Web Analytics
Conecta con nosotros

Prácticos

Router Wi-Fi: consejos para acertar a la hora de colocarlo

Publicado el

Un router Wi-Fi tiene una cobertura y un alcance determinado que depende de muchos aspectos, como los estándares inalámbricos que soporte y la calidad y cantidad de sus antenas, pero su potencial real también dependerá en gran medida del lugar en el que lo coloquemos.

Los que nos leéis a diario recordaréis este artículo donde hablamos de la importancia de los materiales de construcción y su impacto en la intensidad y la cobertura de la señal de un router Wi-Fi. Pues bien, colocar dicho dispositivo en un lugar donde se encuentre rodeado de muros limitará mucho más su alcance que ubicarlo en otro sitio donde esté más libre.

No es una cuestión a la que debamos dar poca importancia. La colocación de un router Wi-Fi puede marcar diferencias importantes en nuestra experiencia de uso, así que es una decisión que debemos tomar con sumo cuidado.

Para que acertéis a la hora de ubicarlo hemos elaborado este artículo con cuatro consejos simples pero eficaces que os ayudarán a acertar a la hora de colocar el router:

  1. Juega con las posiciones: una zona céntrica es casi siempre la mejor opción, pero con matices. Si queremos cubrir todas las dependencias de un hogar o de una oficina lo mejor será buscar el centro, pero si queremos cubrir una parte concreta de aquellas y que la señal llegue lo mejor posible (o reforzarla en secciones concretas) tendremos que mover el router Wi-Fi y acercarlo a las zonas en las que queremos mejorar la cobertura. Por ejemplo, si tenemos un hogar medio con el salón y las habitaciones en la mitad superior y queremos cubrir sobre todo esa zona tendremos que moverlo en la dirección de dichas dependencias.
  2. Evitar los obstáculos: siempre que sea posible, eso es evidente. Los obstáculos afectan negativamente al alcance de una red Wi-Fi, hasta tal punto que dependiendo de las prestaciones del router puede que un muro y una puerta cerrada acaben marcando una diferencia enorme y den pie a una zona muerta (se entiende como tal aquella en la que no llega la señal). Sabemos que puede ser complicado evitar todos los obstáculos, pero colocarlos cerca de puertas o dejar éstas abiertas puede ayudar a mejorar el alcance.
  3. Evitar fuentes de interferencias: existen electrodomésticos que generan interferencias muy marcadas y que pueden afectar a la señal Wi-Fi así que debemos evitarlos. Por otro lado la presencia de muchas personas en un mismo lugar también puede acabar afectando negativamente a la señal. Esto no supone un problema para un hogar medio no es un problema, pero en comercios y empresas puede serlo, así que debemos tenerlo también presente.
  4. Buscar posiciones altas: colocar el router en una zona elevada puede ser de gran ayuda para casas, comercios y oficinas que tengan dos plantas. No es una solución “milagrosa”, pero puede ayudarnos a mejorar el alcance y a acabar con las zonas muertas menos alejadas. En estos casos lo mejor suele ser siempre recurrir a un PLC con repetidor Wi-Fi.

Contenido ofrecido por AVM FRITZ!

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Top 5 Cupones

Lo más leído