Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

Cada vez esperamos más para renovar smartphone, ¿cómo responden los grandes del sector?

Publicado el

Renovar smartphone sigue siendo uno de los hábitos más importantes cuando hablamos de electrónica de consumo. Los grandes del sector, entre los que se encuentran nombres del calibre de Samsung, Apple, LG, Xioami y Huawei, han hecho una apuesta anual, pero los consumidores no son capaces de seguir el ritmo.

Presentar una renovación profunda de gamas y series cada año permite que los consumidores pueden acceder a las últimas novedades del sector sin dilaciones, pero al mismo tiempo plantea un modelo de negocio que está empezando a dar síntomas de agotamiento. Ni siquiera Apple ha sido inmune a un hecho claro y simple: cada vez esperamos más para renovar smartphone, ¿pero por qué ocurre esto y qué medidas están tomando los grandes del sector para paliarlo?

Son dos preguntas interesantes que vamos a responder al detalle en este artículo. Antes de empezar es importante tener en cuenta que cuando hablamos del alargamiento del ciclo de renovación de smartphone no nos limitamos a incluir a aquellos usuarios que utilizan un terminal por más de dos años, sino en general a todos aquellos que no siguen el ciclo de renovación anual que plantean vendedores y fabricantes.

Esperar para renovar smartphone: ¿por qué?

Es el punto más importante de todo el artículo. Hace unos años la diferencia que había entre un smartphone de gama media y uno de gama alta era muy marcada. El primero normalmente estaba terminado en plástico, tenía unas especificaciones a nivel de hardware y de cámaras que no se acercaban a las del modelo superior y además dejaban de recibir actualizaciones muy pronto.

Con la llegada de programas como Android One y las presiones por parte de los usuarios el tema de las actualizaciones y el soporte a nivel de software mejoró de forma notable, un avance que estuvo acompañado por una evolución muy grande a nivel de hardware y de calidad de acabados. Poco a poco los smartphones de gama media fueron utilizando materiales anteriormente exclusivos de la gama alta, como el aluminio y las combinaciones de metal y cristal, y también han ido contando cada vez con mejores componentes (CPU, RAM, almacenamiento y cámaras).

La consecuencia de esa evolución ha sido clara: hoy la línea que separa a los smartphones de gama media de los modelos de gama alta se ha difuminado en gran medida, tanto que fabricantes y vendedores han tenido que apostar por introducir mejoras y novedades exclusivas que, al final, han acabado alargando al vida útil de la mayoría de los smartphones. No es un tema baladí, a día de hoy un Galaxy S6 ofrece un rendimiento excelente en todos los sentidos, y hablamos de un modelo que fue tope de gama en 2015.

Los usuarios son cada vez más conscientes de que su “viejo smartphone” todavía tiene mucho que ofrecer, un sentimiento que se está dejando notar y que no hará más que crecer y crecer.

¿Qué hacen los fabricantes?

Como hemos indicado anteriormente han apostado por innovar y por introducir funciones exclusivas en los smartphones de gama alta (acabados todo pantalla, configuraciones de múltiples cámaras, pantallas flexibles, étc) que, en uno o dos años, acaban llegando a la mayoría de los terminales de gama media. Con esta estrategia consiguen animar a una parte de los usuarios a renovar smartphone, no es su único “as bajo la manga”.

Gigantes como Samsung y Apple se han dado cuenta de la importancia que tiene diversificar en el mercado de gama alta para llegar a un mayor número de usuarios. Hasta la llegada del iPhone 5c Apple solo comercializaba un smartphone tope de gama al año, ahora comercializa tres modelos de última generación; iPhone XR, iPhone XS y iPhone XS Max, y mantiene la serie iPhone 8-8 Plus y iPhone 7-7 Plus. Como vemos se ha producido un cambio de estrategia importante.

Samsung ha hecho lo propio y ha marcado un punto de inflexión este año con el anuncio de tres Galaxy S10; Galaxy S10e, Galaxy S10 y Galaxy S10+, que han compartido protagonismo con el Galaxy Fold. También podemos encontrar en el mercado los Galaxy S9-S9+ y los Galaxy S8-S8+ a precios atractivos, y en la segunda mitad de 2019 veremos el Galaxy Note 10.

Diversificar, todo con el objetivo de llegar tanto a los usuarios que pueden pagar más de 1.000 euros y que esperan una experiencia premium por ello como a aquellos que tienen un presupuesto más ajustado, pero esto no es todo.

Apple también ha empezado a ofrecer la posibilidad de entregar iPhones de segunda mano para conseguir un descuento en la compra de un modelo de nueva generación, y Samsung ha optado por ofrecer regalos asociados a promociones de precompra (unos Galaxy Buds en el caso de la serie Galaxy S10, valorados en 149 euros).

Como vemos hay muchas formas de animar al consumidor a renovar smartphone, aunque al final cada gigante adopta una estrategia con sus propias particularidades. En mi caso suelo renovar smartphone cada dos años, pero me estoy planteando “estirar” mi iPhone 8 Plus y mantenerlo durante tres años, ya que de momento no siento una necesidad real de actualizar para acceder a nuevas funciones que me resulten de utilidad, y no creo que eso vaya a cambiar a corto o a medio plazo.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído