Web Analytics
Conecta con nosotros

Guías

Guía: PC para jugar por menos de 300 euros

Publicado el

Montar un PC para jugar teniendo un presupuesto muy ajustado puede ser complicado, sobre todo ahora que los precios de ciertos componentes se han disparado. La memoria RAM es uno de los mejores ejemplos, aunque también hay otros componentes que se han encarecido durante los últimos meses y que todavía no han logrado recuperarse del todo.

Los problemas que está teniendo Intel para cubrir la alta demanda que recibe del mercado de consumo general ha afectado en gran medida al precio de sus procesadores de última generación fabricados en proceso de 14 nm, y una parte del sector de las tarjetas gráficas (sobre todo la gama media-baja) todavía no se ha normalizado.

Tenemos un escenario poco alentador, pero por fortuna tenemos opciones que nos permiten superar todos esos problemas. AMD lleva dos años haciendo un excelente trabajo, y gracias a la llegada de las APUs Raven Ridge es posible encontrar soluciones con las que jugar en HD y FHD sin tener que hacer una gran inversión.

En este artículo nos vamos a centrar en realizar un montaje equilibrado pero con un presupuesto muy bajo. Nuestra meta es dar forma a un PC para jugar por menos de 300 euros, y sin tener que recurrir a componentes de segunda mano.

Es evidente que con un presupuesto tan bajo tendremos que hacer sacrificios importantes y que no podremos aspirar a jugar en FHD con garantías, pero sí a jugar en HD (1.280 x 720 píxeles) con garantías.

Como siempre os dejaremos una selección de componentes perfectamente ordenada y al final del artículo veremos el rendimiento que podéis esperar de este PC para jugar por menos de 300 euros. Si tenéis cualquier duda podéis dejarla en los comentarios. ¿Estáis listos? Pues allá vamos.

Consideraciones previas: ¿es viable un PC para jugar por menos de 300 euros?

Es una pregunta muy fácil de contestar: sí, pero con matices. Un PC para jugar con un presupuesto tan reducido nos obliga como dijimos a hacer sacrificios, sobre todo si queremos disfrutar de juegos actuales.

Lo primero que debemos tener claro es que no podremos mover juegos actuales en Full HD (1080p) de forma fluida, ni siquiera con la calidad gráfica al mínimo, salvo casos muy concretos. Esto significa que un PC para jugar con la configuración que vamos a ver está pensado para ofrecer una experiencia aceptable en HD (1.280 x 720 píxeles).

En segundo lugar debemos tener claros los objetivos básicos que queremos conseguir y la plataforma que vamos a elegir. Vamos a jugar en HD, pero necesitamos hacerlo con garantías. Esto nos obliga a buscar un procesador que cuente como mínimo con dos núcleos y cuatro hilos, a montar al menos 8 GB de RAM y a utilizar una GPU que ofrezca un rendimiento mínimo. No, no nos sirven las integradas que monta Intel en sus CPUs de gama baja.

A simple vista ese conjunto de componentes parece quedar fuera de un presupuesto de 300 euros, pero la APU Athlon 200GE es nuestra salvación. Dicha APU utiliza la plataforma AM4, cuenta con dos núcleos y cuatro hilos y monta una GPU integrada Radeon Vega 3 que da “sopas con onda” a las integradas de Intel.

Tenemos la plataforma y el corazón del equipo, ¿pero qué más necesitamos para sacar adelante este montaje sin superar los 300 euros? Vamos a verlo con detenimiento.

Procesador y gráfica: Athlon 200GE

Ya os hemos adelantado nuestra elección en el punto anterior. Esta APU monta un procesador Ryzen de primera generación en proceso de 14 nm con dos núcleos y cuatro hilos a 3,2 GHz y suma 5 MB de caché (1 MB de L2 y 4 MB de L3). Esto nos proporciona el rendimiento que necesitamos para mover sin saltos la mayoría de juegos actuales, que requieren cuatro hilos para ofrecer un rendimiento óptimo.

Su GPU integrada es una Radeon Vega 3 con 192 shaders 300 MHz-1.000 MHz, 12 unidades de texturizado y 4 unidades de rasterizado. Utiliza memoria del sistema como VRAM, así que depende de la configuración que tengamos para conseguir un mayor o menor ancho de banda.

Ofrece un excelente valor para lo que cuesta, y se revela como un pilar básico para poder sacar adelante este montaje. Tiene un precio de 57,99 euros.

Placa base: MSI B450M PRO-M2

Puede que alguno de nuestros lectores se pregunte por qué una placa base con chipset B450 y no una con chipset A320, y la explicación es muy sencilla. En primer lugar porque no requiere actualización de BIOS para montar la APU Athlon 200GE, y en segundo lugar porque la diferencia de precio es mínima y potencia las posibilidades de ampliación del equipo.

