Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

Intel Core i9 9900K: las pruebas de Principled Technologies estaban manipuladas

Publicado el

A Intel no le está sentando nada bien la competencia que está recibiendo por parte de AMD. Cada vez que veo un nuevo movimiento por parte del gigante del chip me queda un poco más claro, y el Core i9 9900K ha sido otro ejemplo contundente, ya que estamos ante un procesador que no marca una innovación real, sino que simplemente se limita a seguir la tendencia que marcó la serie Ryzen: llevar los ocho núcleos al mercado de consumo general.

Hay muchas cosas de las que merece la pena hablar, y por ello he querido esperar a tener toda la información que necesitaba para escribir este artículo. Empezamos por los Core i9 9900K y las pruebas de rendimiento que han sido publicadas recientemente, y como no os ponemos en situación.

Intel encargó a Principled Technologies las pruebas de rendimiento del Core i9 9900K. No permitió la realización de pruebas independientes, pero sí que centró todos sus esfuerzos en que los medios se hicieran eco de los resultados de esa prueba (pagada), y es normal, ya que varios medios independientes han confirmado que había sido manipulada para que dicho procesador demostrara ser hasta un 50% más potente en juegos que el Ryzen 7 2700X.

Algunos medios cayeron en el engaño, no sabemos si de forma “intencionada” o por desconocimiento, pero otros como Hardware Unboxed y GamerNexus no pasaron por el aro. Contaban con los medios necesarios, así que se decidieron a hacer sus propias pruebas simulando en la medida de lo posible las de Principled Technologies, pero omitiendo las malas acciones que ellos habían catalogado como manipulaciones para favorecer al procesador de Intel.

La prueba de rendimiento que realizó Principled Technologies fue un despropósito por las siguientes razones:

  • Ventilador de referencia de AMD para el Ryzen 7 2700X y un NH-U14S TR4-SP3 en los procesadores Intel, lo que impide al modo turbo del Ryzen desarrollar todo su potencial.
  • Configuración de memoria: ocuparon las cuatro ranuras con módulos dual rank, una configuración innecesaria y que perjudica a los Ryzen. También utilizaron módulos a 2.933 MHz pero dejando que la placa eligiera las latencias más seguras y no las mejor ajustadas. La arquitectura Infinity Fabric de AMD tiene una fuerte dependencia de la memoria RAM para desarrollar todo su rendimiento, así que eso venía a ser “un puñetazo al hígado”.
  • Activaron el Game Mode: y se quedaron tan anchos. El Game Mode está pensado para los procesadores Threadripper, ya que reduce a la mitad el número de núcleos activos para potenciar el rendimiento en juegos que normalmente no aprovechan más de seis núcleos y doce hilos. Pues bien, al activar ese modo dejaron al Ryzen 7 2700X con cuatro núcleos y ocho hilos, mientras que el Core i9 9900K tenía sus ocho núcleos y dieciséis hilos activos.
  • Ajustes gráficos milimétricamente escogidos: no vamos a cuestionar que hayan utilizado resolución 1080p, al fin y al cabo es comprensible ya que a mayores resolución la dependencia de la CPU se reduce. El problema está en que en juegos como GTA V los ajustes gráficos fueron escogidos con un cuidado tan grande que no tiene sentido sin un beneficio.

Hay una manipulación clara, y las diferencias reales son mucho menores

Las explicaciones que ha dado Principled Technologies no convencen. Dicen que usaron el ventilador de referencia en el Ryzen 7 2700X porque se informaron de su efectividad y porque el Core i9 9900K viene sin ventilador, pero sin embargo no pudieron informarse también de lo mal que sentaba a dicha CPU la configuración de memoria escogida.

Y sobre el tema de la RAM, que dice Principled Technologies que eligieron 64 GB de RAM en cuatro módulos porque es una configuración normal para un equipo de este tipo, una excusa absurda que ya pone en evidencia que han actuado mal. Un kit de 64 GB de RAM DDR4 en cuatro módulos que trabajen a 2.933 MHz ronda los 700-800 euros, más que el Core i9 9900K y más del doble de lo que cuesta un Ryzen 7 2700X. No, no es una configuración normal, lo normal habrían sido 16 GB en dos módulos de 8 GB, cuyo precio ronda los 150 euros.

No debemos pasar por alto tampoco otro detalle importante, el Core i9 9900K es una revisión menor de la arquitectura utilizada en los Core 8000 que viene con dos núcleos y cuatro hilos más, y que mantiene el mismo IPC y el mismo proceso de fabricación (14 nm++). Sí, Intel ha corregido a nivel de silicio las vulnerabilidades Meltdown 3 y 5, pero siguen pendientes las más graves (Spectre en sus dos versiones), que casualmente son las que mayor impacto tienen a nivel de rendimiento cuando se parchean.

A todo eso debemos unir el precio. Principled Technologies está comparando un procesador que cuesta 339 euros (Ryzen 7 2700X) con un procesador que superará los 500 euros (Core i9 9900K). En ningún momento tiene en cuenta el valor que ofrece cada uno en términos de precio, simplemente se limita a intentar engordar los resultados del chip de Intel para intentar justificar lo injustificable: una diferencia de casi 200 euros por una mejora de rendimiento que en la realidad es mínima.

Principled Technologies ha reconocido su error y ha prometido que volverá a realizar pruebas de rendimiento con ambos procesadores con una configuración “justa”, pero francamente creo que el daño ya está hecho.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído