Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

Xbox Scarlett y PS5 serán las últimas consolas tradicionales

Publicado el

El anuncio de Google Stadia ha generado muchas dudas sobre el futuro de las consolas de videojuegos, y lo ha hecho en un momento crítico, ya que Xbox Scarlett y PS5 están casi “a la vuelta de la esquina”.

Según las últimas informaciones ambas consolas llegarán al mercado entre finales de 2019 y mediados de 2020, siendo ésta última fecha la más probable. Dábamos por hecho que habría una nueva generación de consolas que sucedería a Xbox One y a PS4, y también tenemos claras la mayoría de las especificaciones de Xbox Scarlett y PS5, ¿pero y si nos atrevemos a mirar más allá? Es decir, ¿qué habrá después de ambas consolas?

Es una pregunta complicada que nos obliga a tirar de intuición, ya que todavía ni siquiera han llegado Xbox Scarlett y PS5, pero al mismo tiempo es muy interesante. Figuras tan importantes como Cristiano Amon, CEO de Qualcomm, creen que el futuro del mundo del videojuego pasa por la nube, ya que permitirá disfrutar de una experiencia de juego unificada y estable, eliminando el coste que representa afrontar renovaciones de hardware para acceder a los últimos juegos del mercado y terminando, además, con los problemas de compatibilidad y de soporte.

Bajo el modelo de juego en la nube tenemos una idea sencilla: un software que actúa como cliente y comunica con los servidores que presentan el servicio de juego en la nube. La potencia del dispositivo que recibirá el streaming es algo secundario, lo importante está en la potencia de la plataforma que ejecuta el juego y lo ofrece en streaming y en la conexión a Internet del usuario que acceder a dicho servicio.

Ya hemos hablado de este tema en artículos anteriores. Cuando os invité a dar vuestra opinión sobre Google Stadia dije todos los compromisos que implica el juego en la nube, y expuse mis dudas sobre el futuro de este tipo de servicios. No dudo de que, efectivamente, el juego en la nube pueda acabar siendo el futuro a largo plazo de una parte de la industria, pero no creo que vaya a acabar desplazando por completo el modelo actual.

Las consolas representan una parte importante de los ingresos de la industria, sobre todo cuando entran en al segunda mitad de su ciclo de vida, y lo mismo ocurre con los accesorios y los juegos. Poner fin al modelo actual elimina los ingresos derivados de la venta de hardware y también de la venta directa de juegos, lo que limitaría éstos al dinero obtenido a través de las cuotas y suscripciones de acceso al servicio, y también a los micropagos asociados a ellos.

Pero esto no es todo, el usuario todavía no está preparado para afrontar una transición de este calibre, para perder esa sensación de que tiene una consola capaz de mover juegos de forma independiente. Aquí entra en juego la idea de producto frente a la idea de servicio, un binomio en el que la sensación de tener algo en propiedad sigue haciendo que el modelo tradicional sea mucho más atractivo para el usuario.

Xbox Scarlett y PS5: la importancia del hardware

No debemos olvidar tampoco el peso que tiene el gaming tradicional para empresas como Intel, NVIDIA y AMD. Acabar con el modelo actual y centrar todo el gaming en servicios basados en al nube supondría un mazazo enorme para esas tres compañías, cuyos ingresos dependen en gran medida del mercado de consumo general y, concretamente, del hardware de alto rendimiento pensado para juegos.

Si Google Stadia y otros servicios de juego en la nube se imponen de forma absoluta ya no necesitarás comprar una RTX 2080 Ti para jugar en 4K con fluidez, ni contar con un Intel Core i9 9900K o un Ryzen 7 2700X para exprimirla al máximo. Podrás montar un PC básico y disfrutar de tus juegos favoritos en dicha resolución.

Esa idea se extendería a las consolas que sucedan a Xbox Scarlett y PS5, puesto que no necesitarán contar con un hardware muy potente ni de última generación, solo con los componentes básicos para ofrecer el servicio de juego en streaming. Esto reduciría su precio de venta y puede parecer atractivo, pero de nuevo entran en juego dos factores:

  • Sin el streaming esas consolas no servirían prácticamente para nada, así que su valor real seria tan bajo como su precio.
  • El ahorro que obtendríamos al no tener que invertir en hardware podría quedar diluido por el alto coste de las suscripciones.

Ya lo dije en su momento y me reitero, prefiero el modelo tradicional de consola al juego en la nube. Puede que alguno me acuse de aferrarme “al pasado”, y está en su derecho de hacerlo, pero lo  cierto es que ponderando ventajas y desventajas creo que el juego en la nube sale perdiendo frente al modelo tradicional, una realidad que veo poco plausible que vaya a cambiar medio o incluso a largo plazo.

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído