en artículos anteriores que Intel estaba teniendo problemas con el proceso de 14 nm, y parece que la situación no hace más que empeorar. El gigante del chip estaba considerando la posibilidad de externalizar parte de su producción a TSMC, pero de momento han preferido dejarlo todo “en casa” a costa de hacer un pequeño sacrificio: volver parcialmente al proceso de 22 nm.

La compañía de Santa Clara ha vuelto a utilizar el proceso de 22 nm para fabricar el chipset H310C, una solución de bajo coste que  irá montada en placas base de gama baja que serán compatibles con los procesadores Core 8000 de Intel (Coffee Lake), que como sabemos están fabricados en proceso de 14 nm++.

El proceso de 22 nm hizo su debut con la llegada de los procesadores Ivy Bridge de Intel, una generación que sucedió a Sandy Bridge y que llegó al mercado en 2012. Sí, esto quiere decir que el gigante del chip ha tenido que rescatar un proceso que ya tiene seis años encima, y todo para no tener que recurrir a productores externos (TSMC en este caso).

Core 8000: los precios suben, Intel no avanza

La dependencia que tiene Intel sobre su proceso de fabricación de 14 nm y sus esfuerzos infructuosos por dar el salto a los 10 nm están teniendo consecuencias muy graves. El precio de los procesadores Core serie 8000 no ha dejado de subir durante las últimas semanas hasta llegar a un nivel que podemos considerar como insostenible.

Para ilustrar mejor la situación vamos a recurrir de nuevo a ejemplos directos, y tomaremos como referencia nuestra guía de compras que recoge los precios que tenían el pasado mes de julio:

  • Core i3 8100: costaba 104,99 euros, ahora vale 169,90 euros.
  • Core i5 8400: costaba 167,99 euros, ha subido a 289,90 euros.
  • Core i7 8700K: tenía un precio de 339,90 euros, ahora ha cuesta 449,90 euros.

Como podemos ver en algunos casos el precio ha llegado casi a duplicarse en apenas tres meses. Está por ver cómo afectará esto a Intel, ya que en teoría se debe a una alta demanda en general de procesadores y chipsets fabricados en proceso de 14 nm, es decir, no se limita a la demanda del mercado de procesadores de consumo general.

En cualquier caso, y como hemos dicho en otras ocasiones, es una oportunidad de oro para AMD, que ofrece alternativas muy superiores en relación precio-rendimiento:

Os recordamos que el proceso de 10 nm de Intel no estará listo hasta finales de 2019, y no tenemos del todo claro que para dicha fecha el gigante del chip haya conseguido una tasa de éxito por oblea lo bastante buena como para utilizarlo de forma masiva en sus nuevos productos de consumo general.

Veremos cómo evoluciona la situación en general durante los próximos trimestres, pero de momento Intel no tiene más opción que ampliar su capacidad productiva para evitar que los precios lleguen a un punto totalmente prohibitivo.

Continuar leyendo

Lo más leído