Imagina que en un futuro quieres montar un Ryzen 5 2600 o un Ryzen 7 2700, o que quieres ir directamente a por un Ryzen 3000. Con una placa base equipada con chipset B450 podrás sacarles todo el partido, ya que te permite hacer overclock y cuenta con un sistema de alimentación mucho más fiable.

Esta placa base cuenta con todo lo que necesitamos tanto a presente como a futuro, así que es una buena compra. Tiene un precio de 72,99 euros.

Memoria RAM: 8 GB en doble canal

La GPU integrada en la APU consume memoria del sistema y la utiliza como memoria gráfica, pero cuenta con un sistema de gestión inteligente que regula de forma activa la distribución de la misma como RAM y VRAM, así que no tenemos que preocuparnos de tener que entrar en configuraciones complejas.

También debemos tener en cuenta que vamos a jugar en 1.280 x 720 píxeles, y en la mayoría de los casos configurando los juegos en calidades medias o altas, lo que significa que el consumo de VRAM no va a ser muy elevado.

Con 8 GB de RAM tendremos suficiente para jugar con garantías. Hemos elegido un kit de dos módulos de 4 GB a 2.666 MHz para doblar el bus de datos (128 bits) y para conseguir un buen ancho de banda. El rendimiento de las GPUs integradas varía en función del ancho de banda de la memoria, pero no debemos preocuparnos ya que con esta configuración estamos en un nivel óptimo a pesar de contar con un presupuesto limitado.

El precio de este kit de Kingston es de 85 euros.

Almacenamiento: Disco duro de 1 TB

Nos toca pasar a la unidad de almacenamiento. Tenemos un presupuesto muy reducido pero nuestro objetivo es montar un PC para jugar, así que no podemos optar por una unidad de almacenamiento SSD de bajo coste porque ofrecería una cantidad de espacio demasiado limitada (alrededor de 240 GB).

Por ello en este montaje hemos optado por un HDD WD Blue de 1 TB (unos 1.000 GB). Cuenta con todo lo que necesitamos y ofrece un rendimiento aceptable gracias a su velocidad de giro de 7.200 RPM y a sus 64 MB de caché.

Podemos conseguirlo por 49,99 euros.

Torre y fuente de alimentación

El consumo de este equipo es mínimo. La combinación de CPU y GPU tiene un TDP de 35 vatios y no vamos a hacer overclock, así que podemos apurar al máximo el presupuesto que nos queda y elegir una combinación de torre y fuente integrada.

En este caso hemos optado por la Tacens Anima AC0500, una opción muy económica que viene con una fuente de 500 vatios y que cumple de sobra con nuestras necesidades. En un futuro podríamos utilizarla para ampliar a tarjetas gráficas de bajo consumo que no requieran un gran amperaje, como las GTX 1050 por ejemplo.

Su precio es de 29 euros.

Coste total y rendimiento

El precio total de este PC para jugar es de 294,97 euros con los componentes elegidos. A continuación os dejamos un resumen de todo lo que integra por ese dinero:

  • Procesador Ryzen de dos núcleos y cuatro hilos a 3,2 GHz. Alto IPC.
  • GPU Radeon Vega 3 con 192 shaders.
  • 8 GB de RAM DDR4 a 2.666 MHz.
  • Placa base MSI con chipset B450.
  • Disco duro WD Blue de 1 TB a 7.200 RPM.
  • Torre y fuente de alimentación de 500 vatios.

No esta nada mal teniendo en cuenta lo poco que hemos gastado, ¿verdad? Pues bien, ahora toca ver de qué es capaz este equipo cuando lo ponemos a prueba con juegos actuales. Tened en cuenta que con juegos de la generación anterior y con aquellos intergeneracionales (que llegaron a Xbox 360-PS3 y a Xbox One-PS4) disfrutaremos de un rendimiento superior, ya que son menos exigentes en la mayoría de los casos.

  • Fortnite en 720p y calidad media: 31 FPS.
  • Wolfenstein II: The New Colossus en 720p y calidad baja: 34 FPS.
  • Star Wars Battlefront II en 720p y calidad media-baja: 36 FPS.
  • CSO: GO en 720p y calidad muy alta: 72 FPS.
  • Overwatch en 720p y calidad media: 49 FPS.
  • DOTA 2 en 720p y calidad muy alta: 34 FPS.
  • Battlefield 1 en 720p y calidad baja: 39 FPS.
  • Rocket League en 720p y calidad alta: 57 FPS.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído