Web Analytics
Conecta con nosotros

Noticias

Nuestros lectores hablan: ¿cuál ha sido el peor sistema operativo que has utilizado?

Publicado el

Todos tenemos un sistema operativo favorito. Puede ser aquél que usamos actualmente, o también alguno que hayamos tenido que abandonar por razones ajenas a nosotros, como por ejemplo que haya quedado sin soporte oficial o que no sea compatible con nuevas funciones que necesitamos sí o sí.

En este sentido uno de los mejores ejemplos por su popularidad y por la polémica que generó el final de su soporte oficial es Windows XP. Para muchos dicho sistema operativo era simplemente perfecto, una actitud que con el paso del tiempo se trasladó a Windows 7, un sistema operativo que parece condenado a vivir un nuevo «caso Windows XP«.

Si hablamos de Linux también ha enfrentamientos entre los usuarios a la hora de valorar cuál es la mejor distro, aunque lo cierto es que en este caso es más complejo por las diferencias que presentan. Por ejemplo Ubuntu resulta más amigable y es más atractiva para los recién llegados, mientras que Debían viene más limpio pero a cambio ofrece un mayor rendimiento.

En este artículo no os vamos a preguntar cuál ha sido vuestro sistema operativo favorito, sino cuál ha sido el peor que habéis tenido la oportunidad de utilizar. Ya sé que es una pregunta complicada, pero creo que es interesante y que puede generar un buen debate.

Como siempre me mojo yo primero. Iba a nombrar Windows 2000, pero siendo sincero el sistema operativo que peor sabor de boca me dejó fue iOS 7, y os voy a explicar por qué. Mi primer smartphone de Apple fue un iPhone 4S, un terminal que empecé a utilizar con iOS 6, un sistema operativo que me parecía fantástico a todos los niveles: rendimiento, interfaz, compatibilidad y experiencia de uso en general.

El iPhone 4S volaba con iOS 6 y ofrecía una experiencia fantástica, algo que iOS 7 arruinó por completo, y ya ni hablemos de cómo afectó a los iPhone 4, terminales que pasaron de ofrecer una fluidez total a quedar casi «inutilizados» con el nuevo sistema operativo. Las futuras actualizaciones mejoraron la situación y remediaron algunos fallos importantes, incluidos cuelgues con aplicaciones, pero a nivel personal la llegada de iOS 7 me afectó tanto que hasta dejó de gustarme el iPhone 4S.

Como dije al final me acabé acostumbrado y pude aprovechar bastante bien dicho smartphone, aunque la llegada de iOS 8 acabó por «hundirlo». Todo esto me llevó a dar el salto a un Galaxy S6, un terminal que disfruté mucho, aunque al final acabé volviendo a Apple y me hice con un iPhone 8 Plus. ¿El motivo? Obviamente porque me gustó el diseño y sus prestaciones, pero también por su mayor ciclo de vida en términos de actualizaciones y su menor pérdida de valor en el mercado de segunda mano.

Ahora os toca a vosotros, ¿cuál ha sido el peor sistema operativo que habéis utilizado y por qué?

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído