Web Analytics
Conecta con nosotros

A Fondo

Cinco cosas que debes saber de las tarjetas gráficas Intel Xe

Publicado

el

Las tarjetas gráficas Intel Xe están siendo desarrolladas por un enorme equipo de ingenieros capitaneado por Raja Koduri, un nombre que debería sonar a casi todos nuestros lectores, no en vano fue el jefe de la división de gráficos Radeon de AMD durante varios años.

Koduri inició su carrera en la mítica S3 Graphics. Posteriormente se unió a la extinta ATi y pasó a formar parte de AMD cuando fue comprada por ella en 2006. En 2009 fue contratado por Apple pero volvió a las filas de AMD en 2013, donde se mantuvo al frente del grupo Radeon hasta finales de 2017, cuando abandonó su cargo como vicepresidente senior para unirse a Intel.

Su fichaje por el gigante del chip confirmaba que la compañía va muy en serio con sus tarjetas gráficas Intel Xe, una línea de productos con la que la compañía de Santa Clara espera poder competir con los grandes del sector gráfico: NVIDIA y AMD. No lo tiene nada fácil, pero está claro que Intel cuenta con todo el talento humano y con los recursos económicos que necesita, así que si no logra sus objetivos al primer intento lo conseguirá en el segundo, o quizá en el tercero.

Sabemos que el hecho de que Intel esté desarrollando sus propias tarjetas gráficas dedicadas, la serie Xe, ha generado una gran expectación, y que muchos de nuestros lectores tienen dudas, así que hemos querido dar forma a este artículo especial en el vamos a repasar cinco cosas importantes que os ayudarán a tener más claro todo lo que podemos esperar de lo nuevo del gigante del chip.

1.-Las tarjetas gráficas Intel Xe llegarán en 2020

Es la fecha que ha mantenido Intel desde que se produjo la confirmación del proyecto hasta el día de hoy. No han habido cambios, así que en teoría las primeras soluciones gráficas dedicadas del gigante del chip estarán disponibles en algún momento de 2020.

Si no se produce ningún retraso la compañía llegará a tiempo para competir con las arquitecturas que NVIDIA y AMD tienen ahora mismo en el mercado, Turing y RDNA (Navi). Con todo, es importante tener en cuenta que lo más probable es que Intel lleve a cabo un lanzamiento escalonado, lo que significa que las primeras en llegar serán las tarjetas gráficas más modestas y más económicas, y que los modelos de gama alta podrían demorarse hasta 2021.

En cualquier caso son buenas noticias. Incluso si Intel se limita a presentar un par de modelos dentro de la gama media y media-baja esto supone más competencia en un mercado que, ahora mismo, lidera NVIDIA con una gran comodidad.

No está claro el ciclo de renovación que podría seguir el gigante del chip, pero normalmente tanto NVIDIA como AMD han optado por renovar sus soluciones gráficas en ciclos de uno a dos años, así que una vez que encuentre la arquitectura apropiada no debería tener problema para seguir el ritmo de ambas compañías.

2.-Utilizarán una arquitectura derivada de las Intel HD

Las primeras informaciones que hemos tenido la oportunidad de ver confirman (son datos oficiales) que las tarjetas gráficas Intel Xe estarán basadas en la arquitectura Gen12, la misma que veremos en las GPUs integradas del gigante del chip bajo el proceso de 10 nm.

Esto quiere decir que la compañía de Santa Clara mantendrá la estructura actual, basada en bloques de unidades de ejecución que son el «equivalente» a los SMs (multiprocesadores de flujo) de NVIDIA y las CUs (unidades de computación) de AMD que, como sabrán algunos de nuestros lectores, agrupan un total de 64 shaders por unidad.

No podemos establecer una comparativa directa en términos de rendimiento, de hecho ni siquiera un shader de NVDIA ofrece el mismo rendimiento que un shader de AMD, pero podemos hacer una estimación a partir del rendimiento que han mostrado las GPUs integradas Gen11 presentes en los procesadores Ice Lake de Intel.

Los modelos con 64 unidades de ejecución y memoria eDRAM integrada son capaces de ofrecer un desempeño que ronda el 50% de una GeForce GT 1030 con GDDR5, aproximadamente, lo que significa que una tarjeta gráfica Intel Xe Gen12 con 128 unidades de ejecución debería superar a dicha tarjeta gráfica de NVIDIA, aunque puede que con un margen relativamente pequeño.

Según los últimos listados que vimos gracias a unos drivers para Linux habrá dos versiones más, una con 256 unidades de ejecución, que encajaría dentro de la gama media-baja, y otra con 512 unidades de ejecución, cuyo rendimiento sería el propio de un modelo de gama media.

3.-Tendrán un precio base de 99 euros

Así de claro fue Raja Koduri en una reciente entrevista, en la que comentó que Intel tiene previsto lanzarse primero a por el mercado de consumo general, y que para ello lanzará tarjetas gráficas Xe con un precio base de 99 dólares-euros, una cifra que encaja dentro de lo que podemos considerar como gama baja y que podría ir asociado a la versión con 128 unidades de ejecución.

Por su parte el modelo de 256 unidades de ejecución podría rondar los 149 dólares euros, mientras que la variante con 512 unidades de ejecución rondaría los 199 dólares-euros. Son cifras que cubren todo el espectro del mercado de consumo general dentro dela gama baja y gama media, aunque Intel dejaría vacío el nivel que va desde los 200 hasta los 300 dólares-euros.

Dado que hablamos de un lanzamiento previsto para 2020 podemos esperar que el modelo de gama baja compita al nivel de una GTX 1050-RX 560, mientras que las otras dos versiones harán frente a las GTX 1060-RX 570-580, respectivamente.

Intel ha confirmado que tiene la intención de competir también en la gama alta y en el sector profesional, lo que quiere decir que veremos modelos más potentes (y caros) tras el lanzamiento de las versiones de gama baja y gama media. No tenemos fechas concretas, pero 2021 suena bastante factible.

4.-Las tarjetas gráficas Intel Xe soportarán trazado de rayos

Jim Jeffers, ingeniero principal de Intel y una de las figuras más importantes de la división renderización y visualización avanzada de la compañía, confirmó abiertamente que las soluciones gráficas del gigante del chip contarán con soporte de trazado de rayos, aunque se limitó a las versiones para entornos profesionales.

Es un matiz importante por dos grandes razones. La primera es que esto sugiere que las tarjetas gráficas Intel Xe tendrán soporte de trazado de rayos, pero que en un principio estará limitado a sus versiones para el sector profesional, incluyendo servidores y centros de datos.

¿Quiere decir esto que no veremos una implementación del trazado de rayos en tarjetas gráficas para juegos? Francamente me parece poco probable, más que nada porque dicha tecnología está llamada a convertirse en el nuevo estándar dentro del mundo de los videojuegos, y si Intel quiere competir directamente con AMD y NVIDIA tiene que apostar por ellos, ya que representan una parte muy importante del mercado.

Raja Koduri lo sabe, por eso ha decidido apostar por llevar a cabo una primera aproximación centrando todos los esfuerzos de la compañía en el sector de gama baja y de gama media, así que podemos dar por hecho que antes o después acabarán dando soporte al trazado de rayos en las tarjetas gráficas Intel Xe para consumo.

5.-Utilizarán memoria GDDR6 y podrán apoyarse en GPUs integradas

Debo decir que ha sido una de las sorpresas más importantes que me he llevado recientemente, el hecho de que una tarjeta gráfica Intel Xe pueda trabajar de forma conjunta con una Intel HD integrada resulta tan interesante como intrigante, pero antes de profundizar vamos a ver primero el tema de la memoria gráfica, ya que resulta más sencillo.

Según algunos rumores Intel va a utilizar memoria HBM en todos sus productos gráficos, pero es una interpretación errónea de un comentario que hizo Raja Koduri en una entrevista. El ejecutivo dijo que van a dar forma a una gama completa de tarjetas gráficas, que incluirá desde modelos con un precio de 100 dólares hasta soluciones avanzadas para el sector profesional con memoria HBM.

Solo tenemos que leer con un poco de calma para darnos cuenta de que lo que quiso decir Raja Koduri fue que se plantean utilizar memoria HBM en sus tarjetas gráficas de gama alta, pero además es de sentido común, ya que montar memoria de este tipo para dar forma a una tarjeta gráfica de 100 dólares es casi un absurdo por cuestión de costes.

Paramos ahora a ver el tema de las GPUs integradas. Hace unos años AMD intentó popularizar una tecnología que permitía utilizar de forma simultánea una gráfica integrada Radeon, presente en las APUs de la compañía, con una tarjeta gráfica Radeon dedicada. La experiencia fue un desastre, ya que recuerdo que en muchos casos el rendimiento no solo no mejoraba, sino que empeoraba.

Pues buen, la idea que Intel tiene en mente es la misma, permitir que las tarjetas gráficas Intel Xe dedicadas se apoyen en las Intel HD integradas para mejorar el rendimiento. Es inevitable mostrarse escéptico, sobre todo teniendo en cuenta la experiencia de AMD, pero debemos tener en cuenta que con un soporte adecuado a nivel de drivers y una buena optimización pueden que al final nos acabemos llevando una sorpresa

Editor de la publicación on-line líder en audiencia dentro de la información tecnológica para profesionales. Al día de todas las tecnologías que pueden marcar tendencia en la industria.

Lo más leído