Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Oculus Rift S anunciado, llega en primavera con un precio de 399 dólares

Publicado el

GDC 2019. El Oculus Rift S ha sido una de las grandes sorpresas de la Game Developers Conference, al menos en lo que a hardware se refiere. Este nuevo kit de realidad virtual se define como una renovación menor del original que mejora algunos aspectos pero que, sin embargo, también hace algunos sacrificios para evitar que el precio se dispare.

Como podemos apreciar el Oculus Rift S trae un diseño totalmente nuevo que ha sido desarrollado en colaboración con Lenovo, aunque los cambios más interesantes están presentes a nivel de hardware, como veremos a continuación.

El primer cambio importante lo tenemos en el sistema de visualización. El Oculus Rift S abandona los paneles OLED que vimos en el Oculus Rift y opta por utilizar paneles LCD, un movimiento que evidencia un sacrificio importante en aras de reducir costes. La resolución por ojo ha subido desde los 1.080 x 1.200 píxeles del original hasta los 1.280 x 1.440 píxeles, pero la tasa de refresco se ha reducido de los 90 Hz a los 80 Hz.

Otra novedad importante es la inclusión de cinco cámaras para ofrecer un seguimiento preciso en todo momento que permite ver nuestro entorno sin tener que quitarnos el kit de realidad virtual. También podemos confirmar que los auriculares del original han desaparecido y han sido sustituidos por un sistema de altavoces que quedan cerca de la oreja y que son, en esencia, muy parecidos a los que monta el Oculus Go.

La correa ajustable que traía el original también ha desaparecido y se ha adoptado un diseño más rígido, similar al que presenta por ejemplo el kit PlayStation VR. Se ha aumentado el campo de visión ligeramente frente al original, y se ha eliminado el ajuste manual de distancia entre los ojos.

Incluye la última versión del sistema de control Oculus Touch, el mismo que utiliza el Oculus Quest, y tiene un precio de 399 dólares, cifra que supera ligeramente los 349 dólares que cuesta actualmente el Oculus Rift de primera generación. Su lanzamiento se producirá en algún momento de esta primavera y mantendrá prácticamente los mismos requisitos del original a nivel de hardware, aunque se comenta que podría ser un poco más exigente a nivel de CPU.

En líneas generales es una renovación que mejora algunos aspectos frente al original, aunque como adelantamos hace sacrificios claros para evitar que el precio sea un problema. Es comprensible, ya que el sector de la realidad virtual no ha terminado de despegar, y los usuarios suelen dar prioridad al precio de venta.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído